Tal día como hoy nació y murió Félix Rodríguez de la Fuente, el castellanoleonés que fue el gran estandarte español de la defensa de la naturaleza. Licenciado en Medicina por la Universidad de Valladolid, se interesó por el mundo de la biología, concretamente en relación con la cetrecería y la etología, con especial atención a los lobos, figura emblemática para él.

Con la serie televisiva El hombre y la Tierra, la fama de Félix traspasó fronteras y, con ella, la concienciación sobre la importancia de la naturaleza. Sus preciosos documentales mostrando lo que, hasta ese momento, nadie había hecho nos cautivaron a todos.

Hoy, hace 37 años que le perdimos en Alaska (Estados Unidos), cuando iba a grabar la carrera de trineo con perros más importante del mundo su avión se estrelló y falleció con 52 años de edad.

Por eso, hoy queremos recordarle con  las frases más célebres de este gran genio:

“La medicina me atrajo enseguida, porque era una carrera estrictamente biológica y antropológica. Podía estudiar los misterios de la naturaleza condensados en el cuerpo humano”.

“En cualquier caso, creo que la fusión de la actividad mental, sobre todo la imaginativa, con las experiencias directas constituyen la base para poder no solo acercarnos a la comprensión de la realidad natural, sino también para poder describirla y, por tanto, hacer a todos partícipes de nuestra vivencia”.

“En la agreste infancia de la meseta burgalesa pedía a mis buenas niñeras del páramo que me contaran una historia de lobos y, con estas historias, me dormía, arrullado por la seguridad de la casa, dulce y confortable”.

“En las raras ocasiones en que los esfuerzos que vengo realizando en defensa de los animales salvajes han llegado a fatigarme, me ha bastado pensar que la naturaleza pertenece a los niños para reanudar mi batalla encaminada a la conservación de la fauna”.

“Sin olvidar que nuestras experiencias quedan siempre contrapesadas por un conocimiento científico. Es decir que queremos en todos los momentos, hacer cultura, acercar al hombre del campo o de la ciudad algunos retazos de lo que hace posible la existencia; o en otras palabras llevar a casa de todos un poco la naturaleza”.

“Estaba yo un día solo. Había pasado el águila real y no solamente me había brindado uno de sus penetrantes vuelos de caza, sino que había estado describiendo las más fantásticas acrobacias en compañía de su pareja. ¡El águila! El macho y la hembra colgados en el cielo estuvieron como cinco o diez minutos, ¡quién sabe! ¡Yo estaba prendado de sus alas!, ¡yo quería volverme pájaro!”.

“La cultura tecnológica está obligando al hombre a vivir en cárceles confortables, en inmensos laberintos sin horizontes, hechos de cemento, hierro y cristal”.

“Todos debemos ir engrosando ese pequeño ejército, ¡qué el día de mañana se considerará un ejército heroico! Mucho más que los que lucharon con las armas en la mano: el ejército de los que un buen día dijeron que había que hacer algo para proteger a una madre que no se queja, que nos ha dado todo lo que tenemos, ¡y a la que estamos matando!”.

“La Catedral de León o las Piramides de Egipto las podemos destruir cuando queramos, todo es cuestión de dinamita y reconstruirlas, cuestión de tiempo; pero cuando desaparece una sola especie animal, la hemos perdido para siempre, porque crear sólo Dios puede hacerlo”.

“¡Que oportunidad, empezar a decir en televisión lo que hay que decir y convencer a las gentes de este país de que están acabando con lo mejor que tenemos, que son los animales, que es el paisaje, que es la integridad del medio ambiente, que son las leyes ecológicas!”.

Fuente original: Muy interesante


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: