Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 1

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces?

Los recordatorios de «sonreír» están por todas partes, desde los imanes que colocamos en la nevera hasta los anuncios publicitarios y, por supuesto, en los libros de autoayuda.

De hecho, consideramos que las personas que sonríen a menudo son más simpáticas, competentes, accesibles, amistosas y atractivas. Sin embargo, la sonrisa es una expresión mucho más compleja que no siempre refleja alegría y felicidad.

Tipos de sonrisa

Un estudio muy interesante llevado a cabo en la Universidad Estatal de Michigan analizó el impacto de una sonrisa falsa en nuestro estado de ánimo a través del seguimiento de un grupo de 58 personas durante dos semanas. Descubrieron que mientras más sonrisas fingían, peor era su estado de ánimo al regresar a casa. Estas personas no solo se sentían más tristes, sino también más enfadadas e irritables.

Existen 19 diferentes tipos de sonrisa, pero solo 6 indican felicidad, alegría, diversión o satisfacción. Aprende a distinguirlas de otras emociones y sentimientos.

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 2

El experimento que cambió para siempre nuestra manera de comprender la sonrisa

Corría el año 1924 cuando Carney Landis sometió a un grupo de personas, incluyendo a un niño de 13 años, a una serie de experiencias que jamás olvidarían. Este psicólogo de la Universidad de Minnesota quería saber si reaccionamos emocionalmente de la misma manera ante estímulos idénticos.

Para ello, dibujó líneas en los rostros de los participantes que le permitieron ver mejor sus expresiones faciales y tomó una serie de fotografías instantáneas mientras las personas se expusieron a lo largo de tres horas a experiencias de todo tipo, desde situaciones agradables y placenteras hasta descargas eléctricas e, incluso, les pidió que le cortaran la cabeza a una rata con un cuchillo de carnicero.

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 3

Sin duda, los métodos de Landis eran muy poco éticos, pero descubrió algo muy interesante: incluso durante los estímulos más violentos, la reacción más común no era llorar ni enfurecerse, sino sonreír. El investigador apuntó: «En lo que respecta a este experimento, no he encontrado más expresión que una sonrisa, la cual está presente en suficientes fotografías como para ser considerada típica en cualquier situación».

¿Cómo es posible?

Existen 19 diferentes tipos de sonrisa, pero solo 6 indican felicidad, alegría, diversión o satisfacción. El resto es un reflejo de otras emociones y sentimientos, desde dolor e incomodidad hasta vergüenza, horror o profunda tristeza. Una sonrisa también puede indicar desprecio, ira o incredulidad.

Existen muchos tipos de sonrisa que expresan diferentes emociones y sentimientos

La sonrisa de Duchenne

Fue descubierta por el neurólogo francés Duchenne de Boulogne en el siglo XIX y se produce debido a una contracción de los músculos cigomático mayor y menor cerca de la boca, los cuales elevan las comisuras de los labios. No obstante, lo característico de esta sonrisa es que se acompaña de una contracción del músculo orbicular cerca de los ojos, que eleva las mejillas y causa esas típicas arrugas de felicidad alrededor de los ojos. Se afirma que es una sonrisa genuina, no fingida, porque la mayoría de las personas no son capaces de contraer voluntariamente el músculo orbicular, si bien en los últimos tiempos esta habilidad se ha puesto en tela de juicio.

La sonrisa falsa

Es la típica sonrisa por cortesía en la que no participan los ojos. Es la que esbozamos para las fotos o cuando reímos de una broma que no nos hace gracia. Esta sonrisa se descubre porque las comisuras de la boca se elevan pero los ojos no siguen ese movimiento. Otras pistas que denotan su falsedad es que suele durar demasiado tiempo o aparece demasiado temprano, por lo que da la sensación de que es una sonrisa artificial fuera de tempo.

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 4

La sonrisa de miedo

Es común en nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, quienes sonríen de manera silenciosa para indicar sumisión, nerviosismo y miedo. De hecho, aunque no solemos asociar la sonrisa con el miedo, se ha apreciado que los bebés también sonríen cuando se sienten angustiados. De la misma forma, un experimento realizado en la Universidad de Yale descubrió que solemos sonreír más cuando estamos delante de personas que consideramos de un estatus superior.

La sonrisa atenuada

Es particularmente difícil de comprender pero lo cierto es que la sonrisa genuina y feliz no siempre ha sido bien vista. En la Europa del siglo XVII expresar abiertamente las emociones se consideraba inadecuado y un proverbio ruso alerta de que «sonreír sin razón es un signo de estupidez». En Japón, por ejemplo, se sonríe más con los ojos que con la boca. Por eso, la sonrisa amortiguada es un intento de controlar una sonrisa automática y feliz. En este caso, las mejillas se elevan pero apretamos los labios o presionamos las comisuras de la boca hacia abajo para intentar ocultar la sonrisa.

La sonrisa miserable

Es una forma socialmente aceptable de mostrar nuestra tristeza o dolor. Se trata de una sonrisa ligeramente asimétrica que muestra una profunda tristeza en los ojos. Un estudio realizado en la Universidad de San Francisco analizó más de 4.800 fotografías de atletas que compitieron en los Juegos Olímpicos de Atenas y descubrió que los medallistas de plata que perdieron sus partidos finales solían mostrar estas sonrisas.

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 5

La sonrisa calificativa

Suele ser la que más nos molesta. Es la sonrisa de la persona que sabe algo que no sabemos y que está a punto de darnos una mala noticia, como la recepcionista que nos informa que no hay cita hasta dentro de un año. Se trata de una sonrisa en la que se levanta ligeramente el labio inferior y suele acompañarse de una inclinación ligeramente hacia abajo de la cabeza. Esta sonrisa denota una mezcla de diferentes emociones y sentimientos que abarcan desde la alegría hasta la vergüenza.

La sonrisa de desprecio

Es otra expresión difícil de digerir. Se trata de una mezcla de disgusto y resentimiento y es asombrosamente similar a una sonrisa de auténtica delicia, excepto por las esquinas de los labios, que parecen apretadas. La sonrisa de desprecio es más común en Asia, donde la etiqueta manda que las personas oculten sus sentimientos, por lo que tienden a sonreír mucho cuando están enojadas.

La sonrisa de alegría maliciosa

Se produce cuando alguien se alegra por la desgracia de otro. Por razones obvias, hemos aprendido a ocultar esta emoción mejor de los demás, aunque no siempre es fácil esconderla. Lo más usual es plasmar una expresión de enojo en la parte superior de los labios que produce una sonrisa fija, casi espeluznante, la cual se ha convertido en un elemento básico de los personajes malvados en las películas de terror.

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 6

Por supuesto, existen otros tipos de sonrisas, como la sonrisa sarcástica, que denota superioridad, ironía e incluso crueldad. También podemos encontrar la sonrisa de vergüenza o incomodidad; la sonrisa coqueta que se usa para flirtear, y la sonrisa soñolienta, esa que se nos dibuja en el rostro cuando nos acabamos de levantar y se caracteriza por ser extremadamente relajada. Muy parecida es la sonrisa del recuerdo, que esbozamos cuando recordamos algo con nostalgia.

Más triste es la sonrisa de soledad, esa que realizamos cuando nadie nos mira y estamos solos con nuestros problemas, miedos y preocupaciones. En el extremo opuesto hallamos la sonrisa de la victoria, que no solo denota alegría y felicidad sino también una gran satisfacción. Por supuesto, también está la sonrisa del amor, una sonrisa muy especial de complicidad; así como la sonrisa a los extraños, que no es una sonrisa falsa, pero tampoco llega a ser una sonrisa de total felicidad y alegría, aunque es sincera, comedida y cálida.

Muy interesante es la sonrisa de Sísifo, el héroe del absurdo en la mitología griega, la cual surge de las situaciones incongruentes y sin sentido, como cuando alguien intenta hacernos reír para animarnos y recurre al absurdo. Por último, podemos encontrar la sonrisa de coordinación, una de las que más usamos cuando conversamos con alguien para ratificar que le estamos escuchando y que estamos de acuerdo con su mensaje. No llega a ser una sonrisa de alegría pero tampoco es falsa, simplemente es una respuesta automática durante la conversación.

¿Cuál es la que más utilizas?

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 7

La sonrisa no es el único hito de la felicidad

¿Por qué nos esforzamos por alcanzar ciertos hitos? ¿Cosas como encontrar una pareja romántica, subir de rango en nuestra empresa o conseguir un aumento? Es porque creemos que estas cosas nos harán más felices. Y en realidad, podrían hacerlo, pero no profundamente.

¿Por qué estamos tan ansiosos por evitar ciertos eventos traumáticos? ¿Eventos como divorcio, ser despedido o recibir un recorte salarial drástico? Eso es porque creemos que estas cosas nos harán infelices. Pero esa historia también es más complicada.

Resulta que muchos de nosotros estamos persiguiendo nuestras sonrisas de forma equivocada o no las sonrisas de felicidad verdadera. Pero aún podemos encontrar la felicidad a largo plazo haciendo pequeños ajustes en nuestra vida diaria. 

No hay recetas para sonreir

¿Cuándo serás feliz? ¿Serás feliz cuando conozcas y te cases con la pareja de tus sueños? ¿Cuándo finalmente llegas a la oficina principal?

Estamos condicionados a depositar nuestras esperanzas de felicidad en alcanzar hitos prescritos socialmente como estos. Es cierto que alcanzar estos hitos puede traer una emoción inicial e incluso tener un efecto neto positivo en nuestras vidas. Pero rara vez traen felicidad duradera.

Un experimento conjunto realizado por la Universidad de Harvard y la Universidad de Virginia concluyó que tenemos una tendencia a sobreestimar el grado de felicidad que un evento positivo traerá a nuestras vidas. Al mismo tiempo, tenemos la tendencia a sobrestimar el impacto negativo que tendrá una desgracia, como una enfermedad o un estrés financiero, en la trayectoria de nuestras vidas.

En otras palabras, organizamos nuestras vidas en torno a hitos, tanto positivos como negativos. Nos esforzamos por alcanzar los hitos positivos, creyendo que nos traerán auténtica felicidad. Y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para evitar los hitos negativos, creyendo que nos devastarán. 

Pero la realidad es que nuestros logros positivos pueden volverse rápidamente contraproductivos cuando no están a la altura de nuestras expectativas. Mientras tanto, evitamos correr riesgos y hacer cambios porque estamos desesperados por evitar los eventos negativos de la vida. 

En verdad, estos eventos rara vez son tan irrevocablemente malos como los imaginamos. De hecho, estudios recientes sugieren que las personas que han experimentado algún grado de trauma y adversidad en sus vidas son, en general, más felices que aquellas que no lo han hecho. 

Hay dos explicaciones clave para esto. La primera es que sobrevivir a las dificultades una vez nos equipa con las habilidades para superarlas nuevamente o para enfrentar dificultades menores. La segunda explicación es que los eventos profundamente negativos, como perder un trabajo, pueden catalizar cambios beneficiosos en la vida, como finalmente perseguir una carrera soñada.

Si bien podríamos trabajar para lograr eventos positivos o esforzarnos para evitar eventos negativos, ninguno de los enfoques brinda verdadera felicidad. En cambio, debemos abandonar el mito dañino de que las sonrisas están vinculadas a lograr o no lograr hitos superficiales. 

Nos adaptamos rápidamente a la emoción del amor y la felicidad

Se supone que el día de tu boda es el día más feliz de tu vida, ¿verdad? ¡Eso parece un poco loco, dado el estrés y la presión social que implican las bodas! Las sonrisas que hay en esas fotografías no serán de auténtica felicidad en su mayoría. ¿Aún más loco? Creen en la expectativa de que tu matrimonio te traerá un alto nivel de felicidad a lo largo de toda tu vida. No lo hará. 

De hecho, un estudio de 2005 muestra que el recién casado promedio reporta un aumento en la felicidad en los primeros dos años de su matrimonio. ¿Después de esto? Sus niveles de felicidad vuelven a la normalidad.

adaptación hedónica

Este repunte sorprendentemente breve en la felicidad de los recién casados ​​es solo un ejemplo de adaptación hedónica. Este término psicológico describe la capacidad de la humanidad para adaptarse a un cambio positivo en las circunstancias. En pocas palabras, experimentamos una emoción inicial cuando obtenemos algo que queremos. Muy pronto, sin embargo, nuestras circunstancias mejoradas se convierten en nuestra nueva normalidad. 

amor apasionado

La teoría de la adaptación hedónica se aplica a todas las áreas de la vida. Pero las cosas son un poco más complicadas cuando se trata de relaciones románticas. Cuando nos enamoramos de alguien por primera vez, normalmente experimentamos un amor apasionado. Este tipo de amor es emocionante, absorbente y con carga sexual. En el amor apasionado, perdemos interés en todos menos en nuestra nueva pareja. Nos cuesta concentrarnos en las tareas cotidianas porque siempre estamos pensando en nuestra pareja. También nos aterroriza el rechazo en esta etapa inicial.

El amor apasionado tiene una duración de vida limitada, de unos meses a unos años. ¡Y eso es bueno! ¡Imagínese cómo sufriría su trabajo, sus otras relaciones y su bienestar mental si no pensara en nada más que en su pareja romántica día tras día!

 amor apasionado

Después del amor apasionado viene el amor de compañía, un amor que tiene sus raíces en la confianza y el respeto por nuestra pareja. 

Estamos condicionados evolutivamente a experimentar un amor apasionado por los demás. Después de todo, está asegurada la supervivencia biológica de nuestra especie. Pero también estamos condicionados evolutivamente a experimentar el amor de compañía. Este es el tipo de amor práctico y fundamentado que nos ayuda a afrontar desafíos como la crianza de los hijos, las enfermedades y los reveses económicos. 

Entonces, si sientes que la emoción de tu relación se ha desvanecido, no descargues una aplicación de citas todavía. Celebre el hecho de que se encuentra en una nueva y saludable fase de apego. ¿Y si aún quieres mantener viva la chispa? Bueno, aquí tienes algunos consejos.

Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces? 8

Las sonrisas no necesitan de la novedad

Digamos que usted y su pareja han estado juntas durante un par de años. Las citas para cenar en restaurantes han dado paso a la comida para llevar y los juegos de cajas en el sofá. Antes, mirabas a tu pareja y pensabas: ¡ No puedo esperar a arrancarle la ropa! Ahora, es igual de probable que piense, debería recordarle que pague la factura del gas.

Todo esto es normal. Es el resultado de la adaptación hedónica y del amor apasionado que se transforma en amor de compañía. ¿Significa eso que debe establecerse y resignarse a vivir una vida satisfactoria, pero sin chispas? ¡Absolutamente no! 

Cuando la adaptación hedónica se cuela en una relación, no significa que la relación haya dejado de ser positiva. Simplemente hemos dejado de notar sus aspectos positivos. Pero hay tres estrategias simples que te ayudarán a percibir todos los aspectos positivos con nuevas sonrisas.

Cultiva el aprecio y la admiración

En primer lugar, cultiva el aprecio por tu pareja. En los primeros días de su relación, probablemente el aprecio fue algo natural para usted. Pero a medida que se adapta a sus buenas cualidades, se enfrenta al peligro de dar por sentado a su pareja. Por lo tanto, resista la tentación de adaptarse y concentre su conciencia en las cosas que ama de su pareja. Puede intentar simplemente escribirlos, o escribirles una carta describiendo todas las formas en que su pareja o su amigo o su ser querido, mejora su vida.

Cultiva tu espíritu curioso y aventurero

En segundo lugar, mantenga las cosas sorprendentes. La adaptación hedónica no es inevitable. Los psicólogos han descubierto que es mucho menos probable que las personas muestren una adaptación hedónica en situaciones dinámicas. Resiste la rutina y encuentra formas sencillas de sorprender a tu pareja. Sea más aventurero como pareja y como individuos. No puedes esperar que tu relación siga siendo sorprendente si tú mismo estás atrapado en una rutina.

Cultiva el contacto físico

Finalmente, haz tu amor físico, y no solo en el dormitorio. El contacto físico, tanto sexual como no sexual, es una parte muy importante de la mayoría de las relaciones románticas. Incluso el simple contacto, como cepillar el brazo de su pareja, puede activar el sistema de recompensa de su cerebro y reducir el estrés y la ansiedad. Además, el tacto tiene un papel importante que desempeñar en la comunicación no verbal. Puede indicar amor, gratitud y simpatía. Si se implementa correctamente, puede aliviar la tensión y fomentar la intimidad. 

Entonces, si te sientes físicamente distanciado de su pareja, intenta tocarla más. Acaricia su frente, toma su mano, bésalas de forma sincera cuando se vayan a trabajar. Sonria mirándola a los ojos mientras le agradece lo que ha hecho o lo importante que es para ti. Estos pequeños y simples gestos pueden ayudarlos a reavivar la pasión que sienten el uno por el otro.

Recuerda: la felicidad y la pasión siguen presentes en las relaciones cómodas y duraderas. Pero tendrás que esforzarte un poco más para encontrarlos.

5 respuestas a «Existen 19 tipos de sonrisa, pero solo 6 son de auténtica felicidad. ¿Los conoces?»

Deja una respuesta