Por qué las mentes más brillantes necesitan soledad

Hace un tiempo vi un anuncio en el metro cuyo mensaje me llevó a la reflexión. Se trataba de un cartel en el que se veía a una señora mayor mirando a la calle a través de la ventana de su casa. En la parte inferior del cartel se podía leer: “Nunca imaginé que lo peor de hacerse mayor fuera la soledad”. Hace un par de días mi abuela, de 91 años de edad, me confesó exactamente lo mismo.

El cartel del metro era parte de una campaña de la asociación Amigos de la gente mayor que ofrecía el testimonio real de Cecilia, una persona que vivió su vida con intensidad hasta que se hizo mayor:

“He trabajado toda la vida comercial y he dado muchas vueltas por el mundo. Mi último viaje fue a mis 85 años en el Paraguay. Desde entonces apenas salgo de casa. Nunca imaginé que lo peor de hacerse mayor fuera la soledad. No sé si os deseo llegar a los 92 años, ya que sola no vale la pena. La verdad es que la soledad es muy mala compañía. En esta edad no sirves para nada, pero si tienes a alguien, sí “.

La campaña logró su objetivo y unió a una chica joven, Núria, con Cecilia quien le brindaría un poco de su tiempo para sustituir esa mala compañía que es la soledad crónica. A menudo solemos ver la soledad como algo aburrido, triste e indeseable, pero, ¿es este el verdadero rostro de la soledad?

Reconozco que soy una persona a quien le gusta vivir momentos de soledad. En realidad creo que más que llamarlo soledad sería más apropiado hablar de “intimidad”. Creo que a todos nos sucede lo mismo. Con mi novia hacemos broma de esos momentos en los que necesito “mi cueva” para aislarme de todo lo que sucede a mi alrededor. El concepto de “cueva” lo descubrí tras leer el libro Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, de John Gray. En el libro se equipara a los hombres como si fueran habitantes de Marte y a las mujeres como habitantes del planeta vecino al nuestro, Venus. En el libro se puede encontrar el siguiente fragmento:

frase-en-el-hielo-de-la-soledad-es-cuando-el-hombre-implacablemente-se-siente-como-problema-se-hace-martin-buber-193927

Cuando un marciano se siente perturbado nunca habla de lo que le está molestando. Nunca haría que otro marciano cargara con su problema a menos que la asistencia de su amigo resultase necesaria para resolver el problema. Por el contrario, se torna muy silencioso y se mete en su cueva privada para pensar en su problema y meditar a fin de descubrir una solución. Cuando la encuentra, se siente mucho mejor y sale de su cueva.

Esos momentos de “cueva” suelo buscarlos en la soledad. La soledad me aporta calma, distancia y perspectiva, lo que me ayuda a reflexionar sobre las cosas más a fondo. Dicen que las decisiones más importantes de la vida deben tomarse en soledad.

A pesar de que, como hemos podido leer más arriba, el concepto de soledad puede abrazar significados muy diferentes a lo largo de la vida, es curioso ver como despierta sentimientos de lo más opuestos entre las personas.

soledad-4

La soledad, hoy

En plena era de las redes sociales para muchas personas la soledad es un sentimiento difícil de sobrellevar. Y no siempre resulta claro para la persona el saber cómo enfrentarla. La soledad para algunos, la oportunidad de encontrar algo de calma y tranquilidad, pero para otros, quizás para la mayoría,  es el temor de enfrentarse consigo mismos y de correr el riesgo de que no les guste lo que encontrarán en su interior.

Un asesor de Al Gore, Premio Nobel de la Paz y famosísimo divulgador y conferenciante para fomentar la acción contra el fenómeno del cambio climático, afirmó que: “Antes de cualquier evento en público, Gore necesita un respiro”. Afirma que, en realidad, a pesar de haber sido candidato a la presidencia de los Estados Unidos y popular conferenciante de masas, Gore es una persona introvertida que a menudo busca el refugio de la soledad.

frases-soledad-1

Mahatma Gandhi, ícono de la “resistencia pasiva”, encontró en la introspección y la soledad la llave con la que consiguió hacer historia sin utilizar la violencia. Una de las sagas literarias de mayor éxito de nuestra historia, Harry Potter, ha salido de una mente introvertida, la de J.K. Rowling, hoy la mujer más rica del Reino Unido. Mark Zuckerberg, descrito en sus biografías -y películas derivadas- como un perfecto introvertido y alma solitaria, decidió crear en 2004 una red para que la gente pudiera “relacionarse” en soledad. Hoy su proyecto cuenta con más de 1.100 millones de usuarios.

Los líderes de la mayoría de las religiones del mundo Moisés, Jesús, Buda, Mahoma-, emprendieron largos viajes en solitario al desierto, donde tenían profundas epifanías y revelaciones que influyeron profundamente al resto de la comunidad y cambiaron la historia de la humanidad

La riqueza de la soledad

Susan Cain, autora del libro Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking, cuya Ted Talk es una de las favoritas de Bill Gates, defiende a ultranza la riqueza creativa que surge de la soledad y reivindica, por el bien de todos, la práctica de la introversión.

“Siempre me habían dicho que debía mostrarme más abierta, aunque yo sentía que ser introvertida no era algo malo. Así que durante años fui a bares abarrotados, muchos introvertidos lo hacen, lo que representa una pérdida de creatividad y de liderazgo que nuestra sociedad no se puede permitir. Tenemos la creencia de que toda creatividad y productividad proviene de un lugar extrañamente sociable. Sin embargo, la soledad es el ingrediente crucial de la creatividad. Darwin daba largas caminatas por el bosque y rechazaba enfáticamente invitaciones a fiestas. Steve Wozniak inventó la primera computadora Apple encerrado en su cubículo de Hewlett Packard, donde trabajaba entonces. La soledad importa. Para algunas personas, incluso, es el aire que respiran”.

*Puedes activar los subtítulos en español clicando en la ruedecita de la parte inferior derecha y seleccionando la opción “Spanish” en “Subtitles/CC”

Se estima que de un tercio a la mitad de la población mundial es introvertida. Todos ellos y ellas están sujetos a un prejuicio que está muy arraigado y muy presente en nuestra sociedad: son las personas extrovertidas, y no las introvertidas, las que tienen éxito en la vida.

¿Eres introvertido o extrovertido?

Carl Jung, el primer psicólogo en popularizar los términos introvertido/extrovertido, dijo que no existe un introvertido puro o un extrovertido puro. Algunas personas están justo en el medio del espectro introvertido/extrovertido, y se las denomina “ambivertidas”. La mayoría de las personas solemos reconocernos en un tipo u otro.

Una investigación de Mihaly Csikszentmihalyi y Gregor Feist en la que aseguran que las personas más creativas en muchos campos suelen ser introvertidas. ¿El motivo? Que la soledad y la capacidad de concentración son dos componentes indispensables para que la habilidad creativa se transforme en innovación. Con esto tiran por tierra uno de los grandes errores, según estos autores, de la sociedad moderna: el ensalzamiento excesivo del pensamiento de grupo. “Desde Darwin a Picasso, nuestros grandes pensadores han trabajado a menudo en soledad”, dice Cain. Otro estudio realizado en 1994 por Mihaly Csikszentmihalyi comprobó que los adolescentes que no soportan la soledad son incapaces de desarrollar el talento creativo.

Según una investigación realizada por John Brebner y Chris Cooper: “Los extrovertidos piensan menos las cosas y actúan más rápidamente, mientras que los introvertidos son más reflexivos y planifican las cosas”.

frases-de-soledad-nietzsche-2

Otro estudio que apoya esta tesis es el del psicólogo de la Universidad de Florida K. Anders Ericcson. Este investigador pidió a tres grupos de violinistas que apuntaran sus rutinas diarias. Cuando las puso en común, vio que todos pasaban las mismas horas a la semana participando en actividades relacionadas con la música, pero los más virtuosos dedicaban más parte de ese tiempo a practicar en solitario. Con lo que concluye su trabajo afirmando que lo que lleva a la maestría en una disciplina es la práctica deliberada, algo que los introvertidos tienen en su ADN.

Una investigación de Adam Grant, del Colegio Wharton, constató que los líderes introvertidos a menudo arrojan mejores resultados que los extrovertidos, debido a que cuando tratan con empleados proactivos son más propensos a dejar a esos empleados ejecuten sus ideas, mientras que alguien extrovertido puede, involuntariamente, emocionarse tanto con las cosas como para poner su propia huella en ellas haciendo que las ideas de las otras personas no afloren con facilidad.

Timidez e introversión

No es lo mismo ser tímido que ser introvertido. La timidez hace referencia al miedo al juicio social. La introversión está más relacionada con cómo se responde a la estimulación, incluyendo la estimulación social. La extroversión ansía estimulación mientras que las personas introvertidas se sienten más vivas, más activas y capaces cuando están en ambientes más tranquilos con menos estimulación.

Cuando soledad es libertad

El psicoterapeuta Gestalt Luis Fernando Martínez Gómez, publica una reflexión en su espacio Gestalt sin fronteras. :

“Estar con uno mismo en silencio, también se puede volver una experiencia sumamente agradable y enriquecedora. Es estar en compañía de sí mismo, comprendiéndose y conociéndose cada vez un poco más. La soledad nos ayuda  a descubrir recursos que no vemos cuando estamos mirando todo el tiempo hacia fuera. Es así como la persona puede poner en perspectiva sus miedos, sus apegos y todas las ideas o construcciones mentales que tanto daño le generan. En lugar de luchar contra la soledad, es más recomendable saber encontrar el placer y el sentido de ésta, aprender a disfrutar de uno mismo y a equilibrar las demandas en relación a la compañía o la presencia constante de un otro. “

“Solo cuando estoy sola me siento completamente libre. Me reencuentro conmigo misma y eso me resulta agradable y reparador. Es cierto que, por inercia, cuanto menos solo estás, más te cuesta estarlo. No obstante, en una sociedad que te obliga a estar enormemente pendiente del afuera, los espacios de soledad representan la única posibilidad de contactar otra vez con uno mismo. Es un movimiento de contracción necesario para recuperar el equilibrio”, asegura la psicóloga Mireia Darder, autora del libro Nacidas para el placer (Ed. Rigden).

Las 5 claves para disfrutar de la soledad

1. Usted es su mejor compañía. La premisa básica es cambiar la creencia de que uno, acompañado, está mejor.

2. Una oportunidad para conocerse mejor y descubrir nuestro rico mundo interior.

3. En lugar de torturarse, hay que aprovechar la soledad para leer, pintar o hacer deporte.

4. Escribir un diario. Ayudará a expresar sentimientos y a contemplarse uno mismo con más conocimiento y cariño.

5. Como indica el psicólogo Javier Urra, con la soledad recuperamos “el gusto por el silencio y por el dominio del tiempo”.

El filósofo Francesc Torralba, autor de El arte de estar solo (Ed. Milenio) y director de la cátedra Ethos de la Universidad Ramon Llull asegura: “Aunque estemos rodeados de gente y de formas de comunicación existe un alto grado de aislamiento. No hay peor sensación de soledad que aquella que se experimenta al estar en pareja o con gente”.

La importancia de la soledad

Sherry Turkle, analista cultural, que estudia cómo la tecnología está modelando nuestras forma de relacionarnos en la actualidad afirma en la siguiente TED talk:

La soledad es donde uno se encuentra a sí mismo de modo que uno pueda llegar a los otros y formar afectos reales. Si no tenemos la capacidad de estar solos, acudimos a otros para sentir menos ansiedad o para sentirnos vivos. Cuando esto sucede, no podemos apreciar quiénes son. Es como si los estuviéramos usando como piezas de repuesto para apoyar nuestra frágil autoestima. Incurrimos en creer que estar siempre conectados nos hace sentir menos solos. Pero corremos peligro, porque en realidad es todo lo contrario. Si no podemos estar solos, estaremos más solos. Y si no enseñamos a nuestros hijos a estar solos, sólo van a saber cómo estar aislados.

*Puedes activar los subtítulos en español clicando en la ruedecita de la parte inferior derecha y seleccionando la opción “Spanish” en “Subtitles/CC”

Y recuerda, tal y como afirma el filósofo Byung-Chul Han, autor de La sociedad del cansancio:

“Nos olvidamos de que nunca está nadie más activo que cuando no hace nada, nunca está menos solo que cuando está consigo mismo”

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)