El minimalismo es aquella tendencia que busca reducir a lo esencial, o lo que es lo mismo, deshacerse de elementos sobrantes.

El caos en el hogar es igual al caos en tu vida o, al menos, esto es lo que predican los amantes de este movimiento. En estas circunstancias han nacido nuevas tendencias en diferentes partes del mundo, como un estilo de vida sencillo o, lo que es lo mismo, vivir con lo justo (gastar sólo lo necesario y ahorrar recursos en la mayor medida posible). Por otro lado, tenemos la vida minimalista, que no se basa en los objetos y en las posesiones. Tener espacio (físico y mental) es mejor que tener cosas.

Desde muhimu queremos compartir contigo la carta de Fumio Sasaki, un editor japonés al que le ha cambiado la vida unirse al minimalismo y que ha producido un gran revuelo en las redes tras ser publicada en The Guardian. Aquí os dejamos su traducción:

“Vivir con sólo lo esencial me ha brindado algo más que simples beneficios superficiales, como podría ser el placer de una habitación ordenada. Esta práctica me ha ayudado a pensar lo que realmente significa ser feliz y, algo aún más importante, me ha despojado de la conciencia social por la cual las personas más valiosas son las que más cantidad de posesiones tienen.

Es nueva forma de deshacerse de todo lo no esencial te da una nueva visión del mundo, una nueva mentalidad existencial, sin prejuicios ni convenciones materialistas. Asimismo, ya que formamos relaciones de apego casi animista con las cosas, al deshacernos de todo lo que no necesitamos realmente nos volvemos más ligeros. Limpiar nuestro entorno de objetos materiales es algo así como hacernos un lavado de colon o una especie de detox profundo.

Esta forma de vida también aporta la ventaja de liberarnos de las comparaciones permanentes que ocurren cuando deseamos tener objetos o vemos el mundo como un conjunto de objetos y dueños. Si tú ahora eres como yo era antes (miserable cuando me comparaba constantemente con otros), creo que deberías decirle adiós a algunas de tus cosas.

Claro que existen algunas personas que no tienen apego a los objetos materiales o algunos genios raros que florecen en medio del caos a pesar de sus posesiones. Pero quiero pensar en las formas en que las personas ordinarias como tú y yo pueden encontrar los placeres verdaderos en la vida. Todos queremos ser felices, pero intentar comprar la felicidad sólo te ofrece una felicidad aséptica y temporal. Estamos perdidos cuando se trata de una felicidad plena.

Después de lo que he vivido, pienso que decir adiós a tus cosas es más que un ejercicio para ordenar. Creo que es un ejercicio de aprender sobre la verdadera felicidad. Tal vez eso suena grandioso pero, en serio, creo que es cierto”

Goodbye, Things | Fumio Sasaki.

Os dejamos sus 21 consejos para ayudarte a decir adiós a tus cosas y unirte al minimalismo

1. Descarta la idea previa de que no puedes descartar nada de tus cosas.
2. Descartar cosas requiere habilidad.
3. Cuando descartas algo, ganas más de lo que pierdes.
4. Pregúntate por qué no puede separarse de sus cosas.
5. Minimizar es difícil, pero no es imposible.
6. Hay límites a la capacidad de tu cerebro, tu energía y tu tiempo.
7. Descarta algo ahora mismo.
8. No hay un solo artículo que luego te arrepientas de tirar.
9. Comienza con cosas que son claramente inútiles.
10. Minimiza todo lo que tengas repetido.
11. Deshazte de todo lo que no has utilizado en un año.
12. Deshazte de todo lo que tienes por las apariencias.
13. Diferencia entre lo que quieres y lo que necesitas.
14. Toma fotos de los elementos que tienes por recuerdo.
15. Es más fácil revisar tus recuerdos una vez que sean una imagen.
16. Nuestras cosas son como compañeros de cuarto, excepto porque pagamos su alquiler.
17. La organización no minimiza.
18. Abordar el nido (almacenamiento) antes de que la plaga (desorden).
19. Deja que tu espacio “vacío” esté vacío.
20. Deja de lado la idea de “algún día”.
21. Dile adiós a quien solías ser.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: