No sé cuál es tu sueño, no sé cuán decepcionante ha podido ser el haber trabajado tanto para conseguir ese sueño, y que ese sueño que mantienes en tu cabeza ¡sea posible!

Este increíble vídeo merece la pena ser visto al menos una vez en la vida. Sin duda, te hará reflexionar y, quién sabe, tal vez incluso te cambie la vida por completo.

Fuente original: Un sueño, sargento 131. Puedes encontrar la transcripción a continuación:

Algunos de vosotros ya sabéis que es duro, que no es nada fácil cambiar tu vida. Pero en el proceso de trabajar por tus sueños, te vas a sumergir en mucha decepción, fracaso y dolor. Habrá momentos en los que dudes de ti mismo. Te preguntarás: “Dios mío, ¿por qué me está pasando esto a mí? Solo intento cuidar de mi madre y de mis hijos, no estoy intentando robar nada ni a nadie. ¿Por qué tiene que pasarme esto a mí?”.

Para todos vosotros que habéis experimentado momentos muy duros, ¡no abandonéis vuestro sueño! Los momentos difíciles han llegado, pero no para quedarse, sino para pasar. La grandeza no es aquello hermoso, esotérico, ilusorio con poderes divinos que solo los más especiales de entre todos nosotros podrán probar. Es algo que realmente existe en todos nosotros. Es muy importante que creas que eres el elegido.

La mayoría de las personas forman una familia, tienen un trabajo con el que ganarse la vida y, después, se mueren. Dejan de crecer, dejan de crecer como personas, dejan de estirarse, dejan de presionarse a sí mismos. A mucha gente le gusta quejarse, pero no quieren hacer nada para cambiar su situación. La mayoría no trabaja para lograr sus sueños, ¿por qué?

Una razón es el miedo, el miedo al fracaso. ¿Y si las cosas no salen bien? Y el miedo al éxito. ¿Y si sale bien y no sé manejarlo?

Estas personas no corren riesgos.

Pasas tanto tiempo con otras personas, intentando agradarlas, conoces mejor a la gente de lo que te conoces a ti mismo. Los estudias, los conoces, quieres salir como lo hacen ellos, quieres ser exactamente como ellos.

¿Y sabes qué? Has invertido tanto tiempo en ellos que no sabes ni quién eres tú. Te reto a que pases tiempo contigo mismo. Es necesario que saques de tu vida a todos los perdedores si quieres vivir tu sueño. Para aquellos que caminan hacia su sueño, la vida cobra un sentido especial.

Cuando te conviertes en la persona adecuada, empiezas a separarte de la gente. Comienzas a ser único. Mientras sigas a otras personas y las copies, nunca serás el mejor copiador del mundo, pero serás el mejor “tú” que puedas ser. Te reto a que definas tu valor.

No dejes que el miedo te absorva

Que no todo el mundo lo verá, que no todos se unirán a ti, que no todos tienen la visión. Es necesario que sepas esto. Que eres una raza poco común, que es necesario que te unas a gente que atraiga a gente a tu negocio, que tengan hambre, gente imparable e irrazonable, gente que construye su vida para vivirla tal y como viene y que quieren más.

La gente que está viviendo sus sueños son los ganadores a los que hay que unirse. La gente que está viviendo sus sueños, es la gente que sabe que si pasa dependará de ellos.

Si quieres tener más éxito, si quieres tener y hacer cosas que no has hecho antes te pido que inviertas en ti mismo. ¡Invierte en ti mismo!

La opinión de una persona no tiene que convertirse en tu realidad, no tienes que ir por la vida como una víctima. Y aunque te enfrentes a decepciones, tienes que saber dentro de ti que puedes hacerlo aunque los demás no lo vean: “¡Debo verlo por mi mismo!”.

Esto es en lo que creo, y estoy dispuesto a morir por ello. Punto. No importa lo malo que sea o lo mal que se ponga, ¡voy a conseguirlo!

Quiere representar una idea, quiero representar probabilidades. Si alguno de vosotros quiere ir ahora mismo al siguiente nivel: “quiero un consejo, quiero ser ingeniero, quiero ser médico”. Escúchame, no puedes llegar a ese nivel, no puedes llegar al nivel económico que deseas hasta que no empieces a invertir en tu mente.

No estás leyendo libros. Te reto a que vayas a conferencias. Te reto a invertir tiempo. Te reto a que estés solo. Te reto a que inviertas una hora a conocerte a ti mismo. Cuando logras ser quien eres, cuando logras ser la persona que fuiste creada para ser, diseñado para ser quien fuiste diseñado para ser; cuando te conviertes en un individuo, lo que haces es cogerte a ti mismo y separarte de otras personas.

Te reto a que vayas a un sitio lleno de gente a la que no gustes y que no te moleste. ¿Por qué? Porque tu misión no es contentarles. Porque tú intentas seguir tu camino, intentas alcanzar el siguiente nivel. Necesito que inviertas en tu mente. Si sigues hablando de tus metas, pero todavía no has hecho nada, tan solo da el primer paso.

Deja de preocuparte por lo que la gente piense de ti y sé tú mismo

Puedes hacer que tus padres estén orgullosos, que lo esté tu colegio; puedes llegar a la vida de miles de personas y el mundo nunca volverá a ser el mismo. Porque llegaste por este camino. ¡No dejes que nadie te robe tu sueño!

Después de enfrentarnos al rechazo, a un “no” o a una reunión en la que nadie aparece o alguien te dice “puedes contar conmigo” pero no lo hace… qué pasa si tenemos esa actitud de recuperar, si nadie cree en ti, si perdiste una y otra y otra y otra vez y las luces se han apagado. Pero sigues con la vista puesta en tu sueño, lo revives todos los días y te dices a ti mismo: ¡esto no se acaba hasta que gane!

¡Puedes vivir tu sueño!


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: