"La Beyoncé del orden en casa": de maniática a multimillonaria gracias a 4 claves

Marie Kondo tenía, simplemente, una manía que muchos detestan y otros envidian: el orden. La diferencia entre ella y el resto de maniáticos que solemos conocer (¡quizás tú mismo lo seas!), es que Marie ha conseguido sistematizar su método y vender millones de ejemplares del libro en el que explica cómo lo hace.

Ha conseguido a conquistar a millones de maniáticos del orden, pero también, a gran cantidad de público general gracias a transformar este concepto en toda una filosofía:

“cuando experimentes lo que es tener una casa realmente ordenada, sentirás cómo se ilumina todo tu mundo; ordenas tu casa, pero también ordenas tus asuntos y tu pasado. El resultado es que puedes ver con claridad lo que necesitas y lo que no”.

Casada y sin hijos, Marie Kondo se ha transformado en una autora de culto en Estados Unidos, con grupos de Facebook donde los fans comparten trucos y fotos de cajones impecables y utilizan su nombre como un verbo sinónimo de ordenar, tipo “voy a Kondear mis cajones”. Algo así deberían tener tus cajones y tu vida.

magia orden

Sería difícil resumir todas sus claves pero os dejamos una selección de las más importantes:

1. Ordenar sólo lo que merece realmente la pena

Marie simplifica la labor esencial del orden en dos ejes principales: elimina lo que no necesites y decide dónde guardarlo. Para saber qué debes descartar, nos invita a hacernos esta pregunta sobre cada objeto que tenemos: ¿me hace feliz?. Tan sencillo como esto: descarta todo lo que no produzca felicidad.

“Creo que deberíamos rodearnos únicamente de aquello que nos trae felicidad. Para algunas personas serán un montón de cosas. Para otras, solo un puñado”.

“Si reduces tus posesiones en este orden, tu trabajo fluirá con una facilidad sorprendente. Al empezar con las cosas fáciles y dejar las más difíciles para el final podrás afinar poco a poco tus habilidades para tomar decisiones, y así acabará por parecerte sencillo”.

kondorden

2. Ordena por categoría y no por habitaciones

 La autora recomienda centrarse en una categoría, en lugar de ir ordenando una habitación completa antes de pasar a otra. Por ejemplo, una categoría puede ser ropa y otra libros. En este caso, el orden sí altera el producto.

“No me parece bien conservar ropa que no nos gusta para andar por casa. El tiempo que pasamos en casa es una parte preciosa de la vida. Su valor no debe cambiar porque nadie nos ve”.

3. Trata tus objetos casi como si fueran seres vivos

“Nunca jamás hagas una pelota con tus calcetines. Sufren una buena paliza en su trabajo diario. El tiempo que pasan en tu cajón es su única oportunidad de descansar”.

Para Marie Kondo, todas las cosas están llenas de vida. Es quizás uno de los planteamientos más atrevidos pero ella sabe justificarlo de manera muy sensata:

“Si valoramos los objetos que nos importan, y los tratamos bien, no solo durarán más y nos darán más placer; también podemos aprender incluso a ser más amables y generosos con las personas”.

queen orden

3. Rechaza los productos de almacenaje, reutiliza cajas vacías

A diferencia de otros superventas de la organización, que recomienzan utilizar distintos productos de almacenaje, Marie Kondo cree que estos no son más que un placebo para una mente necesitada de orden. Para ella, no necesitas comprar nada específico:

“Puedes solucionar tus problemas de almacenamiento con cosas que ya tienes en casa. El objeto más común que yo uso son cajas de zapatos vacías”.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!