Ikigai: el secreto japonés que nos ayuda a encontrar la felicidad

Los japoneses comienzan el día apretujados en los vagones del metro, algo muy parecido a lo que deben sentir los granos de arroz en un rollito de sushi. Pero, a lo largo del día, el ciudadano japonés aspira a transformar sus sentimientos y su sentido de la vida en ikigai.

Ikigai es una de esas palabras intraducibles de las que podríamos aprender mucho. Es un término japonés que reúne etimológicamente las palabras ikiru y kai. Ikiru significa vivir y kai hace referencia a la materialización de lo que uno espera.

Juntas, por tanto, hacen referencia a materializar nuestro propósito de vida.

Ikagi: la razón de ser; esa cosa que hace que te despiertes por la mañana

¿Dónde encontramos nuestro “propósito”?

Puede que tu ikigai no tenga nada que ver con tu trabajo o tus fuentes de ingresos. De hecho, en Japón los jefes no felicitan a sus empleados cuando hacen bien su trabajo, pues es algo que se les presupone. Para ello pueden usar otras palabras como yarigai o hatarakigai, que significan el valor de hacer y el valor de trabajar. Por tanto, ikigai va más allá de lo laboral, busca el verdadero propósito de tu vida.

¿Qué es el método ikigai?

Ikigai es, por tanto, un concepto amplio que incorpora esos valores esenciales que dan sentido a tu la vida.

Hay muchos libros que tratan el asunto, pero Ikigai-ni-tsuite (Sobre el Ikigai), escrito por Mieko Kamiya en 1966, es considerado el referente de todos ellos. Para esta escritora, la palabra ikigai podría ser usada como el término felicidad, pero tiene un matiz diferente. Ikigai es lo que da sentido al futuro y, aunque pueda parecer grandilocuente, los japoneses piensan que son las pequeñas alegrías del día a día o seikatsu las que te llevan a la gran meta al final de tu vida. Una vida muy longeva, ya que Japón es uno de los países con mayor expectativa de vida en el mundo.

Actualmente, los jóvenes japoneses intentan seguir esta forma de vida de una manera muy sencilla (para algunos): intentan conectar sus valores con aquello que les gusta hacer y aquello en lo que son buenos. Pero no siempre funciona. Casi un cuarto de los empleados japoneses trabajan más de 80 horas extra al mes y eso trae consecuencias trágicas, como el fenómeno del karoshi (fallecimiento por exceso de trabajo) que ocasiona más de 2.000 muertes al año. La muerte por exceso de trabajo es un problema de salud pública en el país nipón, ya que muchos japoneses confunden su trabajo con su propósito de vida.

¿Cuál es tu propósito en la vida? ¿Qué es lo que te mueve?

¿Cuál es el mejor ejemplo de ikigai?

Es muy complicado encontrar ikigai dentro de un deshumanizado bloque de oficinas de una multinacional con objetivos de producción. Por ello, para saber sobre ikigai deberíamos mirar hacia Okinawa, una localidad del norte de Japón con uno de los mayores índices de longevidad del mundo. Allí encontraremos a japoneses centenarios con una existencia optimista y llena de vida, de los que aprenderemos muchas claves: cómo se alimentan, cómo se mueven, cómo trabajan, cómo se relacionan con los demás y —el secreto mejor guardado— cómo encuentran el ikigai que da sentido a su existencia y les impulsa a vivir cien años en plena forma.

Y si después de visitar Okinawa aún no lo has encontrado… no te preocupes, solo tendrás que escuchar al universo.

La filosofía japonesa nos da la clave para encontrar nuestro camino hacia la felicidad

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!