muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Seguro de tu nacionalidad y raza? Prueba de ADN gratuita para descubrir de dónde eres realmente 1

¿Seguro de tu nacionalidad y raza? Prueba de ADN gratuita para descubrir de dónde eres realmente

Merece ser compartido:

Actualizado el Sunday, 6 March, 2022

El turista normalmente no viaja, tan sólo se “traslada” de un lugar a otro, sin experiencia de cambio. Estamos acostumbrados a viajar sin exponernos, sin ofrecernos al embate de lo distinto. Viajamos simplemente para comprobar con nuestros propios ojos, para fotografiar con nuestras propias cámaras, lo que ya vieron nuestros ojos en libros y documentales. Viajamos por fuera. Obviamos por dentro.

Pero viajar abre la mente… y el mundo.

(Para tener encendido el sonido y seguir teniendo los subtítulos en español a la vez, haz clic en el botón de ajustes para activar los subtítulos)

«La felicidad no es una estación a la cual hay que llegar, sino una manera de viajar».

Gracias a una encuesta independiente a 7292 personas de 18 países han averiguado que más de la mitad cree que si la gente viajara más habría menos intolerancia en el mundo. Además el 75 % de los encuestados defiende que viajar les ha dado una visión más positiva acerca de la diversidad y de las diferencias.

Prueba de ADN gratuita

Apelando a la psicología, la ética y la filosofía, a una existencia que se acerque lo más posible a una plenitud consistente (viajar bien), debemos tener la capacidad de integrar al menos tres tipos de «vida» en una sola:


• Una vida placentera: esto implica sentirse a gusto y estar en contacto con estímulos o situaciones que produzcan goce y disfrute.

• Una vida gratificante: aquí se desarrollan las fortalezas personales, las virtudes, nuestros talentos naturales. Actuar según aquello para lo que estamos «diseñados», estar en concordancia con lo que pensamos, sentimos y hacemos (coherencia).

• Una vida significativa: es decir, sentirnos partícipes de algo superior que le otorgue un sentido a la propia existencia y que nos comprometa hasta el alma.

Al regresar del viaje, en los días siguientes, es cuando tomamos conciencia del alcance de lo recibido. Y nada tenía que ver con lo esperado, visitado o fotografiado.

La iniciativa ‘letsopenourworld’

Te animamos a que descubras nuevos destinos y que cambies tu forma de viajar siguiendo estos cinco pasos de la iniciativa ‘letsopenourworld’, de Momondo:

1. Abre tu mente

Viajar implica que debes exponerte a cosas nuevas y diferentes. Abre tu mente e intenta no hacer juicios de valor. Y recuerda, la diferencia es recíproca: tú eres tan diferente para una persona de otra cultura como esa persona lo es para ti.

2. Habla con desconocidos

No solo con el personal del hotel. Un desconocido es simplemente un amigo que aún no has conocido. Y una pregunta trivial puede convertirse en una bonita conversación.

3. ¡Dí sí!

Lo importante es el viaje, no el destino. Decir que sí es la clave para vivir nuevas experiencias. “Sí, me he perdido”. “Sí, me encantaría bailar”. “Sí, puedes sentarte aquí…”

4. Desarrolla tu curiosidad

Ten el valor de hacer algo por primera vez. Viajar implica derribar barreras, incluso aquellas que te has autoimpuesto.

5. Comparte

Expande tus horizontes enfrentándote al mundo con una mente abierta y anima a que otros también lo hagan. Deja que tus amigos y tu familia descubran la bondad y la belleza del mundo a través de tus ojos.

Qué os parece si aplicamos todos estos consejos, no solo a nuestros viajes, sino también a nuestras vidas, y si lo compartierais en tus viajes con nosotros y el mundo en Instagram y Facebook, para ello puedes usar la etiqueta #LetsOpenOurWorld que está promoviendo esta iniciativa.

Con la iniciativa ‘letsopenourworld’ puedes ganar un kit de prueba de ADN y averiguar todos los países de dónde provienes… Además tendrás la oportunidad de ganar el viaje The DNA Journey: un viaje a todos los países de donde proceden tus genes. Para más información y para saber cómo participar visita letsopenourworld.com (por ahora esta página solo está disponible en inglés).

¿Seguro de tu nacionalidad y raza? Prueba de ADN gratuita para descubrir de dónde eres realmente 2

Quiénes somos y cómo llegamos aquí

La secuenciación de todo el genoma humano continúa brindando a los científicos conocimientos sin precedentes sobre la historia de la humanidad. Hemos aprendido que los seres humanos siempre han migrado y mezclado con otras poblaciones de todo el mundo, por lo que se ha destruido cualquier ilusión de “pureza” genética. Sin embargo, el análisis de ADN también ha revelado algunas verdades incómodas con respecto a la desigualdad y el poder, así como al sexo y la raza. Es necesario un enfoque y un análisis sensibles tanto de los científicos como del público. Aún quedan muchos datos por analizar, por lo que de una cosa podemos estar seguros: el ADN seguirá sorprendiéndonos y minando nuestras expectativas.

Quiénes somos y cómo llegamos aquí lleva a los lectores a un viaje a través de la historia antropológica del mundo, demostrando que las personas han migrado y mezclado continuamente a lo largo del tiempo. Los avances científicos recientes están permitiendo a los científicos estudiar el ADN humano del pasado distante y compararlo con el de los que viven hoy. Las ideas sobre los orígenes de los humanos son fascinantes y reveladoras.

Cómo la historia y el futuro de toda nuestra especie está codificada en nuestro genoma

La civilización humana se encuentra en una encrucijada. El mundo nunca ha parecido más pequeño ni más conectado. Pero no todo el mundo está contento. Algunos políticos se quejan de que estamos bajo la amenaza de otras culturas diferentes a la nuestra, mientras que algunos piden la adopción de la diferencia, proclamando que la igualdad es el camino a seguir.

Estos pueden parecer problemas modernos, pero, como muestran este artículo, para comprender quiénes somos y hacia dónde vamos, es importante comprender nuestro pasado.

El ADN, la genética y la comprensión de la ciencia pueden ayudarnos a conocer nuestro lugar en el mundo y cómo debemos relacionarnos con las personas que nos rodean. Como muestran estas claves, la historia de nuestra especie es una historia de cambios y migraciones constantes. La nuestra es verdaderamente una ascendencia entrelazada y entremezclada.

¿Seguro de tu nacionalidad y raza? Prueba de ADN gratuita para descubrir de dónde eres realmente 3

Los avances científicos en genética nos brindan conocimientos únicos

El análisis de ADN es una maravilla de la ciencia moderna. Significa que los científicos pueden llegar a la raíz de la comprensión de quiénes somos y de dónde proviene nuestra especie. Pero puede ser complicado entenderlo.

Una buena metáfora sería una granada que explotó en una habitación. El esfuerzo requerido para recolectar la metralla dispersa y obtener una imagen exacta de dónde vino cada bit es una tarea similar al análisis de ADN.

Pero, ¿qué es exactamente el ADN? Bueno, las moléculas de ADN forman el genoma humano, el código genético que cada uno de nosotros hereda de nuestros padres. El ADN está formado por cadenas gemelas de moléculas llamadas nucleótidos formadas por las sustancias químicas adenina (A), citosina (C), guanina (G) y timina (T). Cada cadena tiene una longitud de aproximadamente tres mil millones de bloques químicos.

Por el contrario, los genes son fragmentos de estas cadenas, generalmente de alrededor de mil nucleótidos de longitud. Cada gen es una instrucción que nos dice algo sobre cómo está construido el cuerpo.

Las variaciones aleatorias en estas secuencias heredadas se denominan mutaciones. Estos ocurren aproximadamente una vez cada mil nucleótidos. Las mutaciones son lo que nos hace individuales, y también son el medio por el cual se puede determinar la ascendencia individual. Si comparas las mutaciones de dos personas, cuantas más diferencias encuentres entre sus genes, más lejos estarán de compartir un ancestro común.

Un gran impacto del estudio del ADN es que ha cambiado nuestras opiniones sobre la evolución.

Los científicos solían pensar que los subconjuntos de la especie humana evolucionaron en paralelo entre sí en diferentes continentes. Por ejemplo, que los humanos europeos evolucionaron en Europa o los humanos indios evolucionaron en India.

Sin embargo, el ADN mitocondrial , que se hereda a través de la línea materna, ha revisado las opiniones de los científicos. Todos los humanos de hoy descienden de un solo antepasado femenino. Se la conoce como “Eva mitocondrial” y vivió en África hace no más de 200.000 años.

Si la vieja teoría multirregional fuera cierta, entonces cualquier ancestro compartido que tuviéramos tendría cerca de unos increíbles dos millones de años y sería parte de la dispersión global del Homo erectus hace alrededor de 1.8 millones de años.

Sin embargo, cuando se considera a la Eva mitocondrial como nuestro antepasado compartido, los humanos modernos deben haber evolucionado en África y haberse extendido por todo el mundo hace 50.000 años.

Los antepasados ​​de los humanos que se cruzaron con neandertales y denisovanos

Entonces, hace 50.000 años, los antepasados ​​de los humanos no africanos modernos comenzaron a migrar fuera de su continente original. En sus viajes, encontraron otras especies de humanos descendientes del Homo erectus , incluidos los neandertales . Pero, dentro de 10,000 años, habían demostrado ser tan dominantes que eran la única especie humana que quedaba.

Los neandertales son un grupo interesante. Como especie, eran físicamente bastante distintos de los humanos modernos debido a sus grandes marcos y cejas salientes. Esas características explican en parte por qué tienen la reputación de ser “primitivos”. Pero los hallazgos arqueológicos demuestran que eran tan nítidos como los antepasados ​​de los humanos modernos.

La secuenciación del genoma también ha arrojado más luz sobre su historia; el autor formó parte de un equipo internacional que ayudó a secuenciar el genoma neandertal en 2007. Descubrieron que los no africanos modernos comparten mutaciones comunes con los neandertales. Esto sugiere que los antepasados ​​de los humanos no africanos se cruzaron con los neandertales. Esto probablemente ocurrió alrededor de 54,000 a 49,000 años atrás cuando estos humanos abandonaron África por primera vez, pero antes de que se extendieran mucho más lejos y se extendieran por diferentes continentes.

Ahora se estima que los genomas no africanos tienen entre un 1,5 y un 2,1 por ciento de neandertales; por el contrario, la gente de África rara vez tiene influencia neandertal. Sin embargo, algunas poblaciones modernas en otros lugares están relacionadas con otra especie humana, los denisovanos .

Solo en 2008 supimos que los denisovanos existieron una vez cuando se encontró un extraño hueso en la cueva de Denisova en Siberia. Cuando se secuenció su ADN mitocondrial, se encontraron alrededor de 400 diferencias mutacionales de los humanos modernos. Los humanos modernos solo tienen alrededor de 200 diferencias mutacionales de los neandertales.

Estaba claro que se había descubierto una nueva especie humana. Una vez secuenciado todo el genoma de Denisovan, los científicos descubrieron que estaban más estrechamente relacionados con los neandertales que cualquiera de las especies con los humanos modernos.

La secuencia también mostró que los denisovanos están más cerca de los de Nueva Guinea que de otras poblaciones modernas; el autor estima que entre el 3 y el 6 por ciento de la ascendencia de Nueva Guinea es denisovano. Por tanto, la posibilidad de mestizaje ancestral es alta.

Se mantiene en ese nivel hasta el día de hoy porque nuevas migraciones no lo han “diluido”. Gracias a la trinchera natural en el Océano Pacífico conocida como Línea de Huxley , las migraciones a esa región del mundo no fueron históricamente comunes.

Los patrones de migración hace miles de años informaron la ascendencia y las lenguas de los europeos modernos

Si compara personas de Europa, el Cercano Oriente y partes de Asia Central, verá que genéticamente hablando tienen una cantidad extraordinaria en común. Pero mire el ADN de hace entre 10,000 y 4,000 años, y es posible deducir que había al menos cuatro poblaciones principales en esta área. Y cada uno de ellos estaba tan distante entre sí como los europeos modernos y los asiáticos orientales.

Esto plantea la pregunta: ¿qué pasó?

Una pista está en el ADN de Ötzi, el “Hombre de Hielo”. Es un cadáver momificado de forma natural de 5.300 años que fue desenterrado en los Alpes en 1991. Curiosamente, parece que sus parientes más cercanos se encuentran en la Cerdeña moderna, más que entre los habitantes modernos de los Alpes.

Ötzi probablemente descendía de una ola de agricultores que emigraron a Europa, incluida Cerdeña, desde el Cercano Oriente entre hace unos 11.500 y 5.500 años. Al parecer, Cerdeña permaneció en gran parte aislada de las migraciones posteriores, por lo que ha conservado un vínculo genético más fuerte con los agricultores originales del Cercano Oriente.

Los europeos continentales modernos muestran una fuerte influencia ancestral del Yamnaya , cuya cultura se desarrolló hace unos 5.000 años en las estepas de Europa oriental. Eran nómadas y pastoreaban ganado en las praderas antes de partir por Europa, trayendo consigo la rueda y los caballos domésticos.

Los arqueólogos ya eran conscientes de la importancia cultural del Yamnaya, pero el análisis genético también ha demostrado su importancia biológica. Parece que se pueden emparejar con una población fantasma no identificada previamente , los antiguos euroasiáticos del norte , de quienes no tenemos registros históricos, pero sabemos que existieron a través del análisis de ADN. Si bien esas poblaciones fantasma ya no existen en formas no mezcladas, está claro que han contribuido al ADN moderno.

Los descendientes genéticos y culturales del Yamnaya fueron la cultura de la cerámica cordada . Estuvieron presentes en gran parte del norte de Europa desde hace unos 4.900 años y fueron genéticamente el grupo ancestral más antiguo y más cercano de los europeos modernos.

Por cierto, las migraciones de los pueblos de las estepas también pueden explicar una faceta crítica de las lenguas indoeuropeas .

Desde el siglo XVIII, se ha entendido que el sánscrito, el griego y el latín tienen una fuente común. Más recientemente, la evidencia de ADN en los patrones de migración ha insinuado que las personas que lo hablaron por primera vez se originaron en algún lugar al sur de la cordillera del Cáucaso y luego viajaron tanto al norte hasta la estepa, donde se convirtieron o encontraron en Yamnaya, al sur en Anatolia y, finalmente, al este de la India.

La ascendencia india es de naturaleza dual, lo que todavía se refleja en sus idiomas y sistema de castas

El Rig Veda , un texto hindú fundamental que tiene entre 3.000 y 4.000 años de antigüedad, relata cómo el dios guerrero Indra destruyó las fortalezas de sus enemigos y estableció una nueva tierra para su pueblo elegido, el Arya . Los restos de la fortaleza en el valle del Indo en el norte de la India se pueden fechar en este período. Entonces, ¿esto significa que hay algo de verdad en la leyenda?

Hoy en día, hay dos ramas principales de idiomas en la India, el indo-ario en el norte y el dravidiano en el sur. Un estudio de ADN de 2007 mostró que todos los indios son una mezcla de dos poblaciones antiguas, una llamada Indios Ancestrales del Norte (ANI), que estaban relacionados con los euroasiáticos occidentales, y los otros Indios Ancestrales del Sur (ASI), que no están relacionados con ninguna población. fuera de la India.

Sabemos que la ANI llegó a la India más tarde que la ASI debido a los habitantes relativamente aislados de Little Andaman, una isla en el Océano Índico. Los andamaneses no tienen ascendencia de Eurasia Occidental, pero tienen algunas conexiones ASI. Así que el ANI debe haber emigrado desde el oeste de Eurasia, probablemente desplazando a las personas que construyeron esas fortalezas en el valle del Indo. El Rig Veda bien puede estar contando su historia.

Con el tiempo, las poblaciones de ANI y ASI comenzaron a mezclarse. Hoy, los indios del continente tienen entre el 20 y el 80 por ciento de ascendencia de cada grupo.

Sin embargo, los dialectos indios modernos todavía representan la antigua división. Los idiomas indoeuropeos son hablados principalmente por personas con mayor ascendencia ANI en el norte de la India, mientras que los idiomas dravidianos son hablados por personas con mayor ascendencia ASI en el sur.

El mismo patrón también se duplica en el sistema de castas de la India. En la casta, varna son los rangos sociales de mayor a menor. Mientras tanto, jati , que es mucho más complicado, son los grupos dentro de los cuales se produce el matrimonio. Hay al menos 4.600 agrupaciones jati tradicionales típicamente asociadas con ciertas profesiones o tribus.

Las clases de varna más altas generalmente tienen una ascendencia ANI más alta, incluso entre hablantes de los mismos idiomas.

Otros estudios genéticos en India también han demostrado el poder del sistema de castas. Los grupos individuales de jati tienden a estar fuertemente definidos genéticamente. Por ejemplo, el grupo Vysya cuenta hoy en día con alrededor de cinco millones, pero están lo suficientemente estrechamente relacionados individualmente como para que podamos determinar una historia genética. Deben haber sido un pequeño grupo hace unos tres mil años y se han adherido a los matrimonios mixtos estrictos desde entonces.

Los nativos americanos descienden de dos migraciones separadas

Observar la genética también nos da una idea de dónde se originaron los nativos americanos.

En 2012, el autor realizó un estudio que determinó que todos los nativos americanos de Centroamérica hacia el sur eran descendientes de una sola población, a la que llamó los “primeros estadounidenses”. Supuestamente emigraron a Estados Unidos en algún momento después de hace 15.000 años.

Parece que los primeros estadounidenses cruzaron el estrecho de Bering entre Asia y Alaska durante la última Edad de Hielo. Los niveles más bajos del mar significaron que se había formado un puente terrestre. Pero viajar más hacia el sur era imposible ya que un enorme glaciar cubría Canadá.

Sin embargo, los científicos saben que hace 13.000 años, un nuevo corredor en el hielo derretido permitió el acceso al resto de América. Se ha encontrado evidencia de habitación humana de esta época en Clovis, Nuevo México. ¡Hay puntas de lanza mezcladas con huesos de mamut! Se han encontrado hallazgos similares en sitios a distancias masivas entre sí. Esto sugiere una rápida expansión sobre el continente.

Además, el ADN recolectado de 52 poblaciones nativas americanas actuales muestra que 47 de ellos están tan estrechamente relacionados con las poblaciones asiáticas modernas como entre sí. Esto sugiere un linaje común que se dividió en grupos tribales cuando la primera población estadounidense se trasladó hacia el sur.

Pero ahora sabemos que “First Americans” es un nombre inapropiado. Otros humanos llegaron a América antes que ellos.

En 1997, las excavaciones en Monte Verde, Chile, desenterraron estructuras que tenían aproximadamente 14.000 años de antigüedad. En otras palabras, son anteriores a los hallazgos de Clovis y el corredor a través del glaciar.

Los geólogos también han demostrado que la costa oeste de Canadá estaba libre de hielo después de hace unos 16.000 años, lo que podría haber proporcionado una ruta, aunque no se ha encontrado evidencia arqueológica.

Lo más fascinante de todo es que algunas tribus amazónicas resultan estar más estrechamente relacionadas con los australasianos que otras poblaciones. Esto implica que alguna vez estuvo presente una población fantasma más vieja, la Población Y , que podrían ser los verdaderos primeros habitantes de América.

Por supuesto, el hecho de que estas tribus hayan estado sobreviviendo en el agotador entorno amazónico probablemente también sea indicativo de que fueron desplazadas de otras partes de Estados Unidos, muy probablemente por los llamados Primeros Americanos.

Los asiáticos orientales modernos descienden de migraciones que comenzaron en el corazón agrícola chino

Los seres humanos han hecho de Asia oriental (China, Japón y el sudeste asiático) su hogar durante al menos 1,7 millones de años. Lo sabemos porque esa es la edad del esqueleto de Homo erectus más antiguo encontrado en China. Como el país todavía alberga a un tercio de la población mundial en la actualidad, podemos estar seguros de que ha ocurrido una gran cantidad de migración en los años intermedios.

El laboratorio del autor ha realizado estudios que muestran que hay tres poblaciones principales de Asia oriental, que descienden de dos líneas antiguas: la población fantasma del río Yangtze y la población fantasma del río Amarillo.

Si bien las tres poblaciones están entremezcladas, cada una forma un grupo específico en un lugar particular: uno alrededor de la cuenca del río Amur en la frontera noreste entre China y Rusia; otro alrededor de la meseta tibetana; y el tercero alrededor del sudeste asiático, especialmente las poblaciones indígenas de las islas de Hainan y Taiwán.

Las tres poblaciones contienen diversas mezclas de dos poblaciones fantasmas antiguas: la evidencia de la población fantasma del río Yangtze es más fuerte en el sudeste asiático, mientras que la población fantasma del río Amarillo se concentra más en el norte de China y el Tíbet.

Las culturas agrícolas del río Yangtze se extendieron hacia el oeste y el sur, llegando finalmente a Vietnam, Tailandia y Taiwán hace unos 5000 años. Por el contrario, la agricultura del río Amarillo viajó a través del norte de China hasta la meseta tibetana.

Los estudios científicos también nos han enseñado algo inesperado sobre la ascendencia del este de Asia: los antepasados ​​modernos de las islas del Pacífico emigraron de Taiwán.

La prueba más clara de esto es el hecho de que los idiomas austronesios , que se hablan en cientos de islas del Pacífico, tienen sus raíces más profundas en Taiwán.

Esto sugiere que hace unos 800 años este grupo de aventureros debió haber construido canoas y haberlas guiado hasta Hawái, Nueva Zelanda e Isla de Pascua. De hecho, según los idiomas austronesios, ¡incluso parece probable que también navegaran los 9.000 km al oeste hasta Madagascar!

El análisis de ADN ha verificado la evidencia lingüística y arqueológica: todos los hablantes de austronesio están más estrechamente relacionados con los aborígenes taiwaneses que cualquier población del este de Asia continental.

Hay mucho más sobre el ADN de Asia oriental esperando a ser descubierto, pero depende en gran medida del gobierno chino. Son muy protectores de sus fósiles e incluso han estado construyendo sus propios laboratorios de ADN. No obstante, con suerte, no pasará mucho tiempo antes de que sepamos más sobre las poblaciones fantasma chinas.

África ha experimentado tanto movimiento de población como el resto del mundo

A veces, la gente comete el error de suponer que la migración que sacó de África a los no africanos modernos hace 50.000 años fue el último movimiento de población que ocurrió en el continente.

Pero esto está lejos de la verdad. Ha habido cuatro migraciones expansivas importantes en África en los últimos miles de años.

La mayor migración fue la de los pueblos bantú . Comenzaron a extenderse desde la frontera entre Nigeria y Camerún en África central-occidental hace unos 4.000 años.

Hoy en día, la mayoría de los africanos del este, centro y sur todavía hablan idiomas bantú. El análisis de ADN ha confirmado estos patrones de migración: hay más similitudes genéticas entre nigerianos y zambianos que entre alemanes e italianos, ¡aunque Nigeria y Zambia están más del doble de distanciadas que Italia y Alemania!

En segundo lugar, las lenguas nilo-saharianas , que se hablan entre Malí y Tanzania, probablemente se extendieron durante los últimos 5.000 años por la migración de pastores de ganado que intentaban evitar la expansión del desierto del Sahara.

Luego están las lenguas afroasiáticas . Hay muchos dialectos afroasiáticos concentrados en Etiopía, y la familia de lenguas locales no está tan lejos de las lenguas del Medio Oriente como el hebreo y el árabe. Los estudios de ADN antiguo también indican que muchos africanos orientales provienen de agricultores del Cercano Oriente. Esto, por lo tanto, sugiere que las lenguas afroasiáticas pueden haber llegado con la expansión de la agricultura desde el Cercano Oriente hace unos 7.000 años.

El cuarto movimiento migratorio se relaciona con las lenguas Khoe-Kwadi . Estos se hablan en el sur de África y son famosos por sus sonidos de clic, muy parecidos a los de los grupos lingüísticos de cazadores-recolectores vecinos Kx’a y Tuu. Sabemos que las lenguas Khoe-Kwadi tienen sus raíces en África Oriental debido a las numerosas palabras que comparten. Esto, por lo tanto, sugiere que los pastores de ganado en el este de África emigraron hacia el sur y luego adoptaron los sonidos de clic de los locales.

El ADN también nos ha dado mucha evidencia sobre poblaciones más antiguas. Por ejemplo, ahora pensamos que una población fantasma, los recolectores de África oriental, prevalecía en la costa este del África subsahariana antes de que fueran desplazados por los agricultores en expansión.

Aquí está el problema. Resulta que los recolectores de África oriental están más estrechamente relacionados con los no africanos modernos que con cualquier otra población actual del continente. Esto los convierte en el principal candidato para la población que surgió hace unos 50.000 años y abandonó África por primera vez.

La mezcla de la población a veces es impulsada por la desigualdad de género entre grupos sociales

La novela de ciencia ficción de 1973 Race Against Time se basa en una conjetura interesante. Sugiere que para el año 2300, los humanos se habrían convertido en una población “estándar”, perdiendo diversidad biológica en el proceso.

Sin embargo, hay un problema con la premisa. Se basa en la idea de que la mezcla de poblaciones que tuvo lugar durante los últimos siglos es única en la historia de la humanidad. El análisis del genoma muestra la verdad del asunto: diversas poblaciones siempre se han reproducido entre sí, simplemente como resultado de los frecuentes movimientos de población. En la práctica, eso a veces significaba acoplamientos de hombres poderosos con mujeres de poblaciones menos poderosas.

El ejemplo más reciente es la mezcla en América entre europeos y poblaciones africanas esclavizadas.

En particular, se dice que el padre fundador y propietario de la plantación, Thomas Jefferson, tuvo seis hijos ilegítimos con su esclava Sally Hemings. El análisis de ADN muestra que la dinámica no fue inusual. Un estudio de 2001 encontró entre el 4 y el 18 por ciento de ascendencia europea en los afroamericanos actuales en Carolina del Sur, y la mayoría de eso podría atribuirse al ADN del cromosoma Y que solo se transmite por la línea masculina. Los estudios posteriores han estimado que la ascendencia afroamericana comprende aproximadamente cuatro veces más ADN masculino europeo que ADN femenino europeo.

Según el sociólogo Orlando Patterson, este sesgo sexual podría haberse vuelto menos pronunciado en los últimos años gracias a los cambios socioculturales en los Estados Unidos durante el último siglo, como el Movimiento de Derechos Civiles. Más hombres afroamericanos y mujeres europeas se acoplaron, reduciendo así la potencia del sesgo sexual masculino europeo.

Este tipo de desequilibrio de género y poder se puede ver una y otra vez a lo largo de la historia. Un estudio de 2003 de los cromosomas Y en Eurasia Oriental mostró que un solo hombre que vivió en la época del Imperio Mongol dejó millones de descendientes directos. Es muy tentador equiparar esa figura con el propio Genghis Khan.

Este tipo de patrón, en el que un solo antepasado tiene una gran cantidad de descendientes, se conoce como cúmulo de estrellas . Los grupos de estrellas suelen indicar desequilibrios de género.

Si analizamos el ADN mitocondrial, muestra que es poco probable que la mayoría de las personas compartan un antepasado femenino común en los últimos 10.000 años.

Por el contrario, si estudiamos los cromosomas Y, hay muchos cúmulos de estrellas masculinas entre los euroasiáticos, ¡incluso si se remonta a hace solo 5.000 años! Ese patrón se corresponde muy bien con la migración del Yamnaya, a quien conocimos antes. Algunos estudiosos sospechan que eran un pueblo muy patriarcal y violento.

El ADN demuestra que existen diferencias entre poblaciones, pero no justifican generalizaciones racistas

En 2006, el autor estaba estudiando los genomas de hombres afroamericanos. Estaba tratando de averiguar por qué el cáncer de próstata ocurre 1,7 veces más a menudo entre ese grupo que entre los estadounidenses de ascendencia europea.

Su laboratorio identificó una parte del genoma que contenía al menos siete factores que aumentaban el riesgo de cáncer de próstata.

Era una gran noticia, por lo que compartió con entusiasmo su investigación en una conferencia en 2008. Pero uno de los asistentes se enojó. Ella lo acusó de usar el mismo lenguaje que los supremacistas blancos en la forma en que definía las diferencias biológicas entre grupos. Varios otros científicos se unieron.

Tenían un punto, por supuesto: la ortodoxia científica sostiene que la “raza” es una construcción social. Pero, gracias a los datos genómicos, sabemos que esa no es toda la historia.

Los genetistas de la década de 1970 mostraron que la variación entre individuos dentro de la misma población se eleva a aproximadamente el 85 por ciento. Mientras tanto, la variación promedio entre las poblaciones en su conjunto no supera el 15 por ciento.

Esa es la prueba estadística que sugiere que la “raza biológica” es básicamente irrelevante. Sin embargo, hay algo más en el argumento que esto.

En 2002, los científicos descubrieron que al estudiar combinaciones de mutaciones podían agrupar a la mayoría de las personas en grupos distintos: “africanos”, “europeos” y “oceánicos”, por ejemplo. Una vez más, las diferencias entre estos grupos de población eran menores que las que existían dentro de ellos.

Un artículo de 2003 fue más allá y argumentó que tales agrupaciones eran útiles para la ciencia médica. Significó que se hizo más fácil identificar los factores de riesgo de ciertas enfermedades, como la anemia de células falciformes, que se presenta en tasas más altas entre los afroamericanos.

El problema realmente radica en el hecho de que algunas personas simplemente no saben cómo analizar los datos correctamente, lo que puede llevar a que se abuse de ellos.

Por ejemplo, los “blogueros del genoma” a menudo utilizan una gran cantidad de datos disponibles públicamente para afirmar sus creencias racistas y afirman que la sensibilidad a las “verdades” racistas es solo una corrección política enloquecida. De manera bastante vergonzosa, James Watson, co-descubridor del ADN en 1953, es hoy propenso a hacer amplias generalizaciones raciales sin probarlas científicamente La verdad del asunto es que los datos muestran diferencias entre las poblaciones, pero estas no son tan drásticas como los pretendientes les gusta afirmar.

Obviamente, es un tema extremadamente delicado, pero podemos tener fe en los datos si los informamos correctamente. Solo recuerde: todas las personas merecen el mismo respeto independientemente de las diferencias que se vean en la superficie o que estén enterradas en el genoma humano.


Merece ser compartido:

2 responses to “¿Seguro de tu nacionalidad y raza? Prueba de ADN gratuita para descubrir de dónde eres realmente”