¿Seguro de tu nacionalidad y raza? Prueba de ADN gratuita para descubrir de dónde eres realmente

El turista normalmente no viaja, tan sólo se “traslada” de un lugar a otro, sin experiencia de cambio. Estamos acostumbrados a viajar sin exponernos, sin ofrecernos al embate de lo distinto. Viajamos simplemente para comprobar con nuestros propios ojos, para fotografiar con nuestras propias cámaras, lo que ya vieron nuestros ojos en libros y documentales. Viajamos por fuera. Obviamos por dentro.

Pero viajar abre la mente… y el mundo.

(Para tener encendido el sonido y seguir teniendo los subtítulos en español a la vez, haz clic en el botón de ajustes para activar los subtítulos)

«La felicidad no es una estación a la cual hay que llegar, sino una manera de viajar».

Gracias a una encuesta independiente a 7292 personas de 18 países han averiguado que más de la mitad cree que si la gente viajara más habría menos intolerancia en el mundo. Además el 75 % de los encuestados defiende que viajar les ha dado una visión más positiva acerca de la diversidad y de las diferencias.

Apelando a la psicología, la ética y la filosofía, a una existencia que se acerque lo más posible a una plenitud consistente (viajar bien), debemos tener la capacidad de integrar al menos tres tipos de «vida» en una sola:

• Una vida placentera: esto implica sentirse a gusto y estar en contacto con estímulos o situaciones que produzcan goce y disfrute.

• Una vida gratificante: aquí se desarrollan las fortalezas personales, las virtudes, nuestros talentos naturales. Actuar según aquello para lo que estamos «diseñados», estar en concordancia con lo que pensamos, sentimos y hacemos (coherencia).

• Una vida significativa: es decir, sentirnos partícipes de algo superior que le otorgue un sentido a la propia existencia y que nos comprometa hasta el alma.

Al regresar del viaje, en los días siguientes, es cuando tomamos conciencia del alcance de lo recibido. Y nada tenía que ver con lo esperado, visitado o fotografiado.

La iniciativa ‘letsopenourworld’

Te animamos a que descubras nuevos destinos y que cambies tu forma de viajar siguiendo estos cinco pasos de la iniciativa ‘letsopenourworld’, de Momondo:

1. Baja tu guardia

Viajar implica que debes exponerte a cosas nuevas y diferentes. Abre tu mente e intenta no hacer juicios de valor. Y recuerda, la diferencia es recíproca: tú eres tan diferente para una persona de otra cultura como esa persona lo es para ti.

2. Habla con desconocidos

No solo con el personal del hotel. Un desconocido es simplemente un amigo que aún no has conocido. Y una pregunta trivial puede convertirse en una bonita conversación.

Una foto publicada por DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) el 24 de May de 2016 a la(s) 7:20 PDT

3. ¡Dí sí!

Lo importante es el viaje, no el destino. Decir que sí es la clave para vivir nuevas experiencias. “Sí, me he perdido”. “Sí, me encantaría bailar”. “Sí, puedes sentarte aquí…”

4. Stay curious

Ten el valor de hacer algo por primera vez. Viajar implica derribar barreras, incluso aquellas que te has autoimpuesto.

5. Comparte

Expande tus horizontes enfrentándote al mundo con una mente abierta y anima a que otros también lo hagan. Deja que tus amigos y tu familia descubran la bondad y la belleza del mundo a través de tus ojos.

Qué os parece si aplicamos todos estos consejos, no solo a nuestros viajes, sino también a nuestras vidas, y si lo compartierais en tus viajes con nosotros y el mundo en Instagram y Facebook, para ello puedes usar la etiqueta #LetsOpenOurWorld que está promoviendo esta iniciativa.

Con la iniciativa ‘letsopenourworld’ puedes ganar un kit de prueba de ADN y averiguar todos los países de dónde provienes… Además tendrás la oportunidad de ganar el viaje The DNA Journey: un viaje a todos los países de donde proceden tus genes. Para más información y para saber cómo participar visita letsopenourworld.com (por ahora esta página solo está disponible en inglés).

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!