Por desgracia vivimos en un mundo de desigualdad en el que no toda la gente tiene las mismas oportunidades, algo que podemos observar a diario. La educación para los hijos es fundamental, pero el acceso a ésta varía dependiendo de los recursos económicos disponibles y del contexto social en el que se habita. A pesar del auge que ha habido de la clase media con el desarrollo del estado del bienestar hoy parece que iniciamos un camino hacia la polarización de las clases sociales.

Por desgracia con los años algunas personas pierden las esperanzas de tener acceso a los estudios superiores. Entre varios motivos existe la necesidad de conseguir trabajo que ayude a obtener los ingresos necesarios para llegar a fin de mes. Los trabajos poco cualificados demandan cada vez más tiempo por una baja remuneración lo que restan capacidad de dedicación a los estudios. Y con ello se inicia una espiral que solo logra agudizar aún más la desigualdad.

Esta es la premisa que el diseñador Toby Morris desarrolló con gran agudeza en una tira cómica que muestra la historia de dos niños en situaciones muy diferentes, retratando la situación de desigualdad que vive mucha gente alrededor del mundo.

1-1

2-12

3-14-11
Artículo realizado vía Upsocl


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: