Hermann Hesse fue un escritor y pintor alemán, naturalizado suizo en mayo de 1924, muy prolífico y leído en todo el mundo. En los años setenta, cuando se cumplían cien años de su nacimiento, fue el europeo más leído en Estados Unidos y Japón y sus libros Se tradujeron a más de cuarenta idiomas. Con su obra El juego de los abalorios ganó el Premio Nobel de Literatura en 1946.

Hesse trató en sus obras la búsqueda de un ideal de cultura y de humanidad, a través de la valoración de las facultades humanas y de ideales de personajes que reflejan la humildad, el equilibrio y la paz interior como forma de vida. También escribió artículos defendiendo la causa judía en la Segunda Guerra Mundial e hizo un llamamiento a los intelectuales alemanes a no caer en las polémicas nacionalistas.

Siempre expresó ideas de motivos de autoconocimiento personal, sus palabras nos enseñan una genuina manera de pensar, como se ve en la frase “La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el ensayo de un camino, el boceto de un sendero“. Además, Hesse nunca desechó palabras tiernas como en la frase “La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz”.

Autor muy literario y a la vez muy trabajador, culto y, sobre todo, humanitario con sus palabras. Su obra es profundamente humanista. Autor de frases que llegan directamente al corazón y que no por ser tiernas dejan de ser interesantes: “Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia”.

Las palabras de Hermann Hesse siempre significaron un camino a seguir hacia ti mismo, una búsqueda incesante para llegar a ser tu mismo: “Quería tan solo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mí, ¿por qué me iba a ser tan difícil?”.

Nació en el imperio alemán en 1877 y murió en Suiza en 1962 a los ochenta y cinco años. Hesse dejó tras de sí una gran producción literaria que hoy sigue alentando nuestro espíritu y que ahora recordamos con unas frases que son la viva imagen de su alma sensible, despierta y plenamente humana.

“Cuando buscamos a alguien, buscamos en nuestro entorno algo que está dentro de todos”.

“Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros”.

“Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros”.

“Ninguna persona puede ver y comprender en otros lo que ella misma no ha vivido”.

“Hay quienes se consideran perfectos, pero es solo porque exigen menos de sí mismos”.

“La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros”.

“La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario”.

“No reniego del patriotismo, pero primeramente soy un ser humano, y cuando ambas cosas son incompatibles, siempre le doy la razón al ser humano”.

“Los libros solo tienen valor cuando conducen a la vida y le son útiles”.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: