muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 1

La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso)

Merece ser compartido:

Actualizado el lunes, 3 junio, 2024

La división entre áreas rurales y urbanas en América del Norte, Europa y Asia se ha convertido en una de las fuerzas más desestabilizadoras de nuestra época, afectando tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos. Este fenómeno tiene raíces profundas y multifacéticas que se manifiestan en diversos aspectos sociales, económicos y políticos.

En las áreas urbanas, los trabajadores tienden a estar mejor educados y a tener acceso a una mayor cantidad de oportunidades laborales. Estas oportunidades, a menudo en sectores tecnológicos y de servicios avanzados, permiten a los habitantes de las ciudades disfrutar de un aumento continuo en sus ingresos y de un nivel de vida superior. Este progreso se traduce en una mejor calidad de vida, con acceso a una amplia gama de servicios públicos, educativos, sanitarios y culturales.

Por otro lado, la situación en las áreas rurales es marcadamente diferente. Estas regiones tienden a tener una población más envejecida y con menores niveles educativos. La falta de oportunidades laborales de alta calificación conduce a un estancamiento económico, lo que a su vez provoca una serie de problemas sociales y económicos. La falta de inversión en infraestructura y servicios en estas zonas agrava aún más la situación, creando un ciclo de pobreza y estancamiento difícil de romper.

Este desequilibrio entre lo rural y lo urbano no es solo una cuestión económica. Tiene profundas implicaciones políticas. Las zonas rurales, al sentirse abandonadas y olvidadas, tienden a volverse más susceptibles a discursos populistas y a expresar su frustración a través de elecciones. Este sentimiento de desconexión y abandono ha llevado a resultados electorales sorprendentes e imprevistos, dando lugar a un aumento del populismo y a una creciente polarización política.

Además, esta división pone en tensión a las economías nacionales. La creciente desigualdad entre las áreas urbanas prósperas y las rurales estancadas puede llevar a un menor crecimiento económico global. Las economías necesitan la contribución de todas sus regiones para ser sostenibles y dinámicas. Cuando grandes áreas de un país no pueden contribuir plenamente al crecimiento económico, se limita el potencial de desarrollo y se exacerban las desigualdades.

Por lo tanto, la brecha entre lo rural y lo urbano es mucho más que una simple diferencia geográfica. Es un desafío complejo y multifacético que requiere una atención cuidadosa y una acción coordinada por parte de los responsables políticos. Solo a través de políticas inclusivas y equitativas que aborden las necesidades de todas las regiones se podrá mitigar este desequilibrio y fomentar un crecimiento más armonioso y sostenible.

Los conflictos entre las poblaciones rurales y urbanas están surgiendo en todo el mundo. Las protestas de los chalecos amarillos ( gilet jaunes ) en Francia  comenzaron cuando los trabajadores rurales se vieron obligados a conducir largas distancias para trabajar, no podían pagar un aumento del precio del combustible y, en general, se sintieron frustrados por las políticas que creían que beneficiaban a las élites urbanas a su costa. El FMI advirtió que  una brecha cada vez mayor entre los campesinos rurales y los habitantes urbanos en ascenso en China plantea un grave riesgo para su estabilidad a largo plazo. En los EE. UU., La brecha económica continúa ampliándose: en 1980, el ingreso per cápita de las 10 áreas metropolitanas más ricas era 1,4 veces mayor que el ingreso de las 10 más pobres, en 2014 era 1,7 veces mayor. En 2016, el  35% de los hombres de 25 a 54 años en Flint, Michigan no tenía trabajo; sólo el 5% no lo tenía en Alexandria, Virginia.

La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 2
La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 5

Por que esta pasando

En gran medida, la división entre áreas rurales y urbanas es consecuencia directa de las nuevas tecnologías y la globalización, que están transformando profundamente la economía global. Estos cambios económicos tienden a beneficiar primero a aquellos que son más educados y adaptables, generalmente ubicados en las áreas urbanas.

El avance tecnológico y la globalización han creado un entorno en el que las ciudades se convierten en centros neurálgicos de innovación y crecimiento económico. Las industrias tecnológicas, los servicios financieros, y los sectores de la información y comunicación prosperan en entornos urbanos donde existe una alta concentración de talento y recursos. Las personas con mayor nivel educativo y habilidades adaptativas son capaces de aprovechar las nuevas oportunidades que surgen de estas transformaciones, lo que les permite disfrutar de un aumento significativo en sus ingresos y en su calidad de vida.

Por el contrario, las áreas rurales, que a menudo dependen de industrias tradicionales como la agricultura y la manufactura, enfrentan grandes desafíos para adaptarse a estos cambios. La automatización y la globalización han desplazado muchos empleos en estas industrias, provocando un estancamiento económico en las regiones rurales. La falta de acceso a una educación de calidad y a infraestructuras tecnológicas modernas agrava aún más esta situación, creando una brecha creciente entre lo urbano y lo rural.

Este fenómeno no es nuevo en la historia. Durante la revolución industrial, el rápido avance tecnológico y la concentración de la riqueza también provocaron profundas desigualdades. Las ciudades industriales crecieron rápidamente, creando una gran riqueza para empresarios como los Vanderbilt y los Astor, mientras que una gran parte de la población urbana vivía en condiciones miserables, en lo que se ha descrito como miseria dickensiana. Sin embargo, con el tiempo, surgieron movimientos sociales y políticos que lucharon por mejores condiciones de vida y de trabajo, lo que llevó a reformas significativas.

Hoy en día, estamos presenciando un patrón similar. La creación de riqueza en las áreas urbanas, impulsada por la tecnología y la globalización, está acompañada de crecientes desigualdades. Las regiones rurales sienten los efectos negativos de esta transformación, con una disminución de oportunidades y un aumento de la pobreza relativa. Esta disparidad no solo es económica, sino que también tiene profundas implicaciones sociales y políticas, alimentando el descontento y la polarización.

Para abordar estos desafíos, es crucial que los responsables políticos implementen estrategias que fomenten la inclusión y la equidad. Esto incluye invertir en educación y formación en las áreas rurales, mejorar la infraestructura tecnológica y de transporte, y promover políticas que faciliten la diversificación económica en estas regiones. Solo a través de un enfoque holístico que considere las necesidades de todas las partes de la sociedad se podrá mitigar esta división y construir un futuro más equilibrado y justo para todos.

La desigualdad del siglo XIX finalmente dio paso a una economía más próspera y equitativa debido a los avances en la educación, las políticas redistributivas, los sindicatos y simplemente el ciclo de innovación natural   (pdf) que se desarrolla. La innovación puede aumentar el valor tanto del capital como del trabajo, pero a veces el trabajo no se recompensa de inmediato, ya sea porque el mercado tarda en adaptarse o los trabajadores deben aprender nuevas habilidades. Entre 1880 y 1980, Estados Unidos experimentó una rápida convergencia en los niveles de ingreso per cápita y las ganancias se compartieron de manera más equitativa. Las fábricas se trasladaron de los centros urbanos a lugares más remotos porque necesitaban tierra y mano de obra más baratas y ofrecían prosperidad a las masas.

Estamos viviendo una nueva etapa de innovación que está transformando los mercados desarrollados, cambiando de economías industriales a economías del conocimiento. Este cambio tiene profundas repercusiones en la brecha entre las áreas urbanas y rurales. Los ciudadanos rurales quedan rezagados en gran medida porque la innovación y la creación de riqueza tienden a concentrarse en las ciudades por diversas razones.

En primer lugar, la naturaleza de la economía del conocimiento reduce la importancia del espacio físico. Mientras que las economías industriales requerían grandes extensiones de tierra para fábricas y líneas de producción, la economía del conocimiento necesita menos espacio físico. Una computadora y un escritorio pueden reemplazar enormes fábricas, lo que significa que las empresas ya no tienen la necesidad imperiosa de ubicarse en áreas donde la tierra es barata, generalmente las zonas rurales.

Además, la globalización ha disminuido la demanda de mano de obra manufacturera nacional. Las empresas pueden externalizar la producción a países donde los costos laborales son más bajos, dejando a las áreas rurales, que solían depender de estos trabajos, sin empleo ni oportunidades de crecimiento económico. Este desplazamiento laboral ha exacerbado las disparidades económicas entre las regiones urbanas y rurales.

La tecnología moderna favorece a las personas educadas, quienes prefieren vivir y trabajar en ciudades grandes. Anteriormente, aquellos que buscaban ascender social y económicamente podían mudarse a una ciudad para recibir educación, trabajar durante algunos años y luego trasladarse a una ciudad más pequeña o un suburbio. Sin embargo, ahora es más probable que permanezcan en las grandes ciudades y formen sus familias allí. Este fenómeno ha sido descrito por el teórico de estudios urbanos Richard Florida, quien se refiere a los habitantes urbanos como la «clase creativa«. Estos individuos son atraídos a las ciudades por las oportunidades que estas ofrecen: empleo, cultura, redes sociales y educativas, y un entorno vibrante y dinámico.

La tecnología actual también demanda un constante reaprendizaje y actualización de habilidades. Las grandes ciudades proporcionan el entorno perfecto para este aprendizaje continuo, con acceso a centros educativos, conferencias, talleres y una red de contactos profesionales que facilitan la adquisición de nuevas habilidades y el acceso a oportunidades laborales. Las personas educadas se benefician de estar en estos clústeres creativos, donde la innovación y el intercambio de ideas están en constante flujo.

Para atraer a los mejores talentos, las empresas más innovadoras y rentables se ubican en estos clústeres creativos. Ciudades como San Francisco, Nueva York, Londres y Tokio se han convertido en epicentros de innovación y desarrollo, atrayendo a la «clase creativa» y perpetuando el ciclo de crecimiento y prosperidad urbana. Esto deja a las áreas rurales en una posición desventajosa, ya que no pueden ofrecer el mismo nivel de oportunidades y recursos que las grandes ciudades.

La transición hacia una economía del conocimiento está profundizando la brecha entre las áreas urbanas y rurales. Las innovaciones y la creación de riqueza se concentran en las ciudades, impulsadas por la tecnología, la globalización y la necesidad de redes educativas y profesionales robustas. Esta dinámica favorece a los educados y a aquellos que pueden adaptarse rápidamente a los cambios, mientras que las áreas rurales luchan por mantenerse al día y ofrecer las mismas oportunidades. Para mitigar esta disparidad, será necesario que los responsables políticos implementen estrategias que promuevan el desarrollo rural, la educación y la infraestructura tecnológica en estas áreas, fomentando así un crecimiento más equitativo y sostenible.

La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 3
La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 6

Por qué es importante para la economía

Las personas que viven y trabajan en las ciudades están cosechando los beneficios de la globalización y la innovación, mientras que los trabajadores menos calificados en las áreas rurales están quedando rezagados. Esta situación endurece las divisiones económicas y sociales entre lo urbano y lo rural.

En las ciudades, la concentración de recursos y oportunidades es notable. Las urbes ofrecen mejores sistemas educativos, desde escuelas primarias hasta universidades de prestigio, que proporcionan a sus residentes una ventaja significativa en términos de educación y desarrollo personal. Además, las ciudades son centros de innovación tecnológica y empresarial, lo que facilita el acceso a empleos bien remunerados y la posibilidad de ascender profesionalmente. Estas oportunidades están respaldadas por redes sociales y profesionales sólidas, que a menudo se traducen en mejores conexiones y oportunidades laborales para sus residentes.

Por el contrario, en las áreas rurales, la situación es considerablemente diferente. Los sistemas educativos en estas regiones suelen estar menos financiados y tener menos recursos, lo que limita las oportunidades de los niños desde una edad temprana. La falta de acceso a una educación de calidad dificulta el desarrollo de habilidades que son cruciales en la economía del conocimiento actual. Esto significa que, desde su nacimiento, los niños de los condados rurales tienen menos posibilidades de alcanzar una movilidad económica ascendente.

Esta desigualdad en la educación y las oportunidades laborales socava la movilidad económica intergeneracional. Los jóvenes de las áreas rurales, aunque talentosos, tienen menos posibilidades de alcanzar el mismo nivel de éxito que sus contrapartes urbanas simplemente debido a las circunstancias de su lugar de nacimiento. Esta disparidad fomenta el resentimiento y la división, ya que las comunidades rurales se sienten cada vez más marginadas y olvidadas por un sistema que parece favorecer a las áreas urbanas.

El resentimiento que surge de esta situación tiene implicaciones profundas. No solo alimenta la polarización política, sino que también puede llevar a un rechazo de las políticas de globalización y tecnológicas que benefician principalmente a las ciudades. Este descontento puede manifestarse en el apoyo a movimientos populistas y en resultados electorales inesperados, ya que las comunidades rurales buscan desesperadamente soluciones a sus problemas y sienten que las élites urbanas no comprenden ni representan sus intereses.

Para abordar estas divisiones, es crucial que se implementen políticas inclusivas que promuevan el desarrollo equilibrado. Es necesario invertir en la mejora de los sistemas educativos rurales, proporcionar acceso a tecnologías avanzadas y fomentar el desarrollo económico en estas áreas. Además, se deben crear programas que faciliten la movilidad geográfica y profesional, permitiendo que los talentos rurales tengan las mismas oportunidades de éxito que los urbanos.

La brecha entre lo urbano y lo rural, exacerbada por la globalización y la innovación, está creando profundas divisiones económicas y sociales. Las ciudades, con sus mejores recursos y conexiones, están dejando atrás a las áreas rurales, socavando la movilidad económica y fomentando el resentimiento. Abordar esta disparidad requiere un esfuerzo concertado y políticas inclusivas que garanticen que todos los ciudadanos, independientemente de su lugar de nacimiento, tengan la oportunidad de prosperar en la economía moderna.

Simplemente mudarse a la ciudad no es suficiente para compartir la riqueza; la educación también es necesaria. Esto explica en parte una nueva investigación del economista David Autor que sugiere que los trabajos de habilidades intermedias, como el trabajo administrativo y de oficina, están desapareciendo en las ciudades para los estadounidenses sin educación. Una vez, una mujer con solo un título de secundaria pudo mudarse a la ciudad y ganarse la vida trabajando como secretaria. Ahora esos trabajos están desapareciendo debido a la automatización y la subcontratación. Con solo trabajos de bajos salarios disponibles, tiene más sentido para ella permanecer en un condado rural, donde ganará un salario similar pero pagará un alquiler más bajo.

El impacto de la división económica entre áreas urbanas y rurales ya se manifiesta claramente en el ámbito político. Ejemplos notables incluyen la elección del presidente estadounidense Donald Trump, la votación del Reino Unido sobre el Brexit y los disturbios en Francia. Estos eventos ilustran cómo los votantes rurales tienden a apoyar a políticos que perciben como representantes de sus necesidades, en contraposición a las preferencias de los urbanitas educados.

Los políticos que reciben el apoyo rural suelen adoptar posiciones y políticas que son vistas con desdén por las élites urbanas. Este contraste no solo refleja diferencias en prioridades y valores, sino que también profundiza la polarización. Los urbanitas educados a menudo ven las políticas populistas como regresivas o perjudiciales, mientras que los residentes rurales sienten que estas políticas finalmente abordan sus preocupaciones largamente ignoradas. Esta tensión exacerba las divisiones sociales y políticas.

La inestabilidad política resultante tiene consecuencias significativas para la economía. La incertidumbre política puede desalentar la inversión y frenar el crecimiento económico. Las políticas económicas populistas, como restricciones al comercio o impuestos punitivos a las empresas, pueden tener efectos adversos a largo plazo. Estas medidas, aunque a veces populares entre ciertos grupos de votantes, pueden dañar la competitividad económica y obstaculizar la prosperidad general.

El resentimiento de clase también juega un papel crucial en esta dinámica. La percepción de injusticia económica y social puede socavar la disposición de la población a aceptar políticas de redistribución. En un entorno de creciente resentimiento, las políticas que buscan redistribuir la riqueza pueden ser vistas con sospecha y resistencia, perpetuando un círculo vicioso en el que los pobres siguen siendo pobres.

La división económica entre áreas urbanas y rurales tiene profundas repercusiones políticas y económicas. La creciente polarización, impulsada por la disparidad en oportunidades y recursos, no solo afecta la cohesión social, sino que también introduce una inestabilidad política que es perjudicial para la economía. Las políticas populistas, aunque a menudo bien intencionadas, pueden resultar dañinas si no se manejan adecuadamente, y el resentimiento de clase puede dificultar la implementación de medidas redistributivas necesarias para abordar las desigualdades subyacentes. Para mitigar estos efectos, es esencial desarrollar estrategias inclusivas que aborden las necesidades de ambas comunidades y promuevan un crecimiento económico equitativo y sostenible.

La división puede ser particularmente dañina para una China aún emergente, lo que lleva a una inversión insuficiente en educación e infraestructura en las áreas rurales o causa una inestabilidad que amenaza las reformas para liberalizar la economía y la sociedad.

Las amenazas económicas directas derivadas de la división entre áreas urbanas y rurales son múltiples y significativas. La desigualdad no solo es una cuestión de justicia social, sino también de eficiencia económica. Cuando grandes segmentos de la población, especialmente en zonas rurales, quedan desatendidos y subutilizados, se pierde un potencial humano y económico valioso. La falta de educación y oportunidades en estas áreas significa que muchas personas no pueden contribuir plenamente al crecimiento y desarrollo económico.

Consideremos el ejemplo de Steve Jobs, quien nació en el Área de la Bahía, una región con abundantes recursos educativos y oportunidades tecnológicas. Si alguien con el mismo talento y potencial naciera en una zona rural de Arkansas, sus posibilidades de alcanzar un éxito similar serían considerablemente menores debido a la falta de acceso a recursos comparables. Este es un claro ejemplo de cómo la desigualdad puede limitar el desarrollo de talento y la innovación, desperdiciando recursos humanos que podrían ser cruciales para el progreso económico.

Históricamente, las sociedades han logrado superar las divisiones creadas por la industrialización a través de una combinación de políticas públicas y soluciones de mercado. La creación del estado de bienestar, la mejora en el acceso a la educación y las reformas laborales fueron fundamentales para mitigar las disparidades y fomentar una mayor cohesión social. Estos esfuerzos permitieron que más personas participaran en la economía de manera significativa, promoviendo un crecimiento más inclusivo y sostenido.

De manera similar, para abordar las divisiones actuales en la economía tecnológica, se necesitará una serie de políticas y enfoques integrales. Esto incluye invertir en infraestructura tecnológica en áreas rurales, mejorar la calidad y el acceso a la educación, y desarrollar políticas que incentiven el crecimiento económico en estas regiones. La implementación de programas de capacitación y reciclaje profesional puede ayudar a preparar a los trabajadores rurales para las demandas de la economía moderna, permitiéndoles competir y contribuir de manera efectiva.

Sin embargo, el proceso de alcanzar un nuevo equilibrio será inevitablemente doloroso y desafiante. Las transformaciones económicas de gran escala suelen venir acompañadas de dislocaciones sociales y económicas que requieren tiempo y esfuerzo para ser gestionadas. La resistencia al cambio, las barreras estructurales y las políticas inadecuadas pueden agravar el problema si no se abordan de manera proactiva y coordinada.

La desigualdad entre áreas urbanas y rurales no solo es una cuestión de justicia, sino también de eficiencia económica. Aprovechar el potencial de todas las personas, independientemente de su lugar de nacimiento, es crucial para el desarrollo sostenible. Aprender de las lecciones del pasado y aplicar una combinación de políticas inclusivas y soluciones de mercado será esencial para mitigar las divisiones actuales y fomentar un crecimiento económico más equilibrado y equitativo en la era tecnológica.

El capitalismo de las grandes ciudades compra nuestro camino de regreso a la tranquila vida rural

La aspiración de tener una bonita casa en el campo es un sueño que muchos comparten: un lugar pequeño en Norfolk o Maine, con unos pocos acres de tierra, una antigua granja renovada con esmero y tal vez algunos paneles solares en el techo. Este estilo de vida combina lo mejor de ambos mundos: la tranquilidad y la conexión con la naturaleza del entorno rural, junto con las comodidades modernas y la tecnología que permiten trabajar remotamente, cultivando tus propias verduras en el jardín y usando Internet para videoconferencias. Es una vuelta a la tierra, pero con todas las ventajas de la vida urbana.

Sin embargo, este estilo de vida idílico no es accesible para todos. Salir del capitalismo industrial occidental y adoptar una vida más sencilla puede resultar muy costoso. En Gran Bretaña, por ejemplo, el costo de comprar una propiedad rural bien acondicionada y equiparla adecuadamente puede superar fácilmente las £300,000 (USD $380,000). A esto se suman los gastos anuales de mantenimiento, que pueden oscilar entre £20,000 y £50,000, lo que significa que lograr esta vida rural ideal puede requerir una inversión cercana al medio millón de libras.

Esta situación refleja una paradoja profunda. Para muchos, la vida urbana es vista como una etapa necesaria para alcanzar eventualmente una existencia rural más tranquila. La ciudad es donde se gana el dinero necesario para poder retirarse al campo. La vida rural sencilla se convierte en el objetivo final del viaje capitalista, una recompensa después de 30 o 40 años de trabajo exitoso.

Sin embargo, esta aspiración de volver al campo y vivir de manera sencilla encierra una contradicción: deseamos pagar para vivir en una forma de vida que los constructores originales de nuestras casas de campo de ensueño intentaban abandonar. Ellos buscaban escapar de la pobreza y las dificultades asociadas con la vida rural, mientras que nosotros, con nuestros recursos y comodidades modernas, tratamos de recrear ese estilo de vida, pero a un costo elevado. En esencia, estamos dispuestos a gastar grandes sumas de dinero para alcanzar una versión idealizada de la pobreza de la que otros huyeron.

Esta paradoja subraya la complejidad de nuestras aspiraciones contemporáneas y la forma en que el capitalismo moldea nuestros deseos. Queremos escapar de las presiones y el ritmo frenético de la vida urbana, pero para hacerlo, necesitamos los recursos que solo la vida urbana puede proporcionar. Esta dicotomía refleja un anhelo profundo de reconectar con una forma de vida más auténtica y sencilla, pero también pone de relieve las barreras económicas que existen para muchos en la búsqueda de este ideal.

En última instancia, la aspiración de una vida rural sencilla no solo es un reflejo de un deseo de escapar del estrés urbano, sino también una manifestación de nuestras complejas relaciones con la economía y el medio ambiente. Lograr este equilibrio requiere no solo recursos económicos, sino también un replanteamiento de nuestras prioridades y una reconexión con los valores fundamentales que buscamos en la vida.

Eso fue la Inglaterra de 1600. La América del Sur, la India, partes de China y la mayor parte de África de hoy en día tienen esencialmente el mismo nicho de estilo de vida que tenía la mayor parte de Gran Bretaña en la era isabelina. Su nivel de vida es muy bajo. Su agua está sucia . Los fuegos abiertos en los que cocinan emiten mucho humo, por lo que todos fuman el equivalente a 20 cigarrillos al día . Hay todo tipo de enfermedades terribles que reducen la esperanza de vida , y entre uno de cada cinco y uno de cada 20 niños morirá antes de los cinco años .

La vida rural no tiene por qué estar confinada a la idealización de una casa de campo costosa y una vida de semi-retiro que muchos en Occidente aspiran alcanzar. En el siglo XXI, es probable que veamos una transformación significativa en las zonas rurales de África, India y América del Sur, donde los aldeanos podrían superar las etapas intermedias de urbanización y desarrollo industrial que Occidente experimentó. En lugar de aspirar a emigrar a las ciudades en busca de mejores oportunidades económicas, los agricultores rurales del mundo en desarrollo podrían quedarse en sus comunidades, disfrutando de versiones distribuidas, locales y de bajo costo de todas las comodidades críticas que necesitan.

Comience con un edificio, como una choza de barro o de paja. Pon un revestimiento barato y resistente al agua en el exterior y algunos paneles solares en el techo, lo suficiente para cargar tu teléfono celular. Gracias a los filtros de agua baratos , puede comprarlos por aproximadamente 30 libras ahora , también tendrá agua potable limpia. Hay algunos diseños geniales de un equipo inglés llamado Safe Water Trust que son incluso más baratos y durarán más o menos para siempre en el contexto típico de una aldea.

Con su teléfono cargado, podrá acceder a Internet; Las zonas rurales están cada vez más equipadas con conexiones 3G, 4G o, próximamente, 5G . Por lo tanto, sus hijos podrán obtener una educación de su tableta, que ahora puede costar tan solo $ 35, y esos paneles solares en el techo pueden mantenerla funcionando. También puede ganar algo de dinero, como hacer un poco de trabajo de traducción para su primo que vive en Nueva York, o algún desarrollo web para la puesta en marcha de su excolega. Todavía está cultivando sus verduras en la parte posterior, pero ahora puede buscar enfermedades de los cultivos, y existe esta cosa llamada permacultura en la que también está tomando un curso en línea.

Los seres humanos necesitan explorar este modo de vida si queremos seguir catapultándonos por este camino materialista. Cuando terminamos con una población mundial de 9 mil millones, donde todos tienen dos autos y una casa de cuatro dormitorios, no hay otra forma de arreglar las piezas. No hay suficiente metal en la tierra , mucho menos dinero.

Es cierto que la desigualdad económica es una realidad persistente en nuestro mundo, pero eso no significa necesariamente que estemos atrapados en un callejón sin salida. Es posible imaginar un futuro donde la desigualdad coexista con niveles de vida dignos y satisfactorios para las comunidades rurales en todo el mundo.

Estas comunidades rurales pueden desarrollar sistemas de agricultura campesina autosuficiente, aprovechar la educación a través de Internet y disfrutar de un nivel de vida que, aunque pueda no ser tan lujoso como el de las élites urbanas, proporciona un estándar de vida digno y satisfactorio. Este enfoque de vida rural se basará en la simplicidad, la autosuficiencia y la sostenibilidad, en contraposición a la abundancia materialista y el consumismo desenfrenado que a menudo se asocia con el desarrollo urbano.

En este modelo de vida rural, la tecnología desempeñará un papel fundamental. En lugar de depender de vehículos costosos y contaminantes, como los Land Rovers, las comunidades rurales podrían optar por medios de transporte más sostenibles, como las bicicletas. En lugar de generadores diésel ruidosos y contaminantes, podrían utilizar paneles solares y otras fuentes de energía renovable para satisfacer sus necesidades energéticas. Y en lugar de depender de maquinaria agrícola costosa y compleja, podrían adoptar métodos agrícolas tradicionales y tecnologías apropiadas que minimicen su huella ambiental y promuevan la autosuficiencia alimentaria.

Este enfoque de vida rural no se trata de vivir en la pobreza abyecta, sino de encontrar un equilibrio entre la comodidad material y la conexión con la naturaleza y la comunidad. Si las comunidades rurales pueden lograr un nivel de vida que satisfaga las necesidades básicas y promueva el bienestar humano y ambiental, entonces la noción de migración rural-urbana-y-luego-de-regreso a lo rural podría dejar de ser un callejón sin salida y convertirse en un camino hacia un futuro más equitativo, sostenible y satisfactorio para todos.

La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 4
La brecha rural-urbana se está ampliando (y es peligroso) 7

Merece ser compartido: