El dilema del tranvía aplicado a una popular serie, ¿qué harías tú?

Sense8 no se trata solo de filosofía y psicología, también de ética. El desconcertante primer capítulo de esta serie también se atreve a plantearnos un gran dilema ético del que todos somos partícipes como sociedad. Cuando el policía Will Gorsky llega al hospital con un niño perteneciente a una banda criminal de barrio al que han disparado en un tiroteo, la responsable le advierte que no atienden de urgencias este tipo de casos, que son las reglas del hospital. En estas dos frases podríamos resumir la acolorada discusión:

– ¿Qué tipo de reglas dejan morir a un niño? – Will Gorsky

– Estábamos gastando muchos recursos en tiroteos, no podíamos hacernos cargo de los demás pacientes que necesitaban ayuda. Somos un hospital mejor desde que dejamos de coger chicos como él. – Responsable del hospital

El hecho de que la escena se produzca en Chicago tampoco es causal: es la ciudad de Estados Unidos donde más asesinatos se cometen. La política del hospital para hacer frente a la saturación de urgencias, es no atender casos de tiroteos entre bandas y poder atender a ciudadanos “de bien” que no están implicados en ellas. Pero Will finalmente consigue convencerla, el cirujano atiende al chico y antes de se marche, la responsable del hospital le pregunta a Will:

“¿Puedo hacerte una pregunta personal? Si vive y mata a alguien, pongamos un policía, ¿cómo te sentirías por ello?”

Will no llega a contestar y los guionistas nos dejan pensando: ¿qué respuesta daría Will? ¿qué respuesta daría yo ante un dilema así? Porque Sense8 lanza muchas respuestas, pero nos invita sobre todo, a hacernos muchas preguntas.

Seguramente, todos empaticemos en un primer momento con la decisión de Will pero después, la pregunta nos hace dudar o al menos, plantearnos un dilema ético similar al dilema del tranvía.

Os contamos qué significa el dilema del tranvía:

Hay un tren que se acerca a gran velocidad y fuera de control. A cien metros de esa misma vía se encuentran cinco personas atadas por un asesino en serie y sin posibilidad de escapar. Pero tú estás ahí, contemplando la escena un lado de la vía. No te da tiempo a desatarlos pero tienes la posibilidad de accionar una palanca que cambia la dirección del tren a una vía paralela. Si la accionas y cambias al tren de vía y salvas a las 5 personas atadas, pero el problema es que en esa otra vía hay una persona que moriría atropellada por este tren. El dilema parece sencillo, la muerte de cinco personas frente a la muerte de una persona.

Casi todo el mundo apuesta por pulsar esa palanca. Sin embargo, después plantean una variante en la que estás sobre un puente contemplando la escena junto a un hombre muy muy robusto. Si lanzas a este hombre a las vías, el tren se descarrilaría y salvarías la vida de esas cinco personas. Aunque el resultado es el mismo, una vida por salvar a cinco, en esta ocasión la mayor parte de la gente entrevistada no lanzaría a esa persona.

¿Qué harías tú en el caso A? Acción indirecta

 

¿Qué harías tú en el caso B? Acción directa

 

Estamos ante un experimento mental que inició e ideó la filósofa británica Philippa Foot y adaptado posteriormente por Judith Jarvis Thomson en 1985. La corriente de estudio defiende que la moral surge de rasgos internos de la persona, las virtudes, en contraposición a la posición de aquellos que dicen que la moral surge de reglas o que depende del resultado del acto. Foot es especialmente crítica con el consecuencialismo, es decir, que dice que el fin justifica los medios.

Philippa ideó el dilema del tren para dar forma a ese dilema. Una fórmula en la que planteaba: ¿puede justificarse matar a una persona para salvar a otras? ¿puede justificarse la muerte de ese chico para salvar la vida futura de policías? Navega con libertad por tus propias respuestas y compártelas con otros lectores del libro.

Los dilemas morales de Santo Tomás de Aquino

¿Qué opinaría sobre este dilema moral Santo Tomás de Aquino (al que en Nomi Marks hará referencia en próximos capítulos)? El defendía la doctrina del doble efecto y da importancia a la intención. Es decir, sería ético el escenario A porque la acción de pulsar la palanca es positiva aunque tenga consecuencias negativas (daños colaterales). Mientras que el escenario B no es ético porque la acción de arrojar al hombre es negativa aunque tenga consecuencias positivas.

Esta doctrina se aplica hoy en día en muchas de las leyes que depende de la ética. Por ejemplo, en determinadas circunstancias un médico puede administrar medicación para reducir el dolor a una persona que está muriendo, a pesar de que esta medicación pueda acelerar su muerte. Pero lo que no puede hacer es inyectarle morfina con el objetivo de matarle.

Como vemos, Sense8 empieza muy fuerte y no se detendrá en esta intensidad hasta su exigido y aclamado Capítulo Final: Amor Vincit Omnia.

Manual Práctico de consulta lleno de los aprendizajes de la serie conectándolo con noticias de actualidad, con otros autores, con avances en psicología, sociología, arte, religión… y todo aquello que nos emocionó, inquietó e inspiró de Sense8.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!