muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 1

La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos

Merece ser compartido:

Dr. Kai-Fu Lee es el Presidente y CEO de Sinovation Ventures, una destacada firma de capital de riesgo que gestiona 2 mil millones de dólares y se enfoca en empresas tecnológicas chinas de última generación. Anteriormente fue Presidente de Google China y ocupó cargos ejecutivos en Microsoft, SGI y Apple. Obtuvo su título de grado en Ciencias de la Computación en la Universidad de Columbia y un doctorado en la Universidad Carnegie Mellon, además de recibir doctorados honorarios de ambas universidades. Dr. Lee es conocido por sus logros pioneros en inteligencia artificial, incluyendo programas para juegos que derrotaron a campeones mundiales y sistemas de reconocimiento de voz a gran escala. Fundó Microsoft Research China, ahora conocido como Microsoft Research Asia, y ha publicado patentes y numerosos artículos científicos. Su libro “AI Superpowers” explora el liderazgo en inteligencia artificial entre Estados Unidos y China, así como los impactos sociales de la revolución tecnológica AI.

La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 2
La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 5

Esto nos explica sobre la IA:

En marzo de 2016, los algoritmos de aprendizaje profundo de AlphaGo destronaron sin piedad al mejor jugador de Go de la humanidad . El mundo entero se estremeció al saber que la misma tecnología de inteligencia artificial devoradora de empleos llegaría pronto a una oficina cercana a todos.

La historia revela cómo la civilización ha absorbido impactos económicos impulsados por la tecnología en el pasado, como la transición de cientos de millones de agricultores a trabajadores industriales durante los siglos XIX y XX. Sin embargo, estos cambios estructurales no han sido tan rápidos como la transformación actual que la inteligencia artificial está generando en nuestro entorno laboral. Según las tendencias actuales de avance y adopción tecnológica, se estima que en los próximos 15 años, la IA podría potencialmente reemplazar entre el 40% y el 50% de los empleos en Estados Unidos. Aunque las pérdidas de empleo reales podrían demorarse una década más en materializarse, la disrupción en los mercados laborales será considerable, real e inminente.

A medida que este nuevo orden mundial se consolida, surge una pregunta aún más profunda: ¿qué significará ser humano cuando las máquinas puedan realizar todo lo que nosotros podemos?

La verdadera amenaza subyacente de la automatización radica en la agitación social masiva, el malestar público y el colapso político, exacerbados por el desempleo generalizado y una creciente desigualdad. Este tumulto en los mercados laborales y en nuestras sociedades se desenvuelve en un contexto de crisis mucho más personal y humana: una crisis de identidad y una pérdida psicológica de nuestro sentido de propósito.

Ya estamos viendo evidencia de esto. Según un estudio de Gallup , el 20% de los estadounidenses que han estado desempleados durante más de un año han recibido tratamiento para la depresión. El Centro para el Control de Enfermedades también ha calificado la tasa de desempleo entre los adultos emergentes como un “ problema de salud pública ” después de descubrir que las personas desempleadas de entre 18 y 25 años tenían tres veces más probabilidades de tener depresión que sus contrapartes empleadas.

Durante siglos, la humanidad ha dedicado sus días al trabajo, cambiando su tiempo y esfuerzo por dinero, refugio y comida. Se han construido sistemas de creencias y valores culturales en torno a este intercambio, y muchos han sido condicionados a encontrar su autoestima en las labores diarias. Personalmente, admito haber sido una víctima voluntaria de este lavado de cerebro adicto al trabajo.

En la mañana del 16 de diciembre de 1991, me encontraba a punto de convertirme en padre por primera vez. Mi esposa estaba inmersa en un agotador turno de trabajo de 12 horas y yo la acompañaba, aunque con la mirada fija ansiosamente en mi reloj. Sabía algo que ella desconocía: si nuestro primer bebé no llegaba en la próxima hora, tenía planeado dejarla y correr de vuelta a Apple para realizar una presentación sobre inteligencia artificial ante el CEO de la compañía. Afortunadamente, mi hija Jennifer nació al mediodía. Creo sinceramente que la verdadera ventaja humana sobre la IA reside en la creatividad y la compasión que podemos ofrecer.

Durante mucho tiempo, coloqué mi ética laboral por encima del amor hacia mi familia. Sin embargo, mi obsesión por el trabajo llegó a un abrupto final hace cinco años, cuando me diagnosticaron linfoma en etapa cuatro. De repente, me vi confrontado con la posibilidad real de tener solo unos meses de vida.

Durante aquel período de máxima incertidumbre, reflexioné profundamente. Me di cuenta de lo absurdo que era basar completamente mi autoestima en los logros laborales. Había descuidado a mi familia: mi padre había fallecido, mi madre sufría de demencia y ya no me reconocía, y mis hijas habían crecido sin que yo me diera cuenta.

Uno de los libros que leí durante mi enfermedad fue The Top Five Regrets of the Dying de Bronnie Ware , que trata sobre los arrepentimientos de las personas en su lecho de muerte. Descubrió que nadie deseaba haber trabajado más duro o haber pasado más tiempo en la oficina o acumulado más posesiones. El mayor deseo de las personas era haber pasado más tiempo compartiendo el amor con sus seres queridos.

Esa crisis me llevó a un lugar muy oscuro, uno que desafió mis suposiciones más profundas sobre lo que importa en la vida. Pero fue ese proceso, y ese dolor, lo que me abrió los ojos a un final alternativo de la historia de la relación de los seres humanos con la inteligencia artificial. Me di cuenta de que los desafíos de la IA son trascendentales, pero no insuperables.

Debemos aceptar que la IA nos vencerá en hacer todo tipo de tareas repetitivas. Pero estas tareas no son las que nos hacen humanos. Lo que nos hace humanos es la capacidad de amar.

En el libro AI Superpowers, planteé un argumento que puede parecer contradictorio para algunos: que la ventaja humana sobre la inteligencia artificial es la creatividad y la compasión. La IA puede reemplazar los trabajos de rutina, pero nunca podrá reemplazar los trabajos compasivos. A continuación se muestra una lista de cómo se verá este nuevo desglose:

La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 3
La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 6

Puede ser escéptico: ¿Realmente necesitamos tantos trabajos de “servicio”? Pero en el mundo posterior a la IA, surgirá una creciente necesidad de trabajadores sociales para ayudar a las personas durante la transición. También habrá una demanda creciente de cuidadores compasivos que utilicen la inteligencia artificial para diagnósticos y tratamientos médicos, pero que cubran el frío funcionamiento de los datos con la calidez del amor humano. Además, requeriremos diez veces más maestros para guiar a los niños hacia un futuro próspero (de hecho, también los necesitamos en el mundo actual). Con la abundancia de recursos creada en la era de la IA, surgirán nuevas carreras centradas en trabajos humanistas basados en el amor, como el cuidado de nuestros mayores y la educación en el hogar para nuestros hijos.

La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 4
La automatización nos obligará a darnos cuenta de que no nos define lo que hacemos 7

Además de simplemente reemplazar nuestra fuerza laboral, la IA promete expandirla y enriquecerla. El siguiente esquema ilustra las cuatro maneras en que nuestros trabajos se integrarán con la IA:

En primer lugar, la IA se encargará de las tareas repetitivas y rutinarias que consumen tiempo y recursos, liberando a los humanos para concentrarse en actividades más creativas y estratégicas. Esto no solo aumentará la eficiencia, sino que también permitirá a los empleados desarrollar habilidades de alto valor agregado que son esenciales en una economía impulsada por la innovación.

En segundo lugar, las herramientas de inteligencia artificial colaborarán con científicos, artistas y otros profesionales creativos para ampliar sus capacidades y explorar nuevos horizontes. Por ejemplo, en la investigación científica, la IA puede analizar grandes volúmenes de datos para identificar patrones complejos que los humanos podrían pasar por alto, acelerando así el proceso de descubrimiento y mejorando la precisión de los resultados.

En tercer lugar, en roles que requieren compasión y empatía, como la atención médica y el cuidado de personas mayores, la IA puede manejar el análisis de datos y la gestión de información compleja, permitiendo a los profesionales humanos dedicar más tiempo a interactuar directamente con los pacientes y ofrecer un apoyo emocional crucial. Esto crea una combinación poderosa de habilidades técnicas y humanas que mejora la calidad de vida y la atención al paciente.

Finalmente, habrá roles donde los humanos destacarán sin la intervención directa de la IA, aprovechando habilidades únicas como la intuición, el juicio ético y la creatividad que son difíciles de replicar por la tecnología. Ejemplos incluyen la toma de decisiones estratégicas, el liderazgo inspirador y la resolución de problemas éticos y morales complejos.

La integración de la IA en el lugar de trabajo no solo cambiará la naturaleza de muchos empleos existentes, sino que también abrirá nuevas oportunidades para que los humanos se concentren en lo que mejor saben hacer: innovar, crear y conectar de manera significativa con otros. Esta evolución hacia una fuerza laboral más colaborativa y diversificada resalta la importancia de cultivar tanto las habilidades técnicas como las humanísticas en el futuro del trabajo. La IA, lejos de reducir nuestra humanidad, tiene el potencial de elevarla al permitirnos centrarnos en lo que nos hace únicos: nuestra capacidad de pensar críticamente, mostrar empatía y resolver problemas complejos de manera creativa.


Merece ser compartido: