muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 1

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad

Merece ser compartido:

Actualizado el sábado, 4 febrero, 2023

Las empresas de todo el mundo están empezando a reconocer la importancia del descanso y el ocio para la productividad de sus empleados. Los estudios han demostrado que cuando a los empleados se les da más tiempo para el descanso y las actividades de ocio, son más productivos en el lugar de trabajo. Empresas como Google, Microsoft y Apple han implementado políticas para garantizar que sus empleados tengan suficiente tiempo para descansar y divertirse. Estas políticas incluyen horarios de trabajo flexibles, vacaciones pagadas y otros incentivos. Al alentar a sus empleados a tomar descansos del trabajo, las empresas líderes han descubierto que esto ha resultado en una mayor productividad y en una mejora de la moral de su personal.

Cuando se aborda el tema de las empresas que dejan descansar a sus empleados y que enfocan de manera innovadora el uso del tiempo se suele acudir al ejemplo de Silicon Valley, la famosa región californiana donde están las sedes de algunas de las multinacionales más exitosas del mundo. Efectivamente son empresas del sector tecnológico como Google, Apple o Facebook las que mejor representan ese ánimo de hacer las cosas de manera diferente.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 2
Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 10

Oficinas modelo Silicon Valley

El ya conocido como modelo Silicon Valley plantea para los empleados el reforzamiento de dimensiones no materiales como el optimismo, las ganas de aprender o la aceptación del fracaso. Dentro de esta nueva cultura empresarial encontramos otra cualidad: la flexibilidad. Además de tener altas capacidades técnicas y de controlar la dimensión personal y de las emociones, los trabajadores de estas empresas cuentan con algo más: son dueños de su tiempo y tienen alternativas al puro trabajo dentro de la propia oficina.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 3
Oficinas de Facebook en Boston con un espacio común de descanso

Pero, ¿en qué consiste exactamente una empresa flexible? Se podría decir que es lo contrario a la empresa tradicional en la que los empleados tienen horarios fijos y tareas que hacer. El modelo de empresa flexible apuesta por dar libertad a los trabajadores y potenciar sus capacidades creativas y su productividad a través del uso del tiempo libre y de actividades de ocio. Todo ello, en el lugar de trabajo. Un ejemplo lo tenemos en Google, que trata de impregnar con esta lógica todas sus oficinas a lo largo y ancho del mundo, no solo en Silicon Valley.

Algunas de las políticas que ponen en marcha las empresas punteras consisten en la libertad para que los empleados organicen su tiempo, dar ayudas para fomentar el uso de transporte público a la hora de ir al trabajo, facilitar espacios de descanso en las oficinas, proporcionar un horario flexible que pueda ajustarse a la vida privada de los trabajadores, etc. Y esto no se hace únicamente por el bien de los empleados, sino por el de la productividad. Las empresas gastan mucho dinero en investigación social y recursos humanos para asegurarse de que las políticas que implementan les reportarán beneficios y no pérdidas.

Los analistas coinciden en que la improductividad se puede reducir, aunque parezca irónico, gestionando los «momentos de esparcimiento» y de descanso. Asignando a cada trabajador un tiempo determinado de ocio y de desconexión es más fácil que en las horas de trabajo se concentre más. Es una manera de acotar los distintos tipos de tiempo. Además, en esa gestión participa el propio empleado, decidiendo qué cantidad de tiempo empleará para el trabajo y para el descanso. Lo importante no es si trabaja poco o descansa demasiado, lo importante es que no decaiga su productividad.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 4
Oficinas de Yahoo en San Francisco, con espacios individuales para el descanso

Hay incluso empresas como Nike que animan a sus empleados a echarse una siesta durante su jornada laboral, una práctica que ayuda a reducir el estrés, mejora la atención de los trabajadores y, en última instancia, aumenta la productividad. Hay muchas maneras de echarse una cabezada en el trabajo y en las empresas innovadoras no es raro ver a trabajadores haciéndolo.

Estas empresas dedican tiempo y dinero a mejorar la vida de sus trabajadores incluso con profesionales de la meditación, que también se ha demostrado útil para aumentar la concentración, el liderazgo o la creatividad. Además, la meditación mejora la memoria y el cociente intelectual, algo muy importante a la hora de trabajar en empresas tecnológicas.

Otra de las prácticas que se ponen en marcha en estas empresas punteras es el concepto de Work & Play, que consiste en incorporar elementos de la gamificación (que ya hemos abordado en otros artículos en su aplicación educativa y docente) al lugar de trabajo. Poner en marcha ligas internas (de futbolín, de billar…) o competiciones regulares refuerza la relación entre los compañeros de trabajo, mejora la lealtad y la responsabilidad, ayuda a involucrar más a los trabajadores y, al fin y al cabo, supone un entretenimiento divertido para despejar la mente y mantener a gusto a los empleados.

La empresa que, de nuevo, ha sido pionera en esta metodología es Google que, como hemos visto, también es la primera del mundo en todos los tipos de innovación en las formas de trabajo. Por ello, no es de extrañar que Google fuera nombrada en 2016 y por séptimo año consecutivo la mejor empresa para trabajar del mundo.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 5
Oficinas de Google en Zúrich, con un espacio para el ocio

Sin embargo, no todo es positivo en el mundo de las empresas punteras e innovadoras. El 60% de las trabajadoras de Silicon Valley ha sufrido acoso sexual en el trabajo, la diversidad cultural no es tanta como hacen creer, las condiciones de trabajo no siempre son tan buenas (caso de Amazon) y muchas veces no existe ese 20% de tiempo libre que algunos dicen ofrecer a sus empleados (caso de Google).

Además, un aspecto interesante a tener en cuenta es el efecto que estas empresas tienen en el territorio y la sociedad. Es paradigmático el caso de San Francisco, en especial el famoso barrio de The Mission, donde empresas del sector tecnológico llevan tiempo instalándose y colonizando las calles con coffee shops, llenando las vías con autobuses privados de las compañías, aumentando el precio del transporte, disparando el precio de los pisos y alquileres de forma que miles de personas han tenido que irse del barrio por no poder seguir el nivel de vida que han traído las multinacionales punteras.

Sin duda el modelo que proponen estas compañías es propio del futuro y crea un buen ambiente de trabajo para los empleados. Pero no se puede descuidar que vivimos en sociedades amplias y heterogéneas.

Además de facilitar un billar y un sofá a sus trabajadores, quizás las grandes empresas deberían pensar también en dedicar parte de su millonario presupuesto a mejorar la vida de la comunidad.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 6
Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 11

Aprenda el valor de presionar pausa

El mundo moderno es adicto a estar ocupado, pero tomarse un descanso mejorará su creatividad, sus relaciones y su gratitud. Así que escápate de la rutina diaria durante el tiempo que puedas y observa la diferencia que hace una pausa.

En nuestro acelerado mundo moderno, el ajetreo se ha convertido en una insignia de honor. Como prueba, mire todos los artículos y libros que prometen hacernos más productivos. Con la frase “el tiempo es dinero” resonando en nuestros oídos, intentamos exprimir más y más nuestros días. ¿Y qué hacemos cuando finalmente tenemos un momento libre? Nos apresuramos a llenarlo, por supuesto. No importa si estamos haciendo llamadas, enviando correos electrónicos o estableciendo nuevos objetivos para nosotros mismos, cualquier cosa parece mejor que perder el tiempo. 

¿Cuál es el resultado de todo este ajetreo? Lamentablemente, para muchos de nosotros, es estrés y ansiedad. 

Por eso es hora de aprender los beneficios de hacer menos, en lugar de más.Replantearán su actitud hacia el tiempo y le mostrarán cómo mejorar su creatividad, sus relaciones y su futuro. ¿Cómo?Simplemente haciendo una pausa, un período de tiempo en el que su mente y atención pueden vagar libremente. Así que olvídese de todo lo que cree saber sobre la productividad y el éxito y aprenda cómo puede cobrar vida presionando pausa. 

Descubrirás

  • por qué la gente perezosa siempre está ocupada;
  • lo que los españoles nos pueden enseñar sobre la felicidad; y 
  • cómo puedes hacer de la pausa un hábito. 

«Do Pause» explora los beneficios de presionar la pausa en el torbellino de la vida moderna. Para desacreditar los mitos dañinos que rodean la productividad y los logros, estos consejos laborales revelan por qué, cómo y cuándo debe tomarse un descanso. 

Ya no nos detenemos a apreciar la vista y las máquinas tienen la culpa

¿Cuándo fue la última vez que se detuvo a mirar a su alrededor? En una caminata reciente por las montañas españolas, el autor se dio cuenta de que sus amigos seguían quedando atrás mientras se detenían para apreciar la vista. Había estado avanzando a grandes zancadas, solo. ¿Por qué? Porque había estado pensando en la caminata como algo que necesitaba lograr en lugar de una tarde agradable para saborear. 

Cuando adoptamos una mentalidad orientada al logro, nos aislamos de los placeres de la vida diaria. Si bien es posible que el autor se estuviera divirtiendo mucho hacia la cumbre, sus amigos disfrutaban de la experiencia mucho más que él.

A menudo tratamos a nuestros hijos como si fueran simplemente una ronda interminable de tareas por completar. Podríamos alimentarlos, llevarlos a la escuela y asegurarnos de que hagan su tarea, pero ¿con qué frecuencia presionamos pausa en los horarios agitados de nuestras familias y nos tomamos el tiempo para disfrutar de nuestros hijos? 

Desafortunadamente, prestamos atención a nuestras listas de tareas pendientes e ignoramos todo el «espacio negativo» que se encuentra entre las tareas. Es una pena, porque es este espacio el que da sabor a nuestras vidas: es el paseo entre la base de la montaña y la cima, y ​​toda la oportunidad de placer que brinda. 

¿Cómo nos obsesionamos tanto con completar tareas y lograr cosas? Gran parte de la culpa la tienen las nuevas tecnologías y nuestra interminable búsqueda para emular máquinas. 

Las máquinas están diseñadas para funcionar de la manera más rápida y eficiente posible. Ya sea que estén fabricando automóviles o analizando datos, las máquinas están diseñadas para tareas repetitivas y un ritmo de trabajo constante. Pero aunque las máquinas están diseñadas para funcionar así, la gente definitivamente no lo está. Aun así, se espera que imitemos su despiadada eficiencia. Hablamos con admiración, por ejemplo, de nuestro compañero de trabajo que «siempre está activo». En un mundo de correo electrónico y mensajería instantánea, exigimos entre nosotros respuestas cada vez más rápidas. Y a menudo lo que valoramos es lavelocidad de la respuesta, más que su calidad.

En este entorno implacable, hacer una pausa se asocia con una reducción de la productividad y la procrastinación. Las máquinas no se detienen a apreciar la vista, dice el pensamiento, entonces, ¿por qué deberíamos hacerlo? 

Una pausa no es un espacio vacío, es una oportunidad 

¿Cómo se define una pausa? Bueno, podría ser una gran cantidad de cosas. Son los cinco segundos que pasas pensando en una pregunta, o la hora que pasas volviendo a conectarte con un viejo amigo, o el año sabático que te tomas del trabajo. En esencia, una pausa es una ruptura en su ritmo, sea cual sea el aspecto que tenga ese ritmo. 

Aunque una pausa puede tener muchas formas, definitivamente no es un espacio vacío. Cuando presiona el botón de pausa, sus pensamientos no se apagan y su mente no está vacía. En cambio, simplemente te das el espacio para pensar otros pensamientos y prestar atención a todas las cosas que normalmente pasas por alto. 

El autor, por ejemplo, invitó a un amigo a hacer una pausa de un fin de semana en su tranquila villa española.Pasaron ese tiempo leyendo libros y charlando casualmente sobre lo que habían leído. Al comienzo del fin de semana, el amigo se preocupó por ser improductivo. Pero al final, se dio cuenta de que hacer una pausa le había dado soluciones a problemas que ni siquiera sabía que tenía. En solo cuarenta y ocho horas, su estado mental había cambiado lo suficiente como para permitir que salieran a la superficie ideas previamente inexploradas, ideas que generalmente eran desplazadas por sus preocupaciones cotidianas.

No era que su pausa de fin de semana hubiera sido particularmente dramática. Pero, como ocurre con las pausas de todas las formas y tamaños, definitivamente estaba sucediendo algo . Y ese algo a menudo es importante o incluso profundo. 

Un músico que toca la flauta, por ejemplo, hace breves pausas mientras toca para respirar. Luego sopla aire en su flauta. Sin pausas, la música en sí no sería posible. 

Hacer una pausa también nos permite apreciar un tipo de música diferente. La notoria pieza 4’33 ” delcompositor John Cage consiste en un músico sentado sin tocar nada durante exactamente cuatro minutos y treinta y tres segundos. ¿El resultado? En lugar de un silencio vacío, la audiencia puede escuchar repentinamente los sonidos de fondo que generalmente ignoran. Pasan esos cuatro minutos vivos con la sutil música de la vida cotidiana. 

Situaciones como estas también destacan una diferencia importante entre humanos y máquinas. Una máquina en pausa simplemente se detiene. Un ser humano, por otro lado, comienza a hacer otra cosa: tomar un respiro, por ejemplo, o dedicar su atención a algo nuevo. Ella no se detiene, comienza de nuevo.

Hacer una pausa mejora nuestra creatividad y nuestras relaciones

Irónicamente, aunque hacer una pausa implica tomarse un descanso de la búsqueda incesante de nuestros objetivos, también puede encaminarnos hacia el logro de ellos. De hecho, ya sean nuestras ambiciones creativas o nuestras relaciones con otras personas, hacer una pausa puede ayudarnos a lograr un progreso sustancial. 

Por ejemplo, la evidencia sugiere que hacer una pausa es un ingrediente vital en el proceso creativo.

En su libro How to Get Ideas , el director creativo James Foster examina los consejos sobre creatividad de todos, desde filósofos hasta ejecutivos de publicidad e investigadores académicos. ¿Su conclusión? Que todas las personas que estudió tenían un elemento de pausa en su proceso creativo. Algunos artistas llamaron a esto un período de «digestión mental», mientras que otros se refirieron a él como «incubación» de sus ideas. Aunque estas pausas tenían diferentes nombres, todas implicaban tomarse un tiempo para desconectarse de la tarea creativa en cuestión. El tiempo de espera, a pesar de lo productivo que fue, finalmente funcionó como un tiempo de entrada . 

¿Por qué es tan importante la pausa creativa? Bueno, las nuevas ideas son frágiles y fáciles de aplastar bajo el peso de nuestras preocupaciones cotidianas. 

En su libro De dónde vienen las buenas ideas, el autor Steve Johnson sostiene que las ideas creativas a menudo llegan como «corazonadas lentas». Estas corazonadas no se harán realidad si se trabaja sin descanso o de forma mecánica. En cambio, deben cultivarse gradualmente, como los seres vivos. Al igual que los cultivos que espera cosechar algún día, el terreno en el que crecen las corazonadas debe dejarse en barbecho algunas veces. 

Sin embargo, no es solo nuestra creatividad la que necesita una pausa para crecer, también nuestras relaciones. 

Ya sea que estemos interactuando con un ser querido o un colega, a menudo puede ser difícil comprender completamente la perspectiva de la otra persona. ¿Qué piensa ella realmente? ¿Y qué quiere ella en una situación determinada?

Aquí es donde un aspecto complicado de las pausas puede resultar útil. Por definición, las pausas son tiempo productivo, ¡y eso es cierto incluso cuando no se perciben como tales! Por ejemplo, cuando trabaja como facilitador, el autor ha descubierto que el silencio incomoda a las personas, tanto que no pueden evitar llenarlo.Cuando quiere que alguien se abra con él, simplemente dirá: «¿Entonces …?» Al dejar esta media pregunta colgando en el aire, crea una pausa, una que la otra persona eventualmente romperá al expresar lo que realmente está en su mente. Entonces, si desea profundizar sus relaciones, intente hablar menos y hacer más pausas.

Hacer una pausa por unos segundos es valioso e intuitivo, pero aún requiere práctica

Una de las mejores cosas de las pausas es lo fáciles que son de tomar. Otras técnicas que permiten la reflexión, como la meditación o el yoga, requieren instrucción para ser correctas. Pero una pausa es algo que sabemos hacer instintivamente. También podemos incorporarlos inmediatamente a nuestras rutinas diarias.

Las pausas diarias no tienen que ser largas para que valgan la pena; solo dos minutos, o incluso dos segundos, pueden marcar la diferencia.

Al cineasta David Keating le gusta hacer una pausa antes de decir «¡Acción!» en sus sets de filmación. Sabe que esta palabra tiene una cualidad casi mágica en el mundo del cine. Cuando lo retrasa unos segundos, la anticipación aumenta, creando un efecto electrizante en los actores y miembros del equipo.

Una breve pausa también puede ser invaluable cuando intentas tomar una decisión.

Una amiga de la autora, una facilitadora, dice que cuando alguien le hace una pregunta en una de sus sesiones, ella sabe que dará una respuesta mucho mejor si se da un par de minutos antes de responder. Sin embargo, eso puede ser más fácil de decir que de hacer. En la práctica, siente una presión mental instantánea para responder de inmediato. Como resultado, rara vez se permite una pausa.

Esta presión tiene sus raíces en una adicción que se ha apoderado de la sociedad moderna: estamos enganchados a estar ocupados. Pedirnos que bajemos la velocidad aunque sea por unos minutos es como tratar de dejar de tomar una droga poderosa.

Entonces, ¿cómo puedes combatir esa adicción? El psicólogo Jon Stokes cree que la respuesta está en tratar a su cerebro como a un niño hiperactivo: no puede hacer que disminuya la velocidad, solo puede distraerlo. Para reemplazar su hábito de estar constantemente ocupado, debe distraerse con otro hábito.

Un hábito fácil de adoptar para este propósito es respirar antes de responder a algo. Cuando alguien le diga algo, cambie su enfoque a su estómago y relaje los músculos allí. Ahora inhale. Pero en lugar de usar su pecho para respirar, deje que el aire baje hasta el fondo, de modo que su estómago se expanda. Una vez que haya completado esta respiración, también ha hecho una pausa y está listo para responder.

Las pausas más largas deben diseñarse cuidadosamente

A veces necesitamos una pausa que dure más de unos minutos. Una vez cada dos años, el fundador de Microsoft, Bill Gates, borra su agenda y pasa una semana entera en contemplación tranquila. Él llama a esto su «Semana del Pensamiento» y la considera un ingrediente esencial de su mentalidad innovadora. 

Diseñar una pausa más larga que le brinde las herramientas para pensar de manera diferente requiere un poco de previsión y, lo que es más importante, la motivación para hacer que su pausa realmente ocurra. 

Desafortunadamente, a menudo nos decimos a nosotros mismos que hacer tiempo para una escapada de fin de semana o un retiro relajante es similar a la pereza. Nos convencemos de que mantener la cabeza gacha y seguir trabajando duro es un mejor curso de acción. 

El autor ha dado la vuelta a esta suposición: cree que estar constantemente ocupado es una pereza. ¿Por qué?Porque cuando estás en un frenesí constante de actividad, te pierdes el panorama general. Evitas hacer cambios en tu vida. Y la evasión es perezosa.

Una vez que esté motivado para hacer una pausa, es hora de prepararse para ello. 

Primero, elija la ubicación correcta. Pasar tiempo en áreas de belleza natural te ayuda a reconectarte con tu yo más íntimo y te otorga la perspectiva y la inspiración que rara vez obtienes de tu entorno cotidiano. Es una ventaja adicional que las áreas remotas tienden a tener una mala recepción de teléfonos celulares, porque para hacer una verdadera pausa, debe alejarse de la tecnología y todas sus demandas de tiempo. Es por eso que Bill Gates no está disponible durante esta Think Week, algo que debes emular dejando tu teléfono en casa.

Por último, al anticipar su pausa, no se fije metas aunque tenga la tentación de hacerlo. Después de todo, cuando aborda una tarea, generalmente se pregunta qué resultados desea de ella. Pero recuerda: una pausa y una tarea no son lo mismo. Si ingresa a una pausa sabiendo exactamente lo que desea y luego lo obtiene, todo lo que ha hecho es cumplir con sus propias expectativas.

En su lugar, intente dejar espacio para que ocurra lo inesperado. Puede hacer esto fijándose una intención en lugar de una meta. Por ejemplo, podría pensar en una pregunta que le gustaría explorar. Cuando las personas se abren así, aprenden más durante su pausa.

Así que planifica tu pausa con cuidado, pero no olvides dejar espacio para que suceda la magia. Cuando dejas tu mente abierta, nunca sabes qué idea brillante se te ocurrirá.

¿Qué culturas facilitan más la tranquilidad?

El autor vive en Arenas de San Pedro, un pequeño pueblo del centro de España. Al final de cada año, recoge la cosecha de su olivar y se dirige al lagar en el centro del pueblo. Se une a una multitud de habitantes, todos esperando que les prensen las aceitunas. Aunque la espera puede llevar horas, nadie se queja, porque la gente de allí hace una pausa. 

Si desea que la pausa sea una parte integral de su vida, es posible que deba cambiar el entorno en el que vive.

Dirígete a una metrópolis bulliciosa, ya sea Silicon Valley o Tokio, y verás gente trabajando duro para diseñar el futuro. Las grandes ciudades son donde se lleva a cabo la mayor parte de la innovación y el comercio del mundo. Pero vivir la vida a la vanguardia tiene un costo, que se paga con la presión y el estrés. 

En las principales ciudades y las empresas que las llaman hogar, no puede quedarse quieto por mucho tiempo.La productividad se maximiza, su vida es algo que «piratea» para hacerla más eficiente, y su mente y cuerpo son herramientas que pueden optimizarse. 

Suena agotador, ¿no? Afortunadamente, existe una alternativa.

Puede encontrarlo en otros lugares, donde el ritmo de vida no ha cambiado durante siglos. Si Silicon Valley tiene los ojos puestos en el futuro, entonces Arenas de San Pedro está viviendo con orgullo el pasado.

Aquí, las últimas tecnologías aún no han llegado, y a los habitantes no les importa nada estar a la vanguardia.Cuando la gente habla en la fila para la prensa de aceitunas, el propósito de sus conversaciones no es compartir noticias sobre los últimos desarrollos en el mundo. Charlan para conectarse entre sí y hablan de cosas que han discutido muchas veces antes. Esta comunidad no se apresura de una cosa a otra. Es el momento presente lo que se valora. 

Si cree que este ritmo lento de vida suena aburrido, es posible que se sorprenda. Después de vivir un tiempo en Arenas de San Pedro, la cultura local comenzó a cambiar las percepciones del autor. En lugar de buscar nuevas experiencias, sintió un aprecio más profundo por lo que ya tenía. En lugar de apresurarse siempre para llegar a la cima de la montaña, finalmente comenzó a apreciar la vista en el camino. 

Pedir prestada una pausa. Si está buscando una pausa, intente tomar prestada una de otra cultura. La fe judía, por ejemplo, estipula que el sábado debe ser un día de descanso, conocido como sábado. Cuando el autor estaba estudiando para sus exámenes finales en la universidad, combatió la necesidad de trabajar demasiado copiando a su amiga judía, que pasaba los sábados relajándose y socializando. Al adoptar una versión secular del sábado, el autor siempre tuvo algo que esperar durante su estresante semana y dejó de sentirse culpable por tomarse un tiempo libre. 

Optimizar la productividad

Effortless desafía la idea de que lograr algo que valga la pena significa esforzarnos demasiado. Esta guía fácil de seguir desglosa cómo hacer que las tareas y los proyectos se sientan fáciles, las acciones que podemos tomar para maximizar nuestros esfuerzos y las técnicas para aumentar los resultados mientras se mantienen bajos los insumos.

No todo en la vida tiene que ser difícil. Y, sin embargo, muchos creen que lograr cualquier cosa que valga la pena requiere el máximo esfuerzo. Solo piense en cómo la gente dice que «el trabajo duro vale la pena» o se refiere a poner «sangre, sudor y lágrimas» en un proyecto. Pero trabajar tan duro no siempre garantiza grandes resultados. 

Entonces, ¿qué tal intentar un enfoque diferente? En lugar de agotarse y agotarse, ¿por qué no tomar la ruta sin esfuerzo y obtener más haciendo menos? Puede parecer demasiado bueno para ser verdad, pero es posible. Y estos consejos le mostrarán cómo.

El camino para lograr grandes resultados no tiene por qué ser tortuoso. Cuando acepta la idea de que las cosas pueden ser fáciles e incluso agradables, se abre a soluciones fáciles. Y al definir claramente su objetivo e identificar un primer paso pequeño pero significativo, se lanza a una serie de acciones sin esfuerzo que lo llevan a un progreso constante y significativo. Finalmente, cuando aprovecha el conocimiento, la automatización y la confianza, crea un sistema que produce resultados recurrentes. 

¿Alguna vez te has maravillado de cómo los mejores atletas hacen que todo parezca fácil? Piense en los jugadores de baloncesto que hacen tiros, por ejemplo. Driblan el balón durante unos segundos, doblan las rodillas y luego lanzan el balón directamente a la red. Hacen esta toma una y otra vez, y parece completamente sin esfuerzo.

Ahora, definitivamente hay mucha práctica involucrada en perfeccionar los tiros de baloncesto. Pero otra cosa que ayuda es ponerse en el estado mental adecuado. Con este enfoque, cualquier cosa que haga puede verse y sentirse sin esfuerzo también.

Para desempeñarse sin esfuerzo como un jugador de baloncesto experimentado, primero debe ingresar al estado sin esfuerzo . Aquí, su mente está enfocada y libre de suposiciones limitantes, y su cuerpo está bien descansado y lleno de energía. En este estado, todo lo que intente es muy sencillo.

Lograr el estado sin esfuerzo requiere que superes el desorden mental. De la misma manera que una computadora poderosa se ralentiza cuando el disco duro está lleno, su mente también se ralentiza cuando está repleta de patrones y suposiciones inútiles. Y, al igual que limpiar el disco duro acelera la computadora, liberar su mente de pensamientos negativos lo pone en un estado sin esfuerzo.

En el estado sin esfuerzo, puede realizar una acción sin esfuerzo . Esto significa hacer menos, pero lograr más. Muchos creen que trabajar más conduce a mejores resultados, pero esto no es cierto. Después de cierto punto, trabajar más en realidad reduce el rendimiento, lo que hace que el esfuerzo adicional sea inútil.

Por ejemplo, el autor escribe dos páginas en dos horas, por lo que supondría que duplicar el tiempo duplicaría la producción. Sin embargo, una sesión de cuatro horas da como resultado solo tres páginas. Los economistas llaman a este fenómeno la ley de los rendimientos decrecientes y, además de producir resultados decepcionantes, conduce al agotamiento. Pero con Effortless Action, alcanza su objetivo sin hacer más trabajo del necesario.

Y cuando aplica Effortless Action a las actividades correctas, los resultados seguirán llegando. Esto es lo que significa lograr Effortless Results , y así es como Kiva, una plataforma de crowdfunding, ayuda a millones de emprendedores. Kiva permite que cualquiera preste dinero a emprendedores y, una vez que se devuelve el dinero, se presta a otros emprendedores. Entonces, una sola acción produce resultados una y otra vez.

A través del estado sin esfuerzo, las acciones sin esfuerzo y los resultados sin esfuerzo, puede hacer que cualquier cosa sea fácil de lograr.

A veces, nos devanamos los sesos por los problemas, solo para darnos cuenta de que estamos haciendo las cosas más complicadas de lo necesario. Este fue el caso cuando se le pidió a Kim, una diseñadora multimedia en una universidad, que registrara un semestre de conferencias para su curso. Ya abrumada por el trabajo, Kim decidió buscar una manera fácil de cumplir con la solicitud. 

En lugar de filmar y editar videos todas las semanas, primero preguntó para qué eran los videos. Después de enterarse de que eran para un estudiante que no podía asistir a clase en persona, sugirió que otro estudiante grabara las conferencias en un teléfono inteligente. Al liberar la suposición de que la solución era complicada, Kim logró su objetivo sin esfuerzo. Esta es solo una forma de entrar en el estado sin esfuerzo.

Cuando dejamos de asumir que todo es complejo y, en cambio, nos preguntamos: «¿Y si esto pudiera ser fácil?», Nos volvemos más conscientes de las soluciones simples y sin esfuerzo. Esta es la inversión sin esfuerzo , y así es como Kim encontró una manera indolora de manejar lo que parecía una solicitud desafiante. La inversión sin esfuerzo es la diferencia entre sentir que estamos empujando una roca cuesta arriba y rodarla cuesta abajo con un empujón rápido.

Pero no siempre habrá una manera más fácil de abordar algo, y en estos escenarios podemos entrar en el estado sin esfuerzo haciendo que la actividad sea divertida. 

Piénselo: dejamos de hacer ciertas cosas porque son difíciles o tediosas. Pero si combinamos estas actividades con cosas que disfrutamos, marcarlas fuera de la lista de tareas pendientes no es tan agotador. Por ejemplo, cuando el autor llegó a casa y encontró una acumulación de mensajes de voz después de un largo viaje, llamó a todos mientras se relajaba en la bañera. ¡Y lo disfrutó tanto que deseó haber tenido más llamadas que hacer!

Además de cambiar nuestro enfoque de las tareas y los desafíos, también podemos entrar en el estado sin esfuerzo al permitir que nuestras mentes y cuerpos descansen. Muchos de nosotros aceleramos incluso cuando estamos cansados ​​y desenfocados, lo que hace que las tareas se sientan más difíciles y nos agotamos en el proceso. Pero los estudios muestran que las personas en varios campos se desempeñan mejor cuando trabajan en tres sesiones de hasta 90 minutos, separadas por breves descansos. Otro buen enfoque es limitar nuestra carga de trabajo diaria a aquello de lo que podamos recuperarnos por completo al día siguiente.

Imagínese esto: le han asignado un gran proyecto en el trabajo y, ansioso por impresionar, comienza a planificar de inmediato. Haces una lluvia de ideas, averiguas qué recursos necesitarás y creas cronogramas. Cuando termine de planificar, el proyecto tiene tantos aspectos diferentes que ya está abrumado por la cantidad de esfuerzo que requerirá.

Pero con algunas técnicas de Effortless Action, trabajar en este proyecto, o en cualquier otro, no tiene por qué ser abrumador.

El primer paso para la acción sin esfuerzo es definir qué aspecto tiene «hecho». 

Tener una idea clara del resultado final le permite hacer todo el trabajo que necesite. Si no sabe cómo se ve el final, es fácil continuar trabajando mucho después de haberlo alcanzado, o agotarse persiguiendo una meta vaga. Entonces, antes de comenzar un proyecto, tómese un minuto para establecer en qué está trabajando. 

Definir el objetivo final no es solo para proyectos. También es útil para abordar listas de tareas pendientes. En lugar de tener una lista larga que nunca podrá completar, el autor escribe una lista de «Listo para el día». Esto consiste en actividades que, si se completan al final del día, resultarán en el progreso y la satisfacción más significativos.

Ahora, incluso cuando haya definido «terminado», comenzar puede ser difícil. Una táctica útil es identificar el paso obvio más pequeño y luego darlo. Esto se denomina Acción mínima viable : requiere poco esfuerzo y le evita pensar demasiado. Reed Hastings comenzó con una acción mínima viable cuando pensó por primera vez en lanzar un servicio de alquiler de DVD que podría evolucionar hacia una plataforma de transmisión. Publicó un DVD para saber si los DVD se podían enviar por correo sin dañarse. Esta pequeña acción informó sus próximos pasos y, más de 20 años después, Netflix es un gigante de la transmisión. 

Otro método para realizar una acción sin esfuerzo es simplificar un proceso eliminando pasos innecesarios. Muchos pasos incluidos en tareas y proyectos requieren un esfuerzo adicional, pero no agregan mucho valor. Una buena manera de evitar esto es considerar el objetivo final y luego preguntar cómo puede lograrlo en el menor número de pasos.

En 1959, el industrial Henry Kremer creó un premio para cualquiera que pudiera construir un avión propulsado por humanos. Esto fue aproximadamente 50 años después del primer vuelo exitoso, por lo que el desafío parecía factible. Pero el premio no fue reclamado durante más de 17 años. 

El hombre que finalmente ganó fue Paul MacCready. Se dio cuenta de que los participantes estaban construyendo máquinas caras que parecían impresionantes pero que no pasaban la prueba de vuelo. Su enfoque fue construir algo barato y fácil de arreglar. De esta manera, podría probar y estrellar el avión varias veces, y usar las lecciones de cada intento para rediseñar y construir una versión mejor. Este es un gran ejemplo de progreso a través de Effortless Action.

Muchos de nosotros creemos que nuestro trabajo tiene que ser perfecto desde el principio. Pero esto solo ralentiza nuestro progreso. La acción sin esfuerzo que contrarresta esta creencia es ser lo suficientemente valiente como para comenzar con una versión imperfecta. Si nos permitimos comenzar con un producto aproximado, podemos aprender de nuestros errores y progresar bien.

Para que sea más fácil comenzar con la basura, debemos buscar oportunidades de bajo riesgo para aprender de los fracasos. Piense en cómo algunos niños reciben pequeñas asignaciones para administrar, en preparación para las responsabilidades financieras de los adultos. También ayuda ser menos crítico cuando nuestro trabajo no es tan perfecto. En lugar de criticar lo que hemos hecho, debemos felicitarnos por intentarlo en primer lugar. Cada intento conducirá a una mejora sin esfuerzo y, a partir de eso, a un progreso.

El progreso está estrechamente ligado al ritmo, y este es otro aspecto al que podemos aplicar Effortless Action. Por muy tentador que sea trabajar increíblemente duro desde el comienzo de un proyecto, este enfoque realmente perjudica nuestro progreso a largo plazo. Terminamos agotados muy rápidamente, y luego nos volvemos duros con nosotros mismos por no hacer tanto trabajo como pretendíamos.

Una mejor estrategia es trabajar a un ritmo lento pero constante. Hacer esto requiere establecer un rango que nos mantenga avanzando sin cansarnos. Por ejemplo, un escritor puede decidir que no producirá menos de 500 palabras o más de 1000 palabras al día. Esta regla se aplica incluso cuando tiene la energía para seguir escribiendo más allá del límite superior. Si entra en este ritmo, verá un progreso lento pero constante.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 7
Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 12

El conocimiento y la automatización son palancas que producen resultados sin esfuerzo

¿Sabes que algunas cosas requieren un esfuerzo constante para mantener los resultados? Por ejemplo, los empleados trabajan todos los meses por un salario. No pueden hacer el trabajo de un mes y esperan que les sigan pagando cuando dejen de hacerlo. La salida nunca excederá la entrada. 

Estos resultados lineales son inevitables en determinadas situaciones, pero no son los únicos resultados posibles. Puede esforzarse una vez y cosechar las recompensas una y otra vez. Piense en cómo los autores obtienen regalías durante años después de escribir un libro. Estos beneficios recurrentes son ejemplos de resultados sin esfuerzo y puede lograrlos con la ayuda de palancas.

Las palancas son herramientas que multiplican cualquier esfuerzo que se les aplique, y el aprendizaje es una palanca increíblemente poderosa, si se usa correctamente.

Para utilizar el aprendizaje de manera eficaz, priorice los principios fundamentales, es decir, por qué suceden las cosas y cómo funcionan. Estos son los componentes básicos del conocimiento. Aprendalas una vez y podrá aplicarlas repetidamente y de diferentes formas. 

Por ejemplo, si un estudiante se retrasa para un examen, olvidará la información en unos días o semanas. Pero si invierte tiempo en comprender los principios, podrá aplicarlos mucho después de que termine la prueba. Y puede maximizar aún más el impacto del aprendizaje poniendo la información en sus propias palabras y luego explicándola a otra persona. Esto consolida su comprensión.

También puede aprovechar el aprendizaje adquiriendo conocimientos de diferentes personas y campos. Como descubrieron los investigadores de la Kellogg School of Management de la Northwestern University, conectar el conocimiento de diferentes áreas conduce a ideas creativas. Evaluaron casi 18 millones de artículos de investigación y descubrieron que las mejores ideas provenían de combinar conocimientos de diferentes campos.

Otra palanca que produce resultados sin esfuerzo es la automatización de tantas tareas como sea posible. Esto no solo libera tiempo y energía mental, sino que también reduce la posibilidad de errores. Simplemente tiene que configurar un proceso una vez y puede ejecutar las tareas correctamente varias veces. Un buen método de automatización es crear una lista de verificación con anticipación. Esto le permite realizar tareas fácilmente sin tener que recordar el proceso cada vez. 

También hay varias herramientas tecnológicas para automatizar cosas como su presupuesto mensual, compras de comestibles o ponerse al día con sus seres queridos. Estas elecciones únicas le evitarán tener que tomar las mismas decisiones una y otra vez.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 8
Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 13

Puede garantizar resultados sin esfuerzo trabajando con personas de confianza y resolviendo los problemas antes de que sucedan

Todos trabajamos e interactuamos con otras personas de una forma u otra. Y, desafortunadamente, navegar por estas relaciones y hacerlas productivas puede ser difícil. 

Podríamos tener dificultades para estar en la misma página o para comunicarnos. A veces, hay conflictos que dificultan todas las interacciones. O puede que no estemos seguros de que quienes nos rodean sean capaces de hacer lo que se necesita. Por eso, alcanzar una meta u obtener resultados requiere mucho más esfuerzo.

Pero no tiene por qué ser así. Incluso cuando hay otras personas involucradas, hay palancas que podemos utilizar para minimizar nuestros esfuerzos y maximizar los resultados.

La confianza es una gran palanca para obtener resultados sin esfuerzo cuando trabajamos con otros. Es como el aceite que hace que las diferentes partes de un motor funcionen juntas sin problemas. 

Cuando hay confianza, no tenemos que dedicar tiempo y esfuerzo a gestionar personas o relaciones. Podemos asignar tareas con la confianza de que se completarán. Y sabemos que cualquier problema se planteará y abordará lo antes posible. Esta confianza comienza con la elección de las personas adecuadas y, para hacerlo, podemos seguir el ejemplo del magnate de los negocios Warren Buffett. Busca integridad, inteligencia e iniciativa en aquellos con quienes trabaja. Esta decisión única conduce a resultados sin esfuerzo, porque estas personas agregarán valor constantemente. 

También es útil establecer un acuerdo de alta confianza. Esto actúa como una base de confianza al delinear claramente los elementos de la relación, como expectativas, roles y metas. Crear un acuerdo de alta confianza implica definir los resultados deseados, acordar quién hace qué y establecer reglas y estándares. El acuerdo también debe indicar los recursos disponibles, así como cómo se medirá y recompensará el progreso.

Ahora, incluso con la mejor gente alrededor, todavía encontraremos problemas de vez en cuando. Y aunque es bueno gestionar los problemas a medida que surgen, es aún mejor resolverlos antes de que sucedan. 

Por ejemplo, si los problemas recurrentes nos frustran constantemente, tomarnos unos minutos para resolverlos de forma permanente nos evita encontrar soluciones rápidas repetidamente. Piense en ello como cortar un árbol desde la raíz en lugar de cortar las ramas. Invertir el tiempo y el esfuerzo una vez significa no tener que lidiar nunca más con el mismo problema.

Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 9
Empresas punteras: más descanso y ocio equivale a más productividad 14

Convierta las tareas en rituales con significado.

Las tareas que le parecen tediosas pueden convertirse en cosas que disfruta haciendo. Todo lo que tienes que hacer es combinarlos con una acción que les dé alma y significado. Por ejemplo, la gurú de la organización Marie Kondo sugiere agradecer a tu ropa por proteger tu cuerpo cada vez que la doblas. Y en la casa del autor, toda la familia canta los clásicos de Disney mientras limpia después de la cena. Así que elija algo en su lista de tareas pendientes y piense cómo puede convertirlo en un ritual significativo. 


Merece ser compartido:

Deja una respuesta