muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Los hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respuesta 1

¿Los hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respuesta

Actualizado el domingo, 14 enero, 2024

La inteligencia es uno de los temas más discutidos en psicología y otras disciplinas científicas. Se ha argumentado que la inteligencia es un rasgo hereditario, lo que significa que se transmite de padres a hijos. Sin embargo, hay muchos factores que pueden influir en el nivel de inteligencia de una persona, como el entorno, la nutrición y la educación. En este artículo, exploraremos la evidencia a favor y en contra de la afirmación de que la inteligencia es hereditaria. También veremos cómo esto afecta nuestra comprensión de la inteligencia y sus implicaciones para la sociedad.

Aunque la inteligencia es algo muy complejo que no depende sólo de la genética, afirman con rotundidad que es la madre la que transmite los genes relacionados con el cociente intelectual (aunque recordemos, que no es lo mismo ser inteligente que ser sabio). Y recordemos además, que la educación y el desarrollo de dicha inteligencia potencial depende también de la situación socioeconómica.

Pero, ¿es la inteligencia hereditaria?

El científico estadounidense Robert Lehrke postuló que gran parte del componente intelectual de los individuos está ligado al cromosoma X. El gen de la inteligencia tiene un alto componente hereditario y se encuentra en el cromosoma X. Como la madre aporta dos cromosomas X (XX), tendría el doble de posibilidades de transmitirla. Desde entonces se han efectuado numerosos estudios que han determinado que es efectivamente la madre quien transmite la inteligencia a los hijos en un mayor porcentaje.

Mediante la manipulación genética de ratones. Se crearon ratones con dosis más altas de genes maternos. Y ratones con más cantidad de genes paternos. En el primer caso, los ratones nacían con un cerebro más grande y un cuerpo más pequeño, mientras que en el segundo caso, los ratones presentaban un cerebro más pequeño pero un cuerpo más grande.

A partir de ahí se descubrió que el cerebro tiene zonas con mayoría de células maternas y otras zonas que tienen sólo células paternas. Y no sólo eso: las células con genes de origen paterno se fueron acumulando en la zona del cerebro que tiene que ver con la alimentación, la supervivencia y el sexo, mientras que las células de origen materno se acumulaban en la zona cerebral del desarrollo del lenguaje, la inteligencia, el pensamiento y la planificación.

Por tanto, la inteligencia posiblemente se hereda de la madre y las emociones, del padre. ¡Sorprendente, verdad!

¿Es cierto que la inteligencia se hereda de las madres? Sí, parece una afirmación un tanto arriesgada pero la ciencia lo confirma: la inteligencia se hereda de la madre.

¿Los hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respuesta 2
Infografía sobre la educación tóxica

Esto, sin duda, más que respuesta abre muchas otras preguntas: ¿de madre inteligente nacerán hijos inteligentes? ¿Por qué los hermanos tienen distinta inteligencia?

La idea de una madre inteligente que da a luz a niños inteligentes es intrigante. Con los avances en inteligencia artificial y genética se abre un peligroso debate ético: es posible crear un niño con capacidades cognitivas mejoradas. Eñ concepto plantea cuestiones morales, ya que presenta a los padres una supuesta oportunidad de dar a sus hijos una ventaja en la vida. Según esta teoría, al utilizar la tecnología de IA y la ingeniería genética, los padres pueden programar el nacimiento de hijos que sean más inteligentes que ellos, con el objetivo potencial de lograr un mayor éxito en la vida. Aunque esto conlleva la responsabilidad de garantizar que sus hijos sean nutridos y educados adecuadamente para que puedan alcanzar su máximo potencial, la verdadera polémica va mucho más allá.¿Qué significa ser más inteligente? ¿Qué significa tener éxito en la vida? ¿Realmente la inteligencia y el éxito están relacionados? Y por supuesto, ¿Qué derecho tenemos a manipular las características físicas de nuestros hijos de forma artificial? ¿No sería una idea muy relacionada con la eugenesia fascista?

La inteligencia es un concepto elusivo y puede ser difícil entender por qué los hermanos pueden tener diferentes niveles de inteligencia. Los estudios han demostrado que la genética juega un papel en la inteligencia, pero los factores ambientales como la educación y la crianza también juegan un papel. La investigación sugiere que los hermanos pueden desarrollar diferentes niveles de inteligencia debido a sus experiencias de vida únicas y la influencia de su entorno familiar. Además, el impacto del desarrollo de la primera infancia en las redes neuronales del cerebro podría explicar por qué los hermanos pueden tener diferentes niveles de inteligencia.

Los experimentos van mucho más allá. En investigaciones de Hameister, Ulrich Zechner, hallaron un grupo de genes en particular dentro del cromosoma X relacionados con el desarrollo de las habilidades cognitivas, argumentando que durante la evolución de la inteligencia humana la selectividad ejercida por la mujer al buscar pareja sexual ha tenido significativa importancia.

Estos doctores alemanes, al estudiar genes relacionados con daños cerebrales encontraron que muchos de estos genes se hallaban en el cromosoma X. Estos genes están relacionados con la memoria y terminaciones nerviosas en el cerebro.

Según esta atrevida teoría, las mujeres serían responsables de la inteligencia de los humanos al ir privilegiando a la hora de elegir pareja la inteligencia sobre el aspecto, poniendo así en marcha un mecanismo de selección.

¿Los hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respuesta 3
Infografía sobre la educación tóxica

La herencia genética no es definitiva

Algunos estudios demuestran que las madres transmiten una capacidad, un cociente intelectual a sus hijos. De hecho, se calcula que la inteligencia se hereda hasta un 60% (que el niño luego podrá desarrollar o no). Pero la inteligencia no depende sólo de este factor. El 40% restante, depende de sus vivencias y de lo que transmitamos a través de la educación. Está demostrado que la confianza que los demás depositan en nosotros resulta determinante a la hora de alcanzar nuestras metas.

Sin duda, los datos más fiables los encontramos en labióloga y genetista estadounidense Anne Fausto-Sterling, que ha dedicado su premiada carrera a las cuestiones de género, sobre todo a derribar teorías científicas sobre los roles de ambos sexos por lo que os recomendamos su libro Myths of Gender: Biological Theories about Women and Men (Los mitos de género: teorías biológicas sobre las mujeres y los hombres).

Poner el foco en los errores, tan sólo ayuda a fomentarlos. Mientras que en el método tradicional nos centramos constantemente en los errores y nos niños desarrollan el miedo a equivocarse o salirse de la norma, con este método, la motivación va encauzada en la recompensa, no en el castigo.

¿Los hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respuesta 4
Infografía sobre la educación tóxica

– El vínculo emocional que existe entre los padres y el bebé. De hecho, los niños con más apego a sus padres desarrollan más facilidad para superar una frustración y resolver sus problemas.

– La capacidad del niño a adaptarse a los cambios.

– La capacidad para resolver un problema.

– La autonomía e independencia del niño.

– La confianza y autoestima del niño.

– Valores como el esfuerzo, la perseverancia y el empeño e interés del niño por aprender.

La inteligencia, por tanto, se hereda en parte de la madre, en parte del padre, en parte se ve afectada por innumerables factores ambientales, y en parte se desarrolla con esfuerzo y ejercicio mental.

¿Los hijos heredan la inteligencia de su madre o de su padre? La ciencia tiene ya la respuesta 5
Infografía sobre la educación tóxica

La mente extendida: la verdadera inteligencia de nuestros hios

The Extended Mind  es una guía de exploración del poder de pensar fuera de los confines de su cerebro. Muestra que el camino hacia una mayor inteligencia no está encerrado en su cráneo. Más bien, es un camino a través de su cuerpo, su entorno y sus relaciones con los demás. 

 Descubra cómo su mente se extiende mucho más allá de su cerebro

En 1998, dos académicos publicaron un artículo. Se llamó » La mente extendida » y se abrió con una pregunta engañosamente simple: «¿Dónde se detiene la mente y comienza el resto del mundo?»

Si su respuesta inmediata es algo como «Mi mente es algo dentro de mi cabeza, dentro de mi cerebro, y el mundo es, bueno, todo lo demás», estaría en buena compañía. Muchos filósofos, neurocientíficos y psicólogos estarían de acuerdo contigo.

Pero los autores de ese artículo, el filósofo Andy Clark y el científico cognitivo David Chalmers, no estarían de acuerdo contigo. Argumentaron que la cognición humana se había enredado cada vez más con la tecnología. Cosas como las computadoras no eran solo herramientas que utilizaban nuestras mentes. Para nada. Estas herramientas se habían convertido en una parte integral de nuestras mentes y de cómo pensamos. Y el periódico no se detuvo allí. También exploró cómo la mente se extiende a través de nuestros cuerpos, nuestro entorno y nuestras relaciones sociales.

Estos argumentos provocaron un animado debate entre filósofos, neurocientíficos y psicólogos. Desde entonces, la teoría de la mente extendida se ha abierto camino en muchos campos diferentes y hay un creciente cuerpo de investigación que parece confirmarlo.

Nuestros cuerpos almacenan conocimiento subconsciente y, al sintonizarnos con nuestras sensaciones, podemos aprovechar esta inteligencia

Imagine un piso de operaciones de Wall Street lleno de gente, pululando como abejas en un campo de monitores, gritando frenéticamente órdenes de venta en varios teléfonos. Es ruidoso e intenso. Es un entorno desafiante para el cerebro humano.

En medio de este caos hay un hombre llamado John Coates. Ha sido comerciante durante muchos años, y durante este tiempo ha notado algo: los comerciantes que obtienen la mayor cantidad de efectivo no parecen ser los cazadores de análisis o los analizadores de datos. Los mejores traders no son los que tienen la mejor educación o incluso las mejores ideas. Los traders más exitosos parecen ser los que saben cómo, en momentos clave, escuchar sus instintos.

Coates, que llegó a Wall Street con un doctorado en matemáticas de Cambridge y que definitivamente sabe un par de cosas sobre procesamiento de datos y análisis de datos complejos, ha notado lo mismo con sus propios oficios. A menudo, lo que en el papel parece un intercambio perfecto, bien razonado, lógicamente sólido y perfectamente ejecutado, falla estrepitosamente. No tiene ningún sentido. En otras ocasiones, y esto es aún más extraño, tendrá un sentimiento repentino, un fallo momentáneo en su conciencia, mostrándole, en sus propias palabras un tanto místicas, «otro camino hacia el futuro». Cuando sigue este instinto, a veces incluso en contra de su buen juicio, a menudo es recompensado. Es como si su cuerpo estuviera un paso por delante de él, y todo lo que necesita hacer es escuchar.

Finalmente, Coates quedó tan fascinado por este fenómeno que decidió dejar Wall Street y regresar a Cambridge para convertirse en fisiólogo y neurocientífico. Desde entonces, ha realizado investigaciones que sugieren que su observación en el piso de negociación de Wall Street era correcta: que estar en sintonía con su propio cuerpo puede hacerlo más inteligente.

Aquí está la ciencia en pocas palabras: nuestros sentidos están siempre activos y absorben un océano de datos que nunca entran en nuestra conciencia. Pero eso no significa que se pierdan estos datos. No es. Es procesado subconscientemente por nuestro cerebro. Y cuando nuestra mente subconsciente nota patrones en estos datos, nuestro cuerpo nos alerta a través de sensaciones generadas en nuestros órganos, huesos y músculos. Si estamos en sintonía con estas señales, reconocer tal patrón a nuestro alrededor podría venir con una ligera aceleración del corazón o una contracción en el estómago. 

Este proceso físico subconsciente se llama cognición incorporada , y nuestra receptividad a él se llama interocepción.

En 2016, Coates descubrió que el éxito de los comerciantes se correlacionaba estrechamente con su capacidad para detectar con precisión los latidos de sus propios corazones. En otras palabras, los operadores con mayor sensibilidad a las señales provenientes de sus propios cuerpos ganaban más dinero que sus colegas menos sensibles. En el piso de negociación, donde las oportunidades se desvanecen en una fracción de segundo, el acceso a esta cognición encarnada les dio una ventaja. 

Sin embargo, la interocepción no solo es valiosa cuando se negocian acciones. Puede darle una ventaja en muchas áreas. Y estas son las buenas noticias: es una habilidad que puedes practicar fácilmente y mejorar. Una forma simple y sorprendentemente efectiva de hacerlo es a través de un ejercicio llamado exploración corporal de atención plena . 

La idea es sencilla. Te sientas en un lugar tranquilo, cierras los ojos y respiras profundamente unas cuantas veces. Luego mueves lentamente tu conciencia sobre tu cuerpo, concentrándote en una parte del cuerpo a la vez, desde los dedos de los pies hasta la parte superior de la cabeza, notando cualquier sensación o sentimiento en el camino. Al final de estos consejos, como una pequeña ventaja, encontrará un escaneo corporal guiado de atención plena, en caso de que desee probarlo.

Mover nuestros cuerpos puede ayudarnos a generar nuevas ideas, agudizar nuestra atención y mejorar la memoria

Bien, hemos aprendido que nuestros cuerpos pueden almacenar y procesar información subconsciente y que podemos aprovecharla aumentando nuestra conciencia de las señales corporales sutiles. 

Pero aquí hay algo que puede que le guste aprender: no tiene que esperar a que la información subconsciente llegue a su conciencia para impulsar su cognición. Hay una forma mucho más sencilla: ¡mover el cuerpo!

Un estudio del radiólogo Jeff Fidler de la Clínica Mayo muestra esto en acción. Se comparó el desempeño de dos grupos de radiólogos que examinaron las mismas imágenes de rayos X. El primer grupo estaba sentado en sus escritorios y el segundo examinó las imágenes mientras caminaban en una cinta de correr. Los médicos sentados captaron alrededor del 85 por ciento de las irregularidades en las imágenes. ¡Los médicos en las cintas de correr capturaron el 99 por ciento! 

Entonces, ¿qué está pasando aquí? ¿Por qué el movimiento tendría este efecto en la mente? Bueno, la respuesta probablemente esté enterrada profundamente en nuestro pasado ancestral.  

La vida de nuestros primeros antepasados ​​en la sabana africana fue un largo viaje tras otro. Para encontrar comida y agua, y mantenerse fuera de peligro, tenían que estar en constante movimiento. Para ellos, pensar significaba tener una mayor memoria, estar atento a los signos sutiles de peligro en el entorno y la capacidad de tomar decisiones rápidas, todo lo cual estaba profundamente relacionado con el movimiento. Esto es en lo que sus cerebros evolucionaron para ayudarlos.

Bien, volvamos al mundo moderno y a esos radiólogos en las cintas de correr. La razón por la que superaron a sus colegas probablemente se debió al hecho de que la agudeza de nuestro sistema visual aumenta cuando avanzamos, explorando un entorno. En resumen, nos volvemos mejores para ver las cosas que nos rodean cuando caminamos.

Si bien hoy en día pocos de nosotros buscamos comida, o tenemos que estar constantemente mirando por encima del hombro en busca de peligros repentinos en nuestro entorno, todavía tenemos la misma estructura neuronal que nuestros primeros antepasados. Y, como muestra este ejemplo, nuestras mentes aún pueden beneficiarse de él.

Pero también existen otras conexiones interesantes entre el movimiento y la mente. Por ejemplo, al aprender cosas nuevas, se ha demostrado que hacer movimientos que coincidan con un concepto forja vías neuronales más duraderas en el cerebro. Un buen ejemplo de esto es que los niños aprenden a sumar a través de la rayuela. 

Hacer que nuestros movimientos sean imaginativos y dramáticos también puede ayudarnos a encontrar soluciones novedosas a un problema. Jonas Salk, el creador de la vacuna contra la polio, solía moverse en su laboratorio mientras se imaginaba que era un virus que atacaba un sistema inmunológico, y viceversa.

Ahora, no tienes que recurrir a la rayuela cada vez que aprendes algo nuevo, o organizar batallas imaginarias como Salk cuando intentas resolver un problema. Como exploraremos a continuación, puede impulsar su pensamiento con algo tan pequeño como un gesto.

El gesto es nuestro primer lenguaje y podemos usarlo para explorar, formar y transmitir nociones complejas

Christian Heath, investigador de comunicaciones, recopila cintas de personas interactuando. Ha filmado y estudiado cientos de interacciones y ha llegado a prestar especial atención a una parte del cuerpo en particular: las manos. 

En una interacción, un médico le ha recetado a un paciente un medicamento antiinflamatorio. Para explicar la medicación, hace tres gestos hacia abajo. La paciente asiente, indicando que comprende incluso antes de que la palabra «inflamación» haya pasado por los labios del médico.

La paciente, a su vez, quiere decirle al médico que está abrumada con las facturas y comienza a mover ambas manos en círculos, pero antes de que pueda decir que las facturas la hacen dar vueltas y vueltas, el médico comienza a asentir con simpatía.

Heath y otros que realizan investigaciones similares han llegado a una conclusión simple y poderosa: en el pensamiento y la comunicación, las manos preceden a las palabras. 

Este concepto, conocido como presagio gestual , tiene mucho sentido. Después de todo, mucho antes de que aprendieras a hablar, transmitías tus necesidades y sentimientos a través de gestos. Si tienes hijos, sabrás todo sobre esto. Según los lingüistas, el primer idioma de sus antepasados ​​lejanos era probablemente el idioma de las manos. 

Entonces, aquí hay algunos consejos más prácticos sobre cómo aprovechar su mente extendida. La próxima vez que hable con alguien, permítase hacer gestos. No te reprimas. A medida que sus manos vuelan, probablemente notará que imitarán el significado que busca expresar o actuarán como marcadores de énfasis, señalando, subrayando, resaltando.

También notará que sus gestos a menudo llegan a una idea antes de que su mente consciente haya encontrado la palabra adecuada para ella. Este es un presagio gestual en acción.

Lo que nos lleva a la parte más interesante, que es la siguiente: al explorar el interior de sus pensamientos, sus manos realmente liberan a su cerebro de parte de su trabajo cognitivo, lo que permite que sus pensamientos se muevan aún más rápido. En otras palabras, a través de gestos, puede acelerar su pensamiento.

Por supuesto, el uso de gestos también tiene otros beneficios. Ayudan a que lo abstracto sea físico y más comprensible para su audiencia, que, como usted, también habla de la mano y está lista para recibir su mensaje tanto con palabras como con gestos.

Antes de pasar al siguiente concepto, recapitulemos rápidamente algunas de las ideas y conceptos clave que hemos repasado hasta ahora. Primero, cognición incorporada . Esta es la capacidad subconsciente de su cerebro para captar patrones en la información proveniente de sus sentidos, interpretar esa información y luego generar señales en su cuerpo que podría experimentar como sensaciones físicas.

A continuación, interocepción . Esta es simplemente la actividad de escuchar estas señales. Es ese presentimiento lo que da a algunos traders una ventaja en el piso de operaciones.

Luego está este ingenioso concepto: puedes impulsar tu cognición moviendo tu cuerpo. ¿Recuerda a los radiólogos en las cintas de correr que superaron a sus colegas sentados? Exactamente. 

Y por último, aprendimos sobre el presagio gestual , que es solo otra forma de decir que cuando nos comunicamos con los demás, nuestras manos a menudo ya han entregado el mensaje antes de que las palabras salgan de nuestra boca. Lo importante es que los gestos no solo mejoran la comunicación; incluso pueden aliviar su carga cognitiva y hacer que piense más rápido.

Bien, eso fue todo para la mente y el cuerpo. Ahora es el momento de seguir la mente extendida un paso más y salir al mundo. Empezaremos en la década de 1940 en Nueva York.

Los paisajes naturales tienen un poder único para refrescar y abrir nuestras mentes

A principios de la década de 1940, Jackson Pollock no pudo llevar sus pinturas abstractas a las galerías de la ciudad de Nueva York. Peor aún, luchó contra el agotamiento depresivo y el abuso del alcohol. En 1945, él y su esposa, la artista Lee Krasner, tomaron una importante decisión. Salieron de Manhattan hacia una granja en ruinas en Long Island.

Desde su nuevo hogar, Pollock miraba los campos verdes y los pantanos, la luz caía a través de los árboles. Saborearía el aire salado que llegaba desde Long Island Sound. Luego, se retiraba a un granero que había convertido en un estudio. Allí, aprovechó algo más grande que él y creó pinturas como nunca antes se habían visto, pinturas que eran a la vez serenas y salvajes.

El poder restaurador de la naturaleza, y de los árboles en particular, es el tipo de sabiduría común que también está respaldada por una cantidad cada vez mayor de evidencia empírica. Se ha demostrado que una vista de los árboles desde una habitación de hospital, por ejemplo, reduce la necesidad de analgésicos por parte de los pacientes. Un paseo por un parque arbolado, a diferencia de un paseo por una calle urbana, se correlaciona con una disminución de los pensamientos negativos entre las personas con depresión.

Pero el efecto de la naturaleza va más allá de aliviar la angustia. Resulta que estar en la naturaleza también puede impulsar tu cognición. Investigadores de la Universidad de Chicago encontraron que los participantes del estudio que dieron un paseo por un arboreto obtuvieron un puntaje 20 por ciento más alto en una prueba de memoria de trabajo que los participantes que hicieron un circuito por las calles de la ciudad.

Entonces, ¿por qué es eso?

Bueno, el efecto de la naturaleza en nuestra cognición puede tener algo que ver con su campo visual, al mismo tiempo ocupado y relajante. Enfrenta al ojo con una interacción compleja de capas y luz, y sin embargo, esa complejidad tiende a formar patrones. Piense en hojas de helecho, ondas en el agua o montañas en un rango. Las formas dentro de la naturaleza se repiten, crecen o disminuyen en escala. 

Otro estudio encontró que la exposición a estos patrones repetitivos que ocurren naturalmente, también conocidos como  fractales , agudiza nuestra capacidad para navegar y juzgar la distancia. 

Lo que nos devuelve a Pollock y sus pinturas. Quizás el gran avance que experimentó después de mudarse a Long Island se redujo a experimentar el efecto vivificante de los patrones de la naturaleza. Inspirado y liberado por el entorno natural que lo rodeaba, llenó sus lienzos del tamaño de un paisaje con fractales de pintura salpicada. 

Pero hay algo más que puede haber causado este cambio en Pollock. Al contemplar el estrecho de Long Island, al contemplar este vasto y salvaje trozo de agua, es posible que haya sentido una emoción particular: una sensación de asombro.

El asombro abre la mente. Piense en esa marca particular de asombro que siente cuando mira, digamos, una gran montaña o un profundo cañón. Es un sentimiento parecido a la alegría, pero está teñido de miedo. Es una sensación de insignificancia y posibilidad, todo mezclado, todo mezclado, y este sentimiento de asombro parece tener un efecto de apertura mental. Según una investigación de Dacher Keltner, psicólogo de UC Berkeley, los sentimientos de asombro se correlacionan con una disminución en nuestra dependencia de nociones preconcebidas.

Pero eso no significa que la naturaleza sea buena para todo tipo de pensamiento. A veces necesitas un refugio.

El entorno construido ideal para el pensamiento sostenido y desafiante nos ofrece refugio y empoderamiento

Quedémonos en Long Island por un tiempo más y sigamos a Pollock hasta su granero convertido en estudio. Después de todo, fue aquí donde pintó sus cuadros más famosos; no estaba en el campo con su cepillo. Estaba aquí, adentro, en el refugio de su estudio. 

El estudio de Pollock estaba lleno de sus pinturas, jarras de trementina, palos que había recogido y, por supuesto, sus pinceles y cuchillos para pintar. Todo estaba dispuesto de la misma manera, en un orden que reflejaba sus necesidades personales. Sus lienzos, en varios estados de finalización, cubrieron gran parte de las paredes a su alrededor. La puerta estaba cerrada y la vida del pueblo, sin mencionar el bullicio de la ciudad de Nueva York, estaba muy lejos. 

El estudio de Pollock era sin duda el suyo. Esto es importante. Cultivó un sentido de privacidad y propiedad. Y este es precisamente el tipo de entorno más propicio para el pensamiento creativo y analítico sostenido. Un estudio en particular lo confirma.

El psicólogo Craig Knight y Alex Haslam expusieron a los participantes a cuatro tipos de entornos de oficina que diferían en la cantidad de control que los participantes tenían sobre el espacio. De lejos, las mayores ganancias en productividad y bienestar provinieron de una oficina que les dio a los trabajadores total libertad para decorar y arreglar como quisieran. En resumen, el sentido de pertenencia mejoró el trabajo de las personas.

Otra investigación sobre espacios de oficinas ha demostrado que una sensación de privacidad, por ejemplo, una puerta y control sobre quién entra, empodera a los trabajadores, lo que a su vez fomenta la creatividad.   

Estos hallazgos no auguran nada bueno para el plan de oficinas abiertas que se hizo popular a fines del siglo XX. De hecho, la evidencia sugiere que una oficina sin paredes, y donde los trabajadores tienen menos autonomía, agota la concentración, erosiona la confianza e inhibe el pensamiento creativo. 

Como muchos trabajadores de oficina pueden decirle, leer y escribir con una conversación al alcance del oído es extremadamente difícil. Todas esas palabras, volando alrededor, compiten por el mismo espacio cerebral. 

Asimismo, a la mente humana le resulta difícil ignorar un rostro que entra en nuestro campo de visión. Esta tendencia tiene raíces evolutivas. Dada nuestra naturaleza social, no podemos evitar mirar a los ojos de los transeúntes y seguir su mirada en busca de posibles oportunidades y peligros. Este monitoreo constante de la información social, y la sensación de que también estamos siendo monitoreados, puede ser agotador.

Y una mente cansada recurre a respuestas enlatadas, estereotipos y lógica perezosa. En otras palabras, las oficinas abiertas nos hacen menos inteligentes.   

Estas oficinas se hicieron populares en parte porque son más baratas, pero también porque prometieron impulsar la colaboración. Como veremos más adelante, la colaboración es inmensamente valiosa para la mente extendida. Pero primero, dedicaremos un poco más de tiempo a nuestros propios espacios y cómo pueden reflejar y fomentar nuestros procesos de pensamiento.

Cuando luche con conceptos abstractos, transforme ideas en objetos

El periodista estadounidense Robert Caro está en medio de algo grande. Durante las últimas cuatro décadas, ha completado cuatro volúmenes de su biografía del presidente estadounidense Lyndon Baines Johnson. Ya sabes, Lyndon B. Johnson, el tipo que promulgó la Ley de Derechos Civiles, este tipo: 

En la actualidad, Caro tiene unas 3500 páginas en la biografía. Sus libros están llenos de detalles escrupulosamente investigados y, sin embargo, todo es tan suave como un whisky escocés con soda hecho con whisky Cutty Sark, la bebida favorita de Lyndon Johnson. El punto es, sin embargo: el proceso de Caro implica una gran cantidad de investigación y miles de horas de entrevistas. Y Caro, que tiene 85 años, todavía está trabajando duro en el volumen cinco. Entonces, ¿cómo diablos hace un seguimiento de todo, y mucho menos lo convierte en una historia convincente? 

Bueno, para trazar un curso a través de este océano de material, Caro coloca notas en un tablero de corcho que se extiende por toda la pared de su oficina. Da un paso atrás y lo ve como un todo. Vuelve a fijar nuevas trayectorias y da un paso atrás, repitiendo el proceso hasta que el muro impenetrable de datos se convierte en un mapa. Solo cuando tiene un punto de partida, un camino y un destino, comienza a escribir.

El proceso de Caro viene con al menos tres estrategias beneficiosas de la mente extendida. 

Primero, está descargando . En otras palabras, está transfiriendo información importante de su cerebro a su entorno. Lo está colocando en ese tablero de corcho y aligerando la carga cognitiva de su cerebro en el proceso. En segundo lugar, al poder alejarse del tablero, disfruta de algo llamado ganancia de desapego . La ganancia de desapego es solo un término técnico para esa percepción, ese poco de sabiduría que a veces podemos obtener cuando nos alejamos un poco de nuestros propios pensamientos. En tercer lugar, aprovecha la interactividad . Al convertir ideas en objetos físicos, en notas en un tablero de corcho, puede pensar no solo con el cerebro, sino también con los ojos y las manos.

Por su propia cuenta, Caro no podría escribir sus biografías épicas sin un mapa en la pared. En su forma cruda, la investigación que compila es simplemente demasiado inmensa y desalentadora. Hasta que lo tenga en el mapa, simplemente lo abruma. 

Como ya hemos comentado, los talentos de la mente humana tienden a alinearse con el pensamiento que alguna vez nos ayudó a sobrevivir. Hasta hace muy poco, evolutivamente hablando, la capacidad de manipular objetos y navegar por nuestro entorno ponía más comida en la mesa que la capacidad de hacer malabares con los conceptos. En otras palabras, nuestro razonamiento espacial supera nuestra capacidad de abstracción.

Por lo tanto, no debe sentir vergüenza al depender de las cosas para hacer su mejor pensamiento. Después de todo, a Caro se le alaba con frecuencia como un genio. 

La interacción social es un poderoso impulsor de la inteligencia humana

Ok, hemos cubierto mucho terreno en estos consejos hasta ahora. Hemos aprendido algunas de las formas en que la mente se extiende a través de nuestro cuerpo y nuestro entorno. Así que aquí veremos la última de las tres áreas que Clark y Chalmers exploraron en su artículo de Extended Mind, a saber, cómo la mente se extiende a través de nuestras relaciones sociales y a través de otros cerebros humanos. Para hacer eso, les voy a contar la historia de Carl Wieman y sus dificultades para enseñar.

En lo que respecta a los físicos, Carl Wieman es el mejor de la línea. En 2001 recibió el Premio Nobel de Física por su participación en la creación de un estado extremo de la materia conocido como condensado de Bose-Einstein. 

En resumen, Wieman se destacó como físico. Pero como maestro, a menudo fracasaba estrepitosamente. El problema era el siguiente: por mucho que se esforzara, no podía lograr que sus estudiantes de pregrado pensaran en la física de la misma manera que él mismo pensaba en la física. Su capacidad para resolver problemas se mantuvo en un nivel rudimentario en el mejor de los casos. Si bien muchos de ellos sabían mucho de física, su pensamiento era rígido y estrecho. A la hora de proponer sus propias hipótesis y formas de probarlas, tuvieron dificultades.

Wieman estaba perdido. Pero entonces algo lo golpeó. Era una observación que había hecho sobre los estudiantes graduados que se unieron a su laboratorio para hacer sus doctorados. Al principio, se parecían a los estudiantes de pregrado, es decir, sabían mucho de física pero les costaba pensar de forma independiente. Pero gradualmente, su pensamiento se transformaría y, de repente, rebosaron de ideas innovadoras y formas creativas de probar sus hipótesis.

Entonces, la pregunta era: ¿Por qué? ¿Qué había cambiado?

Entonces lo golpeó. Los candidatos a doctorado pasaron mucho tiempo discutiendo y debatiendo entre ellos. Fue en estas discusiones que sus propias mentes comenzaron a generar nuevos ángulos y enfoques importantes.

La forma en que estaba enseñando física a los estudiantes no tenía ninguno de estos elementos. Entonces, decidió cambiar las cosas. En lugar de simplemente dar conferencias tradicionales, dividió a sus estudiantes en grupos y los desafió a resolver juntos un problema específico. Si iban a encontrar una respuesta, tendrían que discutirla entre ellos.

Para resolver el problema, los estudiantes tenían que averiguar qué sabían los otros estudiantes. Al recopilar ese conocimiento, se colmaron las lagunas de los demás, asumiendo ocasionalmente el papel de maestros, lo que, como cualquier maestro puede decirle, es una excelente manera de aprender una materia. Los estudiantes se motivaron unos a otros y se mantuvieron enfocados. En caso de que no estuvieran de acuerdo, debían debatir y presionarse mutuamente para encontrar una solución. 

La investigación sobre este método de enseñanza, ahora comúnmente conocido como «aprendizaje activo», muestra que es muy eficaz, especialmente en los campos STEM. No solo aumenta la comprensión del tema por parte de los estudiantes; también aumenta los puntajes de sus exámenes y reduce significativamente las tasas de deserción.

Quizás esto no debería sorprendernos. Después de todo, somos criaturas profundamente sociales y tiene sentido que hayamos evolucionado para pensar junto con otros humanos. 

Deja una respuesta