Esta es la lección de vida que nos enseñó Bruce Lee con su famosa frase "Be water, my friend" 1

Esta es la lección de vida que nos enseñó Bruce Lee con su famosa frase “Be water, my friend”

¿Qué significa “Be water, my friend”?

“Be water, my friend” se convirtió en una de las expresiones preferidas de los jóvenes a finales de 2006 y durante el año 2007.

La frase pertenece a su última entrevista televisiva antes de su muerte, el 9 de diciembre de 1971, en el programa de televisión canadiense de Pierre Berton, y se hizo célebre a raíz de su utilización en la campaña publicitaria de BMW – X3, cuya autora es la agencia SCPF.

La campaña obtuvo innumerables premios publicitarios y, lo que es más importante, se convirtió en un fenómeno social. ¿Cuál es el significado de esta frase de Bruce Lee, que resume gran parte de su filosofía esencial de vida?

Principio taoísta del Wu Wei

La frase hace referencia al principio taoísta (filosofía de Lao-Tse) del Wu wei o principio de la acción natural no forzada. El Jeet Kune Do, el arte marcial que practicaba Bruce Lee, es un método de combate muy transgresor, sin posturas fijas, muy práctico y con una cantidad casi ilimitada de recursos para las situaciones de combate, con lo que se consigue adaptarse a cualquier circunstancia.

La adaptación, la anticipación, el uso correcto de las fuerzas tanto propias como del contrario, son referencias que se hacen desde la famosa frase “Be water, my friend”.

Sus ideas nos transmiten el siguiente mensaje: no tienes que usar la fuerza para luchar contra la fuerza, es mejor ser como agua y dejar que el golpe fluya sobre tu oponente.

via GIPHY

Bruce Lee Be As Water Philosophy video.

Sociedad Líquida de Zygmunt Bauman

Fuera del ámbito de las artes marciales Bruce Lee aboga por esa capacidad de “fluir” y ser “flexible” y “adaptable” como el agua en un mundo en constante cambio.

Precisamente es en una sociedad líquida donde Zygmunt Bauman, conocido y respetado sociólogo polaco, realizó una gran aportación al conocimiento e interpretación de la realidad contraponiendo una relación entre la sociedad sólida (seguridad, contenidos, valores) y una sociedad líquida (movilidad, incertidumbre, relatividad de valores).

Es precisamente en la segunda dónde Bauman aboga por la necesidad de modificar la realidad y comprender que la vía del cambio es la única posible y la única necesaria, además del hecho de que es oportuna, para evitar los conflictos sociales y mejorar las condiciones de vida.

«Be water, my friend» (“Sé agua, amigo mío”).

La frase original en inglés de “Be Water my Friend”

Don’t get set into one form, adapt it and build your own, and let it grow, be like water. Empty your mind, be formless, shapeless — like water. Now you put water in a cup, it becomes the cup; You put water into a bottle it becomes the bottle; You put it in a teapot it becomes the teapot. Now water can flow or it can crash. Be water, my friend.

Bruce Lee

La traducción en español de “Be Water my Friend”
No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua. Vacía tu mente, sé amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede chocar. Sé agua, amigo mío.

Traducción de Muhimu

“Be water, my friend” le permitió maximizar su éxito

El legado de Bruce Lee se basa principalmente en su éxito como estrella de cine y artista marcial. No mucha gente sabe que también fue un ávido lector y un profundo pensador. De hecho, a menudo notó que muchas de las impresionantes hazañas que logró no fueron solo un producto directo de su compromiso de entrenar su cuerpo. Todo comenzó con su habilidad para cultivar su mente.

Todos podemos aprender algo de Bruce Lee, el ícono y el atleta. Dicho esto, todos deberíamos también apuntar a sacar lo que podamos de Bruce Lee, el filósofo.

No era suficiente para él simplemente hacer su trabajo y cosechar las recompensas de su trabajo. También tuvo que lidiar con un mundo que lo empujaba en dos direcciones diferentes. Saltó a la fama en un momento en que tuvo que lidiar con las críticas por su herencia mixta. En Hong Kong, fue juzgado por ser estadounidense. En Estados Unidos, fue juzgado por ser chino. Quizás eso explique sus hábitos profundamente introspectivos y también cómo se convirtió en un pensador tan ferozmente independiente.

La obsesión xenófoba y racista por encasillar a las personas en nacionalidades con rasgos definidos, llevó a un entrevistador de Hong Kong a preguntarle de qué nacionalidad se veía realmente a sí mismo. Bruce Lee lo miró antes de decir con calma:

“Ninguno. Me considero un ser humano “.

A través de sus escritos y entrevistas, nos brinda una visión íntima de su proceso de pensamiento y lo que significa utilizar la mente humana de manera productiva para nutrir el pensamiento independiente.

Bruce Lee puede ser famoso como luchador de combate, pero es con su mente que realmente llegó allí. Veamos qué podemos aprender.

Primera enseñanza de Bruce Lee: ningún dogma contiene todas las respuestas

En general, todo dogma se afirma como el que tiene todas las respuestas. Sin embargo, si miramos a través del lente de la historia, vemos que cada uno tiene sus éxitos y sus fracasos.

Dependiendo de la parte del mundo en la que vivas, es probable que cumplas con un conjunto de costumbres y creencias sobre cuál es la conducta correcta y qué significa vivir bien.

Si todo a lo que has estado expuesto es un marco cultural o ideológico, lo más probable es que muchos de tus patrones de pensamiento estén formados por un conjunto de valores muy específicos y reglamentados.

Diferentes países, culturas e incluso ciudades tienen diferentes creencias sobre lo que está bien y lo que está mal, lo que se respeta y lo que no, lo que es verdadero y lo falso. A veces, estas diferencias son sutiles, y otras veces, cambian por completo tu vida.

Bruce Lee estaba fuertemente influenciado por la filosofía china pero también, le gustaba particularmente el trabajo de personas como Alan Watts, que trajeron muchos valores e ideas orientales a Occidente.

Quiso lo mismo para su desarrollo personal. Pensaba que había mucha belleza en muchos de los ideales del este y, a través de sus películas y escritos, esperaba difundir algo de eso hacia el oeste.

Aún así, siempre fue consciente de las limitaciones de una sola tradición o cultura, y siempre buscó mezclar y combinar diferentes ideas para llegar a sus propias conclusiones personales.

La mayoría de las veces, la razón por la que la mayoría de las personas que apoyan un dogma en particular lo hace es por pura casualidad. La mayoría de ellos nacieron en él o fue la influencia predominante a su alrededor, que finalmente se extendió a sus propias vidas.

Esto no quiere decir necesariamente que no pueda aceptar un sistema de creencias que está respaldado por un marco más amplio que muchos otros también ven como cierto. Se trata solo de pensar con cautela.

Cada cultura o ideología tiene algo que enseñar, pero ninguna ofrece todas las respuestas.

Segunda enseñanza de Bruce Lee: confianza intelectual

Una de las fortalezas de los marcos existentes para pensar y vivir es que muchos de ellos han sobrevivido a la prueba del tiempo. En términos generales, si una idea ha existido a lo largo de la historia, a menudo es justo asumir que, sea lo que sea, tiene una buena razón general para existir.

Este no es siempre el caso, pero es una regla general que se mantiene. Si deseas refutar una parte de un dogma existente, entonces necesitas una fuerte confianza intelectual para hacerlo.

Bruce Lee creía que incluso su confianza (y tenía mucha) en sus habilidades físicas comenzaba con la confianza intelectual que cultivaba en su mente.

 En una vieja carta que escribió cuando tenía 20 años, habla de una “fuerza creativa y espiritual” dentro de él que guía todo lo demás. Era ante todo un pensador y la confianza que ganó al cultivar su mente fue el catalizador que le permitió confiar en su forma independiente de pensar y actuar. Es por eso que no solo hizo preguntas, sino también por qué innovó creando nuevos estilos de combate.

Es fácil romantizar el pensamiento independiente. Por lo general, es la forma más recomendable de progresar. Dicho esto, depende de que seas realmente un pensador eficaz. Para pensar por ti mismo, primero tienes que esforzarte para confiar en tu propio proceso de pensamiento.

Tercera enseñanza de Bruce Lee: es mejor la autoexpresión que la imitación

Además de rechazar un único dogma que lo abarca todo, Bruce Lee también sintió que la cultura de su tiempo, especialmente en la comunidad de artes marciales de Hong Kong, estaba demasiado preocupada por escoger y elegir determinados tipos de acción y no lo suficiente preocupada por la autoexpresión.

Sentía firmemente que la mejora y el desarrollo de uno mismo no eran necesariamente actos de copiar una historia de éxito existente, sino que se trataba de observar e iterar de manera personal.

Al entenderte primero a sí mismo, tienes una mejor idea de lo que es útil para ti y lo que no, y a partir de ahí te basas solo en lo que es relevante, no en todo. 

“El aprendizaje definitivamente no es una mera imitación o la capacidad de acumular y ajustarse a conocimientos fijos. El aprendizaje es un proceso constante de descubrimiento y nunca concluyente”

Bruce Lee

Todos podemos aprender algo de casi cualquier cosa y vale la pena desarrollar una mentalidad que lo haga. Dicho esto, salvo algunas excepciones, las lecciones siempre deben ajustarse a su propia expresión, en lugar de amoldarse a ella.

Cualquier desarrollo valioso comienza en la base de quién eres y qué sabes que es verdad. Naturalmente, eso no significa que esas partes de ti no puedan mejorar y que no debas tratar de mejorarlas. Todo lo contrario: es un proceso de mejora constante.

Una vez que tengas una base sólida de confianza intelectual, tu objetivo debe ser iterar y mejorar, no renunciar a ti mismo para intentar convertirte en algo que no eres.

Las personas a menudo se apegan demasiado a cualquier fuente o moda y, aunque a veces puede ser bueno, la mayoría de las veces simplemente roban tu modelo único para transformarlo en una mala copia. Siempre debes buscar la observación para la comprensión, pero hazlo sin apego a la mimesis.

Si estás pensando lo mismo que los demás, generalmente también estás cometiendo los mismos errores que ellos. Pensar por ti mismo no solo es óptimo, sino que es la única forma de salir adelante.

Todo lo que necesitas saber sobre “Be water, my friend”

“No le temo al hombre que ha practicado 10.000 patadas. Temo al hombre que practicó una patada 10.000 veces “

Bruce Lee

Bruce Lee es el padre de las artes marciales modernas y sus películas continúan atrayendo fanáticos de todas partes. Su estilo independiente de pensamiento y acción siempre ha sido visible en su trabajo comercial, pero podría decirse que son aún más evidentes en la filosofía que dejó atrás.

Saber pensar por sí mismo no se trata de rechazar las ideas existentes por el simple hecho de hacerlo. Se trata de ser crítico y cauteloso en su enfoque para tomar decisiones importantes.

Tu mente es responsable de todo lo que se te presente en la vida. En 1969, nadie esperaba que un asiático delgado y de voz aguda se convirtiera en uno de los personajes más influyentes del siglo XX.Nadie lo sabía, es decir, excepto Bruce Lee. Ese año, Bruce Lee se escribió una carta a sí mismo:

Carta de Bruce Lee: Mi objetivo principal definido

“Yo, Bruce Lee, seré la primera super estrella oriental mejor pagada de Estados Unidos. A cambio, ofreceré las actuaciones más emocionantes y ofreceré la mejor calidad en calidad de actor. A partir de 1970 alcanzaré la fama mundial y desde entonces hasta finales de 1980 tendré en mi poder $ 10,000,000. Viviré como me plazca y lograré la armonía interior y la felicidad”

Bruce Lee, carta de enero de 1969

Cuatro años después, estaba muerto. Pero en esos cuatro años, Bruce logró todo lo que dijo que haría y mucho más. A los 32 años, ya había cambiado para siempre el destino del cine y las artes marciales.

La carta de Bruce rebosa confianza. Pero, ¿de dónde vino esta confianza? Puede que nunca sepamos la respuesta completa, pero los escritos de Bruce, recopilados en libros como  Letters of the Dragon  y  Striking Thoughts , nos dan una pista.

En particular, si echamos un vistazo a una carta escrita por Bruce Lee más de una década antes de su muerte, cuando todavía era un estudiante de 21 años en la Universidad de Washington. Mientras lee, intenta imaginar qué carta hubieras escrito tú con esa edad:


Querida Perla,

Esta carta es difícil de entender. Contiene mis sueños y mi forma de pensar, en su conjunto, puedes llamarlo mi forma de vida. Será bastante confuso ya que es difícil escribir exactamente cómo me siento. Sin embargo, quiero escribir y hacérselo saber. Haré todo lo posible para escribirlo con claridad y espero que usted también mantengas la mente abierta en esta carta y no llegues a ninguna conclusión hasta que haya terminado.

Hay dos formas de ganarse la vida bien, una es el resultado del trabajo duro y la otra, el resultado de la imaginación (también requiere trabajo, por supuesto). Es un hecho que el trabajo y el ahorro producen una competencia, pero la fortuna, en el sentido de riqueza, es la recompensa de la persona que puede pensar en algo en lo que no se había pensado antes. En cada industria, en cada profesión, las ideas son lo que Estados Unidos está buscando. Las ideas han hecho de Estados Unidos lo que es, y una buena idea hará que una persona sea lo que quiere ser.

Una parte de mi vida es Kungfu Este arte me influye mucho en la formación de mi carácter e ideas. Practico el Kungfu como cultura física, una forma de entrenamiento mental, un método de autodefensa y una forma de vida. Kungfu es el mejor de todos los artes marciales; sin embargo, los derivados chinos del judo y el kárate, que son solo conceptos básicos del Kungfu, están floreciendo en todo Estados Unidos. Esto es así porque nadie ha oído hablar de este arte supremo; Además no hay instructores competentes… Creo que mis largos años de práctica respaldan mi título para convertirme en el primer instructor de este movimiento. Todavía quedan muchos años por delante para pulir mis técnicas y mi carácter. Mi objetivo, por lo tanto, es establecer un primer Instituto Kungfu que luego se extenderá por todo Estados Unidos (he establecido un límite de tiempo de 10 a 15 años para completar todo el proyecto). Mi razón para hacer esto no es el único objetivo de ganar dinero. Los motivos son muchos y entre ellos están: me gusta dar a conocer al mundo la grandeza de este arte chino; Disfruto enseñando y ayudando a la gente; Me gusta tener un hogar acomodado para mi familia; Me gusta originar algo; y el último pero aún uno de los más importantes es porque el Kungfu es parte de mí.

Sé que mi idea es correcta y, por lo tanto, los resultados serán satisfactorios. Realmente no me preocupa la recompensa, sino poner en marcha la maquinaria para lograrlo. Mi contribución será la medida de mi recompensa y éxito.

Antes de su fallecimiento, algunos le preguntaron al difunto Dr. Charles P. Steimetz, el genio de la electricidad, en su opinión: “¿Qué rama de la ciencia progresaría más en los próximos veinticinco años?” Hizo una pausa y pensó durante varios minutos y luego, como un relámpago, respondió: “realización espiritual”Cuando una persona llega a una realización vital consciente de esas grandes fuerzas espirituales dentro de sí mismo y comienza a usar esas fuerzas en la ciencia, en los negocios y en la vida, su progreso en el futuro será incomparable.

Siento que tengo esta gran fuerza creativa y espiritual dentro de mí que es más grande que la fe, más grande que la ambición, más grande que la confianza, más grande que la determinación, más grande que la visión. Son todos estos combinados. Mi cerebro se magnetiza con esta fuerza de dominación que tengo en la mano.

Cuando dejas caer un guijarro en un charco de agua, el guijarro inicia una serie de ondas que se expanden hasta abarcar todo el charco. Esto es exactamente lo que sucederá cuando dé a mis ideas un plan de acción definido. Ahora mismo, puedo proyectar mis pensamientos hacia el futuro, puedo ver delante de mí. Sueño (recuerda que los soñadores prácticos nunca se rinden). Puede que ahora no tenga nada más que un pequeño lugar en el sótano, pero una vez que mi imaginación se ha acelerado, puedo ver pintado en un lienzo de mi mente una imagen de un magnífico Kungfu de cinco o seis pisos. Instituto con sucursales en todos los Estados. No me desanimo fácilmente, me visualizo fácilmente superando obstáculos, superando reveses, logrando objetivos “imposibles”.

Ya sea una Divinidad o no, siento esta gran fuerza, este poder sin parar, este algo dinámico dentro de mí. Este sentimiento desafía la descripción, y no hay experiencia con la que se pueda comparar este sentimiento. Es algo así como una fuerte emoción mezclada con fe, pero mucho más fuerte.

Considerándolo todo, el objetivo de mi planificación y ejecución es encontrar el verdadero significado de la vida: la tranquilidad. Sé que la suma de todas las posesiones que mencioné no necesariamente se suma a la paz mental; sin embargo, puede serlo si dedico mi energía a la realización real de mí mismo en lugar de al combate neurótico. Para lograr esta tranquilidad, la enseñanza del desapego del taoísmo y el zen resultó ser valiosa….

Probablemente, la gente dirá que estoy demasiado confiado de mi éxito. Bueno, no lo soy. Verás, mi voluntad de hacer surge del conocimiento de que YO PUEDO HACER. Solo estoy siendo natural, porque no hay miedo ni duda dentro de mi mente.

Perla, el éxito llega a aquellos que se vuelven conscientes del éxito. Si no apuntas a un objeto, ¿cómo diablos crees que puedes conseguirlo?

Saludos cordiales,
Bruce


Rasgos de la personalidad de Bruce Lee

Confianza absoluta

Es el rasgo de personalidad más importante de todos los que tenía Bruce. Absoluta confianza en sí mismo, libre de todo temor o duda. Esto no era innato, sino que lo desarrolló a través de años de entrenamiento físico y mental.

Recompensa mediante contribución

Para él, convertirse en millonario es el efecto secundario de ayudar a un millón de personas. Tu salario o influencia no es un fin en sí mismo, sino una medida (imperfecta) de tu contribución al mundo. Es un aprendizaje compartido con los emprendedores sociales y las empresas con propósito.

Propósito intenso 

Bruce lo llamó “fuerza espiritual”, pero podemos usar la palabra “propósito”. Mucha gente pasa toda su vida persiguiendo el “qué” y luego se preocupa por el “por qué”. En cambio, primero estudia el “por qué” y las respuestas te darán el “qué”. Bruce, por ejemplo, estudió filosofía en la universidad. Eso le ayudó a entender tan bien los por qué, que le fue más fácil encontrar cómo alcanzar sus metas.

Siempre escuchas a la gente decir que tu creencia define los límites de tus posibilidades, pero hablar es fácil. Bruce Lee es uno de los pocos que vivió su vida haciendo lo que pensaba, creyendo lo que decía.


La carta que os hemos compartido proviene de  Letters of the Dragon , una colección de cartas de Bruce Lee llenas de sabiduría práctica, reflexiones filosóficas y hermosos bocetos de técnicas de artes marciales. Esta publicación apareció originalmente en Better Humans .

Deja una respuesta