muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 1

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos

Merece ser compartido:

Actualizado el lunes, 11 marzo, 2024

Creemos que la gente más inteligente o con más éxito son quienes tienen respuesta para todo o quienes escriben libres, pero si algo está demostrado es que las personas muy inteligentes leen libros y hacen muchas preguntas. Así que puede ser un buen punto de partida si quieres parecerte a ellas. Eso sí, ten cuidado con cómo las ejecutas porque supone una delgada línea entre el éxito y el fracaso.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 2

Sin embargo, realizar preguntas no es fácil y a muchas personas le incomoda el hecho de realizarlas, como el simple hecho de admitir que no has entendido lo que alguien ha dicho o de qué se está hablando. Pero, numerosos estudios avalan que las personas mas curiosas son las más inteligentes y comprometidas.Dian Griesel, autora de Fundamentos: La guía corporativa al cultivo de la conciencia de marca, defiende que no hay preguntas tontas. La raíz de su afirmación proviene de que es necesario preguntar, y preguntar mucho. Especialmente, debes realizar preguntas y no quedarte con ninguna duda cuando se aprende algo por primera vez, cuando la seguridad de alguien está en riesgo, cuando se trata de la salud o cuando inviertes en tu dinero.

Además, debemos tener en cuenta la importancia de enfocar tus preguntas para obtener aquella información clave que te ayude a mejorar el rendimiento en tu trabajo o en tu vida. Para eso es importante, por ejemplo, ir preparado a las reuniones, porque con tan sólo una buena pregunta puedes obtener los mejores resultados. Y no tengas miedo: realizar preguntas te convierte en alguien comprometido, tu interés se ve reafirmado en lugar de mermado.

Es bueno cerrar las sesiones de trabajo con una pregunta, de esta forma podemos saber si todas las personas van en la misma dirección. A veces pensamos que hemos entendido a nuestro jefe o compañero, pero en muchas ocasiones no es así. La mente es engañosa y, en ocasiones, nos hace creer que hemos dicho mucho más de lo que realmente dijimos. Para esto también hay pequeños trucos como, por ejemplo, repetir de nuevo lo que crees que había dicho la otra persona, de esta manera puedes asegurar que no haya malentendidos.

¿Qué perfil tienes ahora?

No todos formulamos de igual manera las preguntas. Simplificando mucho, existen dos modelos: las preguntas de aprendiz y las preguntas de juez. La diferencia radica en que hay preguntas que tienen el potencial de impulsar avances e inspirar transformaciones y, por el contrario, otras nos conducen al estancamiento y la segmentación.

Las preguntas de aprendiz provienen de personas de mente abierta, curiosa y creativa, con ella se fomenta el progreso abriendo las posibilidades. La conclusión de estas da lugar a descubrimientos, entendimiento y soluciones. Así lo defiende Marilee Adams, presidenta y fundadora del Instituto de Investigación y autora del libro Cambia tus preguntas, cambia tu vida.

Del otro lado, encontramos las preguntas del que juzga. Son preguntas que parten de una predisposición cerrada, encauzada a la crítica. Su objetivo es destacar los problemas en lugar de las soluciones; en la mayoría de los casos esta actitud conduce a reacciones defensivas, negativas y muy apáticas.

Por lo tanto las preguntas del aprendiz siempre facilitan el progreso de aprendizaje aumentando las opciones, mientras que las preguntas del juez impiden el progreso limitando las perspectivas.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 3

¿Haz realizado alguna vez una lluvia de preguntas?

Seguramente conocías la lluvia de ideas, pero hay algo más efectivo que esto: la lluvia de preguntas. Hal Gregersen, director ejecutivo del Centro de Liderazgo del MIT y coautor de El ADN del innovador: El dominio de las cinco habilidades de los innovadores disruptivos, nos recomienda llevar a cabo estas sesiones de lluvias de preguntas en las que la gente solo piense en preguntas sobre un problema durante un período determinado de tiempo.

¿Cómo hacer para que las escuelas enseñen a pensar? Melina Furman tiene una propuesta muy concreta que puede generar cambios profundos en las escuelas y los docentes actuales.

Melina Furman se dedica a generar propuestas educativas para formar el pensamiento científico, una mirada sobre el mundo que combina la lógica con la curiosidad, y la creatividad con el espíritu crítico. Es bióloga y doctora en Educación, profesora de la Universidad de San Andrés e investigadora del CONICET. Cofundó Expedición Ciencia y condujo el programa La Casa de la Ciencia del canal de TV Paka Paka. Cofundó El mundo de las ideas, un curso para potenciar la creatividad y contagiar la pasión al mundo.

¿Te animas a realizar preguntas?

¿Cómo estás ahora?

«¿Cómo estás ahora?» Esa es la pregunta que he estado respondiendo por defecto por teléfono, por mensaje de texto y por chats de Zoom durante este tiempo de comunicaciones en globo impulsadas por Covid-19.

Al principio fue una pregunta útil, una señal de cuidado sin suposiciones. Pero se ha convertido en una consulta que parece inspirar ahora una respuesta reflexiva escrita. Esto a menudo incluye el reconocimiento de que alguien está “aguantando” a pesar de las circunstancias, mientras que también se siente destripado por las personas que están luchando más que ellos o arriesgando sus vidas para salvar a otros: los trabajadores de la salud, los repartidores de alimentos, los padres que están educando en casa y trabajando al mismo tiempo, las madres solteras que tienen el virus, siendo atendidas por sus niños pequeños.

Cuando seguimos haciendo la misma pregunta, o no hacemos ninguna pregunta, perdemos la oportunidad de establecer conexiones más profundas con nuestros compañeros de conversación, quienes también son las personas que más nos importan. Nos engañan haciéndonos creer que sabemos cómo se sienten o qué están pensando, cuando ni siquiera hemos arañado la superficie.

Incluso en el mejor de los casos (léase: cuando no estamos en medio de una pandemia mundial) «¿Cómo estás?» Es más probable que sea un impedimento para la conversación que para iniciar una conversación, sostiene el periodista y autor Warren Berger en El libro de las bellas preguntas . Como señala Berger, «Una pregunta de memoria a menudo evoca una respuesta de memoria seguida de un eco de la pregunta de memoria original (» ¿Cómo estás? «» Bien. ¿Cómo estás? «)»

En este momento desafiante, vayamos más allá de «¿cómo estás?» y tomar más en serio las preguntas que les hacemos a nuestros colegas, amigos y familiares. No se trata solo de animar los chats de teléfono, texto y Zoom (después de todo, hay todo tipo de filtros para eso). Se trata de mantener nuestras relaciones sólidas y solventes durante lo que puede ser un largo período de saludable espacio por delante. Fundamentalmente, aprender a hacernos preguntas a nosotros mismos y a los que amamos puede ayudarnos a aceptar, en lugar de evitar, la incertidumbre que envuelve nuestras vidas. Parafraseando al poeta Rainer Maria Rilke, todos vivimos ahora nuestras preguntas, docenas de ellas, todos los días, nos guste o no.

La investigación sobre el poder de las preguntas para fortalecer nuestra relación con los demás y con nosotros mismos es clara. Son imanes de relaciones interpersonales que nos obligan a revelar información personal que genera confianza mutua. Pueden hacernos más agradables , parecer más competentes e incluso aumentar nuestra capacidad para sentir empatía.

Y lo que es más importante, los beneficios de las preguntas para profundizar las relaciones van más allá de los amigos y la familia. También pueden ayudar a que los nuevos equipos de trabajo remoto se mantengan fuertes y cohesionados, evitando que el distanciamiento físico introduzca rupturas emocionales que compliquen la colaboración.

A continuación hay una selección de preguntas, desde aquellas que invitan a la ligereza hasta otras que motivan una reflexión más seria, que puede pedir a sus interlocutores que vayan más allá de «¿cómo está?» y quizás en algún territorio emocional inexplorado. Por supuesto, ser un gran formulador de preguntas no se trata solo de plantear una pregunta única y poderosa. Se trata de escuchar profundamente antes y después de preguntar. Se trata de preguntar por curiosidad genuina versus obligación y hacer preguntas de seguimiento que demuestren que ha estado escuchando. Es tanto una mentalidad como un conjunto de habilidades.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 4

Once preguntas para establecer una conexión real o mantener la cohesión del equipo

Aquí hay algunas preguntas de muestra para ir más allá de «¿Cómo estás?»

  1. ¿Cómo te cuidas hoy?
  2. ¿Qué parte de su residencia de refugio en el lugar ha llegado a apreciar más?
  3. ¿Qué cosa sorprendente te has estado abasteciendo (que no es papel higiénico)?
  4. ¿Qué es una historia, de un libro, una película, un artículo, una conversación, que te ha cautivado recientemente? ¿Por qué te capturó?
  5. ¿Qué hábito ha comenzado o ha roto durante la cuarentena?
  6. ¿Qué lugar específico de su vecindario tiene más ganas de visitar una vez que todo esto termine?
  7. ¿Cuál es la parte más fácil de la cuarentena?
  8. ¿Cuáles son algunas de las cosas de las que se ha dado cuenta que realmente no necesita?
  9. ¿Qué es algo que tienes que te resulte útil?
  10. ¿Cuál es tu apodo / alter ego?
  11. ¿Qué problema, ya sea suyo o algo más global, le gustaría poder resolver?

Nueve preguntas para llevar las cosas un paso más allá

Estas son preguntas que debe considerar si está interesado en profundizar las conexiones en sus reuniones 1: 1 o cafés virtuales, o con personas fuera de su vida laboral:

  1. ¿Qué es algo que extrañas que te sorprende? ¿Qué es algo que no extrañas que te sorprende?
  2. ¿En qué miembro de su familia / grupo de amigos ha estado pensando más durante este tiempo? ¿Por qué?
  3. ¿Cuál es el acto más generoso que has visto recientemente?
  4. ¿Qué es lo último que experimentaste que te hizo reír o llorar?
  5. ¿Qué momentos del día o de la semana son más difíciles?
  6. ¿Qué te está dando esperanza ahora mismo?
  7. ¿Qué es lo mejor que te ha pasado hoy?
  8. ¿Cómo quieres que te cambie esta experiencia? ¿Cómo crees que será?
  9. ¿Qué esperas que todos aprendamos o aprendamos de esta experiencia?
Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 5

Preguntas ganadoras

«Todo el mundo es un ganador». Quizás hayas escuchado esta frase antes, o diferentes versiones de ella. Pero por muy alentadoras que suenen las palabras, no explican exactamente cómo sacar al ganador que hay en ti.

En estos consejos descubrirás el secreto. Aprenderá la estrategia simple que lo desglosa todo y explica que ganar, en cualquier cosa que elija hacer, se reduce a solo tres cosas: planear ganar, prepararse para ganar y luego esperar ganar.

Siga estos pasos y encontrará que lo llevarán al éxito para el que nació.

Born to Win enseña una filosofía simple pero efectiva para el éxito: primero tienes que planificar y prepararte para ganar, solo entonces puedes esperar ganar. El libro demuestra cómo implementar esta filosofía, desde establecer una visión y metas hasta prepararse para el éxito. También destaca la importancia de pensar positivamente y nutrir todo tu ser.

La receta para ganar es simple: si planifica y se prepara para ganar, puede esperar ganar con confianza. Primero, necesita una visión de éxito y un fuerte deseo de convertir esa visión en realidad. A continuación, debe establecer objetivos claros y reunir los conocimientos y las habilidades que necesitará para alcanzarlos. Si, en ese proceso, también puede nutrir la mente, el cuerpo y el espíritu, junto con una mentalidad positiva, entonces estará perfectamente preparado para esperar el éxito en todo lo que haga.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 6

Ganar comienza con una visión y el deseo de hacerlo realidad

¿Alguna vez has visto una carrera de campeonato de atletismo? ¿O el partido final de una gran competición deportiva, como el Super Bowl o el Mundial de fútbol? En todos estos eventos, los ganadores emergen y disfrutan de la gloria de su éxito.

Pero aquí hay una pregunta: ¿Cómo llegan estos ganadores a ese momento? Lo más probable es que hayan mostrado potencial más temprano en la vida, pero eso no es todo lo que se necesita.

En lo que respecta a los autores, todo el mundo tiene potencial. Lo que separa a los que tienen potencial de los que se convierten en ganadores es el deseo. Antes de que un atleta cruce esa línea de meta o un equipo de fútbol ganador levante el trofeo, primero tiene que querer ganar. Esto los impulsa a planificar, prepararse y, en última instancia, esperar la victoria.

El deseo es lo que motiva a las personas a hacer el trabajo duro que lleva a ganar. Piense en ello como un motor que lo impulsa hacia el éxito. Y el motor comienza a funcionar cuando establece una visión clara para usted y su futuro. A menudo, esta visión es el resultado de un evento o un encuentro.

Por ejemplo, la visión de éxito de Zig Ziglar se inspiró en una conversación con un supervisor al que admiraba. Trabajaba como vendedor y su supervisor le dijo que podía convertirse en el mejor vendedor del país. Antes de esta conversación, nunca se había imaginado hacer algo más que llegar a fin de mes. Pero cuando se le presentó la posibilidad de la grandeza, se emocionó con la visión. Y nació su deseo de hacerlo realidad.

Una vez que tiene el deseo, enciende dos cualidades que lo mantienen trabajando hacia su visión: compromiso y perseverancia.

El compromiso lo mantiene enfocado y consistente en perseguir su visión: hará todo lo que necesite para tener éxito. Y la perseverancia es lo que te mantiene en marcha incluso cuando el camino se pone difícil, lo que inevitablemente sucederá. Piénselo, cuando experimente contratiempos o desafíos, debe poder seguir adelante. De lo contrario, su visión nunca se materializará.

Para emprender el camino hacia el éxito, busque momentos que inspiren visión y despierten sus deseos. Saber exactamente lo que quiere le proporciona la motivación que necesita para planificar, prepararse y esperar ganar. En los siguientes consejos veremos cómo hacerlo.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 7

Establecer metas te apunta en la dirección ganadora

Imagina que estás conduciendo por una carretera cuando llegas a una rotonda con varias salidas. ¿Cómo sabes qué salida tomar?

Depende de hacia dónde te dirijas, ¿verdad? Tener un destino en mente facilita la elección de las carreteras por las que necesita viajar. Sin uno, terminaría conduciendo sin rumbo fijo, sin saber nunca qué salidas o giros tomar.

Cuando planeas ganar, tener una meta es similar a tener un destino. Le da dirección y evita que pierda su tiempo y esfuerzo.

Para ganar, debes establecer los objetivos correctos. Y puede hacer esto con un proceso simple.

Primero, asegúrese de que su objetivo sea específico: necesita una idea clara de lo que está buscando. En lugar de ganar más dinero, por ejemplo, su objetivo podría ser aumentar sus ganancias en un 30 por ciento. Una vez que haya definido la meta, escriba lo que obtendrá al alcanzarla. Comprender lo que hay para ti te ayuda a mantenerte motivado.

En segundo lugar, identifique cualquier obstáculo que pueda encontrar mientras persigue su objetivo. Si sabe qué esperar, puede prepararse para ello. Y hablando de preparación, el tercer paso es pensar en los conocimientos y habilidades que necesitará para alcanzar su objetivo. Esto le ayudará a identificar lo que necesita aprender, así como también quién puede apoyarlo y asesorarlo en el camino. Finalmente, complete el proceso creando un plan de acción detallado y estableciendo una fecha límite.

Por supuesto, establecer metas es importante, pero no es suficiente para ganar. Debes seguir adelante con la acción. Y el valor y el propósito lo ayudan a hacer esto: son el gran «por qué» detrás de su visión.

Considere este escenario: a tres hombres que realizan la misma tarea se les pregunta qué están haciendo. El primero dice que está cortando piedra, el segundo dice que está ganando un sueldo, pero el tercero ve un propósito más alto en el trabajo y dice que está construyendo una catedral. De los tres, ¿quién diría que tiene la mejor actitud?

Encontrar valor y propósito en lo que haces te da energía. Entonces, pregúntese: ¿Por qué quiere alcanzar sus metas? ¿Y cómo mejorarán su vida y la de los demás? Al responder estas preguntas, descubrirá el valor y el propósito que lo mantendrán trabajando con entusiasmo.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 8

Prepárese para ganar aprendiendo y buscando el consejo de las personas adecuadas

Aquí hay otra pregunta: ¿Irías a acampar sin una tienda de campaña o un saco de dormir? ¿O dar un discurso importante sin practicar primero?

Si respondió que sí, ¡su viaje de campamento probablemente no será muy divertido! Y en cuanto al discurso, ¡existe la posibilidad de impresionar a tu audiencia! Esto se debe a que ambos escenarios carecen de un ingrediente esencial para el éxito: la preparación.

Desde sorprender a la multitud con tus palabras hasta tener una experiencia de campamento memorable, todo lo que quieras hacer requiere preparación. Debe equiparse con la información, las herramientas y el sistema de apoyo adecuados. Solo entonces tienes la oportunidad de triunfar.

¿Alguna vez escuchaste el dicho «El conocimiento es poder»? Bueno, también es cierto cuando se trata de ganar. Tener el conocimiento adecuado lo ayuda a identificar oportunidades y encontrar formas de superar los desafíos. Como parte de su preparación en el camino hacia la victoria, establezca el hábito de aprender y desarrollar sus conocimientos. Puede hacer esto reservando tiempo regularmente para aprender algo relevante para su visión y metas. Tome una hoja del libro de Zig Ziglar: leyó durante tres horas cada día.

Y mientras aprende, asegúrese de practicar la aplicación de sus conocimientos y habilidades. Esto le da la oportunidad de dominar nueva información y aumentar su confianza. ¿Necesitas una prueba? Piense en lo que sucede cuando un niño aprende a andar en bicicleta. Al principio, está nerviosa por las caídas e inestable mientras conduce. Pero con suficiente práctica, su confianza aumenta y pronto puede subirse a la bicicleta sin dudarlo.

Además de adquirir conocimientos y la confianza para aplicarlos, hay un paso más que lo preparará para ganar. E implica encontrar mentores.

En algún momento, todo el mundo necesita apoyo, y buscar el consejo de personas más sabias y que hayan logrado el éxito mejorará sus posibilidades de ganar. Para elegir los mentores adecuados, busque signos de buen carácter, como ser confiable y desinteresado.

Una forma de estar seguro del carácter de alguien es si tiene relaciones personales felices y saludables. Los mentores deben saber escuchar y decir siempre la verdad, incluso cuando no quieras escucharla. Y ayuda si tienen la habilidad para tomar las decisiones correctas. Por último, elija mentores que disfruten de ver triunfar a otras personas.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 9

Cuando nutre todos los aspectos de sí mismo, puede esperar el éxito

Tómese un momento y considere qué distingue a los ganadores de los perdedores.

Probablemente pienses que el talento y el trabajo duro juegan un papel importante, y no te equivocas, pero no marcan la mayor diferencia. Lo principal que separa a los ganadores de los perdedores es la expectativa. Los ganadores esperan ganar. Y no solo porque planean y se preparan para realizar sus visiones.

Para esperar ganar, también debe comprometerse a mejorar su espíritu, mente y cuerpo. Estos distintos aspectos trabajan juntos para formar todo tu ser. Y si descuida alguno de ellos, limita su capacidad de éxito.

La parte más importante de quién eres es tu espiritualidad. Es lo que separa a las personas de todas las demás formas de vida en la tierra. Los animales, por ejemplo, son impulsados ​​por la necesidad de sobrevivir y reproducirse pero, como persona, estás motivado por ideas espirituales como la fe y el amor. Esto hace que nutrir su espíritu sea esencial para su éxito y para vivir una vida mejor en general.

Zig Ziglar aprendió esto a través de su propia experiencia. Hasta que entregó su vida a Jesucristo, luchó financieramente, y cualquier éxito que se le presentaba duraba poco.

Junto con su espíritu, también debe nutrir su mente. La mejor manera de hacerlo es aprender a pensar de diferentes maneras, que es un proceso de dos pasos. Primero, como aprendió en el consejo anterior, asegúrese de estar siempre absorbiendo nueva información: a través de la observación, la lectura o la escucha de personas conocedoras. Luego, use esa información para abordar sus objetivos y resolver problemas. Es útil hacer esto al dedicar tiempo dedicado a pensar y usarlo para aplicar de manera creativa todo lo que haya aprendido recientemente.

Cuidar su espíritu y su mente es importante, pero recuerde que ambos están alojados en su cuerpo, por lo que también debe estar en buena forma. Cuando está físicamente sano, se desempeña de la mejor manera y aumenta sus posibilidades de éxito. Nutre su cuerpo con una dieta nutritiva y ejercicio regular. Incluso puede utilizar el proceso de establecimiento de objetivos para guiarlo hacia un mejor estilo de vida y una mejor forma física.

A la larga, prestar atención a su salud espiritual, mental y física le dará confianza, energía y tranquilidad. Con estas herramientas, puede esperar tener éxito en todo lo que hace con seguridad.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 10

Si ha planeado y preparado para ganar, no hay necesidad de preocuparse por el resultado

Si alguna vez ha ido a jugar a los bolos, es posible que haya notado algo interesante.

Los jugadores se colocan en posición, apuntan con cuidado y, finalmente, sueltan la pelota. Luego, mientras rueda por el callejón, intentan dirigirlo hacia los alfileres con sus palabras o lenguaje corporal. La mayoría de estos jugadores tienen la preocupación escrita en sus rostros.

Pero hay un problema. Una vez que la pelota comienza a rodar, nada de lo que hacen los jugadores puede cambiar el resultado final, por lo que preocuparse por los resultados es una pérdida total de energía y tiempo. Lo mismo es cierto cuando intentas ganar en la vida.

Cuando ha puesto su mirada en una visión y ha hecho el trabajo para darle vida, preocuparse por el resultado final no tiene sentido. Ahora, como eres humano, es natural que te preocupes algo; es normal que te preocupes por tu salud o tus finanzas, por ejemplo. Pero cuando te preocupas por los peores escenarios imaginados, pierdes la esperanza y te vuelves negativo. Con esta mentalidad, no puedes esperar ganar.

Una forma en que se manifiesta la preocupación es como miedo al fracaso. Esto le dificulta superar los golpes y contratiempos. Por ejemplo, si solicita un trabajo y es rechazado, puede comenzar a pensar que nadie lo contratará jamás. La mejor manera de combatir ese miedo es recordar que el fracaso no te define.

La preocupación también se manifiesta como lectura de la mente. Aquí es cuando sacas conclusiones negativas sobre los pensamientos y las intenciones de los demás. Estas conclusiones rara vez se basan en hechos y solo conducen a la frustración. Para evitar convertirse en una víctima de la lectura de mentes, concéntrese en las acciones de las personas y en lo que aprende al tener conversaciones abiertas con ellas.

Entonces, ¿cómo puedes contrarrestar la negatividad que crea la preocupación? Activando su antídoto: el pensamiento positivo.

Cuando eliges pensamientos positivos en lugar de negativos, te vuelves capaz de mucho más. Imagínese un entrenador deportivo que le dice a su equipo que sus oponentes son más rápidos y mejores de lo que podrían esperar ser. ¡No motivaría a nadie! ¡Sería un milagro si los jugadores entraran al campo!

Pero si, en cambio, le dice al equipo que pueden ganar, les da algo para estar a la altura.

Haz lo mismo en tu propia vida. Mantén una mentalidad positiva y date la mejor oportunidad de ganar.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 11

Las personas que te rodean pueden mejorar o limitar tu potencial. Hay quienes constantemente menospreciarán sus ambiciones y lo desanimarán de perseguir el éxito, estas son las personas de las que debe mantenerse alejado. En su lugar, rodéate de personas que te animen , personas que te motiven a perseguir tus sueños. Para elegir a los que lo animan, busque personas que no tengan miedo de correr riesgos y estén dispuestas a compartir lo que han aprendido en sus propios viajes hacia el éxito.

Descubre cómo formular preguntas de éxito con tres sencillos pasos 12

Merece ser compartido:

Deja una respuesta