muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 1

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo)

Actualizado el lunes, 20 marzo, 2023

Vivir con una persona tóxica puede ser extremadamente desafiante y agotador. Puede tener un gran impacto negativo en su salud mental y bienestar. Sin embargo, es posible vivir con una persona tóxica si tomas las medidas adecuadas para protegerte y manejar la situación. Este artículo brindará consejos útiles sobre cómo vivir con una persona tóxica sin dejar que te arrastre hacia abajo. Desde establecer límites hasta tomarse un tiempo para usted, estas estrategias pueden ayudarlo a sobrellevar la situación de manera saludable.

Creo que no es necesario definirlo, pero llamamos personas tóxicas a aquellas que nos drenan la energía, que necesitan que otros se sientan mal para que ellos se puedan sentir mejor. Aunque el término es relativamente nuevo (nació en los años 80), todo el mundo es capaz de identificar a un sujeto así en su círculo social.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 2
Cuándo una relación se vuelve tóxica

Siempre hay un consejo universal para tratar con personas tóxicas de diversa índole: “Convive lo menos posible y aléjate porque no te convienen”. Es un mensaje sencillo de seguir. Pero, ¿y si resulta que esa persona tóxica está cerca de nosotros? ¿Y si hablamos de un compañero de trabajo, de un amigo de la infancia o de un familiar? Resumiendo, ¿y si se trata de alguien con quien debemos convivir durante mucho tiempo sin remedio? En esos casos, solo nos queda cambiar el chip.

Tips Para Saber Qué hacer con GENTE TÓXICA, cómo identificarlas y encontrar las señales ocultas de este tipo de personas. Aunque no nos guste, están por muchos lados. Las personas TÓXICAS, y también las HIPÓCRITAS, contaminan todo a su paso.
Reconocer a los vampiros energéticos
Reconocer a los vampiros energéticos

Consejos de comunicación con personas tóxicas

La comunicación con personas tóxicas puede ser difícil y desafiante. Es importante comprender que la comunicación con estas personas requiere un enfoque diferente al de la comunicación con otras personas. Para comunicarse de manera efectiva con personas tóxicas, es importante mantener la calma y la compostura, usar un lenguaje positivo y evitar ponerse a la defensiva o ser agresivo. Además, es importante establecer límites y permanecer firme en sus convicciones al comunicarse con estas personas. Siguiendo estos consejos, puede garantizar una comunicación efectiva con personas tóxicas mientras mantiene su salud mental y bienestar.

Si te encuentras con personas tóxicas, convive lo menos posible y aléjate porque no te convienen.

Cada persona es un mundo y es difícil ajustarse a cada perfil de persona tóxica. Pero sí existe una premisa que nos ayudará a convivir con este tipo de personas y sobrevivir en el intento.

Aprende a decir sí y no

Bueno, más bien aprende a decir no. El sí es más fácil decirlo siempre. De esa forma, agradamos al otro, cumplimos sus exigencias, se satisface… pero nosotros mismos nos implicamos en situaciones que quizás no nos son favorables. O, peor aún, nos obligamos a esforzarnos en algo que nos perjudica.

Este consejo de saber decir no seguramente lo hayas escuchado en muchos sitios. Es una herramienta comunicativa común que obedece a tu derecho de establecer tu espacio y tus límites. De hecho, este consejo consiste en eso mismo: «Crea tu espacio y define tus límites. Si tú mismo los cuidas, y haces que los demás los cuiden, te ganarás el respeto de los demás».

Este consejo lo ha expresado Bernardo Stamateas en el libro Gente tóxica. En él nos cuenta que, aunque es normal querer ser aceptados por los demás, a menudo este impulso por formar parte de un grupo nos puede llevar a adoptar papeles sumisos y de fácil explotación por personas con más necesidad de dominar a los demás.

En resumen: aprende a decir NO, marca tus límites y no dejes que nadie los sobrepase.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 3
Manipuladores emocionales

La consecuencia directa de saber aceptar tus límites

Como expresan psicólogos como Bernardo Stamateas, Elisa Sánchez o Alejandra Valle-Návega, si dejas que alguien te agreda es porque te cuesta ponerle límites al otro y, por consiguiente, también te cuesta ponerte límites a ti. Esto ocurre también con personas que, por alguna razón, sienten la necesidad de querer cambiar al otro (con nefastos resultados).

Reconocer a un mentiroso
Reconocer a un mentiroso

Cuando no puedas alejarte de las personas tóxicas, protégete de ellas como puedas.

A veces, saber imponer estos límites acarrea un esfuerzo mental y emocional muy grande. Como se diría tradicionalmente: «Roma no se construyó en un día». Por ello, debemos poner empeño para normalizar nuestras reglas. Sin embargo, mientras trabajamos en ello, y para mantener nuestro equilibrio emocional, debemos entrenar nuestra mente.

Aprender que hay cosas que no podemos cambiar, tener paciencia y aprender a estar en el aquí y en el ahora son condiciones que nos acercan más a un equilibrio mental y emocional más sólido y difícil de alterar por personas tóxicas. Al fin y al cabo, la batalla contra una persona tóxica no es ni personal, ni física, sino emocional.

Su misión es aprovecharse del desequilibrio mental. La tuya, la de mantener ese equilibrio.

Establece límites, encuentra la paz

Probablemente ya hayas escuchado que se supone que debes establecer límites saludables en tus relaciones. Pero, ¿qué significa eso realmente?

En la superficie, establecer límites suena como construir muros y mantener a las personas a distancia. Pero los límites no siempre tienen por qué poner una brecha entre las personas. En nuestra vida personal, los límites nos permiten acercarnos unos a otros al ayudarnos a sentirnos seguros para abrirnos y hacernos vulnerables.

Desafortunadamente, muchas personas malinterpretan o subestiman la necesidad de establecer límites en sus relaciones. ¿Y qué sucede como resultado? Se sienten frustrados y resentidos, discuten y pelean por problemas que se pueden resolver, y se aprovechan de ellos.

Estas claves están diseñadas para ayudarte a solucionar problemas de límites poco saludables en tus relaciones. Te ayudarán a defenderte expresando tus sentimientos y afirmando tus necesidades. Y, cuando puedas hacer esto, obtendrás menos conflictos y más de lo que deseas de tus relaciones.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 4
Miedos y personas tóxicas

Cuestión de límites, es una guía escrita por Nedra Glover Tawwab que establece todo lo que necesita saber sobre los límites: qué son, por qué los necesita y cómo implementarlos en su vida en este momento. Al analizar los entresijos de establecer límites saludables, estos consejos te dejarán sintiéndote seguro y empoderado para finalmente abordar esas conversaciones espinosas que has estado evitando durante tanto tiempo.

Muchos de los problemas en su vida, desde la sobrecarga de trabajo hasta las disputas domésticas, realmente se reducen a un solo problema: la incapacidad de establecer límites saludables. Por lo tanto, si se toma el tiempo para trabajar en este tema, podría mejorar su calidad de vida en todos los ámbitos. Con eso en mente, aquí hay un resumen del tamaño de una servilleta de los pasos que debe seguir. 

Paso 1: Identifique las áreas de sus relaciones en las que siente que necesita límites más claros.

Paso 2: exponga sus necesidades a la persona de la manera más segura y directa posible.

Paso 3: Aborde con madurez cualquier incomodidad que surja al establecer sus límites. Recuerde que solo será incómodo si lo hace incómodo.

Paso 4: respalde su límite, si es necesario, reafirmándolo o emitiendo una consecuencia.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 5
Empatía vs Aprobación

Las relaciones saludables necesitan límites saludables

Entonces, ¿cómo sabes si necesitas límites? ¿Cuáles son las señales exactamente?

Bueno, reflexione sobre algunas preguntas por un momento. ¿Se siente con frecuencia estresado, abrumado o agotado por la cantidad de trabajo que tiene que hacer? ¿Le resulta difícil decir no a las solicitudes de amigos, familiares y compañeros de trabajo? ¿Alguna vez te has encontrado evitando a ciertas personas con las que te sientes incómodo ?

Si respondió afirmativamente a cualquiera de estas preguntas, es posible que tenga un problema con los límites. Esto se debe a que, por muy diversos que parezcan estos problemas, en realidad todos se reducen al mismo problema fundamental: ha permitido que sus necesidades ocupen un segundo lugar frente a las de otra persona.

Los límites, entonces, se trata de defenderse a sí mismo. Tener límites saludables significa poder contar con las personas en tu vida para que te traten de una manera con la que te sientas cómodo.

Cuando pensamos en los límites, los que primero nos vienen a la mente son los límites físicos de nuestro cuerpo y espacio personal. Probablemente hayas experimentado lo incómodo que puede ser cuando alguien se acerca demasiado a tu cara durante una conversación, por ejemplo.

Pero, los límites físicos son en realidad solo uno de los seis tipos de límites. Por ejemplo, también tenemos límites sexuales, que tratan de limitar temas de conversación inapropiados, bromas con carga sexual y otros comportamientos que no estamos dispuestos a tolerar.

Luego están los límites intelectuales y emocionales, que se refieren a que los demás respeten nuestras opiniones y sentimientos, incluso si no están de acuerdo con nosotros. También tenemos límites materiales, que se relacionan con cómo otros usan nuestras posesiones. Y, finalmente, tenemos límites de tiempo que tratan de asegurar que otros comprendan el valor de nuestro tiempo. 

Es cierto que muchos de estos límites están codificados en la cultura, como el espacio personal, por lo que no debería ser necesario establecerlos. Sin embargo, otros límites son más individuales y estos son los que necesitamos comunicar. Por ejemplo, cuando conozcas a alguien por primera vez, es posible que tengas que hacerle saber que eres más un agitador de manos que un abrazador.

Por supuesto, establecer límites no siempre es fácil. Nos preocupa que seamos vistos como congestionados, necesitados o demasiado sensibles. Incluso podríamos preocuparnos por dañar la relación al hacer las cosas incómodas.

Pero, a la larga, no establecer límites es contraproducente. Si permitimos que los demás traspasen nuestros límites continuamente, la calidad de nuestras relaciones inevitablemente disminuirá.

Entonces, sí, establecer límites puede ser incómodo. Pero, al final, la incomodidad a corto plazo es un pequeño precio a pagar por tener relaciones funcionales a largo plazo.

«Los límites son la puerta de entrada a relaciones saludables».

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 6
Por qué nos autosaboteamos

La mayoría de los problemas de relación son causados ​​por límites que son demasiado porosos o demasiado rígidos

Piense en sus límites como la membrana de una célula: una barrera selectiva que permite el paso de sustancias útiles mientras bloquea las dañinas. Al igual que una membrana celular, sus límites deben apuntar a ese equilibrio perfecto entre ser receptivo a las influencias positivas y bloquear las negativas.

Si no logra este equilibrio, corre el riesgo de experimentar una variedad de problemas de relación. Si sus límites son demasiado porosos, por ejemplo, será vulnerable a absorber las necesidades y emociones de otras personas como propias. Sin embargo, si se equivoca demasiado en la dirección opuesta y sus límites son demasiado rígidos, corre el peligro de terminar emocionalmente aislado y solo.

Los límites porosos son débiles, demasiado flexibles o mal expresados. Por lo general, se caracterizan por una falta de separación emocional, dependencia o una actitud de agradar a las personas. En su forma más extrema, los límites porosos pueden resultar en un enredo emocional y codependencia .

El enredo es lo que sucede cuando hay una falta de distinción clara entre las vidas emocionales de dos personas. Para el ejemplo más claro de enredo, piense en esas parejas que nunca ve separadas porque pasan cada momento de vigilia juntos.

La codependencia es similar al enredo, pero está más desequilibrado. Las relaciones codependientes toman la forma de una persona que dedica su vida a resolver todos los problemas de la otra persona. Este arreglo es generalmente malo para ambas partes, ya que una de las partes nunca satisface sus propias necesidades y la otra nunca aprende cómo resolver sus propios problemas.

Las personas que sufren de límites porosos deben esforzarse por recuperar su autonomía. El primer paso es establecer cierta distancia física y emocional. Es importante retirar parte de su apoyo y concentrarse en buenas prácticas de cuidado personal.

En el otro lado del espectro, las personas que tienen límites rígidos generalmente tienen dificultades para acercarse a las personas. La forma más patológica de límites rígidos es la contradependencia, que se caracteriza por la distancia emocional y la incapacidad para expresar vulnerabilidad. Un ejemplo de contradependencia es cuando fantasmas a una persona con la que has estado saliendo simplemente porque se abrió sobre lo mucho que le agradas.

La solución para los límites rígidos es practicar el cultivo de relaciones cercanas. Eso significa practicar cómo expresar cómo te sientes a los demás, pedir ayuda cuando la necesitas y permitirte amar.

Al final, los límites saludables se encuentran en algún lugar entre los límites porosos y rígidos. Tendrá límites saludables una vez que pueda combinar la preocupación por sus propias necesidades con la preocupación por las necesidades del otro.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 7
Qué son los sesgos cognitivos 1
Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 8
Qué son los sesgos cognitivos 2

Establecer límites saludables requiere una comunicación clara y una acción constante

Cuando no establecemos límites claros directamente, ellos tienen una forma de darse a conocer de manera más indirecta. Estamos hablando de agresividad pasiva, una técnica de comunicación popular, pero lamentablemente ineficaz.

Si lo piensas bien, la agresividad pasiva es en realidad un mal intento de comunicar un límite. En lugar de decir directamente cómo nos han lastimado, actuamos como nos sentimos y solo esperamos que la otra persona se dé cuenta de lo que ha hecho mal. Sin embargo, la mayoría de las veces, este enfoque solo frustra a la otra persona que es completamente ajena a cuál es el problema.

La agresividad pasiva es especialmente común en las relaciones románticas, ya que a menudo esperamos que nuestra pareja tenga una percepción telepática de nuestras necesidades. Pero, la verdad es que tu pareja no puede leer tu mente y no es razonable esperar que lo haga.

Por lo tanto, es una buena práctica comunicar sus necesidades directamente. Los dos pasos para comunicar un límite directamente son afirmarlo verbalmente y luego respaldarlo con la acción.

La asertividad es absolutamente el camino a seguir. A diferencia de la agresividad pasiva, la asertividad es una forma de comunicar abiertamente sus necesidades sin atacar al otro por haber hecho algo mal. Y, cuando afirma sus límites directamente, minimiza la posibilidad de que sean malinterpretados.

Las declaraciones de límites asertivas generalmente toman la forma de quiero , necesito o espero . Por ejemplo, podrías decirle a tu madre: «Quiero que dejes de preguntarme cuándo me voy a casar».

Trate de evitar disculparse o explicar demasiado cuando establezca límites. No querrás dar la impresión de que tus límites son negociables.

Sin embargo, el proceso de establecer límites no termina con la comunicación. Tienes que respaldar lo que dices con acciones consistentes o, de lo contrario, tus límites no se tomarán en serio. 

Por un lado, eso significa modelar el comportamiento que espera de los demás. Si quieres que tu pareja sea honesta contigo, por ejemplo, no ayudará a tu causa si no eres honesto con ella.

Y, en segundo lugar, la acción constante significa respetar también los límites de otras personas. Las relaciones saludables se basan en la reciprocidad. Y, si no respetas los límites de otras personas, no les das muchas razones para respetar los tuyos.

Por esta razón, establecer límites termina siendo beneficioso para ambas partes en una relación. Dado que todo el mundo tiene límites, respetar los límites de los demás es la forma más segura de que también se respeten los tuyos.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 9
Red Flags de personas tóxicas

Hacer frente a las violaciones de los límites

De acuerdo, está muy bien decir que debemos ser asertivos al establecer límites, pero ser asertivos es mucho más fácil de decir que de hacer.

Es cierto, con frecuencia nos asaltan miedos y preocupaciones que nos impiden hablar sobre cómo nos sentimos realmente. Hacemos volteretas dentro de nuestras cabezas preocupándonos de si podemos ofender o ser percibidos de manera negativa. Pero, la verdad es que, siempre que seas educado, la mayoría de las personas respetarán las solicitudes directas.

Dicho esto, no todo el mundo es tan maduro. Algunas personas pueden resistir su límite cuestionándolo o probando sus límites. Ocasionalmente, las personas pueden incluso fingir que no te escucharon e ignorar tu límite por completo.

Estas respuestas suelen ser una señal de que necesita reevaluar su relación. Eso podría significar simplemente reiterar sus límites, pero también podría ser una indicación de que la relación simplemente no está funcionando.

Algunas infracciones en sus límites serán lo suficientemente menores como para que pueda ignorarlas. Por ejemplo, si un extraño borracho en una fiesta habla de sus problemas durante media hora, probablemente sea más fácil alejarse que tener una conversación íntima sobre los límites.

Pero, si las violaciones de los límites persisten con alguien durante mucho tiempo, entonces deberá hacer algo al respecto. Si no se abordan, las violaciones de los límites degradarán la estructura de su relación.

Sin embargo, antes de tomar medidas drásticas, dele a alguien el beneficio de la duda reafirmando sus límites. Por ejemplo, podría decir: “Siempre discutimos cuando hablamos de política. ¿Podemos ceñirnos a otros temas? «

Pero si alguien continúa infringiendo sus límites, tendrá que hacer cumplir su límite emitiendo una consecuencia. Por ejemplo, si tu madre tiene el hábito de aparecer en tu puerta sin avisar, incluso después de que le hayas pedido repetidamente que llame antes, es posible que debas bloquear su entrada hasta que entienda el punto.

En algunos casos, puede decidir que es mejor simplemente distanciarse de una relación o terminarla por completo. La frecuencia con la que dedica su tiempo a los demás es su elección. No estás obligado a dar tu tiempo a personas que no te respetan o que agotan tu energía. 

Eso no significa necesariamente que ya no te preocupes por esta persona. Solo significa que estás cuidando tu propio bienestar. En el siguiente consejo, veremos las buenas prácticas de cuidado personal con más detalle.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 10
Mantener la calma

Los límites saludables también consisten en tener una buena relación contigo mismo

Una de las principales razones por las que evitamos establecer límites es que no entendemos cuáles son. Imaginamos que los límites se tratan de distanciarnos emocionalmente de una persona, y que las relaciones genuinas se tratan de dar desinteresadamente. A las mujeres se les ha dicho especialmente que ser una buena esposa o una buena madre significa entregarse desinteresadamente en beneficio de otra persona. 

Pero hay una razón por la cual las amas de casa y las madres con frecuencia terminan quemadas, desmotivadas e incluso deprimidas. Cualquiera puede ver que entregarse por completo a los demás es contraproducente. ¿Cómo se puede esperar que alguien ayude a otros si no tienen energía, tiempo o alegría para sí mismos? No es posible verter de una taza vacía.

Entonces, si bien pensamos que los límites se refieren principalmente a cómo se comportan otras personas con nosotros, este es solo un lado de la ecuación. Los límites también son esenciales en la forma en que nos tratamos a nosotros mismos. Si desea ayudar a los demás, una parte de su energía debe destinarse a un buen cuidado personal.

Entonces, ¿qué significa tener límites saludables contigo mismo?

Por un lado, los buenos límites personales le impiden participar en prácticas que no le sirven. Por ejemplo, los límites de uno mismo le impiden gastar todo su dinero en cosas que no necesita o perder su tiempo en distracciones frívolas.

Pero los auto-límites no se tratan solo de decir no . También se trata de decirse  a  mismo tratándose con respeto y adoptando prácticas saludables de cuidado personal.

Ahora bien, el cuidado personal no solo significa tomar un día de spa de vez en cuando. El verdadero cuidado personal tiene muy poco que ver con gastar dinero. La esencia del verdadero cuidado personal es la autenticidad. Se trata de estar en sintonía con tus propias necesidades y respetarte a ti mismo lo suficiente para satisfacerlas.

Un ejemplo de cuidado personal es decir no a una solicitud cuando sabe que no tiene tiempo para hacerlo. Cuando dices que no a las cosas que no puedes o no quieres hacer, tendrás más energía y más entusiasmo por las cosas a las que dices que  .

Otras prácticas de cuidado personal incluyen encontrar el tiempo para hacer las cosas que disfruta, mejorarse a sí mismo mediante el aprendizaje y el desarrollo personal, y pasar tiempo con personas que lo hacen sentir bien.

Entonces, al final, no piense en los límites propios como algo puramente restrictivo. Piense en ellos como una ayuda positiva para sentirse bien, vivir de acuerdo con sus valores y disfrutar de relaciones saludables con los demás.

«Antes de enseñar a otros a respetar nuestros límites, debemos aprender a respetarlos nosotros mismos».

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 11
Críticas Constructivas

Establecer límites con la familia es parte del proceso de convertirse en adulto

La familia es a menudo donde las personas luchan más cuando se trata de establecer límites, especialmente en la relación entre padres e hijos. Después de todo, estas dinámicas de relación llevan décadas en desarrollo y no es probable que cambien de la noche a la mañana. 

Pero debemos establecer límites con nuestros padres porque esa es la única forma en que alguna vez creceremos. Es solo en virtud del hecho de que establecimos límites con nuestros padres durante nuestro desarrollo que gradualmente aprendimos a convertirnos en individuos que actúan de manera autónoma. Sin embargo, aquellos que no logran imponer límites en el desarrollo nunca dejarán de ser realmente niños.

Considere esto: el autor una vez trabajó con una mujer cuyo matrimonio estaba en ruinas porque su esposo estaba más cerca de su madre que de ella. Esta mujer luchó por tomarse en serio a su esposo porque él no podía tomar decisiones sin preguntarle primero a su madre. Si esto es algo con lo que puede identificarse, entonces tiene una gran necesidad de implementar los límites familiares. 

El primer paso para implementar límites con los miembros de la familia es crear distancia. Físicamente, eso significa reducir la frecuencia con la que los ve o les habla por teléfono. Emocionalmente, crear distancia implica preservar su privacidad al retener detalles íntimos de su vida personal.

El siguiente paso es practicar la afirmación de su voluntad. La forma principal de hacerlo es comenzar a resolver sus propios problemas y tomar sus propias decisiones. Pero también hay otras formas más pequeñas de ganar un poco de autonomía. Por ejemplo, expresando sus opiniones libremente frente a ellos, incluso cuando contradice sus puntos de vista.

Es importante recordar que este consejo también se aplica al revés. Si eres padre, es fácil olvidar que tus hijos también tienen límites y es importante respetarlos, al menos dentro de lo razonable. Cuando un niño establece un límite, puede parecer que se niega a comer un determinado alimento o que llora alrededor de una determinada persona.

Respetar los límites de sus hijos es importante porque refuerza el hábito positivo de afirmarse y relacionarse con los demás de una manera saludable. Cuando reconoce los límites de un niño, efectivamente le está diciendo, sí, usted tiene el poder de determinar su propia vida , y sí, sus necesidades y preferencias son importantes . 

En última instancia, por contraintuitivo que parezca, crear límites entre los miembros de la familia es en realidad esencial para relacionarse entre sí en la edad adulta como seres iguales e independientes.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 12
Vergüenza pública

Establecer límites en la oficina es fundamental para disfrutar de su trabajo y hacer un buen trabajo

El exceso de trabajo es endémico de nuestra sociedad. Demasiados de nosotros estamos ingresando mucho más allá de la semana laboral de 40 horas establecida en nuestros contratos. Con frecuencia trabajamos por las tardes y los fines de semana cuando se supone que debemos estar recuperándonos. Decimos que sí a proyectos adicionales de nuestros colegas incluso cuando no es nuestra responsabilidad. Y, por algún falso sentimiento de culpa, no aprovechamos todos los días de vacaciones a los que tenemos derecho. ¿Sabías que, en 2018, los trabajadores estadounidenses dejaron sin utilizar 768 millones de días libres remunerados?

Incluso si tenemos límites saludables en nuestra vida personal, tendemos a tener límites más porosos en nuestra vida profesional. Eso es porque nos resulta más difícil establecer límites con nuestro jefe y los miembros del equipo por temor a que no se nos considere un buen empleado .

Pero, nuevamente, esta actitud es contraproducente. Porque cuando trabajas en exceso y estás agotado, la calidad de tu trabajo se deteriora junto con la calidad de tu vida. Establecer límites en el trabajo lo ayudará a mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Eso significa, mejorar su propio bienestar y al mismo tiempo mejorar su compromiso y eficiencia en la oficina.

El primer paso para establecer límites en el trabajo es superar la idea de que ser un buen empleado significa decir que sí a todas las solicitudes. No hay nada bueno en sobrecargarse tanto que lo hace todo a medias. Recuerde, cuando dice no a responsabilidades adicionales, está diciendo que sí a hacer un buen trabajo en el trabajo que ya tiene.

El siguiente paso es hacer lo que sea necesario para hacer su trabajo dentro de las horas de trabajo, de modo que nadie pueda culparlo para que trabaje por más tiempo. Una forma de lograrlo es practicar la delegación de tareas cuando tienes demasiado en tu plato. Otra estrategia que puede probar es informar a sus compañeros de trabajo que prefiere guardar la charla para la hora del almuerzo.

Si aún encuentra que su carga de trabajo es demasiado para manejar, dígaselo a su jefe. Por supuesto, establecer límites con su jefe puede ser estresante. Pero es mucho mejor comunicarle sus límites a su jefe que sufrir en silencio. 

Y, una vez que haya experimentado la relativa relajación y la sensación de control que le siguen, se preguntará por qué no lo hizo antes.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 13
Burnout

Establecer límites románticos significa comunicar claramente tus necesidades y expectativas para el futuro

¿Cuál es el elemento más importante de una relación romántica? Comunicación.

No solo las malas personas son las que intoxican una relación. La mala comunicación es la principal causa de divorcio y ruptura, y es la principal razón por la que las parejas buscan terapia.

Pero, ¿a qué se reduce realmente la mala comunicación? Así es, una incapacidad para imponer límites. 

Cuando las parejas no pueden afirmar sus límites explícitamente, terminan recurriendo a otros métodos de comunicación más propensos al conflicto, como la agresividad pasiva.

Las parejas a menudo evitan hacer peticiones directas en una relación por miedo a alejar a su pareja. Pero este miedo es completamente infundado. Las parejas en terapia de pareja que aprenden a hacer peticiones claras y directas entre sí suelen mostrar una reducción en la frecuencia e intensidad de las discusiones. Usted también se sorprenderá de lo receptivo que es su pareja a la comunicación honesta y directa, y de lo dispuesta que está a satisfacer la mayoría de sus necesidades.

Idealmente, establecer límites y expectativas claros será una de las primeras cosas que hagan como pareja. Al ser honesto y directo sobre cómo espera que lo traten y lo que quiere obtener de la relación, ambos se ahorrarán una gran cantidad de angustias y una pérdida de tiempo a largo plazo.

Desafortunadamente, muchas parejas prefieren evitar estas conversaciones complicadas. Te sorprendería saber cuántas parejas nunca discuten sus expectativas en torno a cosas como el matrimonio y tener hijos hasta varios años después de la relación, solo para descubrir que quieren cosas completamente incompatibles.

Naturalmente, probablemente no sea prudente mencionar a los niños durante las primeras citas. Pero siéntete libre de compartir tus expectativas para la relación siempre que surja de forma natural en la conversación a medida que conoces a alguien.

Otros temas propensos a conflictos que probablemente deberían abordarse desde el principio incluyen cómo piensa compartir las finanzas, cómo dividirá las responsabilidades del hogar y cuál es su postura sobre la fidelidad. Esa última conversación seguramente será interesante, al menos.

Es posible, por supuesto, que ya esté en una relación profunda y hasta ahora haya logrado evitar cualquiera de estas grandes conversaciones. ¿Entonces, qué debería hacer? 

Bueno, es hora de tener una conversación difícil. Puede que le resulte incómodo, pero las conversaciones incómodas salvan las relaciones. Con base en los conflictos que han surgido en el pasado, ya debería tener una idea bastante clara de dónde se deben discutir los límites y las expectativas.

Y, quién sabe, al volver a insertar un poco de distancia y separación en la relación, es posible que incluso descubras que los límites infunden algo de romance en tu vida amorosa.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 14
No necesitas una media naranja

Planifica lo que va a decir con anticipación

Una vez que tenga una idea de las áreas de su vida en las que necesita límites, puede intentar este ejercicio.

Dibuja dos líneas verticales en una hoja de papel para crear tres columnas. En la primera columna, escriba los límites que le gustaría implementar. Por ejemplo, podría decir, quiero que mis padres dejen de llamarme con tanta frecuencia. En la segunda columna, escribe un par de declaraciones amables, pero asertivas que expresen tu límite. Por ejemplo, podría escribir, tengo mucho en mi plato estos días, ¿podemos mantener nuestras charlas una vez a la semana? En la tercera columna, escriba una o dos consecuencias que podría promulgar de manera realista si no se respeta su límite. Por ejemplo, aquí podría escribir, no contestaré el teléfono a menos que hayamos planeado tener una llamada. Con este ejercicio completado, tendrá su plan de acción para finalmente establecer esos límites que se necesitan con urgencia.

Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 15
Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo) 18

2 respuestas a «Cómo convivir con una persona tóxica (cuando todavía no puedes dejar de hacerlo)»

  1. Avatar de chifus
    chifus

    comprender que para ser asi han tenido que sufrir lo que ni imaginamos
    no solo paz-ciencia sino compasion tbn

  2. Avatar de Maria E Palacios Ramirez
    Maria E Palacios Ramirez

    Me encanto, realista, sintético y muy interesante, Me gustaría mas artículos sobre inteligencia emocional

Deja una respuesta