Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 1

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla

Los niños no son un diamante en bruto que debamos tallar hasta alcanzar la perfección; más bien son como pequeñas semillas, por lo que la labor de los padres y maestros consiste en cerciorarse de que tienen un entorno seguro donde crecer y desarrollarse.

«Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo».

María Montessori

Por desgracia, los adultos a menudo pensamos que nuestra manera de hacer las cosas y comprender el mundo es la única válida, por lo que, en vez de contribuir al desarrollo de los niños, lo limitamos. Cada vez que le “enseñamos” a un niño una verdad que no admite discusión, cerramos un camino hacia el descubrimiento.

La función de los adultos no es crear copias exactas de sí mismos, sino dar a los niños las herramientas que necesitan para desarrollar sus capacidades, plantearse sus propias metas y perseguir sus sueños.

Educar no es llenar la mente de conceptos y teorías sino liberarla para que pueda pensar y crear.

educación-niños-niñas

Esa visión limitada y restrictiva de la educación proviene directamente de la escolástica, una tendencia educativa que se implantó en el Medievo y aún sobrevive en nuestras escuelas. El problema radica en que el principal objetivo de los escolásticos no era conocer nuevos hechos, sino integrar el conocimiento que ya se había adquirido y que provenía de la filosofía griega y el cristianismo.

A aquellos maestros no les interesaba que sus estudiantes pensaran, sino que memorizaran una serie de verdades que se consideraban inmutables. Desgraciadamente, la educación todavía no ha podido desembarazarse de esa impronta.

Este maravilloso corto animado del 2010 titulado A cloudy lesson (Una lección en las nubes) aborda este tema y se convierte en una valiosísima lección para los padres, maestros y adultos en general. Es una creación de la directora Yezi Xue y captura un momento de aprendizaje mágico entre un abuelo y su nieto.

5 aprendizajes para la vida

Ser padre no es un paseo por el parque, pero si está preparado para trabajar en sus propios hábitos, será un modelo positivo a seguir e influenciará a su hijo. Vigile sus propios motivos y valores; Trate de no ser padre por miedo, envíe mensajes contradictorios sobre lo más importante o tome atajos. No puede proteger a su hijo de todas las dificultades, pero puede actuar como guía a medida que su hijo se familiarice con el espectro completo de las emociones humanas.

1. No hay una manera correcta de hacer las cosas 

Se puede llegar al mismo destino por diferentes caminos. Cada persona es distinta, por lo que debe encontrar por sí misma la forma de hacer las cosas con la que se sienta más cómoda e identificada. Si obligamos a los niños a hacer las cosas a nuestro modo, estaremos limitando su creatividad e identidad.

«Tenemos que enseñar a los niños cómo pensar, no qué pensar» —Margaret Mead

2. Los errores pueden ser la semilla de grandes descubrimientos

“Si no estás cometiendo ningún error, no estás innovando. Si estás cometiendo los mismos errores, no estás aprendiendo”, afirmó el escritor Rick Warren. De hecho, ¿sabías que los rayos X, la penicilina y el marcapasos, entre otros inventos, fueron descubiertos por accidente? Castigar los errores solo genera miedo al fracaso, cuando en realidad pueden convertirse en potentes herramientas de aprendizaje.

3. A veces un pequeño cambio de perspectiva lo cambia todo

A veces basta un ¿por qué? o un simple ¿y por qué no?, ¿y si no fuera así?, ¿y si probamos algo diferente? Atreverse a cambiar la perspectiva y asumir una actitud más positiva puede representar una gran transformación en la manera de ver y enfrentar la vida. Los niños suelen tener una perspectiva fresca e incontaminada, lo cual, unido a sus ansias de descubrimiento, es un tesoro valiosísimo. No se lo arrebatemos.

«El objetivo de la educación es preparar a los jóvenes para que sean capaces de educarse a sí mismos para el futuro». —Robert M. Hutchins

4. El apoyo emocional es un poderoso motor

Según la Teoría de la Autodeterminación de Edward L. Deci, para motivar a los niños a dar lo mejor de sí no es necesario recurrir a las recompensas externas, pero es imprescindible que cuando interactúen con los demás se sientan apoyados y validados emocionalmente. Si animamos a los niños cuando cometen un error, en vez de percibir la experiencia como un fracaso que les amedrente aprenderán a sacarle provecho y crecerá su creatividad, autoestima y tolerancia a la frustración.

5. El mayor regalo es dejar ser

El mayor regalo que podemos ofrecerle a un niño, a nuestra pareja o a cualquier persona con la que mantengamos una relación cercana y estrecha, consiste simplemente en dejarle ser. No solo es una muestra de amor, sino también de respeto a su individualidad. No significa permitir todo, pero sí darle libertad para que se exprese y encuentre su identidad.

Criar niños seguros de sí mismos y entrenar sus cerebros para una vida de felicidad, significado y éxito

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 2

Educar a niños y niñas que estén listos para enfrentar todos los desafíos de la vida

Frederick Douglass dijo una vez: «Es más fácil formar niños fuertes que reparar hombres rotos». Entonces, mientras están bajo su techo, ¿cómo puede asegurarse de que les está enseñando a sus hijos las habilidades y los valores correctos? ¿Qué es lo que más necesitan sus hijos para convertirse en adultos felices, responsables y autosuficientes?

Todos los padres quieren que sus hijos tengan el mejor futuro posible. Pero es posible que se sorprenda al saber que el desarrollo emocional y conductual positivo es tan integral para el éxito como, por ejemplo, el rendimiento académico. Aunque no hay escasez de libros prácticos para padres, Amy Morin sostiene que es igualmente importante saber qué hábitos no saludables no se deben enseñar a los niños. Como madre adoptiva y experta en terapia familiar, ha descubierto a través de la experiencia que los padres deben trabajar en sus propios comportamientos para criar niños mentalmente fuertes.

Estos principios se basan profundamente tanto en la investigación como en los propios clientes de Morin para mostrar cómo las prácticas de crianza comunes pueden ser perjudiciales para el crecimiento de su hijo, y qué debe hacer en su lugar.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 3

Los padres mentalmente fuertes promueven la responsabilidad y la perseverancia sobre una mentalidad de víctima

Mire donde mire, encontrará consejos sobre cómo ayudar a su hijo a mantenerse en buena forma física. Pero, ¿qué pasa con otros tipos importantes de acondicionamiento físico, como el bienestar mental o emocional? Hay pocas cosas en la vida que beneficien tanto a una persona como aprender a ser mentalmente fuerte . Un niño mentalmente fuerte es más probable que convierta los contratiempos en oportunidades y enfrente dificultades sin sentir lástima por sí mismo.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de criar a un niño mentalmente fuerte? Practicando hábitos buenos y saludables usted mismo , lo que le permite transmitirlos a su hijo.

Por ejemplo, es natural querer defender a su hijo cuando ha sido agraviado. La era de las redes sociales ha llevado a muchos padres a fomentar sentimientos de victimización en respuesta a cada desaire. Los padres mentalmente fuertes se niegan a hacer esto. Quiere que su hijo tenga la capacidad de afrontar los desafíos de la vida en lugar de verse siempre a sí mismo como una víctima de las circunstancias.

Tomemos el ejemplo de Cody, un joven de 14 años a quien le recetaron medicamentos para el TDAH. Sus maestros informaron que, como resultado, estaba más tranquilo y más atento, pero sus calificaciones no mejoraron. ¿La respuesta de sus padres? Exigir que se le asigne menos trabajo que a sus compañeros.

Sin embargo, la carga de trabajo de Cody no fue el problema. Había desarrollado lo que los investigadores llaman impotencia aprendida : creía que su TDAH lo hacía fundamentalmente incapaz, y sus padres habían reforzado esta idea. Una vez que comenzaron a tratarlo como si estuviera equipado para manejar sus responsabilidades, comenzó a esforzarse y sus calificaciones pronto cambiaron.

Los padres mentalmente fuertes tampoco permiten que sus hijos eviten la responsabilidad. En lugar de permitir que su hijo culpe a los demás por sus problemas, hágale responsable y déjelo enfrentar las consecuencias de sus acciones. Si no lo hace, ¿cómo se supone que aprenderá a lidiar con las inevitables injusticias que enfrentará en la vida?

También puede ayudar a su hijo en casa. Asígnele responsabilidades domésticas, por ejemplo: las investigaciones muestran que los niños que tienen que hacer las tareas del hogar desde una edad temprana se vuelven adultos más exitosos, empáticos y autosuficientes. Deje que él también maneje los problemas por sí mismo. Según el sociólogo Steven Horwitz, los niños deben practicar la resolución de conflictos por sí mismos durante el tiempo de juego no estructurado. Si siempre dependen de la intervención de los adultos, es más probable que culpen a los demás.

Por último, enseñar a su hijo a elegir verdaderos pensamientos más BLUE los . Los pensamientos AZULES son aquellos en los que culpas a todos los demás, buscas las malas noticias, caes presa de conjeturas infelices (es decir, asumiendo lo peor) y son exageradamente negativos. Los pensamientos verdaderos, por otro lado, implican aceptar la responsabilidad, señalar lo bueno, tomar medidas y buscar excepciones.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 4

Enseña a tus hijos formas saludables de lidiar con la culpa y el miedo

Si alguna vez te ha preocupado no ser un buen padre, ¡no estás solo! Un enorme 94 por ciento de las madres encuestadas por BabyCenter informan sentimientos de «culpa de mamá». Pero tanto para las madres como para los padres, demasiada ansiedad por ser un «mal» padre puede llevar a un gran error: tomar decisiones sobre la crianza con la culpa como guía.

La culpa puede alentar a los padres a ceder a las demandas de sus hijos, por ejemplo, lo que les permite evitar sentirse culpables en el momento. Tomemos el caso de Joe: su hijo Micah tenía 45 kilos de sobrepeso cuando su pediatra amenazó con llamar a los Servicios de Protección Infantil. Si bien Joe se sintió culpable por permitir los hábitos alimenticios poco saludables de Micah, tuvo más dificultades para lidiar con la culpa más inmediata que sintió cuando Micah rogó y lloró después de que le negaron la comida chatarra.

Entonces, ¿cómo deberían los padres manejar su culpa? Bueno, eso depende de si está justificado o no. Si es así, probablemente sea una señal de que debería cambiar su comportamiento. Joe aprendió a tolerar la culpa a corto plazo que venía con establecer límites en la dieta de Micah, sabiendo que el remordimiento a largo plazo que sentiría si dejaba que la salud de Micah se deteriorara sería mucho peor.

Pero si la culpa no está justificada, ¡no catastrofes! El hecho de que no pueda permitirse comprarle a su hijo el último par de zapatillas de deporte geniales no significa que se convertirá en un inadaptado social. Y recuerda perdonarte a ti mismo. Eres un modelo a seguir para tu hijo; no quieres que aprenda a condenarte a sí mismo.

Desafortunadamente, muchos padres intentan combatir la culpa y la preocupación criándose por miedo. Tomemos a April, una de las clientas del autor, cuyo hermano se había ahogado cuando era niño. Cuando tuvo sus propios hijos, los mantuvo alejados del agua a toda costa, lo que significaba que nunca aprendieron a nadar. Un día, en la casa de un amigo, April, de 7 años, se alejó y terminó en la piscina del vecino. El vecino lo rescató, pero April volvió a estar traumatizada. Finalmente, se dio cuenta de que para garantizar realmente la seguridad de sus hijos, necesitaba enseñarles a nadar.

A medida que su hijo crece y entra en la adolescencia, anímelo a salir de su zona de confort. No la mimes; déjela aprender a ser autosuficiente. La investigación ha encontrado que la paternidad sobreprotectora ha resultado en un aumento de los “niños boomerang”, veinteañeros que regresan con sus padres porque no están equipados para la transición a la edad adulta.

La lección aquí es que su energía se gasta mejor en enseñar a sus hijos las habilidades que necesitan para prosperar, en lugar de tratar de protegerlos del mundo exterior.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 5

Establezce límites estrictos

Muchos padres ponen a su hijo en el centro de su universo. Pero al hacerlo, ¿le estás dando inadvertidamente la idea de que ella es el centro de todo el universo?

Quiere que su hijo crea en sí mismo, pero estar convencido de que es excepcional puede llevarlo a una sensación de derecho. ¿Los peligros de esto? Una capacidad disminuida para la empatía, una insatisfacción perpetua y la creencia de que no debería tener que esforzarse mucho para conseguir lo que quiere.

Hay muchas razones por las que un niño puede desarrollar un complejo de superioridad. Algunos padres simplemente se exageran, llenando de afecto a sus hijos para compensar en exceso la falta de este en su propia infancia. Otros sienten que la atención adicional puede ser un baluarte contra las amenazas del acoso, los trastornos alimentarios o las redes sociales.

Toma a Carol y Tom. Adoraron a su hija Brittany y le dieron todo lo que ella quería. Dejaron que Brittany decida adónde fueron y qué hicieron. Pero cuando Carol y Tom descubrieron que Brittany era considerada una «chica mala» en la escuela, se dieron cuenta de que habían cometido un error. Tenían la intención de enseñarle a su hija la importancia de ser amable con los demás siendo amable con ella; en cambio, había terminado egocéntrica y carente de empatía.

Si le preocupa el ego de su hijo, es hora de introducir la humildad. En lugar de elogiar sus resultados diciendo «¡Eres el corredor más rápido de todos los tiempos!» elogie su esfuerzo con algo como «¡Tu entrenamiento realmente valió la pena!» También puede presentar la gratitud a través de un ritual diario; tal vez todo el mundo diga lo que agradece en la mesa.

Los sentimientos de asombro también pueden ofrecer un nuevo sentido de perspectiva. Investigadores de la Universidad de California en Berkeley descubrieron que brindarle a su hijo la oportunidad de experimentar asombro, como presenciar una maravilla natural o visitar una exhibición de dinosaurios, le recuerda que está en presencia de algo más grande que ella misma.

Además, para empoderar verdaderamente a su hijo, es importante establecer una jerarquía clara dentro de su hogar. Esto significa establecer términos sin vacilar, cumplir con las consecuencias, ofrecer recompensas en lugar de sobornos y presentar un frente unido con su pareja.

Esto es necesario porque demasiado poder no es bueno para el desarrollo de un niño; ¡La única razón por la que empuja los límites es para estar segura de que tienes las cosas bajo control! Cuando demuestre fortaleza mental, su hijo aprenderá a confiar en sí mismo y a tomar buenas decisiones.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 6

No esperes perfección ni intervengas cada vez que su hijo cometa un error

¿Crees en el viejo dicho: «Un diamante es un trozo de carbón que funcionó bien bajo presión»? Muchos padres que esperan la perfección ven a sus hijos como extensiones de ellos mismos. Esperan que, al presionar a sus hijos para que tengan éxito donde fallaron, puedan curar sus propias heridas.

Pero hacer esto puede tener un efecto perjudicial en la salud mental de su hijo. Puede desarrollar el perfeccionismo prescrito socialmente , la creencia de que los demás no lo amarán si comete un error. Hasta el extremo, esto puede tener consecuencias mortales: un estudio de 2013 publicado en Archives of Suicide Research reveló que el 70 por ciento de los niños de entre 12 y 25 años que se quitaron la vida se habían sometido a una presión excesiva.

Independientemente del sexo de su hijo, es evidente que acumular presión no es saludable. ¿Qué puedes hacer tú en su lugar? Para evitar que los deslices destruyan su autoestima, anime a su hijo a esforzarse por alcanzar la excelencia, no la perfección. No critique demasiado; en su lugar, ofrezca un sándwich de elogio-crítica-elogio. Algo como, “¡Buen trabajo limpiando tu habitación! Me di cuenta de que no doblabas las camisetas antes de guardarlas, pero hiciste muy bien la cama «.

Los padres que se esfuerzan demasiado por alcanzar la perfección terminan microadministrando y traspasando sus límites. Como resultado, estos supuestos padres helicópteros se arriesgan a que sus hijos no aprendan a recuperarse de los errores.

Las consecuencias a largo plazo de eso pueden ser mucho peores que los propios errores. La incapacidad para reconocer y lidiar con los errores puede ocasionar dificultades para pasar a la edad adulta, incomodidad para tomar decisiones sin participación y problemas para atender las necesidades emocionales y físicas. Los niños con padres helicópteros tienen más probabilidades de desarrollar depresión, tomar medicamentos psiquiátricos o drogas recreativas y tener problemas de salud física.

En cambio, ayude a su hijo a aprender y crecer a partir de sus errores enseñándole que lo que importa es cómo superamos los problemas. Comparta historias sobre la recuperación de sus propios fracasos para mostrarle que todos estamos en progreso. Por ejemplo, “Pensé que el mundo se derrumbaría a mi alrededor si no ganaba el concurso de arte. Pero al final, seguí pintando y mejoré ”.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 7

Los padres mentalmente fuertes no protegen a sus hijos del dolor

Cuando Julie y Michael, dos de los clientes de terapia familiar del autor, se divorciaron, les preocupaba que fuera demasiado difícil de manejar para sus hijos. Así que durante años, se aseguraron de que no cambiara mucho; Michael venía a cenar todos los domingos y durante todas las vacaciones.

Pero cuando Julie finalmente quiso compartir su vida familiar con una nueva pareja, se dio cuenta de que había estado prolongando lo inevitable. Aunque había querido una ruptura limpia con Michael, había mantenido las cosas en el limbo por el bien de sus hijos.

Es totalmente natural querer proteger a sus hijos de las molestias, especialmente si ya han sufrido algún trauma o dificultad en sus vidas. Pero no dejar que experimenten dolor envía el mensaje de que son frágiles. Cuando aprenden a lidiar con el estrés de la vida, como la separación de los padres, desarrollan la autoestima y las habilidades para resolver problemas. Se dan cuenta de que son capaces, competentes y resistentes. 

Mientras tanto, los niños que nunca aprenden a manejar el dolor pueden convertirse en adultos que pasan toda su vida tratando de evitarlo mediante mecanismos de afrontamiento poco saludables.

Aunque Julie pensaba que estaba haciendo lo correcto al mantener la unidad familiar más o menos intacta, en realidad necesitaba establecer límites con su exmarido y dejar de proteger a sus hijos del dolor de su separación.

Así que dejó de invitar a su ex a cenar el domingo y no lo invitó a pasar las vacaciones. Es comprensible que sus hijos sintieran dolor, pero aprendieron de ello.

Cuando reconoce y trata el dolor, en lugar de minimizarlo o negarlo, aumenta sus sentidos y lo hace más capaz de reconocer el placer por contraste. También te vuelves más empático y comprensivo con el mundo que te rodea, lo que facilita la relación con las personas y forja lazos sociales. Finalmente, el dolor capta tu atención y te hace muy consciente de lo que está sucediendo en el momento presente, brindándote una valiosa percepción de la atención plena.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 8

No impida que sus hijos experimenten todo el espectro de emociones humanas

Muchos padres se sienten incómodos con las manifestaciones manifiestas de sentimientos negativos. Pueden cambiar de tema o tratar de animar a sus hijos, en lugar de dejar que experimenten tristeza o dolor.

Pero cuando están aprendiendo a manejar las emociones difíciles, los niños necesitan validación y apoyo, no distracciones. Si no pueden tolerar sentirse tristes, estarán menos dispuestos a correr riesgos más adelante debido al miedo al fracaso o al rechazo. Deje que su hijo desarrolle sus músculos mentales y emocionales experimentando plenamente una amplia gama de emociones. Después de todo, no podrá evitar el aburrimiento, la culpa, la decepción o la frustración durante toda su vida.

Usted puede entrenarlo sobre cómo tratar con sus emociones desde el principio. Ser capaz de resolver desafíos sin agresión, manipulación o caer presa de hábitos poco saludables vale la pena en la edad adulta. Según investigadores de Penn State, los niños que exhiben habilidades más prosociales, como llevarse bien con los demás y compartir, a los 5 años tienen más probabilidades de terminar la universidad y tener un trabajo de tiempo completo a los 25 años. Mientras tanto, los niños de kindergarten que luchan con estas habilidades tienen menos probabilidades de terminar la escuela y tienen más riesgo de abuso de sustancias y problemas legales.

Entonces, ¿cómo puede presentar el concepto de inteligencia emocional a su familia? Intente hablar sobre sus propios sentimientos y pídale a su hijo que explique los suyos. Para construir un vocabulario emocional, anímelo a describir lo que está sintiendo, en lugar de simplemente la acción específica que lo enojó. Por ejemplo, «¡Era un idiota total!» podría convertirse en «Estoy avergonzado». Evite utilizar clichés como «Tenía mariposas en el estómago». En su lugar, use palabras de sentimientos específicos , como «nervioso», para ayudar a su hijo a identificar sus emociones y asumir la responsabilidad de ellas.

Si bien está bien sentirse molesto, también puede enseñarle a su hijo a mejorar el estado de ánimo para que no termine sintiéndose atrapado en sus emociones. Esto promoverá la autoconciencia, un aspecto esencial para manejar las emociones. Tal vez haga que escriba una lista de cosas que lo hagan sentir feliz, como salir a caminar o jugar con el perro. Juntos, pueden pensar en formas saludables para que él tome el control de su propio estado de ánimo, se calme o se anime.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 9

Los padres mentalmente fuertes comprenden la diferencia entre disciplina y castigo

Criar a un hijo requiere mucha energía. Cuando tiene pocas reservas, puede sentirse tentado a recurrir a las medidas más fáciles y rápidas para que su hijo se comporte, cosas como gritar, castigar o avergonzar. 

Pero, ¿cuál es el costo de un duro castigo? Se ha demostrado que las nalgadas, por ejemplo, aumentan la agresión, los problemas de conducta y los problemas de salud mental. Y los niños a los que se les grita o humillados públicamente se vuelven mentirosos sofisticados y malos tomadores de decisiones.

Todos estos métodos duros tienen algo en común: se centran en los errores de su hijo. La disciplina saludable, por otro lado, se enfoca en aprender y mejorar. Establecerlo le enseña a su hijo a no evadir el castigo, sino a perseverar hacia una recompensa.

Entonces, ¿por dónde deberías empezar? Con claros ejemplos de figuras de autoridad positivas. Intente escribir descripciones de los mejores jefes que haya tenido, centrándose exactamente en lo que los convirtió en tan buenos líderes: el hecho de que tenían expectativas claras, por ejemplo. Luego aplique esas cualidades a la crianza de los hijos. Las expectativas claras pueden traducirse en reglas consistentes y consecuencias lógicas. Un sistema de recompensas específico y reflexivo también puede ayudar.

Otra cosa que hacen los padres mentalmente fuertes es evitar las soluciones rápidas. ¿Alguna vez se ha encontrado tomando atajos relacionados con problemas , como ceder cuando su hijo lloriquea o grita, o limpiar su habitación desordenada cuando se niega? ¿O utiliza atajos relacionados con las emociones para aliviar temporalmente el estrés, como llevar a la familia al parque para posponer el manejo del desorden?

Desafortunadamente, estas dos tácticas le enseñan a su hijo a tomar atajos cuando se enfrenta a circunstancias difíciles.

En cambio, muéstrele a su hijo la importancia de la perseverancia. Ayúdelo a establecer metas, por ejemplo, como leer una cierta cantidad de libros durante las vacaciones de verano. Según los investigadores de Stanford, los niños con autocontrol para esperar una gran recompensa en lugar de recibir una pequeña de inmediato tuvieron mejores resultados en el futuro. Estos incluyeron puntuaciones SAT superiores y una menor probabilidad de obesidad o consumo de drogas 30 años después.

Por supuesto, las políticas de disciplina saludable son un trabajo más duro que las medidas punitivas. Así que date tiempo para recargar las pilas haciendo ejercicio o tomando un café con un amigo. El autocuidado lo nutrirá y le proporcionará la energía que necesita para seguir tomando las mejores decisiones para usted y su hijo.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 10

Los padres mentalmente fuertes se aseguran de que sus acciones coincidan con sus valores

Como padre, es fácil quedar atrapado en las muchas cosas urgentes que suceden en un momento dado. Pero lo último que hacen los padres mentalmente fuertes es alejarse y considerar el panorama general: ¿su hijo está aprendiendo las lecciones de vida correctas?

Tomemos a Kyle, de 15 años, un estudiante sobresaliente. Cuando lo atraparon haciendo trampa y lo expulsaron de un programa especial que le permitía tomar clases universitarias, sus padres no entendieron qué había salido mal.

Pero Kyle creía que sus padres valoraban los logros académicos por encima de todo. Hablaban constantemente de postularse a las escuelas de la Ivy League y de presumir de él ante sus amigos y familiares, lo que hizo que Kyle pensara que priorizaban la reputación sobre el carácter y las calificaciones sobre la honestidad. En terapia, sus padres admitieron que sus valores se habían mezclado; habían enviado el mensaje de que el fracaso debía evitarse a toda costa. Entonces, en lugar de admitir que no podía manejar la carga de trabajo, Kyle optó por hacer trampa.

Los padres de Kyle aprendieron a dar un paso atrás y considerar cómo podrían alinear su comportamiento con los valores que esperaban enseñar. Después de todo, los niños aprenden sus valores más de lo que hace que de lo que dice.

Considere el aprendizaje para ser solidario : según una encuesta de la Universidad de Harvard de 2014, la mayoría de los padres dicen que esa es su principal prioridad para sus hijos. Sin embargo, eso no es lo que determinan los adolescentes; El 80 por ciento cree que sus padres priorizan los logros sobre la bondad.

Evidentemente, no se pueden inculcar valores, ni ponerlos en práctica, hasta que se haya aclarado cuáles son. Entonces, ¿cómo puedes empezar a hacer esto?

Una forma es crear una declaración de misión familiar. Empiece por reunir a los adultos de la casa para discutir los valores que desea que sus hijos aprendan. Luego, organice una reunión familiar para hacer preguntas como «¿Qué nos hace una familia?» y «¿Qué tipo de cosas podemos lograr como familia?»

Con el aporte de todos, elabore una breve declaración que capture lo más importante para su familia. Publique la declaración de misión en un lugar destacado.

Finalmente, enseñe sus valores desde el principio modelando y explicando los motivos altruistas cuando su hijo es un niño en edad preescolar. Diga, por ejemplo, «Estoy preparando sopa para la vecina porque está enferma y es importante hacer cosas amables por la gente». De esta manera, aprenderá que las personas mentalmente fuertes usan lo que tienen para tratar de hacer del mundo un lugar mejor.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 5

Enséñeles a los niños cómo «cambiar de canal mental»

La próxima vez que su hijo se sienta ansioso, dígale que piense en los osos blancos durante 30 segundos. Luego dígale que piense en cualquier cosa excepto en osos blancos durante 30 segundos. La mayoría de los niños informarán que los osos blancos seguían apareciendo en sus pensamientos. Luego, dele a su hijo una tarea simple que requiera toda su atención, como clasificar una baraja de cartas por palo en 30 segundos. Cuando haya terminado, pregúntele si pensó en los osos blancos. La respuesta probablemente será «no».

Esto puede mostrarle cómo cambiar su comportamiento puede ayudarlo a cambiar sus pensamientos. Ayúdelo a pensar en otras formas saludables de «cambiar el canal» en el futuro, como jugar al baloncesto o hornear magdalenas.

Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla 12

4 respuestas a «Este precioso corto nos enseña que educar no es llenar la mente, sino expandirla»

Deja una respuesta