muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Comunicación asertiva CNV: los principios de la comunicación no violenta 1

Comunicación asertiva CNV: los principios de la comunicación no violenta

Merece ser compartido:

Actualizado el Thursday, 6 June, 2024

Estos consejos introducen los principios de la comunicación no violenta (CNV) como una forma compasiva de estar con nosotros mismos y con los demás. A través de técnicas simples, puede aprender a cambiar conscientemente su lenguaje y pensamiento para forjar relaciones de mejor calidad con los demás.

En un mundo lleno de tensiones y desafíos, la comunicación noviolenta emerge como un faro de esperanza, ofreciendo un método sistemático para reducir los conflictos no solo en nuestros corazones, sino también en nuestras relaciones interpersonales. Este enfoque revolucionario, basado en la premisa de compasión y empatía, se ha convertido no solo en una herramienta interpersonal, sino en una filosofía de vida que puede transformar gradualmente nuestro entorno.

Comunicación asertiva CNV: los principios de la comunicación no violenta 2
Adoptar la CNV implica abrazar la premisa de que todos merecemos compasión, y al comunicarnos de manera consciente, podemos cultivar relaciones más saludables.

Comprendiendo la Comunicación Noviolenta

La Comunicación Noviolenta, o CNV, es un enfoque desarrollado por el psicólogo Marshall Rosenberg. Este método se fundamenta en la creencia de que cada acto de violencia es un pedido de ayuda. Adoptar la CNV implica abrazar la premisa de que todos merecemos compasión, y al comunicarnos de manera consciente, podemos cultivar relaciones más saludables.

1. Escucha Empática

Uno de los pilares fundamentales de la CNV es la escucha empática. Al prestar atención genuina a las palabras y emociones de los demás, creamos un espacio para comprender sus necesidades más profundas. Esta habilidad no solo fortalece los lazos interpersonales, sino que también fomenta un ambiente de comprensión mutua.

2. Expresión Auténtica

La CNV nos insta a expresar nuestras emociones y necesidades de manera auténtica. Al comunicar nuestras inquietudes sin recurrir a la crítica o la acusación, fomentamos un diálogo abierto y honesto. Esta transparencia contribuye a la construcción de relaciones basadas en la confianza y el respeto mutuo.

Aplicando la CNV en la Vida Cotidiana

3. La CNV en la Familia

En el ámbito familiar, la CNV se revela como una herramienta invaluable. Al aplicar principios como la escucha activa y la expresión auténtica, se pueden resolver conflictos de manera constructiva, creando un ambiente hogareño lleno de amor y comprensión.

4. CNV en el Trabajo

En el entorno laboral, la CNV se convierte en un catalizador para mejorar la comunicación entre colegas. Al adoptar un lenguaje que refleje empatía y compasión, se construye un equipo más cohesionado, capaz de superar desafíos de manera colaborativa.

Beneficios de la Comunicación Noviolenta

5. Fomenta la Empatía

La CNV fomenta la empatía, permitiéndonos ver el mundo desde la perspectiva de los demás. Este cambio de enfoque no solo reduce los malentendidos, sino que también fortalece la conexión humana.

6. Crea un Mundo más Compasivo

Al integrar la CNV en nuestras vidas, contribuimos a la creación de un mundo más compasivo. Este método no solo impacta nuestras relaciones personales, sino que también tiene el potencial de generar un cambio cultural hacia la resolución pacífica de conflictos.

Comunicación asertiva CNV: los principios de la comunicación no violenta 3
Beneficios de la Comunicación Noviolenta

Una Guía Compasiva para Relaciones Significativas

La Comunicación Noviolenta se presenta como una senda hacia relaciones más armoniosas y una sociedad más compasiva. Al adoptar sus principios, no solo mejoramos nuestra calidad de vida, sino que también participamos en la construcción de un mundo donde la empatía y la comprensión son los cimientos.

Descubriendo el Poder de la Comunicación Compasiva

En un mundo lleno de interacciones, la calidad de nuestras relaciones define gran parte de nuestra experiencia. ¿Cómo podemos mejorar la forma en que nos comunicamos para construir conexiones más profundas y significativas? Los principios de la Comunicación No Violenta (CNV) se erigen como una respuesta poderosa a esta pregunta, ofreciendo una guía compasiva para estar con nosotros mismos y con los demás.

¿Qué Significa ser un Comunicador Compasivo?

Participar en una comunicación alienante nos aleja de la compasión. Aquí es donde la CNV entra en juego, ofreciéndonos las herramientas para transformar nuestra comunicación. Este enfoque no se trata solo de las palabras que elegimos, sino de la intención detrás de ellas. Es sobre entender y ser entendido de una manera que promueva la empatía y la conexión genuina.

Principios de la CNV

Separando Observación y Evaluación

Un primer paso crucial en la aplicación de la CNV es aprender a separar la observación de la evaluación. Al hacerlo, permitimos que nuestra comunicación se centre en hechos objetivos en lugar de juicios subjetivos. Esto crea un espacio para un diálogo más constructivo y menos cargado emocionalmente.

Expresando Emociones de Manera Consciente

La CNV nos insta a expresar cómo nos sentimos de manera consciente y auténtica. Identificar y comunicar nuestras emociones no solo fortalece nuestra conexión con nosotros mismos, sino que también proporciona a los demás una comprensión más profunda de nuestra experiencia emocional.

Asumiendo la Responsabilidad de Nuestros Sentimientos

Parte fundamental de la CNV es asumir la responsabilidad de nuestras emociones. En lugar de culpar a los demás, reconocemos que nuestras reacciones emocionales son respuestas a nuestras propias necesidades y expectativas. Este cambio de perspectiva fomenta la comprensión mutua y el perdón.

Identificando Necesidades en la Raíz de los Sentimientos

La CNV nos invita a explorar las necesidades fundamentales que están en la raíz de nuestros sentimientos. Al comprender estas necesidades, podemos abordarlas directamente, construyendo una base sólida para relaciones más saludables y satisfactorias.

Expresando Deseos para Satisfacer Necesidades

Una parte esencial de la CNV es expresar de manera clara y respetuosa lo que deseamos de los demás para satisfacer nuestras propias necesidades. Esta comunicación abierta y honesta establece las bases para la colaboración y el apoyo mutuo.

Utilizando NVC para Reducir el Diálogo Interno Crítico

La CNV no se limita a la interacción externa; también se aplica al diálogo interno. Al utilizar la CNV para cambiar nuestro diálogo interno crítico, podemos cultivar una relación más amable y compasiva con nosotros mismos.

Escuchando con Empatía

Cuando practicamos la empatía al escuchar, nos sumergimos en la experiencia de los demás. La CNV nos enseña a escuchar no solo las palabras, sino también los sentimientos, necesidades y solicitudes subyacentes. Esta habilidad fortalece las relaciones y fomenta un entendimiento más profundo.

CNV en la Resolución de Conflictos

La Comunicación No Violenta se revela como una herramienta poderosa para la resolución de conflictos. Al aplicar estos principios, transformamos los desacuerdos en oportunidades para la comprensión mutua y la colaboración constructiva.

Un Enfoque Transformador para la Comunicación

La Comunicación No Violenta, desarrollada por Marshall Rosenberg, se basa en la idea de que todas las acciones humanas son intentos de satisfacer necesidades universales. La CNV se centra en la empatía, la honestidad y la claridad para mejorar nuestras interacciones. Sus principios clave incluyen:

  1. Observación sin juicio: Describir lo que vemos o escuchamos de manera objetiva, sin añadir juicios o evaluaciones. Por ejemplo, en lugar de decir “Eres irresponsable por llegar tarde”, podríamos decir “He notado que llegaste 30 minutos después de la hora acordada”.
  2. Identificación de sentimientos: Reconocer y expresar nuestros propios sentimientos de manera honesta. Esto implica decir cómo nos sentimos en respuesta a lo que observamos, como “Me siento frustrado porque llegaste tarde”.
  3. Reconocimiento de necesidades: Detrás de nuestros sentimientos hay necesidades no satisfechas. Expresar estas necesidades puede ayudar a clarificar por qué nos sentimos de cierta manera, como “Me siento frustrado porque necesito confianza y respeto por los horarios acordados”.
  4. Formulación de peticiones: Hacer peticiones claras y concretas para mejorar la situación, en lugar de exigencias. Por ejemplo, “¿Podrías avisarme con anticipación si vas a llegar tarde en el futuro?”.

Al adoptar estas técnicas, mejoramos nuestra capacidad para escuchar y comprender a los demás, así como para expresar nuestras propias necesidades y sentimientos de una manera que fomente la cooperación y la comprensión mutua. La CNV no solo nos ayuda a resolver conflictos de manera pacífica, sino que también fortalece nuestras relaciones, haciéndolas más auténticas y significativas. En esencia, la CNV actúa como una guía que nos orienta a través de las complejidades de la comunicación humana, promoviendo conexiones más profundas y auténticas.

Aprenda lo que se necesita para convertirse en un comunicador compasivo

En el transcurso de un día normal, nos comunicamos con varias personas diferentes; nos comunicamos con nuestros seres queridos, nuestros colegas, etc. Pero, desafortunadamente, muchas conversaciones terminan mal: a menudo surgen conflictos irracionales y terminamos dejando las conversaciones sintiéndonos ignoradas o desesperadas.

Esta no es la forma en que debería ser, ni tiene que ser así, y evitar estas situaciones es exactamente lo que estos consejos pueden ayudarlo a hacer. Profundice en el concepto de comunicación noviolenta y aprenda cómo puede aplicarlo en su vida diaria para mantener, y quizás incluso mejorar, sus relaciones.

Aprenderás:

  • cuál es la mejor manera de reaccionar cuando alguien te dice “eres la persona más egoísta que he conocido”;
  • por qué debería mantener sus observaciones separadas de sus evaluaciones; y
  • por qué no debe culpar inmediatamente a su pareja por dejar calcetines sucios en la casa.

Participar en una comunicación alienante evita la compasión

En cualquier sociedad, la comunicación es un componente fundamental de la vida cotidiana; si queremos funcionar bien en la sociedad, debemos aprender a comunicarnos con los demás de manera eficaz.

Desafortunadamente, tendemos a usar un lenguaje que corta el flujo de la comunicación y, lo que es peor, nos daña a nosotros y a la persona con la que estamos hablando.

Esta comunicación que aliena la vida ocurre cuando nuestras palabras levantan muros en lugar de crear puentes. Por ejemplo, llamar egoísta a un amigo por llevarse el último trozo de pastel en un plato es una declaración de juicio que crea una actitud defensiva. Alternativamente, una simple indagación sobre su motivación podría ayudar a encontrar una solución.

Además, este tipo de lenguaje nos aleja de nuestro yo compasivo, lo que nos hace más violentos como individuos y sociedades. La conexión entre el lenguaje y la violencia ha sido investigada por OJ Harvey, profesor de psicología en la Universidad de Colorado. Estudió fragmentos aleatorios de literatura mundial de diferentes países y buscó palabras que juzgaran a las personas, como “bueno” y “malo”.

El estudio encontró que los países con más palabras críticas en su literatura también tenían un mayor número de incidentes violentos. Harvey concluyó que las culturas que etiquetan a las personas como “buenas” o “malas” refuerzan la idea de que las personas “malas” merecen un castigo, lo que contribuye a los incidentes violentos.

Pero la comunicación que aliena la vida se extiende mucho más allá de lo “bueno” o “malo”. De hecho, esta forma de comunicación presenta una variedad de dispositivos lingüísticos que ayudan a crear brechas entre las personas. Uno de esos dispositivos es el juicio moralista.

Los juicios moralistas, típicamente insultos, críticas y etiquetas, implican que una persona que actúa de manera diferente a su sistema de valores se está comportando “incorrectamente”.

Imagine una hija que quiere mudarse de la casa de sus padres; piensan que no está preparada y se pondrá en peligro. Pero en lugar de expresarse con compasión y tratar de entender su punto de vista, la etiquetan como “egoísta”.

En lugar de llamarla “egoísta”, podrían tomarse un tiempo para identificar sus necesidades, así como las de su hija, y tener una discusión compasiva al respecto. Podría resultar que lo que realmente preocupa a los padres es cuánto extrañarán a su hija. Al usar un lenguaje compasivo, pueden salvar sus diferencias en lugar de alienarse entre sí.

Sin embargo, esto es solo el comienzo: los siguientes consejos le mostrarán exactamente cómo comenzar a comunicarse con compasión.

La comunicación noviolenta es una forma de comunicarse con compasión

Expresar emociones nunca es sencillo, especialmente cuando son negativas. Afortunadamente, existe un método poderoso para ayudarnos.

Se llama Comunicación No Violenta (NVC), una forma de comunicación que nos permite conectarnos con los demás y con nosotros mismos desde el corazón. El término noviolencia está inspirado en Mahatma Gandhi, el líder del movimiento de independencia de la India, y se refiere al estado natural de nuestro corazón: libre de violencia y lleno de compasión.

La comunicación se refiere a la concepción de NVC del lenguaje como aquello que define las relaciones que tenemos con nosotros mismos y con los demás. Los dos combinados crean un enfoque comunicativo que nos hace más conscientes de las palabras que usamos y de cómo escuchamos a los demás.

Una de las principales fortalezas del enfoque NVC es que nos ayuda a comunicar nuestros sentimientos con claridad. Lo hace animándonos a observar objetivamente, identificar nuestras necesidades y comunicarnos con compasión.

Imagina que tienes un hijo desordenado llamado Jim. Cuando vea que dejó sus juguetes esparcidos por el piso de la sala por tercera vez hoy, no le grite inmediatamente que los limpie; en su lugar, comience simplemente observando la situación.

A continuación, intente sentir cómo se siente cuando observe la situación: ¿tiene miedo por la seguridad de Jim? ¿O estás enojado porque tienes que repetirte una y otra vez?

Después de un momento de cuestionarse a sí mismo, es posible que se dé cuenta de que está frustrado e irritado. Ahora necesita identificar las necesidades que surgen de estos sentimientos.

Por ejemplo, su necesidad podría ser tener un hogar ordenado. Pero antes de decir algo, piense en cómo puede influir en la otra persona para mejorar su vida, pero sin lastimarla. Cuando esté listo, haga una solicitud honesta, clara y compasiva:

“Jim, cuando veo tus juguetes en la sala de estar, me siento frustrado porque necesito que las habitaciones que compartimos estén más ordenadas. ¿Estarías dispuesto a trasladar tus juguetes a tu habitación una vez que hayas terminado de jugar? “

A continuación, echemos un vistazo más de cerca a la parte de observación del enfoque NVC.

Separe la observación y la evaluación entre sí

Hemos establecido la conexión entre la buena comunicación y la observación, así que ahora veamos cómo mejorar nuestras habilidades de observación.

Primero que nada, concentra tu energía en estar consciente del momento presente. Escuche atentamente lo que dice la otra persona y pregúntese, ¿cómo afecta esto a mi bienestar? Involucre sus sentidos (tacto, vista y sonido) para conectarse tanto como sea posible con la situación.

El siguiente paso es evitar generalizar sus argumentos, lo que puede hacerse relacionando las observaciones con situaciones específicas . En lugar de decir “siempre …”, refiérase a un momento en particular en el que algo le molesta. Por ejemplo, podría señalar que su pareja una vez más se olvidó de recoger la comida para perros de la tienda de mascotas.

Sin embargo, también es importante distinguir entre observación y evaluación . El filósofo indio J. Krishnamurti escribió que observar sin evaluación es la forma más elevada de inteligencia. Para muchos, hacer la distinción entre observación y crítica o juicio puede resultar difícil.

La frase “Mi jefe siempre llega tarde” es una evaluación, mientras que “Mi jefe no llega antes de las 8:30 am” es más exacta. Del mismo modo, “Rara vez sigue mi consejo” es una evaluación; una observación más precisa sería: “Las tres veces anteriores que ofrecí un consejo, usted se negó a aceptarlo”.

Ambas observaciones son específicas, lo que, a su vez, reduce la probabilidad de un malentendido. Además, están libres de críticas, lo que evita que el destinatario de su mensaje se ponga a la defensiva.

Otra forma de mejorar la observación es estar atento al etiquetado. Si te distraen las etiquetas, tendrás dificultades para relacionarte con una situación o persona específica. Por ejemplo, tener la idea preconcebida de que alguien es “liberal” o “conservador” puede obstaculizar su juicio al discutir un tema determinado; ya ha asumido lo que esta persona está pensando.

Aprenda a expresar cómo se siente

Ahora hemos establecido que la observación clara es el primer paso de la NVC. Pero ahora necesitamos aprender a expresar plenamente nuestros propios sentimientos para poder comunicarnos de la manera más eficaz posible.

Para lograr esto, podemos comenzar por articular nuestros sentimientos con precisión. Esto puede ser problemático porque rara vez se nos pide que analicemos nuestras verdaderas emociones. La mejor manera de expresarnos es siendo específicos , especialmente porque el idioma inglés en sí puede ser confuso a veces.

Por ejemplo, a menudo usamos el verbo sentir sin comunicar realmente nuestros sentimientos. Usar una expresión común como “Me siento un poco deprimido” es vago y no transmite su estado emocional exacto.

Sin embargo, tomarse el tiempo para encontrar el idioma correcto lo ayudará a describir su situación con mayor claridad. Entonces, en lugar de decir “Me siento un poco deprimido”, use adjetivos más agudos y aclare las razones. ¿Te sientes deprimido, arrepentido o traicionado? La mejor manera de empezar a poner esto en práctica es ampliando su vocabulario. Una amplia gama de palabras le ofrecerá una gama más amplia de emociones desde las que expresar sus sentimientos.

Este problema de vaguedad también se aplica a los pronombres. Hacer la declaración “Siento que todos me ignoran” es ambiguo y no aborda detalles específicos. Para evitar tal confusión, relacione sus experiencias con personas y lugares reales: “Ayer por la mañana, le pedí consejo a mi hermana y ella no respondió. Lo mismo sucedió con mi jefe en el almuerzo de hoy, lo que me hizo sentir que no me apreciaban ”. Trate de dar una narración de los eventos y exprese cómo se sintió cuando ocurrieron.

Finalmente, necesitará aprender a expresar su vulnerabilidad. Descuidar sus verdaderos sentimientos puede crear tensiones no deseadas entre colegas, amigos y familiares; ciertos códigos profesionales incluso desalientan la expresión de la vulnerabilidad como signo de debilidad, incluidos los de abogados, ingenieros y militares.

En lugar de reprimir sus sentimientos, utilice el NVC para establecer puentes de comunicación: observe, identifique sus sentimientos y necesidades y haga solicitudes claras.

Asume la responsabilidad de tus sentimientos

En este punto, debería familiarizarse más con la NVC y, como resultado, debería poder prestar más atención a sus sentimientos. Pero hay más para desarrollar sus respuestas emocionales: debe asumir la responsabilidad de sus sentimientos.

Puede hacer esto cuando interactúe con otros reconociendo primero sus propias necesidades. Si bien la acción de otra persona puede ser el estímulo de nuestros sentimientos, no son la causa. Más bien, nuestras reacciones determinan cómo nos sentimos acerca de lo que la gente nos dice. Por ejemplo, intuitivamente reaccionaremos de manera negativa si alguien nos dice: “¡Eres la persona más egoísta que he conocido!”.

Pero veamos cuatro posibles formas diferentes de reaccionar a esta declaración:

Primero, puedes tener una reacción negativa a sus palabras y pensar: “¡Todo es culpa mía!” Al culparse a sí mismo, no puede analizar la raíz del mensaje y abordar el agravio de la otra persona. Esto puede hacer que se sienta culpable, abatido o incluso deprimido.

En segundo lugar, puede ponerse a la defensiva o enojarse. Tu respuesta podría ser: “¡Eso es mentira! ¡Siempre he considerado tus necesidades! ” Aquí está culpando al hablante y una vez más no está abordando el problema subyacente.

Una mejor reacción sería vocalizar tus propios sentimientos: “Me siento abatido cuando dices que soy egoísta, porque he tratado conscientemente de satisfacer tus demandas”. A través de este proceso de verbalización, puede identificar su propia respuesta emocional y abordar las razones detrás del conflicto.

Finalmente, e idealmente, puede observar los sentimientos y necesidades del hablante. Podría preguntar: “¿Crees que soy egoísta debido a una acción específica que he tomado? ¿Cómo puedo mostrar más consideración por sus necesidades?

Aprenda a identificar las necesidades en la raíz de los sentimientos

Con una mejor comprensión de nuestras reacciones y sentimientos, veamos ahora otro tema desafiante: identificar sus necesidades. La razón por la que esto es tan difícil es que la gente simplemente no tiene suficiente práctica para hacerlo; en cambio, caen en el juego de la culpa .

El juego de la culpa es una trampa clásica porque no solemos expresar nuestras necesidades y luego culpamos a los demás por no satisfacerlas. Podríamos reprender a nuestros socios por ser desordenados porque no cumplen con nuestros estándares de orden, como cuando pueden dejar platos sin lavar en la cocina, sin haber comunicado que necesitamos que la cocina esté ordenada. Y cuando los culpamos, es probable que se sientan culpables y rápidamente se pongan a la defensiva.

Hay una manera de resolver este problema y comienza expresando nuestras propias necesidades lo más directamente posible. Desafortunadamente, a muchos de nosotros nos resulta difícil, e incluso aterrador, expresar nuestras verdaderas emociones. Las mujeres, en particular, a menudo descuidan sus propias necesidades para cuidar de los demás porque han sido educadas para hacerlo.

Pero todos podemos aprender a ser más directos. Si desea ser entendido por los demás y abrir su corazón a sus necesidades, simplemente necesita expresarse directamente. De hecho, cuanto más directo sea acerca de sus necesidades, más fácil será para otras personas satisfacer sus necesidades de manera compasiva.

Entonces, si tu pareja deja platos sin lavar, dile cómo te hace sentir esto y ofrece una solución que sea factible para los dos: “Me estresa tener que limpiar platos sucios después de un largo día de trabajo. ¿Puedes asegurarte de que estén limpias antes de que regrese? ¿O tal vez podríamos establecer un horario y compartir las responsabilidades? “

Si no comunica sus necesidades directamente, se causará mucho dolor innecesario a largo plazo. Es muy importante que preste atención a sus propias necesidades lo antes posible.

Y esto es algo que veremos más de cerca a continuación: ¿cómo expresamos sinceramente nuestras necesidades una vez que las hemos identificado?

Exprese lo que le gustaría de los demás para ayudar a satisfacer sus propias necesidades

Hasta ahora, hemos cubierto tres componentes de la comunicación noviolenta: observaciones , sentimientos y necesidades . Pasemos a la etapa final de NVC: request s. ¿Cómo podemos expresar nuestras solicitudes de una manera que ayude a otros a respondernos con compasión?

Se debe hacer una solicitud con claridad para expresar lo que realmente desea. Y cuanto más claro seamos sobre lo que queremos de los demás, es más probable que lo obtengamos.

Esto significa formular solicitudes en lenguaje positivo . El lenguaje positivo es cuando pides que se haga algo, mientras que el lenguaje negativo se refiere a cuando le pides a alguien que deje de hacer algo. Esto último puede resultar confuso en ocasiones y puede dar lugar a malentendidos o confusión.

Por ejemplo, un hombre frustrado porque su esposa siempre llega tarde a casa del trabajo le dijo: “¡Estás pasando demasiado tiempo en el trabajo!” Ella entendió de este lenguaje negativo que estaba trabajando demasiado; la semana siguiente, se inscribió en un viaje en kayak.

Pero esto no es lo que el marido quería: quería que ella volviera a casa y pasara tiempo con él, no menos tiempo en el trabajo. Una mejor solicitud hubiera sido: “Me gustaría que pasaras al menos una noche a la semana con los niños y conmigo”.

También es importante formular las solicitudes en acciones concretas, para que otros puedan saber lo que deben hacer.

Imagine un empleador que quiere comentarios de sus empleados, pero sabe que tienen miedo de hablar. Podría decir: “Me gustaría que se sintiera libre de compartir sus pensamientos conmigo”. Aquí, está comunicando que le gustaría que “se sientan libres” para decir lo que quieran.

Sin embargo, no dice qué acciones específicas podrían tomar para sentirse libres. Para ayudarlos a hacerlo, debe hacer una solicitud utilizando los principios del lenguaje de acción positiva: “Me gustaría que me dijera qué podría hacer para que sea más fácil para usted sentirse libre de compartir sus pensamientos conmigo”.

Utilice NVC para reducir el diálogo interno crítico

Como hemos visto, NVC es una gran herramienta para mejorar las relaciones con los demás; pero tiene el poder de ir aún más lejos, ayudándote a mejorar tu relación contigo mismo.

El primer paso para una mejor relación con uno mismo es darse cuenta de cuándo no está siendo compasivo consigo mismo, y un indicador clave de este hábito es el diálogo interno crítico. Esta es la voz en nuestra cabeza que nos critica incluso por los errores más pequeños. Es posible que ya te hayas escuchado decir: “¡Soy un idiota!”, “¡No puedo creer que lo haya vuelto a hacer!” o “¿Cómo pude ser tan estúpido?”

Ahora, en lugar de quedar atrapado en este diálogo interno que se odia a sí mismo, intente comprender e identificar mejor las necesidades que alimentan su juicio propio. La verdad es que los juicios de uno mismo, como todos los demás juicios, son la expresión de necesidades insatisfechas. Por lo tanto, cuando comience a escuchar un diálogo interno crítico, debe dejar de escucharlo y centrar su atención en sus necesidades no satisfechas.

Por ejemplo, imagina que estás a punto de dar una conferencia; Justo antes de irse, derrama el yogur de fresa que se apresuraba a terminar antes de la clase. Ya puedes escuchar la voz en tu cabeza que comienza: “¿Cómo podría equivocarme de nuevo?” En lugar de escuchar esta negatividad, haga una pausa y pregúntese: “¿Qué necesidad insatisfecha estoy expresando con este juicio propio?”

Puede que le lleve un tiempo darse cuenta de esto. Pero, eventualmente, te darás cuenta de que al querer servir a los demás dando una gran conferencia, pasaste por alto tu propia necesidad de cuidarte a ti mismo. No se dio tiempo para comer, por lo que eligió un tazón de yogur como solución rápida, y luego lo derramó. Ahora puede reemplazar el juicio propio con una declaración compasiva, como “Está bien, prestará más atención a sus propias necesidades la próxima vez”.

Si puede aprender a conectarse plenamente con sus necesidades insatisfechas, tendrá la oportunidad de “lamentar” el hecho de que no es perfecto. Si bien es posible que experimente arrepentimiento por no haber podido nunca cumplir con su imagen ideal de sí mismo, al menos ya no se odiará por ello.

Cuando escuche con empatía, escuchará los sentimientos, necesidades y solicitudes de los demás

Hasta ahora, nos hemos centrado en cuatro componentes de NVC que son importantes para una autoexpresión precisa. Ahora veamos cómo aplicar los mismos principios a nuestras habilidades de escucha.

En primer lugar, si queremos comprender completamente a otra persona, debemos escuchar con empatía .

Esto significa crear un tiempo y un espacio para los demás donde puedan expresar plenamente sus emociones y también tratar de sentir lo que sienten.

La mayoría de la gente no lo hace y, en cambio, ofrece consejos, soluciones o tranquilidad. Pero mientras intentas solucionar el problema de la otra persona, es probable que no estés escuchando realmente sus emociones. La mejor política es escuchar con atención y hacer preguntas sobre sus necesidades, sentimientos y solicitudes. A veces, es posible que realmente necesiten un consejo o solo un abrazo, pero a veces, es posible que ni siquiera se conozcan a sí mismos.

Ahí es donde entra el poder de la reflexión y la paráfrasis . A veces, lo que las personas realmente necesitan no es lo mismo que lo que dicen y creen que necesitan. A través de la reflexión y la paráfrasis, puede ayudarlos a comprender lo que están tratando de comunicar.

Por ejemplo, su jefe podría decir “No eres un buen comunicador”. Esto te confunde porque nunca antes se había quejado de esto. Así que le reflejas su declaración sobre ti: “No soy un buen comunicador”. Esto le permite ampliar su mensaje y dice “sí, ayer nos perdimos una entrega porque nadie lo sabía”.

Para asegurarse de que lo ha entendido, parafrasea lo que ella le dijo con sus propias palabras: “Perdimos una entrega porque ninguno de los miembros del equipo lo sabía”. Esto le demuestra que lo ha entendido y le permite corregirlo si es necesario.

Pero, en cambio, confirma lo que ha dicho y responde: “Sí, tenemos que cambiar el sistema para que todos sepan cuándo debe realizarse una entrega”. Su uso de NVC le ha ayudado a comprender que tiene un problema con el sistema actualmente en funcionamiento y no con usted.

NVC es una poderosa herramienta para la resolución de conflictos

Ninguno de nosotros puede escapar de los conflictos de nuestro día a día. Afortunadamente, los principios de NVC proporcionan herramientas útiles para resolver conflictos. Entonces, esto es lo que debe hacer la próxima vez que comiencen a volar chispas:

En primer lugar, debe establecer una conexión humana. Esta conexión es el punto de partida desde el cual las partes involucradas pueden comprender los sentimientos y necesidades de los demás.

El siguiente paso es asegurarse de que la intención de conectarse provenga de un lugar honesto. Debe quedar claro desde el principio que el objetivo no es manipular a la otra parte, sino más bien crear un espacio seguro donde cada parte pueda expresar sus necesidades. Esto se puede lograr observando e identificando sentimientos, conectándolos con las necesidades de ambas partes y formulando solicitudes concretas y viables.

Luego, estas solicitudes se examinan con el objetivo de lograr una satisfacción, no un compromiso . La satisfacción es cuando las necesidades de ambas partes se satisfacen por completo. Esto contrasta con el compromiso, donde ambas partes renuncian a algo y ninguna está completamente satisfecha.

Por ejemplo, imagine una disputa entre una pareja acerca de sacar a pasear a su perro. Un compañero dice “nunca sacas al perro” y el otro responde “¡Yo siempre saco al perro!” Después de observar e identificar sus sentimientos, ambos se dan cuenta de que sacar al perro está chocando con sus respectivos horarios.

Un socio dice: “Necesito que saques al perro por las mañanas porque siempre pierdo el tren”. El otro socio responde: “Eso está bien para mí. Pero parece justo que saques al perro los fines de semana para que yo pueda jugar al golf “. Aceptan sus solicitudes y ambos socios terminan satisfechos.


Merece ser compartido: