El 56% de la población mundial vive en ciudades, porcentaje que alcanzará el 66% en 2050 según la ONU, y pasaremos de las 28 mega-ciudades actuales —con 10 millones de habitantes o más— a 41 en 2030. A problemas urbanos como la contaminación, el ruido o la inseguridad, en los últimos años se han sumado las dificultades en el acceso a la vivienda y fenómenos como la gentrificación y la turistificación, que afectan principalmente a los centros de las grandes urbes, como muestra este vídeo-clip.

Jane Jacobs, urbanista y activista canadiense nacida en EE.UU., ya criticaba en la década de los 50 cómo determinados modelos de planificación urbanística, no solo destruían los espacios públicos, sino que guardaban una relación directa con la violencia en las ciudades.

Como explica este artículo,  la calle es para Jacobs una “auténtica y compleja institución social donde, desde niños, aprendemos a socializar y construir comunidad. Si la calle termina privilegiando al automóvil sobre el peatón, esta se muere y allí comienza el fin de la ciudad”.

Tras la muerte de Jacobs se creó en Toronto una asociación que organizó en 2007 el primer Paseo de Jane, un itinerario dirigido por ciudadanos que muestra a vecinos y visitantes sus barrios, algo que les sirve para tejer redes y reivindicar las calles como “espacio público de convivencias y encuentro”, como explica este vídeo sobre la iniciativa en Sevilla.

Desde entonces, la idea se ha extendido: las páginas Janejacobswalk o  Janeswalk permiten hacer búsquedas para saber si en una ciudad del mundo —no solo capitales o grandes urbes— se está organizando un itinerario o, incluso, te brinda la oportunidad de crearlo. En España, además de Sevilla, Donosti, Palma, Barcelona, Santiago de Compostela y Madrid tienen su Paseo de Jane. Esta última ciudad, además, ha publicado una sencilla guía didáctica sobre cómo elaborarlo, para lo cual solo es necesario escoger el lugar —barrio, edificio o ambos— llevar mapas, calzado cómodo para aguantar la caminata y estar dispuesto a callejear, preguntar y escuchar.

Si tu ciudad no tiene un Paseo de Jane, ¿te animas a crearlo?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: