“Mi cliente no tiene prisa” bromeó Gaudí cuando le preguntaron cuándo estaría terminada la enorme basílica que había diseñado para Barcelona. Se refería a Dios, y efectivamente no era una empresa que hubiera que tomarse con urgencia. Han pasado 135 años y todavía se está trabajando minuciosamente para completar la obra del arquitecto catalán.

Famosa en todo el mundo aun estando sin acabar, la Sagrada Familia es el templo más visitado de Europa, tan sólo por detrás de la basílica de San Pedro, en el Vaticano. Los millones de turistas que recibe cada año tienen que acostumbrase a que en sus fotografías aparezcan las enormes grúas amarillas que acompañan a este edificio modernista.

En el siguiente video se observa muy bien el estado actual de la construcción, y se aprecian las partes que aun no están terminadas:

Según los responsables el templo ya se encuentra a más del 70% de su totalidad. La mayoría de los planos de Gaudí se perdieron durante la Guerra Civil y la interpretación de los arquitectos posteriores ha guiado la construcción (lo cual ha generado críticas). En cualquier caso la Sagrada Familia está ya en la fase final.

Por el tamaño del templo, las obras trabajan simultáneamente en diferentes zonas. En el nivel del suelo se está completando un enorme claustro que rodea prácticamente toda la basílica. Únicamente las fachadas alteran el pasillo de este claustro: la Fachada del Nacimiento, construida entre 1893 y 1936, la Fachada de la Pasión, comenzada en 1956 y terminada en 1976, y la Fachada de la Gloria, que se comenzó a construir en el año 2002 y que será la más impresionante de todas, dando acceso a la nave central.

Muchos metros más arriba del claustro y las fachadas, la construcción se centra en las grandes y múltiples torres. Como se ve en la reconstrucción digital, Gaudí imaginó un templo muy vertical, que mirara hacia el cielo y que pudiera ser visto desde toda la ciudad.

En principio la Sagrada Familia contaría con 18 torres: doce por los apóstoles, cuatro para los evangelistas y los cimborrios de Jesús y de María. Las dimensiones son monumentales: 100 metros de altura las torres de la Fachada del Nacimiento, 110 metros las de la Fachada de la Pasión y alrededor de 120 metros las de la Gloria. El sentido ascendente de las alturas no es casual y sigue la lógica de la vida de Jesucristo.

En la actualidad faltan por construirse varias de las torres planificadas originalmente, pero se está avanzando con rapidez, especialmente en la Torre de María, que alcanzará los 140 metros de altura.

Una vez terminada, la Sagrada Familia no sólo será el edificio más alto de Barcelona, sino que gracias a la impresionante Torre de Jesucristo, de más de 172 metros de altura, se convertirá en la iglesia más alta de Europa. Para conseguirlo se cuenta con un presupuesto de 25 millones de euros cada año.

En el año 2026 se cumplirán cien años de la muerte de Antoni Gaudí, atropellado por un tranvía en Barcelona, y se espera que en esa precisa fecha pueda anunciarse mundialmente la finalización de las obras. No más grúas. Sólo arquitectura.

No sabemos si finalmente la Sagrada Familia será como Antoni Gaudí la imaginó, lo que está claro es que será una maravilla de la arquitectura que tendremos la suerte de poder contemplar.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: