¿Cuáles son las claves para una felicidad duradera? 3 lecciones del mayor estudio jamás realizado

¿Qué nos mantiene felices y saludables a lo largo de la vida? Si piensas que es la fama y el dinero, no estás solo, pero según el psiquiatra Robert Waldinger, te equivocas. Como director de un estudio de 75 años sobre el desarrollo adulto, Waldinger tiene un acceso sin precedentes a datos sobre la verdadera felicidad y la satisfacción personal. En esta charla, comparte tres lecciones aprendidas del estudio, así como algo de sabiduría práctica ancestral sobre cómo construir una vida larga y plena.

En esta charla, Robert Waldinger indica que durante el estudio se aprendieron tres cosas:

1. Las conexiones sociales son importantes

La primera conclusión del estudio es que las conexiones sociales nos hacen bien, y que la soledad mata. Resulta que las personas con más vínculos sociales con la familia, los amigos, la comunidad, son más felices, más sanos y viven más que las personas que tienen menos vínculos. Y experimentar soledad resulta ser tóxico. Las personas que están más aisladas de lo que quisieran de otras personas encuentran que son menos felices, son más susceptibles a recaídas de salud en la mediana edad, sus funciones cerebrales decaen más precipitadamente y viven menos que las personas que no están solas.

2. El grado de satisfacción de las relaciones es fundamental

Las personas más satisfechas en sus relaciones a los 50 años fueron las más saludables a los 80 años. Y las relaciones cercanas parecen amortiguar algunos de los achaques de envejecer. Los hombres y mujeres que están en parejas felices informaron, a sus ochenta y tantos, que cuando sentían más dolor físico, seguían de buen humor. Pero las personas que estaban en relaciones no felices, los días que informaban tener más dolor físico, este se magnificaba por el dolor emocional.

3. Las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, protegen el cerebro

Estar en una relación de apego seguro con otra persona a los 80 y tantos da protección, las personas que están en relaciones en las que sienten que pueden contar con la otra persona si lo necesitan, los recuerdos de esas personas permanecen más nítidos más tiempo. Y las personas en relaciones en que sienten que no pueden contar con la otra persona, son personas que pierden antes la memoria. Pero las buenas relaciones pueden no ser armoniosas todo el tiempo. Algunas de nuestras parejas octogenarias podían pelearse a veces pero en tanto sintieran que podían contar con el otro cuando la cosa se ponía difícil, esas pelean no quedaban en sus recuerdos.

“No hay tiempo, muy breve es la vida para disputas, disculpas, animosidades, pedidos de cuenta. Solo hay tiempo para amar, y solo un instante, por así decirlo, para eso”, Mark Twain.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!