Ada Lovelace, hija del poeta británico Lord Byron y la matemática Annabella Milbanke es considerada la primera mujer programadora. Ella abrió camino y a pesar de que diferentes estudios demuestran que las mujeres son mejores programadoras que los hombres, el mundo de la computación sigue estando dominado por una amplia mayoría de varones en todas sus escalas. Por tanto, las programadoras prestigiosas serían solo las supervivientes en un entorno muy hostil para las mujeres.

Detrás de la carrera espacial, por ejemplo, muchas mujeres trabajaron como matemáticas para la agencia espacial sin reconocimiento alguno. Para los ciudadanos ellas no existían, y sin sus cálculos el hombre jamás hubiera pisado la luna.

¿Cuál es la situación actual?

Andróginas, solitarias, duras, anoréxicas… con este tipo de clichés nos muestra el cine a las mujeres que se dedican a la informática. Para romper con los mitos y reflejar la realidad, la popular cineasta Lesley Chilcott se ha hecho eco de esta baja popularidad en materias de computación de los logros y potencialidad de las programadoras. Le ha dado voz en una obra documental llamada CODEGIRL. Este documental recoge parte de las historias de 5.000 jóvenes de 60 países diferentes que participaron en el Global Technovation Challenge

El reto era crear una aplicación móvil con el objetivo de solucionar un problema concreto de su comunidad. A parte del reconocimiento, las participantes podían conseguir socios y dinero para financiar el proyecto a gran escala.

En concreto cada equipo ganador obtiene 10.000 dólares para completar y liberar su aplicación, además de todo lo aprendido durante el camino.

El gigante Google se ha interesado mucho por este documental, y ha presionado para permitirse el privilegio de poder presentarlo en exclusiva desde su plataforma de vídeo YouTube antes de que se pudiese ver en la gran pantalla.

Podéis disfrutar de este enriquecedor documental a través de su página web Codegirl:

Consciente del potencial de las mujeres a pesar de la presión social a las que se ven sometidas, este gigante tecnológico también tiene una iniciativa propia para aumentar la participación de mujeres de todo el mundo en el mundo de Ciencias de la Computación. Su iniciativa Made With Code, busca dar herramientas a todas aquellas mujeres, desde encontrar guías hasta mentores para sus propios trabajos.

Se prevé que en este año, el mercado de aplicaciones llegue a alcanzar la cifra de 77 mil millones de dólares. Sigue siendo incomprensible que más del 80% de desarrolladores sean hombres. Por ello, aplaudimos esta iniciativa que busca empoderar e inspirar a las niñas de todo el mundo para que desarrollen aplicaciones de competencia internacional.

Desde Muhimu te invitamos a unirte a la comunidad Codegirl o iniciativas similares de mujeres de todo el mundo que tratan de mejorar su comunidad a través de la tecnología.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: