El 30 de noviembre de 1835 nació Samuel Langhorne Clemens, más conocido como Mark Twain, escritor estadounidense conocido especialmente por  una bellísima obra sobre la amistad Las aventuras de Huckleberry Finn, publicada en 1885. En palabras de Ernest Hemingway, “toda la literatura estadounidense moderna parte de un libro de Mark Twain titulado Huckleberry Finn. Antes no había nada. No ha habido nada bueno desde entonces”. Hoy en día, esta obra, sigue conmoviendo a las personas.

Considerado como el Charles Dickens americano, Twain trató en su literatura temas humanos como la amistad, la esclavitud o el racismo y supo retratar, a veces con humor, la decadente sociedad norteamericana. La moral también fue un tema recurrente en su obra, concepto siempre acompañado del pensamiento “siempre haz lo correcto. Complacerás a algunos y asombrarás al resto”. Demostró que, ante la duda, siempre hemos de tener la tendencia hacia aquello que nos parece más correcto, al igual que deja ver esta magnífica frase: “Di siempre la verdad, así no tendrás que recordar lo que has dicho”.

Aunque muchas veces parecía misántropo, escribió constantemente palabras que ayudaban a la gente a sentir comprensión por sus semejantes. “La mejor manera de alegrarte es intentar alegrar a alguien”, porque la alegría es quizá la emoción que más unifica a las personas. Alegra y te alegrarás, sonríe y te sonreirán.

Hombre con mucho humor, las palabras de Twain enseñaban a vivir en paz, armonía y tranquilidad, hasta el final. Él mismo dijo que “el arte de vivir consiste en conseguir que hasta los sepultureros lamenten tu muerte”.

Twain nació en una visita del cometa Halley a la Tierra y dijo durante su vida: “Me iré con él”. Murió 74 años después, durante el siguiente encuentro entre el cometa y nuestro planeta.

Mark Twain fue un escritor humano y, gracias a sus escritos, forma parte de la eternidad. Enseñó a amar y a comprender. Ayudó a vivir a ricos y pobres, negros y blancos, católicos y protestantes. La necesidad de su persona hoy en día pasa por conocer su obra.

Para profundizar en el humor, la comprensión y la humanidad de Twain, puedes encontrar estas 11 frases más:

“Teníamos el cielo allá arriba, todo tachonado de estrellas, y solíamos tumbarnos en el suelo y mirar hacia arriba, y discutir si las hicieron o si acontecieron sin más”.

“Pocas cosas son más difíciles de soportar que la molestia de un buen ejemplo”.

“El hombre es el único animal que se sonroja. O que necesita hacerlo”.

“Aléjate de la gente que trata de empequeñecer tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande, te hace sentir que tú también puedes ser grande”.

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”.

“La historia no se repite, pero rima”.

“La verdad es lo más valioso que tenemos, economicémosla”.

“Nunca dejes que los que sueñen te hagan cambiar”.

“Nunca permití que la escuela interfiriera en mi educación”.

“Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa”.

“La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa”.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: