Esta adorada princesa persa tuvo 145 pretendientes de la nobleza, pero hoy en día desafía los cánones de belleza

¿Os gustan las historias de princesas? Hoy os traemos una muy especial.

La historia comenzó a ser viral después de que la página Está en la Historia escribiera sobre ella. El artículo fue compartido más de 90.000 veces por un polémico canon de belleza que muchos lectores no compartían. Se trata de la historia de la princesa iraní Zahra Khanom Tadj es-Saltaneh, que era considerada como una representación de la belleza y la perfección. Quizás por ello tuvo 145 pretendientes de la más alta nobleza, de los cuales 13 llegaron a quitarse la vida tras ser rechazados por la princesa.

La princesa Zahra Khanom Tadj es-Saltaneh no cumple los cánones de belleza actuales, pero fue considerada una de las mujeres más bellas de su época

Además de sus pretendientes y sus atributos de belleza, lo que destaca en la historia de esta princesa es que pertenecía a la dinastía Qajair, una familia real iraní de origen turco que lideró la nación entre 1785 hasta 1925. Según cuenta la historia, esta dinastía fue derrocada por la dinastía Pahlaví, quienes se hicieron cargo hasta la revolución islámica de 1979.

De entre sus 145 pretendientes, terminó casándose con Amir Hussein Khan Shoja’al Saltaneh con el que tuvo cuatro hijos. Como la madre, sus hijas también eran consideradas como las mujeres más bellas del reino, ya que compartían rasgos de su madre. Curiosamente, este matrimonio acabó en divorcio; algo muy raro por aquel entonces, ya que era contrario a la cultura y la religión de los iraníes.

Esta princesa iraní pertenecía a la dinastía Qajair

La princesa Zahra fue pintora, escritora y una de las primeras iraníes en usar ropa occidental, toda una adelantada a su época. Cambió la sociedad del pueblo iraní  y creó la denominada Sociedad de la Libertad de la Mujer, algo que la ha llevado a ser motivo de estudio en muchas universidades. Una historia de lucha por los derechos de las mujeres que merece la pena destacar hoy en día, ya que más de 150 años después seguimos viviendo en una sociedad con graves problemas de machismo.

La historia ha tenido mucha polémica, ya que muchas personas se han reído al creer que alguien pueda considerar a esta mujer como un ideal de belleza y perfección, y otras tantas han criticado que no somos quién para decirle a otra persona qué debe considerar bello.

Y es por ello que hoy os traemos esta historia, para debatir junto a vosotros, como ya hemos hecho en otras ocasiones, sobre la superficialidad de los cánones de belleza y cómo nuestros sesgos cognitivos nos hacen despreciar lo diferente. Porque, a pesar de la viralidad de esta historia (real), la foto que publicaron no pertenecía realmente a la princesa a la que hace referencia el texto, sino a una supuesta odalisca de un harén turco de la misma época. Un error grave que se ha perpetuado en la red (por eso es tan importante contrastar fuentes) y que gracias a un artículo del blog del diario Público podemos poner en duda hasta resolver el misterio. O como bien explica Christian Monzón en Publimetro, “nadie conoce en realidad quién es la mujer” de la imagen.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!