La lista de las 10 mentiras más utilizadas. Seguramente hayas dicho más de siete de ellas

La mentira forma parte de nuestras vidas. Dicen que engañar nos permite conseguir lo que queremos mediante la manipulación y la explotación de otros. En general, mentimos para obtener algún beneficio. Una mentira bien tramada es un pasaporte al éxito en una sociedad en la que no se condena la mentira, sino la diferencia o la debilidad. Pero a veces también mentimos, simplemente, por miedo, por vergüenza o incluso, para no hacer daño a alguien.

Mentir es ventajoso, por eso la evolución, que selecciona rasgos que son ventajosos para los individuos, la ha integrado en la naturaleza humana. Así, se estima que cada día oímos y leemos cientos de mentiras. La mentira se encuentra en todo el reino natural. Existen plantas que tienen flores que parecen avispas hembra para atraer a los machos para que se lleven pegado el polen a otra flor y así polinizarla, serpientes que fingen ser venenosas para ahuyentar a depredadores y orugas que fingen ser serpientes con el mismo fin. Y, en líneas generales, los primates más evolucionados son los más propensos a ellas.

Este es un top 10 de las mentiras más utilizadas

Confiesa, ¿cuántas de ellas has usado ya?

1. Estoy llegando.

2. Nivel de inglés medio.

3. No había mirado el WhatsApp.

4. No vuelvo a salir.

5. He leído y acepto los términos y condiciones de uso.

6. Voy bien, en serio, no estoy borracho.

7. Una más y nos vamos.

8. A las y media me pongo a estudiar.

9. Es la primera vez que me pasa.

10. Yo no ronco.

El autoengaño también es posible

El primer paso para sentirnos bien pasa por aceptarnos tal y como somos, sin lo cual nunca lograremos evolucionar y hacernos mejores personas. Lo mismo sucede con las personas que nos rodean, hay que aprender a aceptarlas como son, con sus defectos y virtudes, para disfrutar más de su compañía, aumentar nuestra capacidad de resiliencia y, en definitiva, nuestro bienestar.

Uno de los aspectos más fascinantes de la mentira es el autoengaño. Si bien mentir a los demás suele ser un acto consciente, el autoengaño no siempre es un proceso voluntario,  muchas veces depende, por ejemplo, del efecto Dunning-Kruger.

El autoengaño es también una de las facetas inherentes a la condición humana. Una faceta que en principio puede parecer inútil, pero que nos concede una estabilidad excepcional para convertirnos en animales sociales. Se ha argumentado que todos los humanos sin excepción son altamente susceptibles al autoengaño, ya que todo el mundo tiene un bagaje emocional de creencias que pueden ser irracionales.

¿Cuántas de estas mentiras has usado? ¿Y qué nos dices del autoengaño?

Ver esta publicación en Instagram

Hoy en nuestro blog hablamos de #mentiras #autoengaños #sesgoscognitivos y #polarizacion En el proceso de generación de opiniones debemos no sólo tener en cuenta la mentira o manipulación del otro, debemos considerar además, el “autoengaño”. Si bien mentir a los demás suele ser un acto consciente, el autoengaño no siempre es un proceso voluntario. El autoengaño es una de las facetas inherentes a la condición humana que nos concede una estabilidad excepcional para convertirnos en animales sociales. Todos los humanos sin excepción son altamente susceptibles al autoengaño que nos permite sostener creencias que pueden ser irracionales (y quizás por ello se extienden como la peste las noticias falsas, bulos o ‘fakes news’) pero que nos permiten identificarnos con un grupo. La única forma de corregir estos sesgos cognitivos es siendo conscientes de ellos y actuando para compensarlos. Al profesor George Lakoff le agrada comenzar sus clases universitarias advirtiendo lo siguiente: “No penséis en un elefante”. Por supuesto, a los estudiantes les resulta imposible no hacerlo. Este académico lingüístico de la Universidad de California en Berkeley, en su libro "No pienses en un elefante: Lenguaje y debate político", argumenta que en Estados Unidos los republicanos son mejores a la hora de enmarcar los debates y, como resultado, ganan la mayoría de ellos. No se trata de encontrar un buen argumento: se trata de encontrar un buen marco de debate. Lakoff nos advierte que los marcos son especialmente peligrosos porque a menudo son inconscientes, ya que las personas no necesariamente perciben que existan o que les influyan en su toma de decisiones. “The Common Cause Handbook es una investigación sobre la vinculación que existe entre valores y marcos (estructuras mentales inconscientes) que influyen en el comportamiento. // Descubre y comparte todo esto y mucho más en nuestro blog #socialdesign

Una publicación compartida de DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) el

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!