Hay momentos decisivos en la historia de los países que cambian a las sociedades de forma radical. Desde hace ocho años España vive una crisis económica, financiera, política, social y cultural que ha cambiado la forma en que muchas personas viven su día a día y se enfrentan al futuro. Los desahucios, el desempleo, la corrupción, los recortes, las preferentes o la pobreza energética se han instalado en nuestra rutina diaria como sociedad. Así como también la protesta.

Aunque a los medios de comunicación y a los políticos a veces se les olvide, ninguno de estos asuntos son cosas del pasado. Para recordárnoslo, para que no olvidemos el sufrimiento de la gente y del país, los músicos españoles han llevado a cabo una auténtica revolución cultural que ha pasado casi desapercibida.

Y nosotros queremos haceros una síntesis de esa revolución que este pequeña recopilación de 13 canciones protesta:

La casa y el lobo de Ismael Serrano

Nadie como Ismael Serrano para echarnos por encima un jarro de agua fría en forma de metáfora:

«Quién se atrevió a echarte la culpa del naufragio a ti, que siempre trabajaste y trabajaste. A fin de mes llegó la orden de desahucio, no tardó en aullar el lobo cobarde».

La versión española de los tres cerditos nos sumerge de cabeza en las hipotecas basura que sumieron al mundo en el caos económico.

Sí se puede de Miguel Bosé

Miguel Bosé camufla la protesta en su música, exige un cambio y critica a los poderosos cantando «y apuntan al ciego al blanco del ojo y niegan la silla al enfermo y al cojo y mienten a diario, en cada promesa y acusan al pobre de vivir en pobreza».

Ratonera de Amaral

La voz dulce de Eva Amaral se alza contra la corrupción en una de sus canciones más reivindicativas. Con un «tú que representas el pasado, haces del presente una ratonera» lanza una amenaza a los corruptos para que «tiemblen» porque su tiempo se acaba.

Contentos de Loquillo

El rockero más gamberro no podía faltar en esta lista. Loquillo decidió dedicarle hace un par de años una canción al desempleo, las manifestaciones y el descontento ciudadano y, entre gritos de protesta y algo de buenrollismo musical, espeta a los políticos un «borra si es que puedes mi sonrisa de la cara».

Nada de nada de Fito & Fitipaldis

Suenan los primeros acordes y reconocemos a Fito y, de pronto, suelta una crítica contra las políticas del gobierno y la manera en la que se ha intentado —y se está intentando— atajar la crisis:

«¿Cómo voy a entrar en razón si nunca salgo de mi asombro, si cada vez que buscas la solución es para cargarla sobre nuestros hombros?»

Subo escalas, bajo escalas de Manolo García

«Si es precario el mundo, más lo es vivir al borde de una cima que unos pocos ahonda», unos pocos que hacen sufrir a tantos, canta el cantautor catalán. Sobran las palabras para describir el sentimiento que retrata Manolo García.

España es idiota de Def con Dos

Los líderes de la canción protesta española no podían faltar aquí. Def con Dos nos recuerda sin remilgos la idiotez que se extiende en nuestro país y cuales son los valores que se intentan inculcar en España: «chapuza, romería, escaqueo e ignorancia».

Polvorado de Nacho Vegas

«¿Dónde quedó todo ese dinero?» se pregunta el cantautor asturiano en esta oda a la corrupción. Nos mienten, nos engañan, nos roban y, por eso, acabaremos convirtiéndonos en pólvora.

Fime aquí de Los Enemigos

Y entonces los banqueros y las preferentes consiguieron una canción. Hay que reconocer que solo fue necesario estafar a miles de personas, la mayoría abuelos y abuelas, para conseguirlo pero, claro, Los Enemigos no podía hacer otra más que dedicarles un

«es un serio compromiso, abuelo, el que firmó. Fuimos claros y precisos; usted no preguntó».

Golpe maestro de Vetusta Morla

El atraco perfecto, dicen, «excepto por esto: nos queda garganta, puño y pies». A pesar de todo a Vetusta Morla le queda la esperanza de que España se levante con ganas de devolver el favor.

Los invisibles de Los chikos del maíz

Una crítica a esa España de «pan y circo» o, más bien, de bar y fúltbol que parece ajena a los verdaderos problemas de la sociedad. Una crítica que no deja títere con cabeza.

Hasta que sangren de Supersubmarina

Supersubmarina le hace saber a los políticos que tienen un concepto equivocado de la gente y les grita: «deberías dejar alguna puerta abierta por si alguna vez tomamos el control».

Canto a la rebelión de Ska-P

El canto a la rebelión y al luchador de Ska-P es la manera perfecta de acabar de indignarnos. «Se aferran a la impunidad», cantan en una crítica a la política, al mercado, a los especuladores y a los corruptos.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: