El mundo de los hispanohablantes contempla muchas más diferencias de las que uno puede imaginar y algunas son tan curiosas como la pronunciación de las letras “y” y “ll”. Esta singularidad se denomina yeísmo rehilado o, lo que es lo mismo, ese yeísmo que ocurre cuando al pronunciar una palabra no existe diferencia entre el sonido de la y griega y elle.

Popularmente, a este fenómeno se le conoce como “sheísmo” (escrito fonéticamente) y su resultado es la diferente pronunciación de palabras como: lluvia (fonéticamente “shuvia”), calle (fonéticamente “cashe”), botella (fonéticamente “botesha”) o playa (fonéticamente “plasha”). A pesar de lo que se cree, no solo se produce en América Latina, sino que el yeísmo también está presente en España. La única diferencia es la fuerza de este sonido en las diferentes regiones, por ejemplo “yo” puede sonar “sho” o “io”; otro ejemplo sería la palabra “pollo” con su variable “posho” o “poio”.

via GIPHY

¿Cuándo surgieron estas diferencias?

Según un estudio publicado por la lingüista alemana Katharina Link en 2009, tanto el yeísmo como el rehilamiento aparecieron en Buenos Aires en el siglo XVIII, pero no fue hasta el siglo XIX cuando comenzaron a aparecer en ámbitos más prestigiosos como el teatro. Hay registros de actores que alargan palabras como llanto y batalla con un “ch” muy suave, pero prolongada (algo que sonaría como “chchchanto” o “batachchcha”). Incluso aparecen escritas literalmente de esta forma en una crítica del periódico El mensajero argentino sobre una obra de teatro de 1826.

Por otro lado, tanto el yeísmo y como el rehilamiento aparecieron a la vez en el siglo XIX en Uruguay. Son muchas las teorías sobre cómo apareció este sonido en el país, aunque la que cobra más fuerza tras varios estudios es la del contacto lingüístico. Durante ese siglo, Uruguay vivió varias oleadas migratorias de países como Italia, Francia o España (sobre todo gallegos) y, además, no podemos olvidarnos de sus vecinos brasileños.  

Dos buenos ejemplos de yeísmo en Argentina y Uruguay, ¿encuentras las diferencias?

Uruguay

Argentina

Otras teorías

También se baraja otra teoría que dice que esta nueva pronunciación se asimilaba más a la del español rioplatense (procedente de Uruguay), ya que ofrecía combinaciones más sencillas y se impuso pese a la estridencia del sonido. Pero cuando hablamos de estas diferencias, no hablamos de correcto o incorrecto, e incluso omitimos lo de deformado. El español se habla en muchos países, lo que ha dado lugar a diferentes variedades regionales o adaptaciones de la lengua como la estadounidense, la andina, la peninsular o la caribeña.

Mapa del español en el mundo

Una por otra, cada habla tiene sus particularidades. De hecho, en el norte y sur de España no se habla igual y el yeísmo rehilado tampoco se encuentra en el 100% de los territorios de Argentina y Uruguay. Antiguamente se pensaba que el español “correcto” se hablaba en la península y el resto era una deformación, pero esta afirmación ya no se admite. La lingüística moderna indica que no hay nada en la lengua que haga mejor o peor a decir vos o tú, pelota o balón. Esas son valoraciones sociales y no académicas.

Y si aún tienes dudas…

¡Esperamos que te haya servido de ayuda!


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: