No poo (del inglés, no-shampoo, es decir, sin champú; aunque también juegue con el concepto de poo, caca) es la nueva tendencia de moda que consiste en no utilizar champú para lavarse el pelo por los químicos dañinos que contiene. Muchas personas que lo han probado dicen que sus resultados son espectaculares, pero también tiene algún que otro detractor.

Si eliminamos el champú, ¿con qué podemos lavarnos el pelo?

Esta tendencia aboga por el uso del bicarbonato de sodio y el vinagre de manzana como sustitutos del champú tradicional.

¿Por qué no estamos todos utilizando ya este método alternativo?

Como todo en la vida, nada es blanco o negro, y muchos dermatólogos están en contra de esta nueva corriente. ¿Por qué? Porque no existen pruebas científicas de que la secreción de grasa se regule por sí sola con el tiempo. Además, otra de sus razones es que el bicarbonato tiene un pH muy alto y el vinagre muy bajo, por lo que ambos podrían irritar el cuero cabelludo.

La experiencia no poo de Katherine Martinko y Margaret Badore, 6 meses después

Katherine Martinko junto a Margaret Badore (editoras de treehugger.com), decidieron realizar el siguiente experimento: se olvidaron de sus champús comerciales y de todos los productos para lavar su pelo y comenzaron el método no poo. Después de un mes, duración prevista inicialmente para el experimento, Katherine siguió utilizando bicarbonato de sodio y vinagre de sidra de manzana.

Tras ver los increíbles resultados que obtuvo, no tuvo más remedio que seguir. Así lo cuenta ella 6 meses después:

Han pasado seis meses desde que dejé de usar champú. Todo comenzó como un experimento de un mes, cuando mi editor me preguntó si me gustaría probar el método no poo durante el mes de enero. Acepté de mala gana, y junto con Margaret Badore, me zambullí de cabeza en el mundo del cuidado del cabello extremadamente alternativo. Nuestro experimento resultó en el post El experimento sin champú. Mientras que Margaret lo dejó al mes, yo continué lavando mi pelo con bicarbonato de sodio y vinagre de sidra de manzana.

Nunca soñé que todavía estaría haciendo esto a principios de julio, pero aquí estoy, fiel al método no poo sin intenciones de volver. Hay tantas cosas que me gustan de él, se lo digo a toda la gente que tiene curiosidad acerca de mi extraño hábito de lavado de cabello.

Casi no hubo período de adaptación para mí, creo que es común en las personas con el pelo muy grueso, o el pelo que no se lava más de una o dos veces a la semana. El obstáculo más grande para mí fue psicológico y conseguir quitarme el olor fugaz de ensalada en la ducha cuando me lavé el pelo por primera vez con vinagre. No te preocupes, se va de inmediato y no hay olor residual.

Mi cabello está cada día más saludable y manejable, más y más cuanto más tiempo evito el champú. Se vuelve menos graso y puedo espaciar más tiempo los lavados, por lo general 4-5 días. Está más suave, más brillante y menos rizado que antes. Tengo menos días malos para el cabello y puedo conseguir los rizos naturales, sueltos, que me gustan con un poco de aceite de coco, frotándolo en el pelo húmedo.

Solo ha habido dos veces que he usado champú natural en lugar de bicarbonato y vinagre y fue cuando viajé a Honduras y México. Las dos veces pensé que era mejor que no me preguntaran sobre un polvo blanco extraño en mi equipaje. Noté una gran diferencia después de lavarme con champú. Mi pelo estaba más seco y parecía mas grasiento solo en dos días. También me di cuenta de que el cuero cabelludo me picaba después de usar el champú.

En seis meses solo he gastado una caja de cartón de bicarbonato de sodio y la mitad de una botella de vinagre. No hay botellas vacías de plástico de champú en mi casa, ni acondicionador para tirar a la papelera de reciclaje, ni el sinfín de productos de cuidado del cabello que me compraba para domar mi pelo.

Foto de Katherine Martinko

Si el método no poo te ha intrigado, ¿por qué no darle una oportunidad? Te puede sorprender agradablemente el resultado. Esto es lo que hago yo:

Pongo 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en un frasco de vidrio de 500 ml. Lleno el frasco con agua y agito para disolver el bicarbonato de sodio. Me lo hecho por la cabeza y froto el pelo. Enjuago. Pongo 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana en el mismo frasco. Añado el agua, vierto encima de la cabeza y enjuago casi de inmediato.

Estas cantidades son para el pelo largo. Si el tuyo es corto, usa 1 cucharada de bicarbonato de sodio y vinagre en 1 taza de agua. Si tu cabello no parece lo suficientemente limpio una vez que se seca, use un poco más de bicarbonato la próxima vez”.

Fuente original: eco inventos

Y tú, ¿probarías este método?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: