Hay un colegio en España que ofrece un ejemplo que nos serviría para levantar, por fin, la cabeza con orgullo al hablar de la educación de nuestro país. En cambio, por algún motivo, este caso pasa desapercibido. El informe PISA, que mide el rendimiento de los estudiantes, suele dejar a España en una situación claramente mediocre. En los resultados de 2012, en lo tocante a los países de la OCDE, nuestro Estado quedaba en la posición 33 en matemáticas, 29 en ciencias y 30 en habilidad lectora.

El colegio Nuestra Señora del Pilar -Escolapios-, situado en Soria, ha logrado durante años unas calificaciones en las pruebas de lectura y matemáticas, realizadas en España con base en el informe PISA, que superan a Finlandia, según informa el Heraldo de Soria. Aun así, como cuenta La Vanguardia, nadie se ha puesto en contacto con la dirección del centro para explorar su método. Un método que, entre otras cosas, les ha llevado a que nadie (nadie) repita curso en esta institución.

educación

El método educativo de Nuestra Señora del Pilar, les ha llevado a que nadie (nadie) repita curso en esta institución. Foto: Wikipedia

El colegio Nuestra Señora del Pilar ha obtenido 548 puntos en lectura, frente a 524 de Finlandia y en matemáticas, 559, frente a 519 del país nórdico. En ciencias, Finlandia ha obtenido 545 puntos mientras que el centro soriano ha conseguido 542, según informa el Heraldo de Soria.

Su director, uno de los artífices del éxito, Óscar Abellón, contó que sí se han interesado en su método países como Guatemala, Chile o México. Abellón es profesor de matemáticas y dice que el truco está en centrar la educación en el alumno. En su opinión, el error del sistema actual es su obsesión por “técnicas memorísticas” y el abandono de la creatividad y de sus recursos. “Además de idiomas y tecnología, queríamos que supieran trabajar en equipo, que desarrollaran el pensamiento, el liderazgo, la resiliencia, que superan hablar en público”, explicó.

colegio-soria-k0tf-620x349abc

Alumnos y profesores, en una de las clases del colegio Nuestra Señora del Pilar de Soria. Foto: F. HERAS

Para implementarlo exploraron sistemas de aprendizaje punteros. Trabajaron la comprensión abordando las múltiples inteligencias que se conocen, se incidió en el aprendizaje colaborativo dentro del aula, los alumnos se orientan a sí mismos, no asisten al monólogo del profesor. Otro aspecto, que es motivo de reflexión cada comienzo de curso, es la reducción de la carga de deberes que los niños se llevan a casa. “Los niños no pueden perder su infancia”. Y por eso seleccionan muy bien las actividades para que las asignaturas tengan un sentido práctico fuera de las aulas. El motor del aprendizaje es la curiosidad, de ella surge la iniciativa por indagar en el mundo, y por eso cada profesor del Colegio de Nuestra Señora del Pilar se esfuerza en fomentarla.

Fuente: La Vanguardia


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: