Muy pocos conocen a esta barcelonesa nacida unos días después de la proclamación de la Segunda República. Núria Pompeia no sólo fue dibujante y periodista, sino también una pionera del movimiento de liberación de la mujer en un contexto completamente adverso: los años 70 en España.

A pesar del duro contexto social y político que atravesaba España, en 1967 consiguió hacer frente a todas las dificultades y vender a una editorial francesa su obra Maternasis, su primer cómic, y probablemente uno de los primeros cómics feministas de la cultura occidental. Luchó frente al todavía masculinizado mundo del cómic y ante una sociedad en la que el rol de la mujer se limitaba a la sumisión y el cuidado. En Maternasis, Núria Pompeia ilustraba sin necesidad de palabras el proceso del embarazo, un tema completamente tabú en la época, y con esta obra marca la línea que seguiría en sus posteriores viñetas, visibilizando desde el humor los problemas de las mujeres de forma crítica.

“O te rebelas o te resignas. Si te resignas, es posible que dejes de sufrir, pero a mi esto de la resignación me da mucha angustia” —Núria Pompei

Siendo prácticamente la única mujer que se dedicaba al humor gráfico durante los primeros años 70, y considerando su polémica y atrevida consciencia política, consiguió ser redactora jefa de varias revistas y directora de programas para TVE.

Núria Pompeia llegó a colaborar con revistas como la propia Triunfo, Vindicación Feminista, Cuadernos para el diálogo, Charlie Hebdo o Brigitte.

Estas fueron sus obras:

  • Maternasis.
  • Y fueron felices comiendo perdices.
  • Pels segles dels segles.
  • La educación de Palmira.
  • Mujercitas.
  • Cambios y Recambios.
  • Podemos aprender juntas … ¿te apuntas?: Plan de educación permanente de adultas.
  • Mals endreços.

Sin embargo, la autora no se limitó al humor gráfico y publicó también ficción literaria. Destaca su obra de 1981 titulada Cinc cèntims. Se trataba de una colección de historias cortas feministas con títulos tan sugerentes como El orden y el matrimonio, Ganemos la libertad o La generación perdida.

Uno de los temas es la decepción del movimiento feminista ante el contexto político y la sucesión de regímenes que venden progreso sin un cambio real.

La labor de Pompeia fue esencial para el progreso de la mujer y el movimiento feminista en España y en Europa, ya que cuestionó estereotipos que parecían estar cada vez más arraigados y visibilizó la voz de la mujer ante sus propios conflictos y clichés.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!



¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: