El método más radical para librarte del estrés

¿Alguna vez te ha pasado? Ves al protagonista de una película destrozando el salón de su casa, dejándose arrastrar por la locura, lanzando vajillas al suelo, partiendo sillas contra la pared, triturando las copas de una vitrina y, encima, pisoteándolo todo, gritando, cebándose… ¿Alguna vez has visto cómo luego se sentaba y respiraba con cara de alivio y, en vez de horrorizarte, has pensado: “Si yo pudiera”? Si es así, te interesa el sistema que se está expandiendo para desahogar la ira. Se llaman rage room o habitaciones de la ira y ya se usan en lugares como Alemania, Japón, Canadá, EEUU o España.

El problema de estas fantasías destructivas que nos asaltan a todos de vez en cuando es que, lógicamente, el resultado sería absurdo. Tendríamos que reponerlo todo y, al final, el desembolso de dinero nos provocaría tanto estrés que necesitaríamos tres o cuatro habitaciones más para liberarnos. En fin, un círculo vicioso. Sin embargo, el negocio de las rage room te ofrece salas impolutas, con los muebles en su sitio, para que te desquites a placer. En el complejo Battle Sports de Toronto (Canadá), se presta este servicio por 20 dólares. El cliente escoge el ‘arma’ deseada e, incluso, selecciona a la carta las cosas que desea triturar con su rabia: espejos, copas, sillas, platos…

El fenómeno ha alcanzado tierras nacionales. La empresa Tenerife Trending Topic cuenta desde finales de 2015 con una habitación de la ira. El propietario del negocio es un alemán afincado en Canarias que decidió echar un capote a los histéricos después de conocer el éxito que este modelo estaba alcanzando en su país. En este caso, el precio asciende a 89 euros. Eso sí, la oferta se hace a gusto del cliente: puede invitar a sus amigos para que asistan al estropicio desde una habitación contigua, puede elegir la música de fondo, llevarse una fotografía de “el enemigo” y grabarse en vídeo para revivir el momento en casa.

La estrafalaria invención proviene de Japón. Allí se instalaron habitaciones de la ira en el interior de las empresas para que los trabajadores se desfogaran. Según comprobaron, aumentaba la productividad. Ya veis, no sólo se trata de placer.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)