Planta dos millones de árboles para cumplir el último deseo de su difunto hijo y crea un movimiento ecosocial

Esta maravillosa historia transforma el dolor de una pérdida personal en la motivación necesaria para transformar un desierto inerte en un bosque lleno de vida. El amor que esta madre sentía por su hijo transformó el desierto del norte de China en un frondoso bosque. Ese fue su deseo.