muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Super Immunity revela el secreto de un sistema inmunológico mejor y más fuerte y un cuerpo más sano: los superalimentos. Estos consejos dietéticos arrojan luz sobre las deficiencias de la medicina moderna y le enseñan cómo aprovechar los poderes curativos de los alimentos vegetales ricos en nutrientes y fitoquímicos.

Guía de nutrición esencial para impulsar las defensas de su cuerpo para vivir más tiempo, más fuerte y libre de enfermedades

Merece ser compartido:

Actualizado el jueves, 6 junio, 2024

Para consejos personalizados sobre tu salud y tu dieta, consulta siempre a un especialista en mibiotico.com
Nuestra recomendación: Valeria Hiraldo | Instagram: @microbiotasalud

Guía de nutrición esencial para impulsar las defensas de su cuerpo para vivir más tiempo, más fuerte y libre de enfermedades 1
Guía de nutrición esencial para impulsar las defensas de su cuerpo para vivir más tiempo, más fuerte y libre de enfermedades 6

🍽 Dietista Nutricionista especialista en Alimentación Evolutiva
🤰🏽 Especialista en programación de los primeros 1000 días
🦠 Máster en Microbiota, Probióticos y Prebióticos
👤 Máster en Psiconeuroinmunología Clínica

Super Immunity revela el secreto de un sistema inmunológico mejor y más fuerte y un cuerpo más sano: los superalimentos. Estos consejos dietéticos arrojan luz sobre las deficiencias de la medicina moderna y le enseñan cómo aprovechar los poderes curativos de los alimentos vegetales ricos en nutrientes y fitoquímicos.

Mejore su salud y su sistema inmunológico no con medicamentos de solución rápida, sino con alimentos ricos en nutrientes y fitoquímicos. Desde la antigüedad, la comida ha demostrado ser un gran sanador. Agregue superalimentos a su dieta y disfrute de sus beneficios para combatir la gripe y el cáncer.

¿Cómo distinguir fuentes fiables sobre microbiota?
¿Cómo distinguir fuentes fiables sobre microbiota? · Es importante saber cómo encontrar fuentes confiables de información sobre microbiota. Haz click en este vídeo y te damos algunos consejos para saber distinguirlas.

Cómo los superalimentos pueden mejorar su salud

Hay tantos libros de dietas que le dicen qué comer y qué evitar. Algunos dicen que los carbohidratos son el diablo, mientras que las proteínas son lo más importante. Otros dicen que debes reducir tu ingesta de proteínas y que la clave para una vida saludable son los carbohidratos.

Entonces, ¿qué deberías creer?

Estos consejos dietéticos le muestran que en lugar de preocuparse por los carbohidratos y las grasas, debe buscar alimentos ricos en nutrientes esenciales o «superalimentos». Una dieta basada en estos pocos ingredientes simples te dejará más saludable, en forma y más fuerte.

En estos consejos descubrirás

  • por qué su vacuna contra la gripe puede dejarlo enfermo;
  • qué suplementos vitamínicos no debe tomar; y
  • por qué los superalimentos pueden ayudar a prevenir el cáncer.
Mejore su salud y su sistema inmunológico no con medicamentos de solución rápida, sino con alimentos ricos en nutrientes y fitoquímicos. Desde la antigüedad, la comida ha demostrado ser un gran sanador. Agregue superalimentos a su dieta y disfrute de sus beneficios para combatir la gripe y el cáncer.
Mejore su salud y su sistema inmunológico no con medicamentos de solución rápida, sino con alimentos ricos en nutrientes y fitoquímicos. Desde la antigüedad, la comida ha demostrado ser un gran sanador. Agregue superalimentos a su dieta y disfrute de sus beneficios para combatir la gripe y el cáncer.

La Sabiduría Ancestral de Sanar a Través de la Nutrición

Mejora tu salud y sistema inmunológico no con medicamentos de solución rápida, sino con alimentos densos en nutrientes y ricos en fitoquímicos. Desde tiempos antiguos, la comida ha demostrado ser un sanador potente. Incorpora superalimentos en tu dieta y disfruta de sus beneficios para combatir la gripe y el cáncer.

¿Qué te Espera en Este Artículo?

1. Cómo los Superalimentos Pueden Impulsar tu Salud

El concepto de curar tu cuerpo a través de una nutrición saludable es ancestral pero más relevante que nunca en la actualidad.

2. Medicina Moderna: Tratando Síntomas, No Causas

Descubre cómo la medicina contemporánea aborda los síntomas en lugar de abordar las causas subyacentes de las enfermedades.

3. Superalimentos: Prevención del Cáncer y Resiliencia ante la Gripe

Descubre cómo los superalimentos no solo previenen el cáncer, sino que también fortalecen tu cuerpo contra la gripe.

4. Soluciones Rápidas, Daño a Largo Plazo

Adéntrate en por qué los antibióticos y los medicamentos para el resfriado, a pesar de proporcionar alivio rápido, pueden hacer más daño que bien.

5. Elaborar una Dieta Saludable: Nutrientes y Equilibrio

Comprende que una dieta bien equilibrada incluye nutrientes, grasas, carbohidratos y proteínas elegidas sabiamente.

6. El Dilema de las Vitaminas: Elegir con Sabiduría

Explora el mundo de los suplementos vitamínicos, buenos en teoría, pero solo si haces las elecciones correctas.

7. Conciencia de Sodio y Armonía de Omega-3

Aprende por qué limitar la ingesta de sal y aumentar los ácidos grasos omega-3 puede mantener tu cuerpo en equilibrio.

Desvelando el Poder Curativo de los Superalimentos

En un mundo inundado de consejos dietéticos contradictorios, distinguir entre los ángeles y demonios de la nutrición puede ser desconcertante. Algunos predican los males de los carbohidratos, mientras que otros elogian la supremacía de las proteínas. En medio de esta cacofonía nutricional, estas revelaciones muestran que en lugar de obsesionarse con carbohidratos y grasas, tu enfoque debe estar en alimentos ricos en nutrientes esenciales o «superalimentos». Una dieta centrada en estos pocos ingredientes simples te dejará más saludable, en forma y más robusto.

En estas revelaciones, descubrirás:

1. La Paradoja de la Vacuna contra la Gripe

El misterio de por qué tu vacuna contra la gripe podría dejarte indisponible.

2. Suplementos Vitamínicos: No Son Universales

Navega por el laberinto de suplementos vitamínicos, aprendiendo cuáles evitar.

3. Superalimentos: Guardianes Contra el Cáncer

Comprende cómo incorporar superalimentos en tu vida diaria puede ser una defensa potente contra el cáncer.

En el viaje hacia un sistema inmunológico resistente y bienestar general, el poder no radica en atajos, sino en abrazar el abrazo nutritivo de los superalimentos. Deja que tu dieta sea tu medicina y observa el impacto transformador de la generosidad curativa de la naturaleza. Mientras te embarcas en este viaje nutricional, recuerda que la verdadera salud no es un destino, sino un estilo de vida. Abraza los superalimentos, abraza la vitalidad.

La alimentación saludable que sana tu cuerpo es una idea antigua, pero más relevante que nunca en la actualidad.

“Deja que la comida sea tu medicina” fue el consejo del antepasado de la medicina moderna y el sabio antiguo Hipócrates. Desde el año hasta la actualidad, los seres humanos han apreciado el poder curativo de ciertos alimentos.

Los documentos históricos muestran que los antiguos griegos y egipcios usaban hierbas calmantes y recetas reconstituyentes para curar resfriados, mejorar la salud y prevenir enfermedades. Los avances en biología nos han permitido identificar por qué ciertos alimentos pueden ayudar a nuestra salud.

Todo es cuestión de sustancias químicas conocidas como fitoquímicos , que se encuentran en determinadas plantas Estos compuestos son esenciales para la supervivencia y el crecimiento de la planta. Los fitoquímicos también son vitales para el cuerpo humano; necesitamos consumirlos para mantener nuestro sistema inmunológico en funcionamiento.

Los fitoquímicos son sanadores increíbles. Algunos estudios incluso sugieren que los fitoquímicos pueden reducir el riesgo de contraer el SIDA en personas con buena salud y nutrición. Hoy en día, las enfermedades y los virus son una amenaza tan real como siempre. Uno pensaría que los fitoquímicos constituirían una parte importante de nuestra dieta. Desafortunadamente, este no es el caso.

Los productos de origen animal, los alimentos procesados, los cereales fríos y prácticamente cualquier cosa hecha con harina blanca tienen muchas más probabilidades de constituir una parte importante de nuestras dietas en la actualidad. Tan solo el 10 por ciento de la dieta estadounidense promedio se compone de verduras, frutas, frijoles, nueces y semillas. Pero incluso esta cifra no puede reflejar un consumo suficiente de fitoquímicos: la mitad de este 10 por ciento está compuesto de papa blanca, que está lejos de ser rica en fitoquímicos. Nuestro sistema inmunológico está sufriendo como resultado.

Entonces, ¿cómo sobrevivimos si ya no dependemos de los alimentos para una buena salud? Con una dependencia sin precedentes de la atención médica. Sí, la medicina de hoy está más avanzada que nunca. Pero, ¿significa esto que debemos confiar en él? Descúbrelo en el próximo consejo dietético.

La medicina moderna trata los síntomas en lugar de abordar las causas de las enfermedades.

Es reconfortante saber que si mañana tuviera un accidente automovilístico severo, tendría muchas posibilidades de sobrevivir gracias a los avances médicos realizados en las últimas décadas. Pero aparte de estos casos de emergencia, la atención médica moderna es bastante regresiva. ¿Por qué? Porque trata los síntomas, no las causas de una enfermedad.

Tome la diabetes tipo 2, por ejemplo. Esta es una enfermedad que los médicos combaten con medicamentos recetados. Un estudio de más de 90.000 participantes diagnosticados con diabetes tipo 2 reveló que los dos medicamentos recetados más populares para esta enfermedad en realidad aumentan el riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva. Esta estadística es impactante, pero quizás no sea sorprendente cuando consideramos el único inconveniente clave de las drogas.

La diabetes tipo 2, junto con muchos otros problemas de salud, es el resultado de un ejercicio insuficiente y dietas altas en calorías y bajas en nutrientes. Los medicamentos no tratan esta causa, solo los síntomas. Y lo que es más, los medicamentos para la diabetes a menudo dificultan que un paciente realice cambios positivos, ya que aumenta el apetito.

Al igual que los medicamentos, la vacunación también se considera un gran avance en la atención médica. Pero, ¿son las vacunas tan efectivas como nos dicen? Según el autor, esto es bastante dudoso.

El Centro para el Control de Enfermedades de EE. UU. (CDC) recomienda que todas las personas mayores de seis meses reciban una vacuna universal contra la influenza. Muchos médicos alientan a los pacientes a que se vacunen contra la gripe todos los años para evitar que la enfermedad se propague e infecte a las personas. Pero la vacunación tiene algunos problemas cruciales.

Tenga en cuenta que la gripe en realidad puede ser causada por 200 virus diferentes. La vacuna contra la gripe solo puede actuar sobre el 10 por ciento de estos virus y, por lo tanto, es poco probable que proporcione una protección suficiente. Además de esto, cada vacuna contra la influenza tiene 25 microgramos de timerosal, que contiene mercurio tóxico. Por lo tanto, vacunarse contra la gripe todos los años aumenta el riesgo de daños en el cerebro y el sistema nervioso inducidos por el mercurio.

La realidad es que mantenerse saludable no es tan fácil como tomar recetas y vacunarse. Necesitamos adoptar un enfoque más activo. ¿Pero cómo? ¡Con superalimentos!

Los superalimentos no solo pueden prevenir el cáncer, sino que también pueden hacerlo más resistente a la gripe.

Entonces, ¿qué son exactamente los superalimentos? Bueno, hay una gran variedad de ellos. Desde los hongos hasta las verduras y las verduras crucíferas, todos los superalimentos tienen una cosa en común: grandes cantidades de excelentes nutrientes y fitoquímicos que ayudan a nuestro cuerpo a sanar.

Una nueva investigación ha demostrado que agregar superalimentos a su dieta puede reducir las tasas de cáncer. Pero, ¿cómo funciona esto? Bueno, el cáncer está ligado al proceso de metilación , donde se agrega a un gen un grupo metilo que contiene un carbono y tres átomos de hidrógeno. Este gen metilado funciona mal y puede afectar el proceso de división celular de modo que las células crezcan a un ritmo explosivo. Esto es lo que conduce al cáncer.

Los superalimentos son capaces de desactivar estas células metiladas, lo que les da su capacidad de aplastar el cáncer. La col rizada, el brócoli, la coliflor y las hojas de berza son particularmente buenas en esto. Los superalimentos también suelen contener isotiocianatos o ITC. Estos son compuestos que le dan a nuestro sistema inmunológico un impulso adicional y nos protegen aún más del cáncer.

Como podemos ver, los superalimentos no son como cualquier otro vegetal. Los estudios realizados en la Escuela de Salud Pública de Harvard subrayaron esto al demostrar cómo un aumento del 20 por ciento en los alimentos vegetales conduce a una disminución del 20 por ciento en las tasas de cáncer, mientras que un aumento del 20 por ciento en las verduras crucíferas conduce a una disminución del 40 por ciento en las tasas de cáncer.

No es solo el cáncer contra el que nos pueden armar los superalimentos. Los virus como la gripe también tienen más dificultades para derribarnos si tenemos superalimentos en nuestro sistema. La investigación demuestra que los ITC contenidos en las verduras crucíferas estimulan nuestro sistema inmunológico para combatir los virus y las bacterias al aumentar las capacidades de resistencia y destrucción de células. Las ITC incluso pueden protegernos cuando los antibióticos no pueden. Con sus efectos antimicrobianos, los ITC aumentan nuestras defensas naturales y suben la apuesta cuando nuestro cuerpo se enfrenta a bacterias resistentes a los medicamentos.

Los antibióticos y los medicamentos para el resfriado son soluciones rápidas que pueden hacer más daño que bien.

Los antibióticos a menudo parecen una gran respuesta a cualquier enfermedad molesta; al menos, así es como los describen muchos médicos y farmacéuticos. Los antibióticos son eficaces contra las bacterias, pero no contra los virus. Y, sin embargo, los virus causan el 95 por ciento de las enfermedades agudas, incluido el resfriado común. Entonces, los antibióticos son inútiles en la mayoría de los casos. Pero empeora.

Cuando se toman innecesariamente, los antibióticos destruyen gran parte de las bacterias vitales en nuestro tracto gastrointestinal, que también alberga el 70 por ciento de nuestras células inmunes. Los trastornos digestivos dolorosos y la disfunción del sistema inmunológico son el resultado de bacterias intestinales dañadas.

Al igual que los antibióticos, la medicina para el resfriado es otra «solución rápida» médica que en realidad hace más daño que bien. Los remedios para el resfriado de venta libre como NyQuil, Dimetapp y Robitussin no harán que el resfriado desaparezca. Al suprimir los síntomas del resfriado, pueden mantenerlo enfermo durante más tiempo.

La tos es uno de los mecanismos curativos naturales más importantes de nuestro cuerpo. La tos permite que nuestro cuerpo elimine las células muertas, las partículas de virus y la mucosa de nuestras vías respiratorias. Si los supresores de la tos fueran efectivos y realmente interrumpieran esta función, las enfermedades virales se convertirían en enfermedades más prolongadas y graves como la neumonía. Además de esto, muchos remedios para la tos y el resfriado tienen impactos negativos en nuestro ciclo de sueño y sistema digestivo.

En lugar de depender de antibióticos y medicamentos para el resfriado, debemos mantener nuestra salud comiendo los alimentos adecuados. Pero, ¿cuáles son los alimentos adecuados para nuestro organismo?

Muchos nutrientes y grasas, carbohidratos y proteínas elegidos sabiamente componen una dieta saludable.

¿Cómo elegir qué comer? Con innumerables libros de dietas disponibles, es tentador centrarse en las grasas, los carbohidratos o las proteínas al evaluar los alimentos que tenemos disponibles. Pero la alimentación saludable es mucho más que eso.

De hecho, una dieta saludable debe contener muchos nutrientes y pocas calorías. Los vegetales coloridos, especialmente los verdes, cuentan como alimentos ricos en nutrientes que nos ayudan a satisfacer las necesidades de fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos de nuestro cuerpo.

En el otro extremo del espectro, tienes alimentos como el pan y la pasta, con muchas calorías pero muy pocos nutrientes. Como era de esperar, el consumo de dichos alimentos hace que los productos de desecho se acumulen en nuestras células. Esto conduce a un envejecimiento prematuro, así como a una mayor susceptibilidad a enfermedades y ataques cardíacos.

Pero, ¿qué pasa con los carbohidratos? Son un signo seguro de una dieta poco saludable, ¿verdad? ¡No exactamente! Desde frijoles, guisantes, tomates y bayas hasta calabaza, quinua, arroz silvestre y papas, ¡hay muchos carbohidratos saludables, ricos en nutrientes y deliciosos!

Del mismo modo, no debemos temer el papel de la grasa en nuestras dietas. La verdad es que tener menos del 10 por ciento de grasa en su dieta es realmente malo para su salud. Una dieta con 15 a 30 por ciento de grasa se puede considerar saludable, ¡siempre que obtenga los nutrientes que necesita!

Finalmente, es hora de reconsiderar lo que creíamos saber sobre las proteínas. Podemos obtener proteínas de fuentes de alimentos animales, así como de plantas. Pero, mientras que las proteínas de las plantas mejoran nuestra salud, demasiada proteína animal está relacionada con el cáncer, la función inmunológica disminuida y el envejecimiento acelerado.

Una dieta rica en nutrientes es vital para una buena salud. Aunque podemos obtener los nutrientes que necesitamos de fuentes alimenticias, los suplementos también se están volviendo bastante populares. Pero, cuando se trata de suplementos, ¡tienes que leer la letra pequeña! Descubra por qué en el próximo consejo dietético.

Los suplementos vitamínicos son buenos en teoría, pero solo si eliges los adecuados.

Seamos realistas: no podemos comer una dieta perfectamente saludable todos los días. Desafortunadamente, esto significa que es probable que tengamos deficiencia de las vitaminas y minerales que necesitamos. Los suplementos pueden ser una excelente manera de asegurar que su cuerpo esté siempre nutrido. ¡Pero sé perspicaz!

La vitamina D, la vitamina B12, el zinc y el yodo son vitaminas y minerales esenciales que es difícil mantener en un nivel suficiente. La ingesta de yodo disminuye naturalmente si comemos menos sal, mientras que el zinc y la vitamina B12 son difíciles de obtener en los alimentos a menos que coma carne. Como pasamos menos tiempo al aire libre bajo el sol, muchas personas también tienen una deficiencia de vitamina D.

A la luz de esto, los suplementos parecen una solución bastante buena. Las personas a menudo se sienten atraídas por los multivitamínicos como una ventanilla única para la nutrición. Desafortunadamente, las multivitaminas pueden contener otras vitaminas que hacen más daño que bien a su cuerpo. Uno de ellos es la vitamina A.

El betacaroteno, que se convierte en vitamina A en nuestro cuerpo, se consideraba anteriormente un suplemento seguro. Pero estudios recientes han revelado que ingerirlo en forma de suplemento puede aumentar el riesgo de cáncer. Además de esto, la vitamina A está relacionada con la pérdida de calcio responsable de la osteoporosis.

Es una historia similar con el ácido fólico. El ácido fólico a menudo se confunde con el folato, que pertenece a la familia de la vitamina B, se encuentra en los alimentos vegetales naturales y es esencial para las mujeres embarazadas.

A diferencia del folato, el ácido fólico es sintético, no se puede encontrar en los alimentos naturales y está relacionado con el cáncer de mama en las mujeres, el cáncer colorrectal en los hombres y los defectos cardíacos congénitos en los niños. El folato es abundante en los vegetales verdes, por lo que un suplemento de ácido fólico es completamente innecesario.

Limite su consumo de sal y consuma más ácidos grasos omega-3 para mantener su cuerpo equilibrado.

¿Quién no ama un bocadillo salado? Los cuerpos humanos en realidad se sienten atraídos por el consumo de sal. Ya sean papas fritas o sardinas, tenemos nuestro antojo salado. Y ninguna cocina está completa sin sal de mesa para condimentar. Pero durante millones de años, las dietas humanas no incluían sal añadida.

Aunque necesitamos el sodio que proporciona la sal de mesa, demasiada sal puede ser increíblemente dañina. Hoy en día, los seres humanos consumen alrededor de 3500 miligramos de sal al día. Sin embargo, nuestros antepasados ​​tendían a consumir mucho menos, alrededor de 600 a 800 miligramos por día. Este aumento de la ingesta nos pone en riesgo de cáncer de estómago, osteoporosis y ataques cardíacos.

Los estudios muestran que existe una fuerte correlación entre una mayor ingesta de sal y la presión arterial alta. La presión arterial alta es la causa principal del 62 por ciento de los accidentes cerebrovasculares y del 49 por ciento de las enfermedades coronarias. Las personas mayores que viven en los suburbios y las ciudades a menudo presentan presión arterial alta, mientras que las que viven en áreas rurales o remotas no lo hacen. ¿Por qué? Porque este último grupo no usa sal adicional en su dieta.

Si bien la sal es un alimento que tiene un poderoso impacto negativo en nuestro cuerpo, existen alimentos con beneficios igualmente significativos. Tome los ácidos grasos omega-3, por ejemplo. Aunque nuestros cuerpos no producen estos ácidos grasos por sí mismos, los necesitamos para reducir la inflamación, proteger nuestro cerebro y prevenir el cáncer. Entonces, tenemos que encontrarlo en los alimentos que comemos.

Desde semillas de cáñamo y chía hasta nueces, pescado y verduras, hay muchos alimentos ricos en estos ácidos. Los alimentos procesados ​​también contienen ácidos grasos, pero de un tipo menos útil para nuestro organismo.

También es una buena idea aumentar nuestra ingesta de omega-3 con la ayuda de suplementos. Si bien las cápsulas de aceite de pescado son populares, vale la pena señalar que pueden contener niveles tóxicos de mercurio si se limpian o almacenan incorrectamente. Una opción más segura son los suplementos de alta calidad derivados de algas cultivadas en interiores en un ambiente limpio y controlado.

Reducir la ingesta de sal y complementar su dieta con ácidos grasos omega-3 son solo dos de las muchas formas de mejorar su salud a largo plazo. Por lo tanto, si no se siente tan en forma como le gustaría, eche un vistazo a su dieta con estos consejos dietéticos en mente. ¡Puede que sea el momento de probar nuevas recetas!

¿Necesita una receta fácil y deliciosa para poner en marcha su dieta saludable? Bueno, ¿qué tal convertir una ensalada en un batido refrescante? Necesitará media taza de jugo de granada, una manzana pelada y sin corazón, un cuarto de taza de nueces, tres tazas de berza, una taza de lechuga y un cuarto de taza de agua o cubitos de hielo para un refrigerio adicional. ¡Mézclalo todo junto hasta que quede suave y listo!

“Deja que la comida sea tu medicina” fue el consejo del antepasado de la medicina moderna y el sabio antiguo Hipócrates. Desde el año hasta la actualidad, los seres humanos han apreciado el poder curativo de ciertos alimentos.
“Deja que la comida sea tu medicina” fue el consejo del antepasado de la medicina moderna y el sabio antiguo Hipócrates. Desde el año hasta la actualidad, los seres humanos han apreciado el poder curativo de ciertos alimentos.

Merece ser compartido: