muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Vivimos en la matrix?

¿Vivimos en la matrix?

Muchos investigadores y filósofos se han preguntado (y todavía se preguntan) si nuestro universo es real también puedes investigar sobre que son las semillas feminizadas. ¿Es este realmente el caso? En cambio, nuestro mundo, irreal, sería entonces simplemente virtual, regido por leyes informáticas establecidas desde “el exterior”. ¿Pero podríamos realmente vivir en una “matrix”? Todos conocemos la trilogía Matrix (de Lana y Lilly Wachowski), cuya primera parte se estrenó en 1999. En la película, a Neo el elegido se le ofrece una elección decisiva: tomar la pastilla azul y volver a su existencia inconsciente y virtual. , o tomar la pastilla roja para saber la verdad. O en palabras de Morfeo: “Tú te quedas en el País de las Maravillas, y nosotros bajamos con el Conejo Blanco al fondo del abismo”. ¿Qué es la matrix? “Matrix es universal. Es omnipresente. Ella está con nosotros aquí y ahora. Lo ves cada vez que miras por la ventana o cuando enciendes la televisión. Sientes que estás presente en todo lo que hacemos,cuando vas a la iglesia, cuando vas al trabajo,en todo momento”, nos dice Morfeo. En otras palabras: “Es el mundo que se superpone a tu mirada para impedirte ver la verdad” . La pregunta es: ¿es realmente así?

Una simulación demasiado codiciosa

Muchos han sostenido durante mucho tiempo que no somos más que seres artificiales aprisionados en un universo falso por una inteligencia “externa”. Para intentar comprenderlo, en 2001 se propuso un primer elemento de respuesta. Seth Lloyd, ingeniero en mecánica cuántica del MIT, intentó calcular los recursos necesarios para la creación y, sobre todo, para el mantenimiento de una simulación. del tamaño de un universo. Luego estimó el número de operaciones informáticas llevadas a cabo por nuestro universo durante los últimos 13.800 millones de años (Big Bang). Resultó que una empresa así consumiría demasiada energía : mucho más que el universo. «La computadora tendría que ser más grande que el universo y el tiempo pasaría más lentamente en el programa que en la realidad», explicó Lloyd en ese momento. Entonces, ¿por qué molestarse en construirlo? .

Justo lo necesario

Así que supongamos que crear y mantener un universo tan grande como el nuestro es imposible. Por otro lado, ¿podríamos hacer una copia, digamos imperfecta? ¿Un universo informático que consuma menos energía pero que aun así lograría colocar el mismo velo ante nuestros ojos? En tal escenario, los programadores deberían esforzarse por completar sólo «lo necesario». En raras ocasiones, cuando se nos ocurre la idea de estudiar, por ejemplo, una estrella distante  , o un simple átomo con equipos sofisticados, simplemente se añaden líneas informáticas para crear una ilusión. Una vez que se guarda el telescopio o el microscopio, estos datos simplemente desaparecerían. Si volvemos a observar, estas líneas se transcriben. Tal logro es hoy imposible para nosotros, pero tengamos en cuenta que ahora somos capaces de modelar universos primitivos , de simular el crecimiento de tales o cuáles objetos para comprenderlos mejor. Por supuesto, a menor escala, pero basta recordar el entorno en el que estaban inmersos nuestros abuelos para tomar conciencia de los avances tecnológicos desarrollados desde entonces. Y esta evolución, aunque se produzca paso a paso, como un camino de aprendizaje, parece exponencial. Entonces es posible al menos imaginable que las generaciones futuras puedan acercarse a la potencia informática necesaria para crear un universo virtual. “Es posible que dentro de un siglo podamos adaptar a los humanos a nuestras cajas de simulación”, según Silas Beane, físico nuclear de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos). Si somos capaces de hacerlo en el futuro, es posible que otros hayan podido hacerlo mucho antes que nosotros. Pero si este universo virtual es imperfecto, ¿podríamos entonces aislar sus defectos?

Examinar los “errores” de la computadora

En 2007 John D. Barrow, profesor de ciencias matemáticas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), sugirió que una simulación imperfecta de la realidad contendría problemas detectables. Y estas averías podrían detectarse en el momento de las “actualizaciones”. Lo que nos parecía inmutable, como la velocidad de la luz, por ejemplo, podría derivar inexplicablemente de sus valores “constantes”. ¿Estamos viviendo en una simulación? Difícil de decir. Pero si este fuera realmente el caso, ¿seguiría siendo dramático? Como señala Silas Beane: “aprender que vivimos en una simulación no haría más diferencia en mi vida que creer que el universo fue creado en el Big Bang”. Después de todo, si alguien llega a tales extremos, su única motivación es comprender el cosmos. Partiendo de este principio: “si podemos ayudar”, mucho mejor. La idea de saber que no somos reales todavía podría resultar un poco deprimente. Al final, ¿qué pastilla tomarías: la azul o la roja? Por lo que la pregunta de que si vivimos en la matrix sigue siendo retórica al pensar que nuestros pensamientos pueden estar ligados a una especie de universo sistemático al cual nos conectamos desde nuestra existencia.

¿Estamos viviendo en una simulación? Difícil de decir. Pero si este fuera realmente el caso, ¿seguiría siendo dramático?
¿Estamos viviendo en una simulación? Difícil de decir. Pero si este fuera realmente el caso, ¿seguiría siendo dramático?