La esclavitud es algo que, por desgracia, todavía perdura en el mundo. La OIT calcula que casi 21 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso en todo el mundo. Las mujeres y las niñas constituyen la mayor proporción en ese total –11,4 millones (55%), en comparación con los 9,5 millones (45%) de hombres y niños. Otras estadísticas aproximan el número de esclavos modernos en 27 millones de personas.

Pero, ¿te has parado a pensar que los productos que consumes a diario pueden haber sido producidos por esclavos? Así es, y ahora lo puedes averiguar de un modo muy fácil -a la vez que tomas una mayor conciencia del tema- en la web Slavery Footprint (www.slaveryfootprint.org). En tan sólo 11 pasos -en los que irás aportando información acerca de tu vida diaria- te irás dando cuenta de cómo la esclavitud está más cerca de tí de lo que te imaginas.

Aquí te contamos cómo averiguar si tienes esclavos trabajando para ti:

1. Entra en Slavery Footprint – slaveryfootprint.org

slaveryfootprint1

2. Indica en qué ciudad vives

slaveryfootprint2

3. Señala tu género y edad

slaveryfootprint3

4. ¿Tienes hijos?

slaveryfootprint4

5. Indica cómo es tu casa (¿alquilas?, nº habitaciones, baños, etc.)

slaveryfootprint5

6. ¿Cuál es tu dieta? (debo dejar de comer tanta carne…)

slaveryfootprint6

7. Indica qué productos de higiene y belleza consumes

slaveryfootprint7

8. ¿Tienes joyas? (creo que aún conservo algo de la comunión…)

slaveryfootprint8

9. ¿Qué dispositivos electrónicos posees? (yo muy geek no soy)

slaveryfootprint9

10. ¿Algún producto de deporte? (la pelota de fútbol seguro que cae)

slaveryfootprint10

11. ¿Cuánta y qué ropa tienes? (di la verdad, venga)

slaveryfootprint11

12. ¡¿Cuántas veces has pagado por tener sexo?!

slaveryfootprint12

Resultado: ¡25 esclavos trabajan para mí! :((

6-491f6bd8f6a7a633fb9f52a0f5bac24c

Slavery Footprint es un producto de Made in a Free World. A parte de una interfaz muy visual y amena puedes comprobar la metodología completa que utilizan para calcular cuántos esclavos trabajan para ti y además aportar tu granito de arena en la lucha por su abolición.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: