En la India, donde las mujeres que sufren los ataques con ácidos se ocultan, aceptar realizar esta sesión fotográfica es un acto admirable. Es una práctica que abunda, no solo en la India, sino en zonas del Norte y sureste de África, Oriente Medio y África subsahariana. Desgraciadamente también está en auge en Hispanoamérica. Ahora una serie de fotografías quieren mostrar al mundo este drama.

Aproximadamente se producen unos 1,500 ataques con ácido en el mundo cada año. Las consecuencias físicas y psicológicas derivadas de estos ataques hacen que la proporción de intentos de suicidio entre las víctimas sea muy elevado. Muchas de ellas son sometidas a innumerables operaciones quirúrgicas para intentar mitigar los efectos del ácido, pero el estigma que las víctimas llevan sobre ellas desde entonces es la base de tales acciones.

“Los motivos más frecuentes para estos ataques son el rechazo por parte de las mujeres a las insinuaciones sexuales o las ofertas de matrimonio”, dice John Morrison, director de ASTI (Acid Survivors Trust International), una organización que investiga estos casos dramáticos, que en el mundo alcanzan los 1.500 al año. Esta misma organización destaca que el 80% de las víctimas de los 1.500 casos que se dan al año, son mujeres, y en el 90% de las veces, hombres los que arrojan el ácido.

En 2013, la Corte Suprema de la India aprobó leyes que tenían como objetivo controlar las ventas libres de ácido. Pero el problema recae en su implementación. Según Alok Dixit, fundador de Stop Acid Attacks, en una entrevista de la cadena CNN Español:

“Sí, la ley está escrita en papel, pero es posible encontrar ácido fácilmente en los mercados locales. Necesitamos que el gobierno sea activo en hacer cumplir la ley para regular las ventas de ácido.”

Según el grupo, se ha informado de más de 200 casos de ataques con ácido desde enero de 2013. Las siguiente fotografías que se muestran a continuación fueron realizadas por Rahul Saharan, de la asociación Stop Acid Attacks, quien quiso exhibir los vestidos diseños por una de las chicas fotografiadas, Rupa. Las prendas que visten las modelos fueron diseñadas por ella misma. Su sesión de fotos pretende motivar a otros compañeros sobrevivientes de los ataques con ácido alrededor del mundo a mostrarse más.

1025769

Autor: Rahul Saharan

1025776

Autor: Rahul Saharan

1025775

Autor: Rahul Saharan

1025774

Autor: Rahul Saharan

1025773

Autor: Rahul Saharan

1025772

Autor: Rahul Saharan

1025771

Autor: Rahul Saharan


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: