muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 1

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico?

Merece ser compartido:

Actualizado el martes, 15 noviembre, 2022

¿Cuántas veces hemos tenido que escuchar que a las mujeres nos gustan los «malotes»?

El abuso se presenta de muchas formas, y no se limita solo al abuso físico. El comportamiento de un maltratador es todo aquello que degrada, humilla, manipula o asusta a otra persona. El problema es que el abuso es algo difícil de abordar; Un abusador puede tardar toda una vida en desaprender sus comportamientos, y todo depende de su voluntad de cambiar. 

Parece que ya estamos acostumbrados a ver cómo culpan a las víctimas cuando se habla de violencia de género. Habría que reflexionar entonces sobre esta pregunta: ¿Es este el perfil de chico que buscamos? ¿Es un icono propio o está impuesto por la sociedad? Son muchos los ejemplos que contemplamos diariamente en la televisión pero hoy voy a quedarme con este anuncio donde se refleja claramente la imagen del «malote» que se supone que debería atraernos:

Pero, ¿cómo distinguir un malote de un maltratador?

Es cierto que este tipo de personas son a priori más propensas a ser más acosadores, pero es un gran error pensar que a los maltratadores “se los ve venir” o que en su mayoría tienen unas características concretas. Todas estas afirmaciones son falsas. Vamos a explorar los perfiles más comunes de estos maltratadores en base a el criterio de Donald Dutton, un psicólogo que puede ayudarnos a poner algo de luz en estos temas. Según sus estudios tenemos tres clases de maltratadores:

1. El identificado como violento

Un tercio de los hombres que maltratan a sus parejas son personas violentas también de otras situaciones de su vida. Por esta razón suelen recurrir fácilmente a la violencia física.

En su mayoría también son delincuentes, pero eso no significa que sean pobres o de clases bajas. En definitiva, se trata de personas que no saben controlarse ni atienden a normas sociales porque se creen por encima de ellas.

Ante la menor frustración expresan su desagrado con cierta violencia física o verbal. En su mayoría es una forma de desahogo del malestar más que un intento de manipular o atemorizar a los demás, más si cabe cuando las víctimas no son de su círculo íntimo.

2. El maltratador cíclico

Como decíamos, estos «violentos malotes» sólo pertenecen a un tercio del perfil del maltratador. El segundo tipo son los los maltratadores periódicos o cíclicos. Este perfil es el más estudiado y pertenecen a otro tercio del total. En sus ciclos hay fases en las que acumulan mucha tensión para posteriormente descargarla en forma de violencia. Luego, la compensan con otra fase en la que recurren constantemente a las disculpas y se muestra especialmente sensibles y románticos de cara al exterior.

Suelen tener que recurrir muy a menudo a la justificación de sus actos, al arrepentimiento y también suelen amenazar con hacerse daño a sí mismos ante la culpa que sienten para “enganchar” a sus víctimas hacia una dependencia emocional. Son capaces de hacer o decil lo que sea con tal de regresar a una situación de calma o equilibrio. Pero sólo será una calma temporal.
Este tipo es el más peligroso que el anterior porque no se le ve venir. Nadie te prevendrá de ellos porque las fases violentas no se producen hasta que la pareja está más afianzada y siempre en el ámbito privado. El principio de la relación es como el de cualquiera pero con el paso del tiempo, cuando la relación se afianza y llega la rutina, aumenta la confianza y también las fricciones comunes a la de cualquier relación sana. La diferencia es que en esta relación, el agresor descarga su tensión atacando a la víctima y mostrando una total falta de empatía hacia su dolor.

3. El maltratador invisible

Y este quizás sea el más peligroso. El último perfil no suele estar en nuestro imaginario, raramente se ve representado en la gran pantalla o en los medios de comunicación. El tercer perfil no tiene ciclos y tampoco pasan por ese periodo de conquista o enamoramiento. Lo único que tienen en común con el segundo perfil es que se reprimen asiduamente y no son de los que avisan antes de estallar, no se les ve venir.

Los clasificamos como esos“reprimidos” poco expresivos en sus emociones y sobre todo en cómo las manifiestan. Su forma de ser es intransigente, rígida y habitualmente enmascarada detrás de un perfeccionismo extremo. Y no son de los que cambian ni se disculpan porque eso que dices nunca ocurrió, lo hicieron por tu bien o porque tú te lo buscastes.Son de los que antes de un maltrato físico han realizado un maltrato psicológico aún mayor. Aíslan rápidamente a su víctima y por eso es el más difícil de detectar. Este perfil es muy habitual no sólo en la violencia de género, también en el maltrato infantil y en el acoso laboral.

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 2
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 8

¿Por qué íbamos a sentirnos atraídas por un maltratador?

Incluso es complicado prevenir la llegada del maltratador violento. Principalmente porque el futuro maltratador nos trata de forma diferente a los demás y eso le hace sentir especial a la futura víctima. Es dulce y cariñoso, y sólo expresa su violencia fuera del hogar. Muchas veces incluso para ‘defenderla’ si él siente que la están molestando.

Otras veces, simplemente porque se han criado en un contexto y una cultura donde la conducta violenta masculina está normalizada . Y en la mayoría de ocasiones, aunque desaprueban esa conducta violenta, creen que si le demuestran amor incondicional, pueden hacer que cambien su conducta.

Recordemos que no sirve de nada atribuir la violencia de género a que las mujeres aceptan estas conductas sin cuestionarse por qué hay hombres en nuestra sociedad maltratando y violando a mujeres y niños. Nadie ha conseguido definir claramente las características que presentan estos hombres para poder detectarlos. Y los estudios dejan muy claro que la imagen de maltratador no corresponde solo con los clichés tradicionales y los estigmas sociales.

Si eres mujer, debes tener cuidado. Pero si eres hombre o mujer, identifica entre tus amigos y conocidos quién presenta un posible perfil maltratador o acosador e invítale a pedir ayuda psicológica. Es responsabilidad de todos.

“Sólo desde apuesta por unas masculinidades alternativas, disidentes, que sean capaces además de ofrecer otros referentes a los chicos más jóvenes, será posible avanzar hacia un modelo de sociedad en el que al fin compartamos equilibradamente poder y cuidados, autoridad y empatía, razones y emociones. Y en el que seamos capaces de avanzar en la gestión pacífica de conflictos, en la urdimbre de relaciones afectivas basadas en la igualdad, en la superación de una concepción romántica del amor que legitima la subordinación de ellas y el heroísmo de quienes se sienten llamados incluso al uso de la violencia para restaurar el orden que ellos controlan”. Contra la violencia de género, la revolución masculina.

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 3
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 9

Aprenda a protegerse de los efectos físicos y psicológicos del abuso

¿Qué es abuso? ¿Y cómo puede saber si está en una relación abusiva?

El abuso es un término complicado. Incluye una amplia gama de comportamientos de control, devaluación o intimidación. Estos pueden ser emocionalmente y, en algunos casos, físicamente dañinos para la víctima. Algunos abusadores masculinos son aparentemente agresivos y violentos con sus parejas, mientras que otros los manipulan, insultan o faltan al respeto.

La cuestión es que muchos hombres maltradores no parecen abusadores; pueden ser carismáticos, amables y divertidos. De hecho, es posible que no se ajusten a la imagen de nadie de cómo se vería una persona cruel o intimidante. Esto dificulta que algunas mujeres reconozcan cuándo están siendo maltratadas. 

En estos consejos, profundizaremos en la psicología del hombre maltratador. Aprenderá cómo funciona su pensamiento abusivo y de dónde proviene. Y aprenderá a identificar las primeras señales de advertencia de abuso.

Tu tambien aprenderás

¿Por qué hace eso?  revela la psicología detrás del perfil psicológico de los hombres maltradores . Basándose en su experiencia como consejero de abusadores masculinos, el autor Lundy Bancroft explica la naturaleza del pensamiento abusivo, las primeras señales de advertencia del abuso y los pasos que las mujeres pueden tomar para liberarse de una relación abusiva.

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 4
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 10

Los hombres pueden exhibir un comportamiento abusivo de múltiples formas

Cuando Kristen conoció a Maury, parecía el hombre de sus sueños. Era encantador, divertido, inteligente y, lo mejor de todo, estaba loco por ella.

Pero después de que se mudaron juntos, las cosas empezaron a cambiar. Maury comenzó a acusar a Kristen de ser egocéntrica, con sobrepeso y vaga. También parecía querer tener relaciones sexuales con menos frecuencia.

Las cosas empeoraron cuando tuvieron un bebé juntos. Los estados de ánimo de Maury cambiarían en un instante. Un momento, sería amable y cariñoso; al siguiente, sería cruel e implacable. 

¿La peor parte de todo esto? Kristen se culpó a sí misma por no estar a la altura de lo que Maury necesitaba.

Los abusadores masculinos exhiben un espectro de comportamientos. Algunos abusadores son lo que el autor llama maltratadores físicos . Estos hombres buscan infligir daño físico a su pareja.

Este estilo de abuso es más común de lo que piensas: la Asociación Médica Estadounidense ha informado que una de cada tres mujeres será víctima de violencia por parte de su esposo o novio en su vida. En los Estados Unidos, las estadísticas muestran que de dos a cuatro millones de mujeres son agredidas por su pareja cada año.

Luego está el abuso emocional . Esto incluye agresiones verbales, humillaciones, coacción sexual y manipulación psicológica. Estos comportamientos pueden ser tan dañinos como la violencia física. De hecho, muchos sobrevivientes de abuso con los que ha trabajado el autor le han dicho que el abuso emocional les causó el mayor daño. 

Piensa en Maury. Nunca lastimó físicamente a Kristen. Pero su ira, su comportamiento inestable y sus crueles insultos fueron suficientes para infligir un daño psicológico real. 

Y el daño puede ser sustancial. Las estadísticas muestran que los efectos emocionales de la violencia de pareja contribuyen a una cuarta parte de los intentos de suicidio de mujeres en los EE. UU. El abuso de pareja es también la principal causa de abuso de sustancias en mujeres adultas. 

Por supuesto, las categorías de abuso físico y abuso emocional no son del todo claras. Por ejemplo, los hombres que abusan físicamente también suelen abusar verbalmente de sus parejas. Y los hombres manipuladores y controladores también tienden a usar la intimidación física. 

Como consejero, el autor ha trabajado con muchos perfiles psicológicos de hombres maltradores. Según él, los comportamientos abusivos a menudo provienen de la misma fuente. Los maltratadores buscan el poder; ellos desean el control. Se deleitan en parecer superiores a sus socios. 

En los siguientes consejos, analizaremos en profundidad cómo funciona el pensamiento abusivo. Y exploraremos las razones por las que algunos hombres crecen hasta convertirse en abusadores. 

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 5
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 11

El control y el derecho son fundamentales para la mentalidad del abusador

Conozca a Glenn, uno de los clientes del autor. Apareció enojado y agitado en una sesión de terapia de grupo una noche. No pudo evitar contarle a toda la habitación lo que le había sucedido.

La esposa de Glenn le había dicho que se iba a mudar, por razones que él no explicó. Luego se fue a pasar el fin de semana, llevándose a su hijo de dos años con ella. 

Sintiéndose rechazado, Glenn decidió vengarse. Su esposa había pasado una semana escribiendo un ensayo universitario que debía entregarse el lunes siguiente. Glenn lo tomó y lo rompió en pequeños pedazos. Luego dejó los fragmentos de papel en la cama para que ella volviera a casa. 

En lugar de sentirse avergonzado de su comportamiento, Glenn estaba satisfecho de sí mismo. Le dijo al grupo que pensaba que su esposa aprendería la lección cuando llegara a casa. 

Glenn se sintió justificado al arruinar el trabajo de su esposa, por lo que fue notablemente honesto acerca de sus motivos. Creía que tenía derecho a controlar las acciones de su compañero y no aceptaba el desafío. Entonces, cuando ella trató de reclamar la propiedad de su vida saliendo de la casa, él la castigó de la manera más severa que se le ocurrió. 

El deseo de controlar es uno de los aspectos clave de la mentalidad de un abusador y se presenta de muchas formas diferentes. Por ejemplo, uno de los clientes del autor prohibiría a su esposa hablar con nadie sin su permiso. Y si no le gustaba su atuendo del día, la obligaría a cambiarse antes de salir de la casa.

Otro rasgo fundamental en la mentalidad del maltratador es el derecho. Esto incluye la creencia de que su comportamiento, sin importar cuánto daño inflija a otra persona, es totalmente válido. 

Algunos hombres se sienten con derecho a utilizar la violencia. Tome un estudio de 1997 de estudiantes masculinos de psicología. El diez por ciento de ellos creía que era aceptable golpear a una mujer si se negaba a tener relaciones sexuales.

Muchos de estos patrones de pensamiento están arraigados en el sentido de propiedad del abusador; él cree que su pareja es suya y que ella debería dedicar su vida a cumplir sus deseos. 

Estas creencias a menudo están arraigadas en la mentalidad de un abusador desde una edad temprana. Veremos cómo sucede esto en el próximo consejo.

El comportamiento maltratador se aprende a una edad temprana

Piense en lo que podría hacer que una persona sea abusiva. Podríamos especular que los abusadores provienen de hogares rotos. O tal vez tienen algún tipo de problema psicológico que les hace infligir violencia a otros.

Pero en realidad, el abuso no es producto de las heridas emocionales de un hombre. Surge de sus primeros modelos masculinos, sus compañeros y sus influencias culturales. 

La educación temprana de un niño está indisolublemente ligada a la forma en que se comportará en sus relaciones adultas. Y mucho de lo que aprende proviene de la forma en que su padre actúa con su madre. 

Digamos que el padre de un niño piensa que una mujer debería dedicar toda su vida a la felicidad de su esposo. Entonces es probable que el niño crezca creyendo lo mismo. 

Peor aún, si un niño crece viendo a su padre degradar verbalmente e intimidar físicamente a su madre, puede replicar este comportamiento en sus relaciones futuras. De hecho, los estudios han demostrado que casi la mitad de los hombres abusadores crecen en hogares donde su padre es un abusador. 

Otra cosa que influye en el comportamiento de un hombre hacia las mujeres son los medios de comunicación. Desafortunadamente, muchos libros, canciones y programas de televisión romantizan el abuso de las mujeres. 

La popular canción de Eminem, «Kim», es un buen ejemplo de esto. La canción comienza con el rapero acostando a su pequeña hija. Luego se prepara para asesinar a su esposa por engañarlo. Le dice a su esposa que se irá con ella, dejará al bebé en casa, y volverá a casa con su cadáver en el maletero. Después de eso, asesina audiblemente al personaje de Kim. 

Incluso peor que la decisión de Eminem de grabar esta violenta canción es el hecho de que recibió un Grammy. Esta música puede enviar un mensaje a los hombres jóvenes de que ser brutal con las mujeres está totalmente justificado. Una mujer engañó a su pareja, por lo que merece ser castigada, ¿verdad? 

Los abusadores no se vuelven maltratadores de la noche a la mañana; aprenden el comportamiento abusivo desde una edad temprana. La mentalidad abusiva se arraiga profundamente, y cuando estos niños alcanzan la edad adulta, ser manipuladores y controladores es una segunda naturaleza. 

Los abusadores son encantadores al principio de las relaciones

A primera vista, Fran parecía un tipo normal. Seguro, era un poco tímido, pero lindo. Al menos, eso es lo que pensó Barbara cuando lo conoció.

Barbara persiguió a Fran durante semanas. Finalmente, se juntaron. Pero Fran siempre parecía tan distante, como si no confiara del todo en ella. Después de un tiempo, Barbara descubrió que la pareja anterior de Fran lo había engañado. De repente, el comportamiento nervioso de Fran cobró sentido.

A lo largo de su relación, Barbara hizo todo lo posible para que Fran se sintiera segura. Pero nada parecía funcionar. Fran estaba diabólicamente celoso y constantemente acusaba a Barbara de vigilar a otros hombres. 

Una vez, en una fiesta a la que asistieron juntos, Fran vio a Barbara charlando con un amigo y él se volvió loco. De camino a casa, Fran golpeó agresivamente el volante. Y cuando salieron del coche, empujó a Barbara contra la puerta, con fuerza.

Los maltratadores tienen una cosa en común: son engañosos. Cuando los abusadores comienzan una relación, son amables y gentiles. De esta manera, adormecen a sus socios con una falsa sensación de seguridad. Luego, con el tiempo, comienzan a revelar sus tendencias agresivas y manipuladoras.

La verdad es que los abusadores en las relaciones no son maltratadores las 24 horas del día. De hecho, sus estados de ánimo son tan altos y bajos que en un minuto pueden estar enojados e intimidantes, y al siguiente pueden ser dulces como un pastel. 

Todo esto es parte del plan maestro del abusador para manipular a su pareja. Crea turbulencia, inseguridad y miedo. De esa manera, su pareja no puede reconocer el patrón de su comportamiento abusivo.

Los maltratadores también son bastante buenos para escapar de la culpa. Mantienen su posición moral al convencerte de que eres la causa de su comportamiento. 

Piense en Fran y Barbara. Fran agredió físicamente a Barbara solo por charlar con otro chico. La acusó de coquetear, pero el verdadero problema eran sus celos irracionales. 

Esta estrategia suele funcionar. Es por eso que muchas mujeres se culpan a sí mismas por haber sido abusadas. Es posible que piensen para sí mismos: «¿Qué es lo que me provoca?» o «¿Por qué no puedo darle lo que necesita?»

Debido a que los abusadores masculinos son tan encantadores, las mujeres a menudo luchan por identificar cuándo realmente están siendo abusadas. Es por eso que las mujeres deben aprender a reconocer los primeros signos de abuso. Si pueden hacer esto, pueden protegerse física y psicológicamente. 

Hay signos sutiles de abuso que aparecen al principio de una relación

¿Existe alguna forma de evitar una relación abusiva?

Es una pregunta que el autor suele recibir de las víctimas de abusadores masculinos. Por supuesto, no existe una forma segura de detectar a un abusador. Pero hay varias señales de advertencia a las que puede prestar atención. 

Una de las primeras señales de que un hombre puede llegar a ser un maltratador es si habla irrespetuosamente de sus ex parejas. Por supuesto, estar un poco resentido con una expareja es normal. Pero es preocupante si el hombre con el que estás saliendo habla de sus ex de manera degradante o condescendiente, o si se presenta a sí mismo como la víctima.

Además, tenga especial cuidado con los hombres que dicen que sus parejas anteriores los acusaron falsamente de abuso. La mayoría de las veces, los informes de abuso de mujeres son precisos.

Otra señal a tener en cuenta es si un hombre se pone demasiado serio con demasiada rapidez. Si comienza a planificar su futuro juntos antes de tomarse el tiempo para conocerte, esto podría significar que está tratando de reclamar la propiedad sobre ti. 

Lo mismo ocurre con los hombres que te hacen favores que no quieres, o que hacen una demostración de generosidad que te hace sentir incómodo. Esto podría indicar que un hombre está tratando de crear lo que el autor llama una «sensación de endeudamiento».

Esto es lo que hizo Alan, el cliente del autor. Pasó los dos primeros años de su relación con su novia, Tory, haciendo favores a su familia. Ayudó al hermano de Tory a arreglar su auto y ayudó a la hermana de Tory a pintar su nuevo apartamento. 

Pero Alan no trató muy bien a Tory. De hecho, constantemente la faltaba al respeto.

Naturalmente, la familia de Tory se molestó por la forma en que Alan la estaba tratando. Pero Alan pudo convencer a Tory de que su familia se había aprovechado de su generosidad. Abrió una brecha entre Tory y su familia, y continuó manipulándola durante años después de eso. 

Eso es lo que pasa con el abuso. Puede ser muy sutil. A menudo, comienza con control y falta de respeto. Luego se transforma en agresiones verbales, o incluso físicas, más adelante. 

Este cambio puede ser difícil de discernir. Por lo tanto, es importante que se controle a sí mismo si cree que está siendo abusada.

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 6
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 12

Si sospecha que está siendo abusada, considere dejar a su pareja y pedir ayuda

Imagínese esto: últimamente, se ha sentido deprimido. Tu confianza en ti mismo está por los suelos. Tus relaciones están sufriendo

No solo te estás alejando más de tu familia y amigos, sino que tu novio está constantemente enojado contigo. Has tenido tantas discusiones últimamente que sientes que no puedes hacer nada bien. 

La cuestión es que tu pareja también se ha vuelto un poco agresiva; de hecho, estás empezando a sentir miedo. Si de alguna manera pudieras ser mejor, piensas, tal vez todos los problemas de tu relación desaparecerían.

¿Te suena familiar? Si es así, podría ser una señal de que su pareja es abusiva y de que las cosas podrían empeorar si no toma medidas pronto.

Muchas de las mujeres con las que trabaja la autora tienden a adoptar una actitud de «esperar y ver» cuando surgen signos de abuso. Se dicen a sí mismos que aman a su pareja. Dicen: «Es demasiado difícil dejarlo en este momento». Creen que harán algo si las cosas empeoran.

Pensar así es peligroso. En muchos casos, cuanto más tiempo permanezca con un abusador, y más destructivo se vuelva, más difícil será liberarse de él. 

Peor aún, esperar demasiado para dejar a su pareja abusiva puede resultar en un daño físico. Es posible que su novio o esposo aún no sea violento, pero eso podría cambiar muy rápidamente.

Y hay señales reveladoras de que la violencia puede estar en el horizonte.

Para empezar, el precursor más común de la violencia física es el aumento del abuso verbal. Si tu pareja comienza a hacer amenazas como «No quieres verme enojado» o «No sabes con quién te estás metiendo», entonces puede que venga la violencia física. 

Otra señal es si su pareja comienza a utilizar la intimidación física. Podría acercarse mucho a su cara o empujarlo, empujarlo o restringirlo. Podría tirar cosas y golpear puertas. 

Incluso si parece no intencional, la intimidación es una señal de que el abuso emocional ya está en marcha y que puede seguir la violencia física.

Si se encuentra regularmente en tales circunstancias, no espere hasta el último momento para irse. En el siguiente consejo, veremos cómo puede crear una estrategia para salir de una relación de manera segura. 

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 7
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 13

Antes de dejar a su pareja, establezca un plan de seguridad

¿Alguna vez te has sentado en casa por la noche, temiendo el momento en que tu pareja entre por la puerta? Hacer 

¿Temblas al oír su llave girar en la cerradura? 

¿Alguna vez te has imaginado hacer un cerrojo hacia la puerta principal y huir, dejándolo atrás?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí, entonces parece que ya has considerado romper con tu pareja abusiva. Pero antes de hacerlo, es importante que planifique una forma de lograrlo de manera segura.

Los planes de seguridad implican dos pasos: uno para aumentar su seguridad mientras vive con su pareja y otro paso para después de dejarlo.

Un plan de seguridad para mientras vive con su pareja abusiva puede incluir algunos de los siguientes elementos.

Primero, configure palabras de código para indicar una situación de emergencia. Puede hacer esto con sus amigos o familiares, o incluso con sus hijos. Luego, planifique cómo deben responder si dice la palabra clave, ya sea en persona o por teléfono.

Luego, planifique diferentes rutas de escape de su casa en caso de que su pareja se vuelva violenta. Esto incluye averiguar a dónde iría si necesitara un lugar para pasar la noche, por ejemplo, el lugar de un amigo o la habitación de un hotel. Asegúrese de ocultar las llaves de repuesto y los documentos importantes como certificados de nacimiento, tarjetas de seguro médico y tarjetas bancarias. Colóquelos en un lugar donde pueda agarrarlos si necesita irse rápidamente.

Una vez que haya dejado a su pareja, es importante que practique el mismo nivel de precaución que cuando vivía con él.

Empiece por cambiar las cerraduras de su casa. Luego, déles a sus vecinos una foto y una descripción del abusador y su automóvil. De esa manera, ellos también pueden estar en alerta roja si su expareja aparece en el vecindario.

También es una buena idea avisar al departamento de policía local sobre el riesgo que representa el abusador. Asegúrese de detallar cualquier amenaza o violencia en el pasado que haya cometido su pareja y pregunte qué servicios especiales o protección podrían estar disponibles. Si tiene hijos, informe a sus maestros y administradores escolares sobre el riesgo. 

Sobre todo, no le digas a tu pareja que estás rompiendo con él hasta que tengas un plan en marcha, por si acaso se pone violento. En cambio, solo infórmale una vez que estés en un entorno seguro.

No se puede cambiar a un maltratador; tiene que cambiarse a sí mismo

Uno de los clientes más memorables del autor fue un tipo llamado Van. 

Nueve meses antes de comenzar a asistir a las sesiones de terapia de grupo, Van casi mató a su compañera, Gail, en una paliza. El autor recuerda cómo Van habló sobre la agresión: admitió que fue mala y se culpó a sí mismo.

Durante semanas, Van fue el miembro estrella del grupo del autor. Desafiaría a otros hombres sobre su negación. Incluso aceptó la necesidad de Gail de estar separado de él.

Sin embargo, después de un tiempo, el progreso de Van comenzó a deslizarse. Se dio cuenta de que Gail no se tomaba un descanso de su relación. En cambio, se estaba soltando.

A las pocas semanas, Van arrinconó a Gail en un restaurante. La llamó una «puta de mierda». Luego fue encarcelado por violar su orden de restricción.

En ese momento, todo el progreso que había logrado se desvaneció. Era como si no hubiera cambiado en absoluto. 

Según el autor, la mayoría de los hombres abusadores no realizan cambios profundos y duraderos, incluso en un programa de abuso de alta calidad. Esto se debe a que los abusadores suelen ser reacios a afrontar el daño que han causado a las mujeres. También se aferran con fuerza a sus excusas y a culpar a las víctimas.

Para que un maltratador logre un progreso genuino, debe seguir una serie de pasos complejos. Estos incluyen admitir su historial de abuso, reconocer que el abuso fue incorrecto y desarrollar comportamientos y actitudes respetuosos. 

Quizás el paso más importante para un maltratador es aceptar que superar sus tendencias abusivas es un proceso que dura toda la vida. Tiene que comprometerse a no repetir sus comportamientos abusivos. Entonces, tiene que cumplir con ese compromiso.

Esto significa que no puede poner ninguna condición a su mejora. Por ejemplo, no puede decir que no te insultará mientras no le levantes la voz. 

Y si vuelve a comportamientos abusivos, no puede justificarlo diciendo algo como: “Pero lo he hecho muy bien durante meses. No puedes esperar que sea perfecto «.

Lo más importante que debe recordar es esto: no se puede ayudar a un maltratador a cambiar. Su deseo de hacerlo tiene que venir de adentro. 

Los abusadores son bastante astutos. Un abusador puede crear la apariencia de ser un hombre cambiado cuando, en realidad, no ha cambiado en absoluto. Así que la próxima vez que escuche a un abusador decirle que ha cambiado su vida, no se apresure a creer en su palabra. Si todavía no asume la responsabilidad total de sus acciones, o no respeta su libertad e independencia, es probable que tenga un largo camino por recorrer. Y tenga en cuenta: si usted o alguien que conoce está en una relación abusiva, busque ayuda. Busque recursos locales. Habla con amigos y familiares. El abuso no es algo con lo que deba lidiar solo.


Merece ser compartido:

Una respuesta a «¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico?»

Deja una respuesta