¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 7

¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico?

¿Cuántas veces hemos tenido que escuchar que a las mujeres nos gustan los “malotes”?

Parece que ya estamos acostumbrados a ver cómo culpan a las víctimas cuando se habla de violencia de género. Habría que reflexionar entonces sobre esta pregunta: ¿Es este el perfil de chico que buscamos? ¿Es un icono propio o está impuesto por la sociedad? Son muchos los ejemplos que contemplamos diariamente en la televisión pero hoy voy a quedarme con este anuncio donde se refleja claramente la imagen del “malote” que se supone que debería atraernos:

Pero, ¿cómo distinguir un malote de un maltratador?

Es cierto que este tipo de personas son a priori más propensas a ser más acosadores, pero es un gran error pensar que a los maltratadores “se los ve venir” o que en su mayoría tienen unas características concretas. Todas estas afirmaciones son falsas. Vamos a explorar los perfiles más comunes de estos maltratadores en base a el criterio de Donald Dutton, un psicólogo que puede ayudarnos a poner algo de luz en estos temas. Según sus estudios tenemos tres clases de maltratadores:

El identificado como violento

Un tercio de los hombres que maltratan a sus parejas son personas violentas también de otras situaciones de su vida. Por esta razón suelen recurrir fácilmente a la violencia física.

En su mayoría también son delincuentes, pero eso no significa que sean pobres o de clases bajas. En definitiva, se trata de personas que no saben controlarse ni atienden a normas sociales porque se creen por encima de ellas.

Ante la menor frustración expresan su desagrado con cierta violencia física o verbal. En su mayoría es una forma de desahogo del malestar más que un intento de manipular o atemorizar a los demás, más si cabe cuando las víctimas no son de su círculo íntimo.¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 8

El maltratador cíclico

Como decíamos, estos “violentos malotes” sólo pertenecen a un tercio del perfil del maltratador. El segundo tipo son los los maltratadores periódicos o cíclicos. Este perfil es el más estudiado y pertenecen a otro tercio del total. En sus ciclos hay fases en las que acumulan mucha tensión para posteriormente descargarla en forma de violencia. Luego, la compensan con otra fase en la que recurren constantemente a las disculpas y se muestra especialmente sensibles y románticos de cara al exterior.

Suelen tener que recurrir muy a menudo a la justificación de sus actos, al arrepentimiento y también suelen amenazar con hacerse daño a sí mismos ante la culpa que sienten para “enganchar” a sus víctimas hacia una dependencia emocional. Son capaces de hacer o decil lo que sea con tal de regresar a una situación de calma o equilibrio. Pero sólo será una calma temporal.
¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 9Este tipo es el más peligroso que el anterior porque no se le ve venir. Nadie te prevendrá de ellos porque las fases violentas no se producen hasta que la pareja está más afianzada y siempre en el ámbito privado. El principio de la relación es como el de cualquiera pero con el paso del tiempo, cuando la relación se afianza y llega la rutina, aumenta la confianza y también las fricciones comunes a la de cualquier relación sana. La diferencia es que en esta relación, el agresor descarga su tensión atacando a la víctima y mostrando una total falta de empatía hacia su dolor.

El maltratador invisible

Y este quizás sea el más peligroso. El último perfil no suele estar en nuestro imaginario, raramente se ve representado en la gran pantalla o en los medios de comunicación. El tercer perfil no tiene ciclos y tampoco pasan por ese periodo de conquista o enamoramiento. Lo único que tienen en común con el segundo perfil es que se reprimen asiduamente y no son de los que avisan antes de estallar, no se les ve venir.

Los clasificamos como esos“reprimidos” poco expresivos en sus emociones y sobre todo en cómo las manifiestan. Su forma de ser es intransigente, rígida y habitualmente enmascarada detrás de un perfeccionismo extremo. Y no son de los que cambian ni se disculpan porque eso que dices nunca ocurrió, lo hicieron por tu bien o porque tú te lo buscastes.¿Sabrías identificar a un maltratador por su perfil psicológico? 10Son de los que antes de un maltrato físico han realizado un maltrato psicológico aún mayor. Aíslan rápidamente a su víctima y por eso es el más difícil de detectar. Este perfil es muy habitual no sólo en la violencia de género, también en el maltrato infantil y en el acoso laboral.

¿Por qué íbamos a sentirnos atraídas por alguien así?

Incluso es complicado prevenir la llegada del maltratador violento. Principalmente porque el futuro maltratador nos trata de forma diferente a los demás y eso le hace sentir especial a la futura víctima. Es dulce y cariñoso, y sólo expresa su violencia fuera del hogar. Muchas veces incluso para ‘defenderla’ si él siente que la están molestando.

Otras veces, simplemente porque se han criado en un contexto y una cultura donde la conducta violenta masculina está normalizada . Y en la mayoría de ocasiones, aunque desaprueban esa conducta violenta, creen que si le demuestran amor incondicional, pueden hacer que cambien su conducta.

Recordemos que no sirve de nada atribuir la violencia de género a que las mujeres aceptan estas conductas sin cuestionarse por qué hay hombres en nuestra sociedad maltratando y violando a mujeres y niños. Nadie ha conseguido definir claramente las características que presentan estos hombres para poder detectarlos. Y los estudios dejan muy claro que la imagen de maltratador no corresponde solo con los clichés tradicionales y los estigmas sociales.

Si eres mujer, debes tener cuidado. Pero si eres hombre o mujer, identifica entre tus amigos y conocidos quién presenta un posible perfil maltratador o acosador e invítale a pedir ayuda psicológica. Es responsabilidad de todos.

“Sólo desde apuesta por unas masculinidades alternativas, disidentes, que sean capaces además de ofrecer otros referentes a los chicos más jóvenes, será posible avanzar hacia un modelo de sociedad en el que al fin compartamos equilibradamente poder y cuidados, autoridad y empatía, razones y emociones. Y en el que seamos capaces de avanzar en la gestión pacífica de conflictos, en la urdimbre de relaciones afectivas basadas en la igualdad, en la superación de una concepción romántica del amor que legitima la subordinación de ellas y el heroísmo de quienes se sienten llamados incluso al uso de la violencia para restaurar el orden que ellos controlan”. Contra la violencia de género, la revolución masculina.

Deja una respuesta