Hamilton ataca la tauromaquia y las redes se posicionan. ¿Estás a favor?

Desde hace unos años, Lewis Hamilton, el campeón del mundo de F1, es un activo practicante vegano y animalista, además de antirracista y medioambientalista.

A través de sus redes sociales, con 16,6 millones de seguidores en Instagram y 5,7 millones en Twitter, el piloto inglés se ha manifestado sobre el maltrato animal con un post dirigido directamente a España: “Esto es verdaderamente repugnante”, escribe sobre una imagen de un toro agonizando.

Muchos periódicos “conservadores” han titulado que es un ataque a “España”. ¿Consideras que es un ataque a España atacar el maltrato animal que se ejerce en la tauromaquia?

Hamilton ataca la tauromaquia y las redes se posicionan. ¿Estás a favor? 3

¿Por qué el maltrato animal no debería ser legal aunque esté vinculado a la cultura?

El mensaje de Hamilton sobre la tauromaquia:

“Los niños en España aprenden a torturar y a matar toros a la edad de 14 años. Le pedimos al Ministerio de Educación que cierre las escuelas de tauromaquia inmediatamente”

Hamilton ataca la tauromaquia y las redes se posicionan. ¿Estás a favor? 4

¿Se educa en el maltrato animal?

Os dejamos este hilo completo de Juan Ignacio Codina:

A lo largo de la historia, grandes españoles ya criticaron la taurinización de los niños. Por ejemplo, en el XVIII, el escritor y periodista ilustrado canario Clavijo y Fajardo denuncia que, desde muy pequeños, los españoles se acostumbran a las violentas escenas de las corridas … con los caballos desangrados, los toros muertos y los toreros heridos: «Familiarizados nuestros ojos y oídos desde la infancia, recibimos con indiferencia, y aun con risa estas impresiones, y no llegamos a internarnos en el justo horror […]» que supone la tauromaquia.

La taurinización de la infancia consiste en que, a los menores, se les introduce cuanto antes en la tauromaquia para que asuman como normal la muerte de un animal o la cogida de un torero, e incluso para que, con el tiempo, se puedan llegar a reír con ello, como denuncia Fajardo.

Otro ilustrado, el jurista granadino Francisco de Bruna y Ahumada, opina de una manera muy similar. Para este catedrático, las corridas de toros suponen una «ciega inclinación de los españoles, [que se transmite] de padres e hijos».

Bruna considera que si los espectáculos taurinos persisten es precisamente porque los muchachos, desde niños, «no oyen hablar de otra cosa; sus padres los llevan siempre a verlos; el primer juego que aprenden es el de los toros […]; y estas impresiones jamás se les borraban».

Otro ilustrado del XVIII, José Cadalso, se pregunta: ¿Qué se puede esperar de personas que «pagan dinero por ver derramar sangre»? ¿Y de un país que educa a sus niños asistiendo a este tipo de diversiones?, ¿qué se puede esperar?

Hamilton ataca la tauromaquia y las redes se posicionan. ¿Estás a favor? 5

El espectáculo taurino, que —sostiene este autor— «suele causar desmayos a hombres de mucho valor la primera vez que asisten a él», es presentado como algo normal ante la vulnerable mente de un niño. He ahí el problema: se adoctrina a los niños en la barbarie taurina.

El escritor y periodista José Carlos Bruna, nacido en Cádiz en 1840 y que fue cónsul de Italia en Málaga, plantea que se impida el acceso a los menores a las corridas porque, sostiene «ya que no a las personas mayores, porque en ellas el criterio, malo o bueno, está formado prohíbase, al menos, que a las corridas de toros concurran niños y niñas. ¿No se ha conceptuado un bien la enseñanza obligatoria? Pues impóngase la ausencia obligatoria de los niños a ese inculto espectáculo».

Un último ejemplo más. El escritor y político valenciano Vicente Blasco Ibáñez, a este mismo respecto, denuncia: «Nos enseñaron de pequeños que [las corridas de toros] son muy divertidas, y lo repetimos como una verdad indiscutible, para que lo repitan luego nuestros hijos. Ningún español ha podido formarse un concepto propio y racional de esta fiesta. Muy pocos recuerdan cuándo vieron la primera corrida. Nos llevan a los toros muchas veces antes de saber hablar».

Tres visiones divididas ante el respeto por la muerte de un torero. ¿Con cuál te identificas tú?

¿Por qué se perpetúa una “tradición” así?

Ahora se entiende que estas costumbres estén tan arraigadas en el pueblo español, si lo que están haciendo es adoctrinar, generación tras generación, a niños y a niñas. Los menores no eligen, la tauromaquia se les implanta como un chip en el cerebro. Así se perpetúa la ‘fiesta’.

Hamilton ataca la tauromaquia y las redes se posicionan. ¿Estás a favor? 6

Por tanto, hemos sido los propios españoles (además de los ya citados podemos incluir a José Gutiérrez Solana, Fernán Caballero, José de Navarrete o Alejandro Oliván y Borruel) los primeros en criticar el adoctrinamiento taurino de nuestros hijos e hijas.

De hecho, en diciembre de 1929 se aprueba un Real Decreto mediante el cual se prohíbe la asistencia de los menores de catorce años a las corridas de toros.

Hoy en día, en algunas Comunidades Autónomas, los menores no solo son llevados legalmente y con total libertad a las corridas de toros, sino que son los propios gobiernos los que introducen la tauromaquia en las aulas. Se organizan corridas, tientas y capeas para la infancia.

Hamilton no ataca a España, porque España no es la tauromaquia, ni la tauromaquia es España. Hamilton, como otros tantos españoles, en la historia y en la actualidad, denuncia que a los niños y niñas se les adoctrine en la violencia taurina.

Y hace bien, porque la infancia debe ser protegida de estímulos violentos y sanguinarios. Todo lo demás es desconocer la historia del pensamiento antitaurino español. Para más información

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!