Cuando un toro mata a un torero, ¿se sacrifica a toda su familia?

Cada vez que un torero muere por las lesiones que le causa un toro en una corrida, los telediarios y los periódicos se hacen mucho eco de la noticia. Mientras el mundo del toreo se viste de luto, otros muchos critican esta práctica por ir en contra de los derechos de los animales y ser considerada como una tortura.

Recientemente, ciertos medios de comunicación han afirmado que la familia del toro que mate a un torero será también sacrificada. Pero, ¿es eso cierto? Y si lo es, ¿en qué medida se está llevando a cabo?

corrida-toros

Víctor Barrio en una corrida de toros como novillero en 2011, antes de su muerte en el verano de 2016 a manos de otro toro

Es muy difícil ser objetiva cuando hablamos de un tema tan polémico como este. Y es que, lo quiera o no, no soporto ver cómo sufre ningún animal. Pero, más allá de la lucha a favor o en contra de las corridas de toros (que daría para un libro entero), queremos saber más sobre esa supuesta tradición de la que se suele hablar cuando fallece un torero.

toro-amigo

Cada vez son más las personas que luchan por los derechos de estos animales. Este es Christophe Thomas, adoptó a un toro que iba a ser toreado y se han hecho amigos inseparables

En primer lugar, los toros que se ven en las corridas no son toros comunes, digamos. Son toros de lidia. Esto significa que tienen un enorme valor económico, ya que se obtienen de una selección muy exhaustiva. Así que deshacerse de una familia tan valiosa no es fácil para el ganadero.

En segundo lugar, no es cierto que haya habido tal sacrificio por venganza en el caso de Víctor Barrio, único torero fallecido a manos de un toro en las últimas tres décadas. La propia ganadería emitió un comunicado en su perfil de Facebook informando de que los padres del toro Lorenzo habían sido sacrificados previamente por razón de su avanzada edad.


Previamente, tras la cogida del torero José Cubero, ‘Yiyo’, en 1985, la madre del toro Burlero sí fue sacrificada. Lo mismo ocurrió con la madre del toro Avispado, que acabó con la vida de Paquirri. Asimismo, podemos encontrar la cabeza de la pobre Islera, la madre del toro Islero, que mató a Manolete en 1947, en el Museo Taurino de la Real Maestranza de Sevilla.

El pasado 17 de junio de 2017 falleció el torero Iván Fandiño en la plaza de toros de Aire-Sur-l’Adour (Francia) y se volvió a reabrir la polémica. Esperemos no tener que volver a preguntarnos si la familia del toro es sacrificada o no.

No queremos ni toros ni toreros muertos.

Fuente: blog 20 minutos

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!