muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Chomsky y su explicación del deterioro de la democracia 1

Chomsky y su explicación del deterioro de la democracia

Noam Chomsky’s Deterring Democracy es una prueba de Rorschach política, revelando interpretaciones que dependen estrechamente de las creencias políticas del lector. Si ves a Estados Unidos como el villano de la Guerra Fría, probablemente considerarás este libro como una exposición meticulosamente detallada y minuciosamente investigada de acciones gubernamentales que las autoridades preferirían mantener ocultas. Por el contrario, si ves a EE.UU. como el defensor de la democracia, podrías descartarlo como las divagaciones de un crítico incansable. Independientemente de la perspectiva, este libro fue significativo cuando se publicó a principios del período posterior a la Guerra Fría, arrojando luz sobre algunas de las políticas más dudosas llevadas a cabo por el gobierno estadounidense.

Dada su relevancia y la luz que arroja sobre eventos históricos, muhimu recomienda que cualquier persona bien informada y culta en los ámbitos profesional o académico se familiarice con los argumentos de Chomsky. Hacerlo permitirá evaluar críticamente los méritos de sus afirmaciones y contribuir de manera significativa a las discusiones sobre la política exterior de EE.UU. y la historia de la Guerra Fría.

Chomsky y su explicación del deterioro de la democracia 2
A striking black and white painting depicting the height of the Cold War. There are images of military tanks, nuclear bombs, and soldiers in the foreground. In the background, iconic landmarks such as the Berlin Wall, the Kremlin, and the Statue of Liberty are visible, separated by a vast, dark, and desolate no-man’s land. A sense of tension and foreboding hangs in the air.

Ideas clave

Los Estados Unidos siempre han defendido la democracia.

Esta idea sostiene que Estados Unidos ha promovido consistentemente los valores democráticos, tanto dentro de su propio territorio como en el extranjero, posicionándose como el principal defensor global de la democracia y los derechos humanos.

El apoyo de Estados Unidos a la democracia es en realidad una ilusión.

Esta afirmación sugiere que, aunque Estados Unidos proclama defender la democracia, en realidad sus acciones y políticas frecuentemente socavan los principios democráticos, utilizando la promoción de la democracia como una fachada para otros intereses.

El «imperio» americano en realidad representa una amenaza para la democracia en todo el mundo.

Aquí se argumenta que el poder y la influencia de Estados Unidos, comparable a un imperio, desestabilizan gobiernos democráticos y promueven regímenes que se alinean con sus intereses estratégicos y económicos, a menudo a expensas de la soberanía y la democracia de otras naciones.

Estados Unidos es ahora la principal potencia militar.

Este punto reconoce que, en términos de capacidad y alcance militar, Estados Unidos es la nación más poderosa del mundo, con una presencia global que supera a cualquier otro país.

El poder económico de Estados Unidos ha disminuido debido a la competencia de Alemania y Japón.

Se destaca que la supremacía económica de Estados Unidos ha sido desafiada y reducida por el crecimiento y la competitividad de economías avanzadas como Alemania y Japón, especialmente en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial.

La Guerra Fría sirvió como una cobertura para la explotación estadounidense de los países del Tercer Mundo y otras naciones.

Esta idea plantea que durante la Guerra Fría, la rivalidad con la Unión Soviética fue utilizada como justificación para intervenir y explotar económicamente a países en desarrollo, bajo el pretexto de contener el comunismo.

La democracia en otros países realmente no conviene a los intereses financieros de Estados Unidos.

Se argumenta que la verdadera democracia en otros países puede dificultar los intereses económicos estadounidenses, ya que gobiernos democráticos pueden priorizar el bienestar de sus ciudadanos sobre los intereses de empresas y políticas estadounidenses.

Estados Unidos realmente no tiene una democracia completamente funcional.

Esta afirmación critica el sistema democrático estadounidense, sugiriendo que, a pesar de sus procesos democráticos, existen fallos significativos como la influencia desproporcionada del dinero en la política, el gerrymandering y otras prácticas que distorsionan la representación y la participación democrática.

Estados Unidos toma medidas para disuadir la democracia tanto en su país como en el extranjero.

Se sugiere que el gobierno estadounidense adopta políticas y acciones que restringen o limitan la expansión de la democracia, tanto dentro de su propio territorio como en otros países, para mantener su poder y control.

El Tercer Mundo es una fuente de materias primas y un mercado para las naciones industrializadas occidentales.

Esta idea subraya que los países en desarrollo son vistos principalmente como proveedores de recursos naturales y como mercados para productos manufacturados por las naciones industrializadas, perpetuando una relación desigual y explotadora.

Exploremos estas ideas con más profundidad

Aunque Estados Unidos ha sido sinónimo de democracia, esa imagen es en realidad una ilusión hábilmente construida. Al examinar la historia y los acontecimientos actuales, independientemente de tus inclinaciones políticas, se puede ver claramente que el imperio estadounidense representa un peligro para la democracia, tanto en el país como en el extranjero. Un cambio significativo en la política global ha dejado a EE. UU. sin competencia como la potencia militar preeminente, incluso cuando su poder económico ha disminuido drásticamente frente a la competencia de Alemania y Japón. Esto puede tener consecuencias potencialmente catastróficas, ya que Estados Unidos explota su ventaja de manera implacable para imponer sus intereses nacionales, desde Nicaragua hasta Filipinas, y desde Panamá hasta el Medio Oriente. En el nuevo orden mundial, queda claro que el Nuevo Mundo dicta las órdenes.

«Una sociedad es democrática en la medida en que sus ciudadanos desempeñan un papel significativo en la gestión de los asuntos públicos. Si su pensamiento está controlado o sus opciones están restringidas, evidentemente no están desempeñando un papel significativo; solo los controladores y aquellos a quienes sirven lo están haciendo. El resto es una farsa, movimientos formales sin significado.»

Las políticas de Estados Unidos no siempre han sido lo que parecen. El público en general en EE. UU. ha estado mayormente en la oscuridad sobre la verdadera agenda de su gobierno en asuntos tanto domésticos como extranjeros, pero eso no es nada nuevo. Al observar los estudios históricos, la verdad rara vez emerge hasta muchos años después de los hechos. Lo que el gobierno de EE. UU. niega, oculta o ha hecho encubiertamente siempre se revela eventualmente, aunque tome décadas o generaciones. Generalmente, el gobierno estadounidense no divulga sus acciones públicamente, ni siquiera después de largos períodos. En cambio, son los historiadores quienes desentierran hechos y documentos ocultos durante mucho tiempo, y son ellos los que generalmente hacen pública esta información.

Chomsky y su explicación del deterioro de la democracia 3
A vintage-style black and white photograph capturing a significant moment during the Cold War. The image features a tense meeting between high-ranking officials from the United States and the Soviet Union at a conference table. The atmosphere is heavy with tension, as both parties hold their ground and exchange heated expressions. The backdrop displays maps and symbols representing their respective countries. The overall tone of the photo is historical and dramatic, reflecting the political climate of the era.

La Guerra Fría: realidad y fantasía

El fin de la Guerra Fría se considera comúnmente el punto de inflexión de nuestra era actual. La gran pregunta es, por supuesto, «¿Qué viene después?». Para responder a eso, primero debemos comprender qué fue realmente la Guerra Fría. Hay dos maneras de hacerlo: aceptar la interpretación convencional o examinar los hechos históricos. Como suele suceder, estos dos enfoques ofrecen respuestas bastante diferentes.

«Un recurso periodístico estándar para suprimir hechos no deseados que han salido a la luz es informarlos únicamente en el contexto de las negaciones del gobierno. En términos más generales, para satisfacer las condiciones de objetividad, una noticia debe enmarcarse de acuerdo con las prioridades del poder.»

Según la comprensión convencional, la Guerra Fría fue simplemente una confrontación entre dos superpotencias. Esta visión tiene muchas variaciones. La más ortodoxa y dominante es que la fuerza impulsora de la Guerra Fría fue la agresividad soviética, que Estados Unidos buscó contener. Bajo esta percepción, la Unión Soviética era la «pesadilla» y Estados Unidos era el «defensor de la libertad». Otra variación argumenta que la amenaza soviética fue exagerada, y que las políticas estadounidenses, aunque nobles en intención, se basaron en malentendidos y errores analíticos. Otra crítica sostiene que la Guerra Fría fue más compleja de lo que parecía en la superficie, y se basó tanto en las actitudes y comportamientos de EE. UU. como en la postura soviética.

«El deber de Reagan era sonreír, leer del teleprompter con una voz agradable, contar algunos chistes y mantener a la audiencia debidamente entretenida. Su única cualificación para la presidencia era saber leer las líneas escritas para él por los ricos, que pagan bien por el servicio.»

La percepción menos ortodoxa, que no se basa en relaciones públicas ni en paranoia invocada entre las masas, sostiene que gran parte de lo que Estados Unidos hizo en nombre de la «seguridad nacional» o de la lucha contra la Guerra Fría, en realidad se hizo en nombre de los intereses internacionales estadounidenses. Esto abarca preocupaciones económicas, comerciales y políticas en todo el mundo, particularmente en América del Sur, América Central, el Caribe y el Medio Oriente.

«La teoría estratégica y las ciencias políticas son instrumentos flexibles, rara vez sin capacidad para proporcionar el argumento y el análisis necesarios para apoyar la conclusión del momento.»

Desde sus inicios, Estados Unidos se ha promovido orgullosamente como el defensor de la libertad y el apoyo de «los derechos dados por Dios al individuo», tanto en América como en el extranjero. Sin embargo, el país ha ilustrado esas virtudes de la manera más absurda. A saber, Estados Unidos ha practicado un siglo de esclavitud literal y la efectiva privación de derechos de los negros durante otro siglo, asaltos genocidas a la población nativa, la matanza de cientos de miles de filipinos a principios del siglo XX, de millones de indochinos, de unos 200,000 centroamericanos en la década de 1980, y una serie de otros ejemplos. Una vez más, los hechos son irrelevantes en el dominio del pensamiento puro. Con este legado continuo, Estados Unidos irónicamente ha tomado la posición moral alta como superpotencia en la Guerra Fría.

Libertad y Control

Aunque la política estadounidense apoya públicamente las sociedades democráticas e insta a que los países reemplacen otras formas de gobierno con la democracia, la realidad es que la democracia en otros países no es realmente beneficiosa para los intereses financieros de Estados Unidos. Cuando las personas son libres para pensar, actuar, votar y gobernarse a sí mismas, dejan poco espacio para la intervención económica de EE. UU. Sin embargo, este tipo de intervención es crucial para los intereses financieros de las empresas estadounidenses con presencia en el extranjero, particularmente en América del Sur, América Central y el Caribe. Un ejemplo es Nicaragua, donde la tiranía que había servido como base del poder estadounidense en la región durante décadas fue derrocada en 1979.

«Estados Unidos sigue siendo la única potencia con la voluntad y la capacidad de ejercer la fuerza a escala global, incluso más libremente que antes, con la desaparición del disuasivo soviético.»

La ilusión de que EE. UU. tiene una democracia plenamente funcional es la más inquietante. De hecho, el objetivo de eliminar la intervención pública en la formación de políticas se ha logrado en gran medida en Estados Unidos, donde hay pocas organizaciones políticas activas, sindicatos funcionales, medios independientes del oligopolio corporativo u otras estructuras populares que ofrezcan a la gente medios para obtener información, aclarar y desarrollar sus ideas, presentarlas en la arena política y trabajar para realizarlas. Estas son medidas para disuadir la democracia. Para que tengan éxito, el sistema de adoctrinamiento debe cumplir con sus tareas correctamente, invistiendo al líder con majestad y autoridad, y fabricando las ilusiones necesarias para mantener al público cautivado, o al menos distraído.

«La diplomacia y el derecho internacional siempre se han considerado un estorbo molesto, a menos que puedan usarse en ventaja contra un enemigo.»

En tiempos modernos, una manera efectiva de mantener al público distraído es celebrar ruidosamente al líder altamente popular. Desde los primeros días de la presidencia de Ronald Reagan, a pesar de las afirmaciones de su administración de que gozaba de una popularidad sin precedentes, los hechos demuestran repetidamente que su popularidad apenas se desviaba de la norma, oscilando entre un tercio y dos tercios. La aprobación pública de Reagan nunca alcanzó los niveles altos disfrutados por ex presidentes estadounidenses como John F. Kennedy y Dwight D. Eisenhower. No obstante, su administración y sus compañeros republicanos elogiaban lo que llamaban su asombrosa popularidad, y los medios obedientes lo informaban. Las tasas de aprobación de Reagan eran normales, y solo alcanzaron los números promedio debido al auge económico durante gran parte de la década de 1980 y su presidencia de dos mandatos.

«La orientación básica de la política está más allá de cualquier desafío o incluso conciencia. Estas doctrinas tienen ciertas consecuencias. Una es la notable correlación entre la ayuda estadounidense y las violaciones de los derechos humanos que se ha observado en varios estudios. La razón no es que a los responsables de la política estadounidense les guste la tortura. Más bien, es una irrelevancia.»

La administración utilizó este enfoque en la popularidad de manera magistral para desviar la atención del público y de los medios de muchas decisiones políticas, operaciones encubiertas y otros subterfugios, incluyendo el trato ilegal de armas a los Contras y el socavamiento de los procesos de paz en Centroamérica. Un gobierno recurre al terror clandestino y a la subversión cuando es llevado a la clandestinidad por su enemigo doméstico: la población local, que nunca aprobaría sus acciones. Para obtener dicha aprobación, el gobierno utiliza propaganda. En cuanto a los ejercicios de propaganda reaganita, lograron el éxito anticipado entre las élites educadas. Pero la propaganda fue menos efectiva, al parecer, entre la población general en EE. UU. La «línea del partido» de la administración podría haber sido absurda, pero la mayoría de las élites la aceptaron, principalmente porque querían hacerlo. Fue solo otro caso de «las nuevas ropas del emperador».

Chomsky y su explicación del deterioro de la democracia 4
A chilling and dramatic depiction of the Cold War era, with a stark contrast between the United States and Soviet Union. A massive tank with a star-covered flag looms in the foreground, while an American soldier stands guard, eyes scanning the horizon. In the distance, a Soviet soldier is doing the same, with the national flag, a hammer and sickle, held proudly. The background is a dark and stormy sky, reflecting the tension and unease of the time.

El Sistema Global

La Guerra Fría sirvió múltiples propósitos, incluyendo proporcionar una conveniente excusa para prácticamente cualquier avance tecnológico respaldado por el gobierno o incursión en la política y economía de otras naciones. En general, el Imperio del Mal ha sido invocado cuando se necesitaba para la gestión económica doméstica y el control del sistema mundial. Encontrar un reemplazo no será fácil. La intervención estadounidense en países como Grecia, Guatemala, Laos, Nicaragua o Granada se llevó a cabo vinculándolos a la Guerra Fría. Se necesita cierta habilidad para retratar a estos países como una amenaza para nuestra supervivencia. Ese problema se ha superado típicamente designando a la víctima prevista como un agente de la Unión Soviética, de modo que atacamos en defensa propia.

«Cuando Woodrow Wilson invadió México y la Hispaniola (Haití y la República Dominicana), donde sus guerreros asesinaron y destruyeron, restablecieron la esclavitud virtual, demolieron el sistema político y pusieron los países firmemente en manos de inversionistas estadounidenses, estas acciones se realizaron en defensa propia contra los Hunos. En años anteriores, las conquistas e intervenciones se emprendieron en defensa contra Gran Bretaña, España, los ‘indios salvajes sin misericordia’… en realidad, contra cualquiera que se interpusiera.»

Aunque la disminución de la amenaza soviética significaría una disminución de tales intervenciones, eso solo sería cierto si el poder soviético hubiera sido la verdadera razón detrás de la intromisión de EE. UU. en la política, economía y sociedad de naciones extranjeras. Muchos años antes de la Guerra Fría, H.L. Mencken comentó: «El objetivo principal de la política práctica es mantener a la población alarmada (y por lo tanto ansiosa de ser llevada a la seguridad) amenazándola con una serie interminable de espantajos, todos ellos imaginarios.» A lo largo de la Guerra Fría, el espantajo soviético ha servido admirablemente para los diseños domésticos e internacionales de las élites estadounidenses, que están lejos de estar contentas de verlo desaparecer.

¿Cuánto de la amenaza soviética era real? Dejando de lado el engaño y la manipulación, la Unión Soviética siempre ha sido considerada una gran amenaza para EE. UU. y sus aliados, y con razón. Ciertamente, la Unión Soviética era una gran potencia. De hecho, expandió su dominio a través de Europa del Este, amenazó con hacerlo en Europa Occidental y respaldó – con fondos y armas – las hazañas militares de otros países, incluyendo en el Medio Oriente. Quizás por eso las acciones soviéticas fueron una excusa conveniente para casi cualquier acción que EE. UU. quisiera tomar o apoyar en cualquier parte del mundo, ya fuera la amenaza soviética real o imaginada. En los primeros años de Reagan, la amenaza soviética se manipuló con los objetivos gemelos de la intervención en el Tercer Mundo y el fortalecimiento del estado de bienestar para los privilegiados.

¿Qué pasó tras la Guerra Fría?

El libro explica que la era posterior a la Guerra Fría se asemeja a la Guerra Fría en las relaciones de Estados Unidos con el Tercer Mundo, pero con diferentes tácticas y propaganda. Se considera al Tercer Mundo principalmente como una región que proporciona materias primas y actúa como mercado para las sociedades industrializadas occidentales. Si surgieran democracias genuinas en naciones tradicionalmente pobres y no democráticas, podría no beneficiar tanto a los intereses occidentales. A pesar de las declaraciones públicas de Estados Unidos y otras naciones occidentales sobre su fuerte deseo de democracia en el Tercer Mundo y de empoderar a sus poblaciones para la autosuficiencia, lograr esto podría socavar las ventajas económicas occidentales.

La invasión de Panamá y la captura de Manuel Noriega marcaron el inicio de la era posterior a la Guerra Fría. Estos eventos fueron seguidos rápidamente por la Guerra del Golfo. Antes de la agresión de Saddam Hussein contra Kuwait, las administraciones sucesivas de Estados Unidos habían mantenido relaciones amistosas con él, apoyando el comercio y extendiendo créditos a Irak para comprar bienes estadounidenses. Washington incluso respaldó el conflicto anterior de Hussein con Irán. La demonización de Hussein ocurrió solo después de que quedó claro que su postura nacionalista e independiente representaba una amenaza para los intereses estadounidenses. Sus presuntos crímenes fueron destacados y publicitados como herramientas de propaganda para obtener apoyo a la Guerra del Golfo una vez que su utilidad para los objetivos estadounidenses disminuyó.

La Democracia Actual

El texto examina la política exterior de Estados Unidos a lo largo de la historia, señalando un tema persistente hasta el presente: la subversión y el derrocamiento de regímenes parlamentarios, así como el recurso a la violencia para destruir organizaciones populares que podrían ofrecer a la mayoría de la población la oportunidad de participar en la arena política. Se menciona que la CIA estuvo involucrada en un «golpe virtual» que eliminó al gobierno laborista de Whitlam en Australia en 1975, debido a preocupaciones de Estados Unidos sobre posibles interferencias de Whitlam con bases militares e instalaciones de inteligencia estadounidenses en Australia. Además, desde 1976 ha sido de conocimiento público la interferencia generalizada de la CIA en la política italiana, tras la filtración del informe Pike del Congreso.

Se destaca que Estados Unidos no se ha limitado a interferir solo en naciones del Tercer Mundo o no occidentales, sino que también ha intervenido activamente en países como Australia e Italia. El tipo de democracia que Estados Unidos promueve, conocida como «democracia al estilo estadounidense», implica la celebración de elecciones regulares pero sin ofrecer un desafío serio al dominio empresarial. Este sistema no permite que los ciudadanos jueguen un papel significativo en la gestión de los asuntos públicos.

Noam Chomsky

Noam Chomsky, nacido el 7 de diciembre de 1928 en Filadelfia, es un renombrado lingüista, filósofo, científico cognitivo, activista político y escritor estadounidense. Es conocido por su crítica al poder político y económico, así como por su defensa de los derechos humanos y la justicia social. El Los Angeles Times lo describió como «la respuesta de la izquierda a William F. Buckley», reflejando su influencia y contraste con las figuras conservadoras prominentes.

A lo largo de su carrera, Chomsky ha escrito numerosos libros influyentes que exploran temas que van desde el control del pensamiento en las sociedades democráticas hasta la economía política de los medios de comunicación. Entre sus obras más destacadas se encuentran:

  • «Necessary Illusions: Thought Control in Democratic Societies» (Ilusiones necesarias: Control del pensamiento en las sociedades democráticas).
  • «Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media» (Manufacturando el consenso: La economía política de los medios de comunicación de masas).
  • «On Power and Ideology» (Sobre el poder y la ideología).
  • «Turning the Tide: U.S. Intervention in Central America» (Cambiando el curso: Intervención de EE.UU. en América Central).
  • «The Struggle for Peace» (La lucha por la paz).
  • «The Fateful Triangle: The United States, Israel, and the Palestinians» (El triángulo fatídico: Estados Unidos, Israel y los palestinos).
  • «Towards a New Cold War: Essays on the Current Crisis and How We Got There» (Hacia una nueva Guerra Fría: Ensayos sobre la crisis actual y cómo llegamos aquí).

Chomsky ha sido un crítico incansable de las políticas exteriores de Estados Unidos, destacando la intervención militar y política en diversas partes del mundo, especialmente en América Latina y el Medio Oriente. Su análisis profundo y su capacidad para revelar las estructuras de poder ocultas han hecho de él una figura central en el pensamiento crítico contemporáneo y en los movimientos sociales globales.

Además de su prolífica producción escrita, Chomsky ha sido un orador destacado y un activista comprometido, abogando por el activismo ciudadano informado y el compromiso cívico en la defensa de los derechos humanos y la paz mundial.