muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Permiso para brillar: libera tu poder para poder ayudar a otros 1

Permiso para brillar: libera tu poder para poder ayudar a otros

Merece ser compartido:

Actualizado el Thursday, 7 December, 2023

El verdadero liderazgo consiste en apoyar y guiar a otros para que alcancen su máximo potencial. Para lograr esto, comience por seguir su verdadera vocación: el camino que se basa en los mayores dones que puede ofrecer a los demás y al mundo para que todos puedan beneficiarse. Luego, comprométete a seguir ese camino lo mejor que puedas, desafiando los miedos y los condicionamientos sociales que trabajan para detenerte. Solo entonces podrás apoyar plenamente a quienes te rodean para que hagan lo mismo.

Permiso para brillar (escrito por K. Carter) proporciona a los gerentes una hoja de ruta para liderar con intención y propósito para que todos puedan alcanzar su máximo potencial. Al adoptar sus cuatro permisos, muestra cómo los líderes pueden maximizar los resultados y los éxitos personales aprovechando primero su propio poder y luego guiando a otros a hacer lo mismo.

Kristoffer Carter es un entrenador ejecutivo y líder de meditación que trabaja en la intersección de los negocios y la conciencia. Su podcast, This Epic Life , tiene miles de oyentes que lo utilizan para practicar la meditación cada día. Como orador internacional de renombre, Carter ha aparecido en el escenario de Wisdom 2.0 y TEDx, así como en los programas de noticias matutinos de CBS, NBC, FOX y ABC.

Si necesitas ayuda adicional, te recomendamos esta Masterclass Gratuita:

“Confianza.jpg"

Aprende cómo liberar todo tu poder, para que puedas ayudar a otros a hacer lo mismo

Como líder hoy en día, te enfrentas a un panorama único. Nunca antes ha habido tanta presión, competencia, desafío o estimulación. Esto podría llevarlo a operar en piloto automático: simplemente no tiene el tiempo, la energía o el enfoque para vivir cada momento con intención.

No puede acceder a todo su potencial, tanto el suyo propio como el de los demás. Y si eres un líder, eso significa que te estás engañando a ti mismo con recursos cruciales.

Necesita esos recursos para lograr más, conectarse más profundamente con los demás y vivir en paz. Pero al adoptar los Cuatro Permisos, puede interrumpir este ciclo de desperdicio. Descubrirá cómo los cuatro permisos lo pondrán en un viaje para activar completamente su poder interior mientras ayuda a otros a brillar también.

Aprenderás

Permiso para brillar: libera tu poder para poder ayudar a otros 2

Para crecer como líder, enfócate en tu expansión interior

Imagina que lideras un equipo que ofrece un servicio muy popular. Usted sabe que a medida que aumenta la demanda de su servicio, necesitará hacer crecer su equipo. Por lo tanto, contrata a más miembros del equipo y amplía el espacio de su oficina para respaldar el desarrollo de su negocio.

Esto parece obvio: cuando aumentan las demandas de un negocio, lo expande para satisfacer esas demandas. Pero, ¿qué haces cuando también hay una creciente demanda de líderes? Después de todo, no puedes clonarte a ti mismo. Lo que puedes hacer es expandir tus recursos internos, las valiosas cualidades que te permiten fomentar el desarrollo de los demás.

Los verdaderos líderes saben que es su trabajo ayudar a otros a alcanzar su máximo potencial. Cada individuo se encuentra en un acantilado metafórico que representa lo que es . Al otro lado de un abismo hay otro acantilado que simboliza lo que podría ser . No es el lugar de un líder decirles a los miembros de su equipo cómo navegar ese abismo para llegar al otro lado. Su función es ayudar a cada miembro del equipo a encontrar su camino único hacia el lugar donde puede florecer.

Pero para desempeñar este papel crucial, necesita saber cómo negociar su propio abismo, para que pueda aprovechar su potencial y abrazar completamente su poder. Y esto no es tarea fácil. Todos los días, está negociando las demandas competitivas de su función: hacer avanzar los proyectos, alcanzar los objetivos, atender a su equipo. Es fácil perder de vista lo que es importante con tantas cosas sucediendo.

Si desea convertirse en el mejor líder posible, uno cuyo equipo prospere tanto como usted, necesita un conjunto de herramientas para perfeccionar su conciencia, de modo que pueda actuar con intención. Lo que el autor llama los cuatro permisos son estas herramientas y mucho más. Aprenderá sobre cada uno de estos permisos en los próximos consejos, para que pueda integrarlos en su vida y disfrutar de sus beneficios continuos.

No es necesario que administre un equipo para aprovechar los permisos. De hecho, ni siquiera necesita ser un líder en el mundo de los negocios. Cualquiera que nutre a otra persona es un líder, ya sea esa persona su hijo, colega, amante o vecino. Aprender a usar estos cuatro permisos ayudará a cualquiera que quiera vivir su mejor vida.

Infografia sobre las diferencias entre empatia y apoyo

Vivir tu vocación trae paz

Hay una clara diferencia entre alguien con una carrera y alguien con una vocación. Si le pregunta a la primera a qué se dedica, le ofrecerá el título de su trabajo y le explicará algunos proyectos en los que está trabajando. Puede que esté contenta e incluso exitosa, pero le faltará cierta chispa.

Por el contrario, alguien con una vocación no solo será chispeante, sino que lanzará fuegos artificiales mientras habla sobre su papel y por qué es importante. E incluso más que eso, expresará humildemente su gratitud por lo que hace. Será muy claro que ella está haciendo exactamente lo que debería hacer con su vida.

Antes de explorar los cuatro permisos, echemos un vistazo a algo que todo ser humano anhela: la paz.

Cuando estás haciendo lo correcto en el momento correcto, sientes paz. Esto sucede cuando tu trabajo es tu vocación.

Tener una vocación aquieta esa vocecita en tu cabeza, esa que pregunta constantemente: ¿Hay un trabajo mejor para mí? Una vocación hace esto porque tu enfoque está en lo que ya estás haciendo, no en si deberías hacerlo o no. Estás en paz con tu vida laboral, incluso si es desafiante o exigente, porque en tu interior sabes que es el lugar adecuado para ti.

Es importante aceptar que anhelar esta paz es una parte natural de la experiencia humana. Si no lo hace, intentará silenciar esa vocecita con soluciones rápidas dañinas. Beber demasiado, comer cómodamente, adormecer su cerebro con desplazamientos interminables, incluso evitar la quietud estando demasiado ocupado: todos estos son métodos que puede usar para apaciguar esa vocecita. Pero si reconoce que no estará satisfecho hasta que esté viviendo su verdadera vocación, puede comenzar a buscar las condiciones que le brindarán la paz interior que anhela.

Puede utilizar los cuatro permisos para acceder a esta paz. Lo hacen brindándole lo que su alma necesita: el espacio para expandirse para que pueda fomentar sus talentos y profundizar sus conexiones con los demás. Es en este espacio donde puedes prosperar y brillar al máximo.

Para comportarse con intención, date permiso para hacer una pausa

Si creciste en los años 80, es posible que hayas tenido una VCR, una grabadora de videocasete que te permitía grabar programas de televisión para poder verlos cuando quisieras. El control remoto de la videograbadora tenía un botón de pausa. Este pequeño botón maravilloso significaba que podía hacer una pausa en cualquier momento para tomar una copa, ir al baño o incluso hacer una llamada telefónica, y luego continuar exactamente donde lo dejó.

La pausa es una herramienta poderosa. Le permite alejarse de las distracciones, reflexionar, verificar los hechos y luego reanudar con una mentalidad más sólida. Cuando elige hacer una pausa, crea un espacio entre un estímulo, como una información o el comportamiento de otra persona, y su respuesta. Al presionar pausa, el primero de los permisos, tienes la oportunidad de elegir cómo responderás.

La sociedad occidental contemporánea lo alienta a trabajar más duro y más rápido, para superar a su competencia. Pero sin tiempo para reflexionar, no puede tomar buenas decisiones, sobre asuntos comerciales o sobre su propio comportamiento. La única forma en que puede operar a toda velocidad es en piloto automático, y eso limita sus resultados a largo plazo.

Imagina lo que sucedería si te dieras permiso para reducir la velocidad. Al reducir la velocidad, crea espacio para considerar cuál es la respuesta correcta para cada situación, anulando la necesidad de permanecer en piloto automático. Cuando disminuye la velocidad, obtiene mejores resultados porque los ha reflexionado, en lugar de hacerlos de forma reactiva. Esto termina ahorrándote tiempo y energía a largo plazo, porque no tomas tantos desvíos.

La forma más sencilla de darse permiso para hacer una pausa es practicar la meditación. La meditación aumenta la capacidad de tu cerebro para adaptarse a los cambios. Es una manera poderosa de atravesar el ajetreo de la vida moderna, para que puedas prestar atención a los estímulos que te rodean y cómo respondes a ellos.

Para introducir la meditación en tu vida, comienza sentándote en silencio y respirando profundamente durante solo cinco minutos al día. Esto creará una base de disciplina sobre la que construir, para que puedas extender lentamente la duración de tu práctica hasta que sea de al menos 15 minutos. En solo 30 días, comenzará a notar los beneficios, incluido lo fácil que es presionar pausa durante el día y alejarse de la presión de apresurarse.

Para beneficiarte de sus conocimientos, date permiso para abrazar tus emociones

Puedes negar tus sentimientos todo lo que quieras, pero la verdad es que siempre están presentes. Están en el tono de ese correo electrónico que enviaste, o en lo que dijiste cuando tu empleado estrella renunció, o en tu lenguaje corporal cuando tu amante te dijo que se iba de vacaciones sin ti.

El condicionamiento social nos ha entrenado para pensar que dominar nuestros sentimientos significa no sentir nada. Pero esto es imposible. Como humanos, experimentamos emociones, cada minuto del día. Entonces, para cumplir con la sociedad, mantenemos nuestros sentimientos encerrados y pretendemos que no existen. Pero cuando hacemos esto, nos perdemos toda la información valiosa que nuestras emociones intentan decirnos. Por eso el segundo permiso es acoger y experimentar cada uno de tus sentimientos.

Las emociones son un poco como sobres, llenos de información útil. Si te das permiso para abrirlos y explorarlos, puedes acceder a las partes importantes.

Por ejemplo, imagina que acabas de llegar a casa después de un día estresante en el trabajo. Tu pareja te saluda y te pregunta qué hay para cenar. En respuesta, te echas a llorar. Tu pareja está confundida: ambos acordaron que iban a cocinar esta noche. De hecho, lo estabas esperando con ansias. Decides que tu arrebato debe significar que algo anda mal contigo, que has perdido el control y no puedes afrontarlo como deberías.

Pero si te tomas el tiempo de explorar lo que esas lágrimas intentan decirte, es posible que descubras algo diferente. Tal vez hay un miembro de su equipo que no está trabajando de manera efectiva y ha estado preocupado por su desempeño. O tal vez su gerente no ha estado disponible para una consulta crucial y eso lo está presionando. Tal vez, lo que tus lágrimas te están diciendo es que necesitas tener una conversación con alguien, para comunicarle claramente tus necesidades y cómo se pueden satisfacer.

Si desea beneficiarse de los conocimientos que albergan sus emociones, debe darse permiso para sentirlas y aceptar que siempre estarán presentes. El primer paso para hacer esto es solicitar el primer permiso y presionar pausa. Luego, explora tus sentimientos sin juzgar. ¿Qué podría haberlos causado? Averigüe cualquier información importante que estén tratando de transmitir, para que pueda identificar lo que necesita.

Infografia sobre la teoria de las emociones

Hazte amigo de tu miedo para que puedas darte permiso para brillar

Una persona que se expresa por completo es como un relámpago: poderoso y deslumbrante para todos los que lo contemplan. Si ves a alguien en este estado, podrías preguntarte por qué luchas para ofrecer tus dones únicos al mundo sin pedir disculpas, mientras sigues tu verdadero camino.

Lo más probable es que te detenga el miedo: miedo de eclipsar a los demás o miedo de que te reprendan por sobresalir. Pero el hecho de que alguien haya abrazado su verdadero camino no significa que ya no tenga miedo. Simplemente saben que el miedo es parte del viaje, un compañero de viaje que están dispuestos a aceptar. Y así, abrazan el tercer permiso.

Todos tenemos egos y esos egos tienen un papel específico: su trabajo es mantenernos a salvo. Pero nuestros egos son un poco como un padre demasiado entusiasta que quiere envolvernos en algodón. Ante cualquier indicio de peligro, nos ondearán banderas rojas, advirtiéndonos que permanezcamos seguros en nuestras zonas de confort. Pero nadie puede brillar de verdad cuando se siente cómodo. Para explorar nuestras capacidades y liberar todo nuestro potencial, debemos aventurarnos en un territorio desconocido, donde aguarda la posibilidad.

Para desactivar tu ego para que puedas darte permiso para brillar, necesitas hacerte amigo de tu miedo. Comience por recordarse a sí mismo que el miedo está, siempre ha estado y seguirá estando con usted en su viaje. Pero tener el miedo a tu lado no significa que no puedas seguir viviendo tu sueño. No necesitas parar, solo porque está contigo.

Una vez que haya aceptado que el miedo siempre lo acompañará, puede comenzar a transformarlo en un combustible poderoso: la emoción. Solo hay una diferencia física entre el miedo y la emoción, y esa es la respiración. Cuando aguantas la respiración, tu cuerpo asume que te has encontrado con una amenaza y te dice que tengas miedo.

Pero transformar tu miedo en emoción es tan simple como inhalar y exhalar constantemente. Cuando respira profundamente, incluso frente al miedo, su cuerpo interpreta el estímulo que ha encontrado como algo por lo que emocionarse. Al respirar, algo que has hecho desde el momento en que naciste, puedes convertir ese miedo en energía positiva que puede impulsar tu viaje y alimentar tu luz interior.

Historia de cómo vencer el miedo a través del aprendizaje y la exploracion

Para aumentar tu propio poder, date permiso para ayudar a otros a brillar

En los años 80, había una caricatura popular llamada Voltron . Voltron era un enorme robot que defendía un planeta lejano de una invasión extraterrestre. Pero Voltron no era una sola unidad. Estaba compuesto por cinco leones robóticos individuales, cada uno con sus propios talentos especiales. En cada episodio, cuando los extraterrestres inevitablemente tomaron la delantera, los leones se combinaron en Voltron para destruirlos.

Esta caricatura lleva una lección importante; cuando combinas tu luz con otras, te conviertes en una fuerza imparable. Esa fuerza combinada puede lograr mucho más que una sola luz. Es por eso que nunca encarnarás todo tu potencial si tratas de hacerlo solo.

Muchos de nosotros vivimos en sociedades que fomentan la competencia. El miedo a perdernos, oa no ser suficiente, nos lleva a aislarnos para proteger lo que tenemos o evitar sentirnos heridos.

Pero no es así como debe ser. Todo ser humano anhela la conexión. Y no es solo para hacernos sentir cálidos y confusos. La conexión beneficia a todos, incluidos nosotros mismos. De esta manera, los humanos son un poco como bombillas en una cuadrícula. En conjunto, la red emite más energía que la suma de cada bombilla individual. Juntos, podemos potenciar el bien colectivo y ayudarnos mutuamente a brillar más.

Como líder, es su trabajo ayudar a otros a brillar. Cuando todos los bulbos de su equipo puedan contribuir con sus dones únicos y funcionar bien, todos florecerán.

Para lograr esto, crea un espacio para que los miembros del equipo determinen cómo ejecutan cada proyecto. Antes de comenzar un proyecto, comparta con su equipo por qué es importante y luego, como grupo, articule cómo será el éxito. Luego, ayude a su equipo a encontrar su propia forma de hacer realidad esa visión.

En el camino, celebra la diversidad invitando a diferentes miembros del equipo a compartir sus pensamientos y perspectivas. Para enfatizar el valor de las diversas ideas y puntos de vista, dígale a su equipo cuándo no se le habría ocurrido una idea.

Cambie su enfoque de lo que hicieron los miembros del equipo para un proyecto a los regalos que aportaron . Agradéceles públicamente por sus contribuciones y comparte lo que has aprendido de ellos. De esa manera, puede empoderarlos para que sigan creciendo y alimentar sus luces cada vez mayores. Y cuando hagas esto, descubrirás una profunda sensación de satisfacción que surge al ayudar a los demás.

Practicar los cuatro permisos es un viaje que debes recorrer con autocompasión

Poner en práctica los cuatro permisos es un viaje del pánico a la trascendencia. El permiso para hacer una pausa te saca de la ansiedad y te lleva a un espacio donde existe la paz. El permiso para sentir te vuelve a conectar con tu humanidad, para que puedas obtener conocimientos útiles. El permiso para brillar libera tu potencial. Y el permiso para ayudar a otros a brillar te permite trascender el yo para apoyar a los demás.

Pero esta transformación no ocurre de la noche a la mañana. Comprométete a practicar los permisos todos los días, con conciencia e intención. Es inevitable que te desvíes del camino de vez en cuando. Pero al invocar la autocompasión, puede comenzar de nuevo desde su nuevo punto de partida.

Aprender cualquier habilidad nueva tiene sus altibajos. Es particularmente frustrante e incómodo ser un aprendiz torpe cuando normalmente tienes un alto rendimiento. Por lo tanto, dése un respiro y abrace a su niño interior: ese niño decidido que se puso de pie cada vez que tropezaba mientras estaba aprendiendo a caminar. Lo que importaba al final no era que ella nunca se cayera, era que nunca se dio por vencida.

Hay varias formas de practicar la autocompasión en su viaje para aceptar los permisos.

Primero, márcate una meta específica para los próximos 30 días. Conviértalo en algo que sepa que logrará, para que su victoria esté garantizada. Por ejemplo, no empiece tratando de meditar durante una hora cada día. Márcate el objetivo de meditar durante solo diez minutos, cuatro veces a la semana. Cuando alcance este objetivo, obtendrá un impulso de confianza que lo apoyará en la siguiente etapa del viaje.

Luego, enfóquese en la consistencia, no en la duración. Honra tu compromiso todos los días, aunque sea solo por cinco minutos. Es mucho más probable que adquieras un nuevo hábito si tomas pequeños pasos constantemente que si tomas dosis masivas pero poco frecuentes.

Finalmente, comprométete con el juego largo. Vivir con paz, conciencia y poder no es una casilla de verificación en una lista de tareas. Es un compromiso de por vida. Estás en un viaje sin fin, y eso es un regalo. No hay límite para los beneficios que este viaje te traerá o la expansión interior que puedes obtener. Cuanto más lejos vayas, más descubrirás. Todo lo que necesita hacer es presentarse todos los días y volver a comprometerse a aprovechar plenamente su potencial.

Añade sentimiento a la visualización, para mejorar tu rendimiento

Al igual que su cuerpo no siempre puede distinguir el miedo de la emoción, no siempre puede saber si una emoción está ocurriendo en el pasado o en el presente. Puede usar esto para crear poderosos estados emocionales que lo apoyen en momentos importantes, como hacer una presentación. Tómese un momento para invocar un sentimiento de confianza que haya experimentado en el pasado. Luego visualice dando su presentación mientras se siente de esta manera. Esto crea una simulación que combina los estados mentales y emocionales que necesita para sobresalir en su presentación. Puede recurrir a esa simulación antes de la presentación real para respaldar su desempeño.

Permiso para brillar: libera tu poder para poder ayudar a otros 3

Merece ser compartido: