muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Cuáles son las leyes que rigen el poder? Descarga las 48 leyes básicas 1

¿Cuáles son las leyes que rigen el poder? Descarga las 48 leyes básicas

Actualizado el viernes, 17 febrero, 2023

Las 48 leyes del poder (por Robert Greene) da una mirada irreverente a las características fundamentales del poder: cómo entenderlo, defenderse de él y usarlo para su ventaja. Este resumen ofrece percepciones convincentes, respaldadas por ejemplos históricos, sobre la dinámica de la competencia y el control. 

El juego del poder siempre se está jugando, y siempre se ha hecho. Puedes intentar ignorar el juego, pero no puedes optar por no participar. Así que lo mejor que puedes hacer es aprender las reglas y jugar lo mejor que puedas. Históricamente, el mundo ha sido gobernado por el poder y la conquista. Por supuesto, mucho ha cambiado en la era moderna, pero la importancia del control y el dominio se ha mantenido. Al aprender de los fracasos y las victorias de las luchas históricas por el poder, usted también puede convertirse en una fuerza a tener en cuenta: un fuerte contendiente en el juego del poder. 

Cuáles son las 48 leyes del poder

Puedes descargar el texto completo de este libro desde distintos enlaces de internet como este. Sin embargo, aquí te resumimos las principales claves de las leyes que rigen el poder:

  • 1.- Nunca le haga sombra a su jefe
  • 2.- Desconfía más de los amigos que de los enemigos
  • 3.- Disimula tus intenciones
  • 4.- Decir siempre menos de lo necesario
  • 5.- Defiende ‘a muerte’ tu prestigio
  • 6.- Llama la atención a cualquier precio
  • 7.- Que otros trabajen por ti, pero recoge tú los laureles
  • 8.- Haz que la gente vaya hacia ti
  • 9.- Ganar por las acciones, no a través de argumentos
  • 10.- Evita a los perdedores y desdichados
  • 11.- Haz que la gente dependa de ti
  • 12.- Utiliza, de vez en cuando, la franqueza y la generosidad
  • 13.- Pide ayuda apelando al egoísmo del otro
  • 14.- Muéstrate como un amigo, pero actúa como un espía
  • 15.- Aplasta por completo a tu enemigo
  • 16.- Utiliza la ausencia para incrementar el respeto y el honor
  • 17.- Mantén el suspenso
  • 18.- Evita el aislamiento
  • 19.- No ofendas a la persona equivocada
  • 20.- No te comprometas con nadie
  • 21.- Muéstrate más tonto que tu víctima
  • 22.- Utiliza la táctica de la capitulación
  • 23.- Concentra tus fuerzas
  • 24.- Desempeña el papel de cortesano perfecto
  • 25.- Procura recrearte permanentemente
  • 26.- Mantén limpias las manos
  • 27.- Aprovecha la necesidad de la gente de creer en algo
  • 28.- Sé audaz al entrar en acción
  • 29.- Planifica tus acciones de principio a fin
  • 30.- Simula que tus logros no requieren esfuerzo
  • 31.- Haz que otros jueguen las cartas que tú repartes
  • 32.- Juega con las fantasías de la gente
  • 33.- Descubre el talón de Aquiles de los demás
  • 34.- Actúa como alguien superior para ser tratado como tal
  • 35.-Domina el arte de la oportunidad
  • 36.-Menosprecia las cosas que no puedes obtener
  • 37.-Armas espectáculos imponentes
  • 38.-Piensa como quieras, pero compórtate como los demás
  • 39.-Revuelve las aguas
  • 40.-Menosprecia lo gratuito
  • 41.-Evita imitar a los grandes talentos
  • 42.-Muerto el perro, se acabó la rabia
  • 43.-Trabaja sobre el corazón y la mente de los demás
  • 44.-Desarma y enfurece con el efecto espejo
  • 45.-Introduce cambios pero no modifiques demasiad
  • 46.-Nunca te muestres demasiado perfecto
  • 47.-No vayas más allá del objetivo original
  • 48.-Sé cambiante en la estrategia

En qué está basado el libro de Las leyes del poder

Nos guste o no, los humanos nacemos en un juego continuo: el juego del poder.

El juego ha estado en marcha desde los albores de la historia y, consciente o inconscientemente, cada uno de nosotros es un jugador. A veces el juego es sangriento y abierto. Pero más a menudo es indirecto, sutil, jugado en las sombras. 

La pregunta es: ¿Conoces las reglas y estás jugando para ganar? 

Algunas personas optan por ignorarlo, engañándose a sí mismos al pensar que el juego del poder es algo de lo que podemos optar por no participar. O podrían protestar que el juego es malvado y asocial, una reliquia de tiempos menos morales y democráticos. Estos jugadores son fácilmente dominados por aquellos que abrazan el juego. 

Otros, como los matones dominantes del patio de recreo o los carismáticos titanes de los negocios, parecen ser adeptos naturales, dominando sin siquiera intentarlo. Pero el juego no está amañado a su favor. Sus habilidades pueden ser aprendidas y dominadas por cualquiera que estudie el juego y lo juegue bien. 

En Las 48 leyes del poder, Robert Greene traza las reglas del juego, utilizando ejemplos históricos de civilizaciones de todo el mundo, basándose en tres mil años de historia. Él destila las lecciones de los maestros manipuladores que te enseñarán cómo superar a tus oponentes y convertirte en un jugador maestro, un Maquiavelo moderno. 

En este resumen, te daremos un vistazo, una primera muestra, del poder destilando 12 de las 48 leyes del libro. Después de todo, no nos gustaría revelar todos los secretos, ¿verdad?

En este resumen, lo descubrirás:

  • cómo el error de un principiante puede ayudarlo a ganar en grande;
  • por qué un ministro de finanzas fue arrojado a un calabozo por preparar una fiesta gloriosa para su rey; y
  • cómo a veces tu mejor oportunidad de ganar una batalla es rindiéndote.

No te conviertas en la amenaza de alguien más poderoso

No superes a tu jefe.

¿Alguna vez ha tratado de impresionar a su jefe, solo para que sus esfuerzos le resulten contraproducentes? Bueno, es posible que hayas violado accidentalmente la primera ley del juego del poder, que es, en palabras de Greene, nunca eclipsar al maestro . 

La primera ley del poder dicta que debemos parecer humildes ante nuestros superiores, las personas que tienen más poder que nosotros.

Después de todo, las personas poderosas quieren ser el centro de atención; tratar demasiado de impresionarlos puede desviar la atención de ellos hacia ti, lastimando su orgullo en el proceso.

Pero lo que es aún peor es actuar superior a ellos, un movimiento que podría llevar a su jefe a pensar en usted como una amenaza para su posición. Si esto sucede, es posible que, probablemente lo hagan , intenten destituirlo de su puesto por completo.

Tomemos la relación entre el rey Luis XIV de Francia y Nicolás Fouquet, el ministro de finanzas del rey. Fouquet, un asesor inteligente y leal, se volvió indispensable, pero esto no le garantizó el puesto de primer ministro cuando murió el ministro en ejercicio. Para ganarse el favor del rey, Fouquet organizó una lujosa fiesta en su castillo extravagantemente amueblado para mostrarle al rey lo bien conectado e influyente que estaba. 

Al día siguiente, Fouquet fue arrestado por orden del rey. Luis XIV se sintió eclipsado y acusó al ministro de robar para acumular una riqueza tan extravagante. La veracidad de la acusación no venía al caso. Fouquet vivió el resto de sus días en una celda de prisión. 

Así que ya sabes: los actos de extravagancia y las demostraciones de brillantez personal pueden no impresionar a tu jefe. Todo lo contrario. Entonces, ¿cómo puedes ganar favor? Bueno, una mejor estrategia es siempre hacer que la persona a cargo se vea mejor que todos los demás, incluyéndote a ti mismo. 

Tomemos como ejemplo a Galileo Galilei. Necesitaba desesperadamente financiación para su investigación y encontró una manera ingeniosa de conseguirla. Había pasado años rogando a varios patrocinadores por fondos, pero por lo general recibía obsequios en lugar del efectivo necesario. Así que decidió centrarse en una familia, los Médicis, cuando, en 1610, descubrió las cuatro lunas de Júpiter.

Poco antes, Cosme II de’ Medici había establecido a Júpiter como símbolo de la dinastía Medici. Cuando Galileo descubrió las cuatro lunas de Júpiter, vinculó su descubrimiento a la entronización de Cosme II de’ Medici, proclamándolo como un evento cósmico que anunciaba el ascenso de la familia. Dijo que las cuatro lunas representaban a Cosimo II y sus tres hermanos, mientras que Júpiter mismo era Cosimo I, el padre de los cuatro hermanos Medici. Esto hizo cosquillas al ego de su patrón, quien interpretó el descubrimiento como un presagio celestial que confirmaba la grandeza de la familia. 

Al hacer que la familia Medici pareciera gloriosa y alinear su nombre con el cosmos, Galileo se aseguró un puesto asalariado como filósofo y matemático oficial de Cosimo II. Nunca más tuvo que rogar por fondos.

Cómo proteger tus méritos

Toma el crédito por el trabajo de otras personas y asegúrate de proteger el tuyo.

¿Alguna vez considerarías reclamar partes del trabajo de otra persona como propio plagiando algunos fragmentos ingeniosos? ¿Alguna vez robaste astutamente las respuestas de un compañero de clase durante una prueba de matemáticas? Tal vez lo hiciste o tal vez no, pero la verdad es que alcanzar el poder a menudo significa usar el trabajo de otros para tu beneficio. 

¿Por qué desperdiciar tu energía haciendo cosas si alguien más puede hacerlas por ti? ¿Sabías que el científico serbio Nikola Tesla trabajó para el famoso inventor Thomas Edison? ¿Y fue en realidad Tesla, no Edison, quien desempeñó un papel crucial en la creación de la famosa dínamo de Edison al mejorar el diseño bastante primitivo de Edison? 

Para hacer este descubrimiento, Tesla trabajó incansablemente durante todo un año, a menudo registrando jornadas de 18 horas en el laboratorio. Pero hoy, la dínamo se atribuye a Edison. 

Poco ha cambiado. Solo piense cuán pocos políticos escriben sus propios discursos y cuán famosos novelistas «toman prestados» de otros escritores. 

Pero cosechar los beneficios del trabajo realizado por otros no es suficiente; también deberá atribuirse el mérito. Edison y su compañía reclamaron todo el crédito por el trabajo de Tesla en la dínamo. Edison no compartió ni un centavo de sus ganancias con Tesla, ¡a pesar de que Edison le había prometido a Tesla $ 50,000!

Entonces, teniendo en cuenta la experiencia de Tesla, recuerde que el crédito otorgado por una invención o creación de cualquier tipo es tan esencial como la invención misma. Si no reclama el crédito, alguien más intervendrá, robará su idea y se llevará todos los elogios que conlleva. 

La amistad es poder

Obtener poder sobre alguien significa llegar a conocerlo y hacerse pasar por su amigo.

Tal vez te hayas encontrado con este problema antes: te esfuerzas por superar a la competencia, pero no logras predecir con precisión las estrategias de tus competidores. ¿Cómo puedes evitar esto?

Bueno, otro truco para ganar poder es recopilar información importante sobre las personas que quieres controlar. Y para obtener algo de alguien, necesitas saber sobre ellos. Después de todo, conocer los planes, las debilidades y los deseos de una persona te ayudará a ganar su favor y guiar sus acciones. 

Tomemos al comerciante de arte Joseph Duveen, quien, en 1920, resolvió ganarse al industrial Andrew Mellon como cliente. Pero Mellon no se convenció fácilmente, por lo que Duveen decidió sobornar al personal de Mellon para que le pasara información secreta sobre su empleador. 

Cuando Mellon viajó a Londres, Duveen se aseguró de seguirlo. Duveen se presentó en la misma galería de arte que visitaba Mellon, supuestamente por casualidad, y lo entabló en una animada conversación. 

Como Duveen sabía tanto sobre lo que le gustaba a Mellon, fácilmente se ganó su favor haciéndole creer que compartían gustos artísticos comunes, entre otras cosas. Como resultado, el encuentro terminó con una nota feliz y Mellon pronto se convirtió en el mejor cliente de Duveen. 

Entonces, ¿cómo puedes lograr el truco de Duveen?

Puedes contratar informantes o, mejor aún, actuar tú mismo como un espía haciéndote pasar por el amigo de una persona. Si bien la mayoría de la gente opta por contratar espías, esta estrategia es arriesgada. Después de todo, ¿cómo puedes estar seguro de que tus espías están siendo honestos contigo?

Para asegurarse de que su información sea precisa, lo mejor es espiar usted mismo. Esta no es una tarea fácil, ya que las personas generalmente dudan en compartir información privada con extraños. 

Sin embargo, no son tan reservados cuando están en compañía de alguien a quien consideran un amigo, lo que hace que hacerse pasar por un compañero sea una estrategia muy efectiva. 

Cómo ser impredecible

Actuar de forma impredecible para confundir a la competencia.

Probablemente sepa que a la mayoría de las personas no les gustan los cambios repentinos, pero ¿sabía que puede usar la imprevisibilidad para su ventaja competitiva? Actuar de manera impredecible puede desequilibrar a su competencia. Así es cómo.

En escenarios competitivos, es probable que sus oponentes se esfuercen por descifrarlo al monitorear sus hábitos y toma de decisiones, y no dudarán en usar esta información en su contra. En esta situación, su mejor movimiento es actuar de manera errática. Ser impredecible lo protegerá de ser entendido por sus oponentes, lo que los intimidará y desconcertará. 

Tomemos como ejemplo la famosa partida de ajedrez de 1972 entre Bobby Fischer y el campeón ruso Boris Spassky. Fischer sabía que la técnica de Spassky tenía como objetivo las rutinas y la previsibilidad de su oponente, y Fischer usó esta información a su favor jugando de la forma más impredecible posible. 

Incluso en los días previos al partido, Fischer dejó claro si llegaría o no a Reykjavik, donde ambos jugarían. Y cuando llegó, fue momentos antes de que el partido fuera cancelado debido a su ausencia. Después de este truco, Fischer procedió a quejarse de todo, desde la iluminación hasta las sillas y el ruido en la habitación. 

Cuando finalmente comenzaron el primer partido, Fischer cometió errores por descuido antes de darse por vencido, un movimiento extraño ya que era conocido por su persistencia. Spassky no podía decir si en realidad estaba cometiendo errores o simplemente estaba mintiendo. 

En este punto, Fischer tenía a Spassky justo donde lo quería. Cuando tu competidor está lo suficientemente confundido, estás en una posición perfecta para ganar. 

¿Por qué?

Hacer cosas que dejen perplejo a tu oponente hará que intente explicar tu comportamiento y lo distraerá de la tarea en cuestión, dándote la oportunidad de atacar. 

Entonces, después de dos juegos de ajedrez, Fischer comenzó a ganar juego tras juego con movimientos audaces. Spassky concedió y Fischer fue nombrado campeón mundial. 

Cuándo aceptar una derrota

Rendirse a un oponente más fuerte te ayudará a acumular poder más tarde.

¿Alguna vez te has enfrentado a un oponente sabiendo que nunca ganarás? Si bien es común que las personas luchen por la gloria contra viento y marea, no es el camino hacia el poder. Entonces, ¿qué debes hacer cuando te enfrentas a un oponente más poderoso?

Abandonar. 

Esto puede parecer una estrategia extraña, especialmente porque los humanos luchan instintivamente contra sus enemigos para protegerse. Pero cuando un competidor actúa con agresividad, esperará que usted responda de la misma manera. En los casos en los que sabes que la competencia te ha vencido, tu mejor movimiento es rendirte.

¿Por qué?

Si te rindes o al menos convences a tu enemigo de que lo has hecho, puedes estar seguro de que no causará un daño sustancial. No solo eso, sino que tu oponente, creyendo que ha ganado, también bajará la guardia. Cuando lo haga, tendrás una oportunidad de oro para recuperar tu fuerza y ​​planificar tu próximo movimiento. 

Tomemos el caso de Bertolt Brecht, un escritor de ideas comunistas revolucionarias, quien emigró a los Estados Unidos en 1941 para unirse a otros intelectuales exiliados de Europa. Después de la Segunda Guerra Mundial, Brecht y sus compañeros fueron citados ante el Congreso de Estados Unidos, que investigaba una supuesta infiltración comunista en Hollywood. 

Mientras que sus compañeros radicales causaron conmoción y desafiaron la autoridad del Congreso gritando y sin cooperar, Brecht se mantuvo tranquilo y cortésmente respondió a las preguntas que le hicieron. 

Por su buen comportamiento, Brecht fue liberado por el gobierno, que incluso se ofreció a ayudarlo con su trámite migratorio. Al final, su oferta fue irrelevante porque abandonó el país y continuó escribiendo sobre sus firmes creencias comunistas.

¿Y sus obstinados amigos?

¡Estaban en la lista negra, sin poder publicar durante años!

Entonces, haga lo que hizo Brecht y haga de la rendición una herramienta de auto-empoderamiento. Acumule fuerza a largo plazo en lugar de hacer grandes sacrificios por un momento de gloria de corta duración. 

Cómo hacer que te valoren

Si quieres ser tratado como un superior, tienes que actuar como si lo fueras.

¿Estás más arriba en la escalera que otra persona? Si es así, es esencial que actúes como tal, a menos que, por supuesto, prefieras ser visto como su igual. Pero una palabra de advertencia: actuar como si fueras igual a los demás mientras ocupas una posición superior solo inspirará desprecio. 

Tomemos como ejemplo a Louis-Philippe, rey de Francia durante las décadas de 1830 y 1840. Despreciaba las ceremonias reales y todos los símbolos asociados con el trono. Desafiando las formalidades requeridas por su posición, era tristemente célebre por usar un sombrero gris y sostener un paraguas en lugar de su corona y cetro. Ni siquiera mantuvo la compañía de la realeza, en su lugar se hizo amigo de los banqueros.

Pero el comportamiento del rey no le sirvió de nada: pronto fue odiado tanto por ricos como por pobres. La gente rica desaprobaba al improbable rey, mientras que a los pobres les desagradaba un monarca que actuaba como las clases bajas pero que no las cuidaba. Incluso sus amigos banqueros se volvieron contra él cuando descubrieron que podían insultarlo sin ser reprendidos. 

Todo este odio fue en aumento hasta que el pueblo se levantó contra él y se vio obligado a abdicar del trono. 

En general, la gente sospecha de los superiores que actúan como sus iguales; hacerlo hace que los demás piensen que eres deshonesto, ya que asumirán que tus formas modestas son un truco astuto para nublar tus privilegios. 

Entonces, ¿cuál es una mejor táctica?

En su lugar, deberías usar la estrategia de la corona para que la gente te trate como a la realeza. En pocas palabras, si crees que estás por encima de los demás y actúas en consecuencia, otras personas también comenzarán a creer que eres superior. Asumirán que hay una buena razón para que actúes de esa manera.

Cristóbal Colón se comportó como la realeza y, en consecuencia, la mayoría de la gente lo veía como tal. De hecho, fue su socialización confiada con la familia real española lo que finalmente convenció al trono español para financiar sus viajes. 

Por qué atraer es mejor que atacar

La seducción funciona mejor que la coerción para ganar poder sobre los demás.

Imagínate a ti mismo como Chuko Liang, estratega jefe del antiguo estado chino de Shu. El rey Menghuo acaba de declarar la guerra a China desde el sur, y depende de ti detenerlo y salvar el país. 

Pero antes de aprender lo que debes hacer, es fundamental saber lo que no debes . 

En primer lugar, usar la fuerza y ​​las tácticas coercitivas nunca es una buena idea, incluso cuando son la opción más fácil. Si ejercitas tu fuerza, la gente te resentirá en secreto, porque la fuerza engendra resistencia. Liang lo sabía y no atacó, aunque probablemente habría derrotado al ejército invasor. 

Sin embargo, si lo hubiera hecho, Menghuo se habría resentido tanto con China como con Liang, y el país tendría que protegerse continuamente. Esto habría agotado a todos los involucrados y generado paranoia. 

La seducción es una mejor estrategia. Las personas tienden a ser controladas por sus emociones y, al jugar con sus sentimientos, puedes hacer que hagan lo que quieras, por su propia voluntad. 

Puedes hacer esto amenazando a tu oponente para que espere dolor y luego tratándolo con amabilidad. Cuando Menghuo atacó China, Liang lo capturó a él y a todo su ejército. Menghuo fue separado de sus soldados. Esperaba lo peor. Pero para su gran sorpresa, en su lugar le ofrecieron deliciosa comida y vino.

Mientras Liang liberaba a los soldados de su enemigo, dijo que solo dejaría ir a Menghuo cuando el rey enemigo prometiera que si alguna vez lo capturaban nuevamente, se inclinaría ante el rey chino.

Y aunque Liang capturó a Menghuo varias veces más, siempre lo dejó ir. Luego, en la séptima captura, Menghuo se dejó caer a los pies de Liang, rindiéndose a sí mismo y a su reino. 

Aunque Liang podría haber matado a Menghuo, un hecho que su enemigo sabía bien, le dio muchas oportunidades y lo trató con generosidad cada vez. Como resultado, Menghuo se volvió cada vez más agradecido y endeudado con el rey chino, hasta que finalmente se rindió por su propia voluntad.

Qué hacer con los enemigos

En tu búsqueda de poder, evita a tus amigos y colabora con tus enemigos.

Cuando te encuentras en una situación profesional complicada, es natural querer reclutar a tus amigos. Después de todo, ¿quién mejor para suavizar el dolor de una prueba de negocios que un amigo solidario? Bueno, en realidad, cualquiera . 

Contar con tus amigos es un gran paso en falso. La razón es simple: es más probable que tus amigos se comparen contigo y, por lo tanto, tengan envidia de lo que tienes. Es por eso que el movimiento más inteligente es crear distancia entre usted y ellos. 

Los emperadores chinos eran asesinados regularmente por sus amigos más cercanos, muchos de los cuales habían designado como generales. Consciente de este potencial traicionero, el emperador Sung tomó un rumbo diferente; en 959, inteligentemente invitó a sus generales, todos amigos suyos, a un banquete. Una vez allí, les ofreció haciendas y riquezas, haciendo que todos se retiraran a palacios. Como resultado, Sung reinó durante otros 16 años, una hazaña inaudita en ese momento. 

Pero si alejas a tus amigos, ¿con quién se supone que debes trabajar?

Puede parecer extraño, pero la mejor idea es colaborar con tus enemigos, ampliando así tu influencia. En 1807, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Talleyrand, se dio cuenta de que Napoleón estaba perdiendo su influencia sobre el imperio. Con esto en mente, Talleyrand intentó derrocarlo. Pero para llevar a cabo un plan tan peligroso, necesitaba un cómplice serio. 

Al final, encontró inesperadamente a la persona perfecta en el jefe de la policía secreta, Joseph Fouché, quien había sido durante mucho tiempo el adversario político de Talleyrand y el principal rival por el favor de Napoleón. Sin embargo, la colaboración funcionó porque ambos hombres creían que Napoleón estaba cayendo y que Francia necesitaba un nuevo líder. 

Entonces, mientras Talleyrand socavaba el trabajo diplomático de Napoleón con Rusia, Fouché trabajaba con los ingleses para socavar aún más la posición del Emperador. Finalmente, Napoleón fue derrocado y, aunque Fouché también perdió influencia, Talleyrand se convirtió en un ministro importante en el gobierno que asumió el poder. 

El ingenio argumenta mejor que la razón

Convence a la gente a través de la acción ingeniosa en lugar de la argumentación.

¿Alguna vez te has metido en un debate acalorado que se prolongó hasta altas horas de la noche y que finalmente resultó en que la otra persona cediera a regañadientes? Es fácil para los más tercos entre nosotros contar tales eventos como victorias, pero cuidado: la verdad es muy diferente.

En realidad, trabajar para convencer a otros a través del debate es una total pérdida de tiempo e incluso puede ser peligroso, especialmente si son poderosos.

En 131 a. C., el cónsul romano Muciano estaba en una campaña para conquistar la ciudad griega de Pérgamo. Para derribar las murallas de la ciudad, necesitaba un enorme mástil de barco que se convirtiera en un ariete. Sin embargo, el ingeniero al que se le había asignado la tarea sabía que un mástil más pequeño funcionaría mejor. Argumentó su punto a los soldados, insistiendo en que trajeran al cónsul al más pequeño de los dos. Él estaba en lo correcto; el mástil más pequeño habría funcionado mejor. Pero eso no importaba. El ingeniero fue desnudado y azotado hasta la muerte por los problemas que había causado. 

En otras palabras, no es suficiente tener razón y decírselo a la gente. Un mejor enfoque es convencer a la gente a través de una acción astuta. A menudo, con un poco de reflexión, puedes encontrar una manera de asegurarte de que tu idea prevalezca, mientras haces creer a tu oponente que estás de acuerdo con ellos. 

Sir Christopher Wren, el famoso arquitecto británico del siglo XVII, recibió el encargo de diseñar un ayuntamiento para Westminster. Pero no lo dejaron solo. El alcalde de Westminster, temiendo que el edificio se derrumbara y destruyera su oficina en el primer piso, exigió que se agregaran dos columnas de soporte adicionales. 

Wren sabía que los temores del alcalde eran infundados. Pero en lugar de decirlo, simplemente construyó las dos columnas. Muchos años después, los constructores que trabajaban en un andamio alto descubrieron que las columnas terminaban justo antes de tocar el techo. En realidad, no estaban haciendo nada en absoluto para sostener el edificio. El bastante astuto Wren había evitado una discusión inútil mientras se aseguraba de que se probara su punto. Los pilares finalmente fueron removidos. 

El poder del egoismo colaborativo

Cuando busque la ayuda de otra persona, confíe en su propio interés, no en su buena voluntad.

Asumir el poder no es una tarea fácil y, si quieres tener éxito, necesitarás pedir ayuda a otros. Pero cómo lo pides es importante. Después de todo, puedes pedirle a la gente que te ayude simplemente por la bondad de sus corazones. Pero eso sería un error. 

En la década de 1400, había un príncipe italiano en la ciudad de Lucca. Este príncipe se hizo famoso gracias al apoyo de una poderosa familia, los Poggios. Sin embargo, después de llegar al poder, se olvidó por completo de la familia, persiguiendo únicamente sus propios intereses. 

Molestos por esto, los Poggios comenzaron a conspirar con otras familias para derrocar al príncipe. Pero antes de que lo hicieran, un miembro de la familia Poggio, Stefano, argumentó que en su lugar deberían usarse métodos diplomáticos. Stefano se dirigió al príncipe, le describió la rebelión que se avecinaba y le pidió que considerara lo que los Poggios habían hecho por él. 

Al escuchar esto, el príncipe invitó a los Poggios a su palacio, donde, en lugar de cambiar sus costumbres y recompensar a la familia con justicia, los hizo encarcelar y ejecutar, incluido Stefano. 

En pocas palabras: pedirle a la gente que haga lo correcto a menudo no funciona. Apelar a su propio interés en su lugar. Pero esto puede ser complicado, por la sencilla razón de que la mayoría de las personas son incapaces de ver más allá de su propio interés para considerar el interés propio de otras personas . 

En el siglo XVI, los emisarios portugueses en Japón trabajaron desesperadamente para establecer relaciones con los japoneses y convertirlos al cristianismo. El plan fracasó. No porque los portugueses no estuvieran dispuestos a apelar al interés propio de los japoneses, sino porque los portugueses estaban demasiado concentrados en su propia agenda religiosa para identificar los verdaderos intereses de los japoneses. 

Por el contrario, cuando los holandeses llegaron a Japón un siglo después, fueron lo suficientemente inteligentes como para reconocer estos intereses. Descubrieron que los japoneses deseaban acuerdos comerciales que les otorgaran acceso al mercado europeo, algo que los holandeses podían ofrecer. Como resultado, el emperador japonés, Tokugawa Ieyasu, abandonó a los portugueses y en su lugar desarrolló relaciones con los holandeses. 

Por qué no es bueno estar siempre disponible

Estar demasiado disponible alejará a las personas; contenerse es la clave de la deseabilidad.

Prácticamente todas las personas que han intentado tener citas se han sentido frustradas por la naturaleza humana en un grado u otro. Después de todo, hay una fórmula básica cuando se trata de amor: si tu amante te devuelve las llamadas, inmediatamente pierdes el interés; si te ignoran, enloqueces de deseo. Pero esto no solo se aplica al amor. Es otra ley básica del poder. 

Puede sonar simple, pero la verdad es que ser demasiado accesible hará que las personas pierdan interés en ti. En el siglo VIII a. C., Medea, una ciudad en lo que ahora es Irán, estaba habitada por personas que estaban en contra de los monarcas y cualquier individuo que tuviera demasiado poder. Sin embargo, sin un gobernante, el caos era casi inevitable. 

En esta cacofonía, un hombre llamado Deioces se ofreció a mediar entre las partes rivales y resolver sus disputas. Era hábil en esto, y su trabajo le granjeó la admiración y el amor generalizados. Sin embargo, después de un tiempo, mientras continuaba mediando y resolviendo, la gente comenzó a dar por sentado su trabajo. Y dado que todavía se oponían a la idea de un gobernante poderoso, no tenían intención de darle más poder.

Deioces estaba fallando en instrumentalizar una ley clave del poder: la indisponibilidad es esencial para ser deseable. 

Después de todo, solo cuando desapareces, la gente recuerda lo valioso que eres. Deioces finalmente se dio cuenta de esto y supo que la única forma en que recibiría el reconocimiento que merecía era jubilándose. Así que se mudó al campo y dejó que Medea volviera a su antiguo caos. 

Muy pronto, los medos llegaron a su puerta, rogándole desesperadamente que regresara y los gobernara. Estuvo de acuerdo, con una condición: se le debería construir un enorme palacio, armado hasta los dientes con guardaespaldas. Una vez que la gente estuvo de acuerdo, gobernó el área durante 53 años. 

El poder de estar bien rodeado

En lugar de aislarte por miedo, rodéate de aquellos de quienes dependes.

 Cuando las personas se encuentran rodeadas de otros, algunos de los cuales son enemigos obvios, es natural buscar protección. En momentos como estos, construir una fortaleza para esconderse puede parecer la solución perfecta. Pero, en realidad, aislarse de esta manera es contraproducente porque también lo aleja del poder y la influencia. 

No puedes alcanzar ningún poder significativo sin un sentido de lo que sucede a tu alrededor. Solo tome un ejemplo de China en el 220 a. Ch’i Shih Huang Ti no solo fue emperador de China sino también la persona más poderosa del mundo. Sin embargo, hacia el final de su vida, se volvió paranoico de que la gente quisiera hacerle daño. Así que se retiró a un lujoso palacio, protegido por un laberinto de pasadizos secretos que le permitían moverse de una habitación a otra sin ser visto nunca. 

Cualquiera que pusiera sus ojos en el emperador sería ejecutado inmediatamente. Como precaución final, el emperador solo viajaba solo, disfrazándose elaboradamente cuando lo hacía para evitar ser reconocido. Fue en una de esas salidas que murió, separado de su familia, aislado de sus amigos y olvidado por su corte. 

El aislamiento no es la respuesta. En su lugar, tienes que rodearte de las personas de las que depende tu poder. Quizás no haya un contraste más marcado con Ch’i Shih Huang Ti que Luis XIV, quien llenó su palacio de Versalles con cortesanos que debían asistir a los eventos sociales diarios en su habitación.

La aristocracia se había ido rebelando contra el creciente poder del rey desde que había perdido el derecho a gobernar y explotar grandes territorios independientemente del monarca. Los aristócratas, naturalmente, no estaban contentos con estos cambios.

Al mantener a los mismos nobles en sus aposentos bajo su atenta mirada, donde podía usar sus poderes de manipulación y cuidadosa dotación de privilegios, Louis detuvo la rebelión. De hecho, sus cortesanos competían por su favor y atención.