muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Es posible entrenar tu mente y tu cuerpo para alcanzar el éxito profesional? 1

¿Es posible entrenar tu mente y tu cuerpo para alcanzar el éxito profesional?

Actualizado el sábado, 9 julio, 2022

You Coach You (por Helen Tupper y Sarah Ellis) es una guía para ser su propio entrenador y lograr el máximo éxito profesional y felicidad. Con guías prácticas, preguntas que te ayudan a pensar en quién eres en el trabajo y ejercicios divertidos, los autores te muestran cómo puedes ser tu mejor animador y guía. 

El coaching no tiene por qué ser algo costoso y fuera de alcance que le gustaría tener. El autoentrenamiento utilizando pasos específicos dentro de ciertas áreas procesables puede ayudarlo a guiarlo con un propósito. Mantener una mente abierta sobre el significado de la progresión y el éxito lo ayudará a descubrir mejores formas de una carrera plenamente realizada. 

¿Es posible entrenar el éxito?

Un entrenador personal: ¿qué tan increíble sería eso? ¿Quién no anhela que esa persona perfecta esté al margen, animándote, alentándote y enseñándote cómo mejorar en lo que haces? Pero agregar esa persona de apoyo a su vida puede ser costoso y llevar mucho tiempo.

Asi que . . . ¿Qué pasaría si pudieras hacer el trabajo tú mismo?

Es un pensamiento emocionante, incluso liberador. Y este artículo está aquí para ayudarte a hacerlo realidad, a través de consejos prácticos y sugerencias que te ayudarán a convertirte en tu mejor defensor. Aprenderá cómo observarse a sí mismo, crear estrategias para mejorar y guiarse hacia el éxito.

En estos consejos de desarrollo profesional, aprenderás

El autoentrenamiento a lo largo de una carrera profesional llena de curvas

¿Cómo suena esto: «Oficina de la esquina». 

¿Qué pasa con la «promoción»? O, el último, «¿subir la escalera corporativa?»

No está mal, ¿eh? Si eres como la mayoría de las personas, lo más probable es que sean música para tus oídos. Especialmente si, como la mayoría de las personas, creciste pensando que los tres eran objetivos profesionales que te guiarían a través de una vida laboral larga y feliz. Había una previsibilidad en la forma en que se suponía que debías hacer las cosas; establecer contactos con las personas adecuadas, diseñar estrategias para llegar a la próxima escala salarial: así es como siempre se han hecho las cosas.

Bueno, estoy aquí para decirles algo: tomen un gran borrador y hagan borrón y cuenta nueva, porque ¿el escalafón profesional? Es una cosa del pasado. De acuerdo con el libro más vendido de Helen Tupper y Sara Ellis, You Coach You , en estos días, el camino hacia el lugar feliz de tu carrera es menos una autopista única y perfectamente recta y… bueno, más un camino rural serpenteante, uno que puede ser largo, sinuoso e, idealmente, interesante.

¿Suena un poco confuso? Eso es natural. Después de todo, una escalera es algo fácil de subir; hay un camino hacia arriba y un camino hacia abajo. Una línea ondulada viene con la libertad, pero no es necesariamente tan sencilla.

Ahí es donde entra en juego el autoentrenamiento. Helen Tupper y Sara Ellis describen el entrenamiento como “la habilidad de hacerse preguntas para mejorar la autoconciencia y promover una acción positiva”. Pero, ¿cómo haces esto? 

Una de las primeras cosas que debe hacer es pensar en su forma de pensar. La investigadora Carol Dweck introdujo la noción de una mentalidad de crecimiento frente a una mentalidad fija. Aquí hay una manera de dar el salto entre los dos. En lugar de decir que no puedes hacer algo, di que aún no puedes hacerlo . Esa sola palabra puede abrir la puerta a un potencial ilimitado. Abordar los ejercicios e ideas en este artículo con una mentalidad de crecimiento puede ser de gran ayuda para ayudarlo a entrenarse a sí mismo para alcanzar su máximo potencial.

Eso plantea una pregunta: ¿cuál es su máximo potencial? Bueno, para darte cuenta de eso, primero necesitas saber exactamente quién eres ahora. ¿Aún no has llegado? Eso es normal, mucha gente no lo es. Así que vamos a averiguarlo. 

Para empezar, ¿eres un hacedor o un pensador ? Solo por diversión, “pruébate” el otro lado de vez en cuando. Haga pausas a menudo. Evalúa y analiza tu trabajo. Escuche sus propios pensamientos. ¿Están nerviosos o concentrados? ¿Se alejan de las situaciones difíciles? 

A continuación, expanda esa consideración hacia el exterior. No se trata solo de tener una comprensión clara de quién eres, sino también de saber cómo te ven los demás.

En este muhimu, aprenderá más sobre las seis áreas del autoentrenamiento: resiliencia, tiempo, confianza en sí mismo, relaciones, progresión y propósito.

En el camino, es probable que te encuentres con un viejo enemigo: tu crítico interno, el que dice que no eres lo suficientemente inteligente o bueno. Cuando esto suceda, trata de ser tu mejor amigo. ¿Qué le dirías a tu mejor amigo si dudara de sí mismo? Recuerda darte ese mismo aliento. Y con eso en mente, ¡vamos a sumergirnos!

Herramientas para desarrollar resiliencia y confianza en sí mismo

Este bloque temático discutirá la resiliencia y la confianza en uno mismo, que a menudo están entrelazados. Estas palabras se usan mucho, pero cuando se trata de desarrollar los rasgos reales, puede ser difícil descubrir exactamente cómo hacerlo. No te preocupes. No necesita pasar sus días persiguiendo una positividad agotadora, y tal vez incluso falsa. Solo necesita notar más de las cosas buenas que ya están allí y hablar de ellas de la manera correcta.

Mira, las palabras que usas cuando te hablas a ti mismo pueden tener un gran impacto en lo que haces y en cómo te sientes, así que no querrás usar palabras limitantes. Comience con la letra P. El psicólogo Martin Seligman identificó las tres P del pesimismo: personal , generalizado y permanente . También conocido como «Todo es mi culpa», «Todo apesta» y «Siempre será así».

Palabras como estas son «trampas de pensamiento» y simplemente te encasillan en suposiciones inútiles. La vida de nadie es cien por ciento increíble todo el tiempo. ¿Necesitas pruebas? Mire a su alrededor en busca de ejemplos de personas que hayan superado las adversidades. Una vez que encuentre algunos, comuníquese con ellos para pedirles consejo. Y mira dentro de ti también. Allí encontrará ejemplos de cómo usted mismo ha tenido éxito, y puede aprender mucho examinando por qué.  

Lo que nos lleva a la siguiente letra en esta lección de vocabulario: R. Eso es R para reconocer , registrar y reflexionar . ¿Cuál es un éxito que has tenido hoy, aunque sea pequeño? Reconózcalo y regístrelo, es decir, escríbalo. Luego busque la lección que contiene y reflexione sobre eso.

Luego mueva sus reflexiones a la acción. Comience imaginando su futuro, el que le gustaría crear. Escriba un obstáculo para ese futuro y, finalmente, imagine cómo puede superarlo para llegar a donde necesita estar.

Presta mucha atención a la forma en que hablas de ti mismo. ¿A través de qué “lente” te ves a ti mismo? ¿ uno que limita o uno que limita menos ? Si es lo primero, prueba esta técnica para cambiar tu forma de pensar; los autores de You Coach You lo llaman la técnica de “volar en la pared”.

Imagine que tiene una gran idea que cree que realmente beneficiará a su organización. Se avecina una gran reunión y está planeando presentársela a sus colegas. A medida que se acerca la reunión, está cada vez más entusiasmado por compartir la idea: a sus colegas les encantará y, una vez que la adopten, seguramente será un éxito. Cuando llega tu momento, te pones de pie y entregas. Y . . . es un fracaso. Está bastante claro que tu idea, esa que tanto te emocionaba, no ha sido muy bien recibida. Es posible que sienta la tentación de abandonar la reunión molesto por bombardear su gran lanzamiento; de hecho, solo es humano; ¡Puede que le resulte difícil no hacerlo! 

Pero antes de hacerlo, haz una pausa. Cambia tu perspectiva. ¿Qué verías si fueras una mosca en la pared? Suena extraño, pero en realidad, ¿cómo se ve la reunión desde afuera, desde la perspectiva de alguien (o algo) que no tiene sus sentimientos envueltos en ella? Ser una mosca en la pared te ayuda a ver más que lo que hay dentro de tu cabeza. Te ayuda a recordar cosas como ese compañero de trabajo que asintió cuando hablaste u otro que sonrió y garabateó algunas notas. Te ayuda a recordar que tu gerente no dijo que tu idea era horrible, sino que dijo: «¿Por qué no procesas los números y se los presentas al equipo la próxima semana?». 

La confianza en uno mismo no es algo con lo que necesariamente se nace. A través de técnicas como el ejercicio de volar en la pared, se puede aprender y construir. ¡Y a menudo, es un trabajo duro! Entonces, mientras haces todo este cultivo de la resiliencia y la confianza en ti mismo , recuerda descansar. Descansar activamente haciendo cosas que disfruta, como tocar un instrumento o leer un buen libro, puede ayudarlo a desarrollar sus «reservas de resiliencia». Los placeres más simples, como probar un nuevo sabor de helado, pueden ayudarte a mejorar tu día. Y es importante darle un empujón a tu día, porque el tiempo es limitado y quieres aprovechar al máximo lo que tienes. 

Haz del tiempo tu amigo y te recompensará bien

Piensa en casi cualquier conversación que hayas tenido con alguien en tu vida últimamente. Probablemente fue algo como esto: «¿Cómo te va?» 

Rueda de ojos. Suspiro profundo. «Ocupado. tan ocupado Niños, trabajo, escuela. Simplemente ocupado todo el tiempo.

La sociedad ha llegado a un punto en el que cuanto más ocupado estás, más válida parece tu vida. La tecnología que permite situaciones híbridas y de trabajo desde el hogar solo difumina aún más los límites entre el trabajo y el hogar. Aprender a administrar el tiempo es un aspecto crucial del autoentrenamiento; aquí hay varios ejercicios súper útiles para ayudarlo a hacer precisamente eso:

Para empezar, piensa en tu tiempo como persona. Describa a esa persona. ¿Acosado y nervioso? ¿Eficiente? ¿Desestructurado? ¿Cómo te gustaría que fuera esa persona? Ahora piensa en cómo pasaste el día. Piensa en cómo te hubiera gustado gastarlo. Escriba sus respuestas. Al leerlos de nuevo, ¿hay una gran desconexión? Si es así, ¿cómo se puede cerrar la brecha?

Aquí hay otro ejercicio. Ha escuchado a atletas y artistas hablar sobre el «flujo», ese estado casi sin esfuerzo cuando está tan concentrado en lo que está haciendo que el resto del mundo casi deja de existir. Supervise su diagrama de «flujo». ¿Sientes fluir en el trabajo, o estás atascado en piloto automático o sumido en el aburrimiento? Haz listas de cosas significativas y desafiantes que puedes hacer para entrar en la zona de flujo.

También puedes aprender a “manejar tus monos”. Imagina que tu jefe pasa por tu oficina y dice: «Oye, ¿puedes asumir este proyecto y tenerlo listo para el viernes?» Aunque su instinto podría ser decir: «Por supuesto», deténgase. Intente algo como esto: “Me encantaría ayudar, pero estoy muy ocupado con una campaña. ¿Puede ayudarme a volver a priorizar lo que estoy haciendo ahora para poder asumir ese proyecto adicional?”

Cuando se trata de administrar sus preciosos minutos y segundos, es increíblemente importante aprender a concentrarse y aprovechar al máximo el tiempo que tiene, y existen varias técnicas probadas que pueden ayudarlo a hacerlo. La táctica del monje requiere un bloque de tiempo (digamos, dos horas) en el que te concentras completamente solo en la tarea en cuestión. Luego está la popular técnica Pomodoro, en la que trabajas durante un bloque de 25 minutos y luego tomas un descanso de 5 minutos. Tal vez, en lugar de hacer una lista de cosas por hacer, puedes hacer una lista de cosas por pensar , enfocándote más en tus grandes ideas que en las pequeñas tareas que abarrotan tu día.

Estudia tu día: ¿Cuándo estás más alerta y activo? Llamemos a eso la » hora del objetivo -den». Usa ese tiempo sabiamente y te encontrarás más productivo que nunca. Intente fragmentar o agrupar su tiempo: bloquee paquetes de horas para concentrarse en tareas específicas o un tema en particular. Por ejemplo, el lunes podría reservarse para reuniones y el miércoles para un trabajo tranquilo y creativo. O los lunes por la mañana de 9:00 a. m. al mediodía podría ser cuando responde correos electrónicos y planifica reuniones. Encuentre formas de volverse eficiente dentro de su estructura existente. Digamos que a menudo se le pide conjuntos específicos de información; si es así, sería útil crear plantillas que pueda entregar en segundos, ¿verdad?

Si te va mejor cuando tienes un amigo que te acompaña en el camino, busca un socio de productividad que te haga responsable de tus objetivos. Si no puede pensar en alguien específico para esto, puede encontrar aplicaciones que lo emparejen con alguien.

Manejar las relaciones de manera efectiva es clave para el autodesarrollo

Hablando de “alguien”, el siguiente aspecto importante del autoentrenamiento son las relaciones.

Es posible que haya oído hablar del «Número de Dunbar», que el psicólogo Roger Dunbar ideó para demostrar la cantidad de relaciones que la mayoría de las personas mantienen. Imagina una serie de círculos concéntricos. Dunbar dice que la mayoría de las personas tienen cinco relaciones en el círculo más interno: para muchas personas, probablemente sea su familia y sus mejores amigos. En el siguiente círculo, la mayoría de las personas suelen tener unos quince amigos de confianza, y en el siguiente, cincuenta. En el círculo más externo, puedes tener hasta 150 conocidos casuales.

En una situación de trabajo, puede convertir los tres círculos internos en sus confidentes, su consejo y sus conexiones. Considere estas listas como inversiones. Pregúntate a ti mismo: ¿Por quién siempre ejecutas nuevas ideas? ¿Quién le ayuda a refinar sus presentaciones? ¿En quién confías cuando hablas de tus verdaderos sentimientos sobre tu trabajo?

Es una buena idea escribir sus respuestas a estas preguntas. Comenzarás a ver cómo se acumulan las listas, pero mientras lo haces, ten en cuenta que no quieres que todos en ellas sean el mismo tipo de persona. Seguro que quieres a tus porristas, pero también quieres críticas constructivas que mejoren tu trabajo. Incluya a personas que tengan diferentes puntos de vista, tal vez incluso fuera de su industria o empresa, así como a aquellos que trabajan con usted, que pueden comprender sus situaciones específicas y simpatizar con sus pensamientos sobre ellas.

Una vez que haya construido estas conexiones, es importante mantenerlas. Los autores sugieren un par de maneras diferentes de hacer esto. Una es haciendo un favor de 5 minutos . Esto podría ser cualquier cosa pequeña pero altamente efectiva que realmente impacte a la otra persona, como escribir una reseña de LinkedIn o enviarle un podcast o un artículo que pueda interesarle. También puede ampliar este concepto: Dar algo de valor a mucha gente escribiendo un boletín informativo u organizando un almuerzo y aprendizaje semanal.

Las relaciones en tu vida personal no están exentas de fricciones, y lo mismo ocurre con las profesionales. Cuando ocurre un conflicto, por difícil que sea, es importante tener “conversaciones valientes” que puedan llevarlo a la reconciliación. La empatía es importante. Ponte en el lugar de otra persona ofreciéndote a hacer parte de su trabajo, tal vez mientras está de vacaciones.

Considera tu tipo de personalidad. ¿Eres un activador de conflictos o un evitador ? Ante un desacuerdo, a algunas personas les parece bien tener una conversación al respecto de inmediato, mientras que otras dejan de lado un tema incómodo para más adelante. Con diferentes técnicas, obtienes lo mejor de ambos tipos de personas. Por ejemplo, cuando celebre una reunión, dé a todos cinco minutos al principio para compartir su opinión o designe a un facilitador neutral. Para aquellos que se sienten incómodos con el conflicto directo, sugiera hacer listas de pros y contras, o pídales a todos que compartan sus pensamientos con anticipación por correo electrónico.

Comprender su propósito puede ayudarlo a guiar su progreso

Hablemos de progresión y propósito, dos factores que son vitales para una vida laboral verdaderamente satisfactoria.

La progresión solía significar trabajar muchas horas y sacrificar el tiempo de la familia por una serie de promociones hasta que te encontrabas en una oficina importante con un asistente afuera. Pero ahora, la progresión puede venir de muchas maneras. El estado no es tan importante como encontrar el ajuste único que funcione para usted. Es importante marcar su propio ritmo y no dejarse atrapar por las formas tradicionales de pensar. Las autoras de You Coach You , Helen Tupper y Sara Ellis, comparten algunos excelentes ejemplos de cómo progresaron en sus carreras.

Sarah Ellis tomó la ruta de los voluntarios. Inició un grupo llamado Inspire, que recaudó dinero para ayudar a los empleados jóvenes de la empresa que partían de entornos desfavorecidos. Helen Tupper tomó la ruta de la educación. Mientras trabajaba en Capital One, investigó y ofreció aprendizaje adicional a sus gerentes. No solo obtuvo calificaciones adicionales, sino que transmitió lo que aprendió a través de los cursos a su equipo, agregando valor a toda la empresa.

Estos tipos de movimientos laterales pueden conducir a una gran progresión a través de esa carrera profesional ondulada de la que hablamos al comienzo. Además del voluntariado y la educación, considere realizar proyectos en otros departamentos, asesorar a otros, hacer un intercambio de trabajo o seguir a alguien en otro puesto, o incluso crear un nuevo rol.

Porque esto es lo que impulsa la progresión: el propósito. Tal vez le preocupa que solo esté pasando días en el trabajo sin un propósito o dirección real; ese tipo de ansiedad es totalmente normal! Pero debe comprender que el propósito en sí mismo no es una meta alcanzable porque la línea de meta siempre está en movimiento. Es más una dirección.

Para llegar a su propósito, hágase preguntas. Por ejemplo, ¿quién te inspira? ¿Cuáles son tus pasiones? Que quieres aprender? ¿Cómo quieres cambiar el mundo? Las respuestas a estas preguntas pueden ayudarlo a guiarlo hacia su propósito.

Ahora observe su jornada laboral y elija momentos significativos. ¿Por qué esos momentos son significativos? ¿Cómo puedes crear más como ellos? ¿Y dónde tienes un impacto en los demás?

Ahora busque la superposición entre sus respuestas al primer y segundo conjunto de preguntas y puede comenzar a tener una idea de cómo está logrando su propósito y dónde puede crecer. Pregúntese cuál es el propósito de su organización. ¿Su propósito se ajusta al de su empleador?

Quizás lo más importante, pregunte cuánto de usted trae al trabajo todos los días. ¿Trae a la persona que está lista para aprender y crecer y trae todos los aspectos de sí mismo a la mesa? Al seguir estas sugerencias y aprender a desarrollar la mentalidad y el conjunto de habilidades correctos, puede orientarse hacia un éxito personal único que se adapte a usted, su propósito y su lugar de trabajo.

Empieza a tener Domingos de Desconexión 

Trabajar las 24 horas del día no conduce a la progresión de la carrera, simplemente te quema. Y con sus dispositivos inteligentes que lo mantienen conectado durante toda la semana, puede ser difícil desconectarse realmente. En estos días, la única forma de hacerlo podría ser, literalmente, apagar el teléfono los domingos. Puede sonar radical, pero hacer esto, aunque solo sea por unas pocas horas para empezar, puede resultar en un lunes por la mañana dramáticamente más energizado y productivo.