muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 1

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos

Actualizado el jueves, 12 octubre, 2023

El cine y la literatura están plagados de trastornos mentales que alimentan las grandes historias y dar profundidad a todos esos personajes que amamos y odiamos. Y, claro está, el mundillo de los superhéroes no podría ser diferente.

«Un gran poder conlleva una gran responsabilidad» es una de las frases que muchos fans de Peter Parker tienen grabada a fuego, y razón no le falta. Además, todo poder tiene un lastre: esa enfermedad o trastorno mental oculto.

Trastornos mentales de los superhéroes

SuperhéroeProblema de Salud Mental
Iron ManTrastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
BatmanTrastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)
Spider-ManTrastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
DaredevilDepresión
HulkTrastorno de Control de la Ira
ThorTrastorno de Identidad Disociativo
WolverineTrastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
Captain AmericaTrastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
SupermanTrastorno de Identidad Disociativo
Scarlet WitchTrastorno de Estrés Postraumático (TEPT) y Depresión

Cabe destacar que, si bien estos personajes de ficción tienen problemas de salud mental, su representación no siempre es fiel a la realidad, y puede estar exagerada o simplificada para fines de la trama o el entretenimiento.

1. Spiderman o «el hombre obsesivo-compulsivo»

El que más o el que menos sabe cómo el joven Peter Parker acabó convirtiéndose en Spiderman: una araña radioactiva se cebó con él y ¡voilà!, de repente podía trepar por los edificios de Nueva York. Eso sí, también sabemos que no fue hasta el asesinato de tío Ben a manos de un ladrón al que Peter dejó escapar, cuando se dio cuenta de que tenía que usar sus poderes para hacer el bien.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 2
Peter Parker empieza a obsesionarse, hasta convertir su obsesión en un trastorno mental.

Desde ese momento, Peter Parker empieza a obsesionarse: su sentido de la moralidad y del bien es inquebrantable; tanto que abandona relaciones, oportunidades laborales y se enfrenta a amigos y compañeros superhéroes. Sin duda, Spiderman ilustra síntomas del trastorno de personalidad obsesiva-compulsiva.

2. Hulk o «el claro caso de trastorno disociativo de la personalidad»

Bruce Banner es Hulk, y Hulk es Bruce Banner. Tras una fuerte exposición a grandes dosis de radiación gamma, el científico Bruce Banner consigue un alter ego: Hulk, un gran monstruo verde, aparece cada vez que Banner está expuesto a grandes dosis de estrés. ¿Te suena la historia? Al más puro estilo Doctor Jekyll y Mister Hyde, Banner divide su personalidad en dos opuestos en un claro caso de trastorno disociativo de la personal: uno es un brillante y tímido científico; el otro, un bruto verde con la inteligencia de un niño.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 3
Banner divide su personalidad en dos opuestos en un claro caso de trastorno disociativo de la personal

3. Iron Man o «el eterno narcisista»

El hombre de hierro con un problema severo en el corazón. Ese es Tony Stark, un genio millonario cuyo ego no le cabe en el pecho (literal y figuradamente). A nivel psicológico, siempre se ha dicho que Tony Stark tiene un trastorno narcisista de la personalidad. Sin embargo, Iron Man podría representar a la perfección un problema de alcoholismo: incluso Marvel llegó a dedicar en su momento toda una saga al tema. Tras caer lo más bajo posible, Stark se sobrepone a su adicción y desde entonces solo bebe agua.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 4
Algunos superhéroes son narcisistas; otros, narcisistas y alcohólicos.

4. Lobezno o «el hombre sin recuerdos»

La amnesia es un recurso un tanto manido por series, telenovelas y literatura de todos los tiempos, y la amnesia retrógrada es parte de la esencia de Lobezno.

Para los que aún no lo sepáis, Lobezno forma parte de los X-Men y es un mutante que sufrió experimentos científicos por parte del gobierno. Sus huesos están reforzados con adamantium, el metal más fuerte del universo Marvel. El trauma de la intervención le provocó la amnesia retrógrada de la que hablamos, que le impedía recordar su pasado, los pocos recuerdos que tiene son «implantados».

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 5
Una amnesia retrógrada le impedía recordar su pasado, los pocos recuerdos que tiene son «implantados».

5. Batman o «el claro caso de estrés postraumático»

El millonario Bruce Wayne presenció el asesinato de sus padres cuando era niño, y eso cambió completamente su vida. Tras heredar la fortuna y siempre de la mano de su fiel mayordomo Alfred, Bruce se convierte en Batman y limpia las calles de Gotham de criminales.

El problema llega cada vez que se acerca una fecha señalada o visita la tumba de sus padres o la escena del crimen: ahí revive una y otra vez lo que ocurrió. Sin lugar a dudas, Bruce sufre un trastorno de estrés postraumático de manual, a lo que hay que añadir el insomnio y la irritabilidad constantes.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 6
Bruce Wayne sufre un trastorno de estrés postraumático desde niño.

Los superhéroes tendrán superpoderes, pero también son humanos. Por eso sufren como cualquier otra persona o incluso más, por el peso del mundo que sus creadores les han hecho cargar. Dime de qué presumes y te diré de qué careces” podría ser una de esas frases que nos recuerdan el porqué de estos excesos.

¿Por qué casi todos los superhéroes son huérfanos? Infografía
¿Por qué casi todos los superhéroes son huérfanos?

Aprenda a desarrollar la resiliencia frente al trauma

¿Alguna vez ha reaccionado a algo de una manera que se sintió como si hubiera salido de la nada? ¿O ha sido impotente para detener los hábitos adictivos como comer en exceso o beber cuando está molesto? 

Bueno, esa reacción inexplicable, o esos hábitos poco saludables, pueden ser impulsados ​​por un trauma.

El trauma es difícil de entender y tratar porque a menudo es invisible, incluso para nosotros mismos. Si sufre abuso o negligencia cuando era niño, esas experiencias moldean sus interpretaciones del mundo y cómo responde al estrés. Pero si no es consciente del trauma, no podrá enfrentarlo de frente. 

Eso es algo que Oprah Winfrey sabe por experiencia personal. Experimentó negligencia, abuso y agresión física en su infancia. Entender este trauma fue clave para liberarse de sus destructivos mecanismos de afrontamiento, como complacer a la gente y comer en exceso. Hoy en día, es una defensora apasionada de los sobrevivientes de traumas y trabaja con el Dr. Bruce Perry para aumentar la visibilidad y la comprensión del trauma y cómo afecta la vida de los jóvenes. 

Estos consejos sintetizan las ideas clave de su conversación, proporcionando formas innovadoras de comprender el trauma y el cerebro, y estrategias prácticas para aplicar en su propia vida.

Estos consejos están basado en el libro ¿Lo que le pasó? (escrito por por Bruce D. Perry, MD, PhD y Oprah Winfrey). Es una exploración en profundidad del trauma y cómo afecta al cerebro. Mucho antes de que podamos dar un sentido racional a las experiencias traumáticas, se graban en nuestros circuitos neuronales. Influyen en cómo respondemos al estrés, formamos relaciones y damos sentido. Desafortunadamente, el trauma a menudo se malinterpreta. Al entender el trauma como un problema cerebral y social, podemos comenzar a apoyar a los sobrevivientes de trauma con las herramientas que necesitan para sanar. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 7
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 18

Las experiencias traumáticas literalmente transforman nuestro cerebro, especialmente cuando somos muy jóvenes. Afectan la forma en que respondemos al estrés y la rapidez con que nos recuperamos de la adversidad. Si bien no podemos borrar las experiencias traumáticas, podemos cultivar la resiliencia frente a ellas. Al desarrollar nuestras conexiones con otras personas y aprender estrategias positivas para la regulación, podemos entrenar nuestros cerebros para responder de manera diferente a los desencadenantes. El trauma no es una patología individual. Es el resultado de experiencias destructivas, como el racismo y la pobreza. Como sociedad, debemos abordar el trauma juntos. 

Nuestros cerebros están moldeados por nuestras experiencias infantiles únicas.

El recuerdo más claro de la infancia de Oprah Winfrey es un sentimiento: un sentimiento de intensa soledad. Incluso cuando era niña, sabía que no la deseaban. Su madre era muy joven, una adolescente. No tenía el dinero ni los recursos emocionales para cuidar de su hija. Entonces Oprah pasó su infancia al cuidado de diferentes miembros de la familia, yendo de un hogar a otro. Estos parientes solo empeoraron las cosas. No solo descuidaron a Oprah; a menudo la golpeaban severamente. 

Todas estas experiencias formaron la visión del mundo de Oprah. Le dieron forma a sus expectativas de las personas que la rodeaban. Le dieron forma a cómo se veía a sí misma. Y literalmente afectaron la formación de su cerebro. 

La parte racional del cerebro de un niño, la corteza, tarda años en desarrollarse. Aproximadamente tres años, para ser exactos. La gente a veces piensa que esto significa que los niños pequeños no absorben mucho, que el abuso o trauma experimentado por, digamos, un niño de dos años no cuenta. El opuesto es verdad. De hecho, cuanto más pequeño es un niño, más dañino es el trauma para su cerebro. El cerebro de un bebé se desarrolla a un ritmo asombroso: 20.000 nuevas neuronas por segundo. Y cada experiencia se registra en un «libro de códigos» personal en el cerebro. Más tarde, las experiencias traumáticas pueden manifestarse como recuerdos complejos que no pueden entenderse racionalmente. 

Tome el ejemplo de Samuel. Cuando era niño, su padre abusó físicamente de él. El abuso solo se detuvo después de que los Servicios de Protección Infantil lo apartaron del cuidado de su padre. Después de unos años turbulentos recorriendo hogares de acogida, Sam se mudó a un hogar grupal. Allí, obtuvo el apoyo que necesitaba y estaba progresando bien. Pero luego consiguió un nuevo maestro y, de repente, comenzó a comportarse mal en la escuela, volviéndose agresivo y retraído. El Dr. Perry estaba desconcertado por este comportamiento hasta que presenció la visita del padre de Sam. El hombre llevaba una colonia fuerte: Old Spice. En un instante, Perry se dio cuenta de que la maestra de Sam también vestía Old Spice. El comportamiento de Sam de repente tuvo sentido. El aroma despertó terribles recuerdos sensoriales, lo que hizo que actuara como si estuviera siendo atacado. Al final, la solución al problema de Sam fue simple.

Cuando intentamos comprender el trauma, hay una pregunta esencial que debemos hacernos: ¿Qué te sucedió? Y, sobre todo, ¿qué te pasó cuando eras muy joven? Esa es una pregunta que ha sido fundamental en la vida de Oprah mientras trabajaba para curar su trauma infantil. Descifrar su propio libro de códigos personal lo ayudará a comprender las reacciones aparentemente inexplicables y los mecanismos de supervivencia que evolucionaron para ayudarlo a mantenerse a salvo. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 8
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 19

No se puede tratar un trauma sin comprender cómo funciona el cerebro

El veterano de guerra Mike Roseman tenía una cita cuando, de repente, se encontró acurrucado en el suelo en un estado de completo terror. Su novia trató de ayudarlo, pero él arremetió a ciegas y la golpeó en el proceso. Le tomó diez minutos salir y empezar a pensar con claridad de nuevo. 

¿Qué ha pasado? Un coche había fracasado y su tubo de escape emitía un fuerte estallido. El ruido era similar a los disparos y activó un recuerdo traumático de cuando Roseman había estado en la Guerra de Corea 30 años antes. Sus respuestas de supervivencia instantáneamente se aceleraron y se tiró al suelo como si se estuviera escondiendo de un francotirador. 

Los recuerdos traumáticos se alojan en el tallo cerebral, así como en la corteza. El tallo cerebral procesa los estímulos primero. Luego, alimenta esa información a las partes «superiores» y más desarrolladas del cerebro, las partes asociadas con las relaciones, las creencias y el significado. Pero cuando las personas están traumatizadas, tienen una respuesta sensible al estrés que activa sus sistemas de supervivencia muy rápidamente. Esto es lo que le pasó a Roseman. Racionalmente, sabía que un auto que fracasaba no representaba una amenaza y que ya no vivía en una zona de guerra. Pero debido a que el sonido parecido a una pistola activó instantáneamente su sistema de supervivencia, no tuvo la oportunidad de acceder a la parte racional de su cerebro.

El Dr. Perry tiene décadas de experiencia trabajando con sobrevivientes de trauma como Roseman. Este trabajo le ha demostrado que es esencial adaptar los enfoques terapéuticos a cómo las diferentes partes del cerebro procesan el trauma. Para facilitar esta adaptación, creó una guía para terapeutas y educadores. Se llama modelo neurosecuencial . El modelo sostiene que, antes que nada, hay que ayudar a la persona a lidiar con sus sistemas de supervivencia sensibilizados y a regularse.Por ejemplo, el Dr. Perry tuvo que ayudar a Roseman a desarrollar estrategias para calmarse y volverse menos reactivo a los factores desencadenantes. Lo ayudó a crear mejores patrones de sueño y lo alentó a hacer ejercicio con regularidad y recibir masajes. Estos enfoques mejoraron el bienestar general de Roseman, calmaron su cerebro y redujeron su sensibilidad al estrés. 

Solo entonces Roseman pudo acceder verdaderamente a la corteza: la parte del cerebro responsable del pensamiento racional y la lógica.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 9
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 20

Aprender estrategias de regulación positiva es esencial para lidiar con el trauma

Cuando comenzaba como periodista, Oprah trabajaba habitualmente 100 horas a la semana, haciendo todo lo posible para sobresalir en su trabajo. Estaba exhausta y estresada, pero ignoró todas las señales que su cuerpo le estaba enviando de que algo andaba mal. El abuso que había experimentado la había entrenado para ser una hábil complaciente con las personas. Ella ignoró completamente sus propios límites, tratando de satisfacer las necesidades de todos los demás. Y adormeció sus sentimientos con su droga favorita: la comida. 

Siempre que nos sentimos incómodos o estresados, significa que estamos fuera de equilibrio. Pero, como Oprah, muchos sobrevivientes de traumas han sido entrenados para ignorar las señales. Y no han aprendido estrategias positivas para regularse y restablecer el equilibrio cuando están estresados. 

El cerebro de todos tiene un sistema de autorregulación incorporado. Este sistema está compuesto por redes reguladoras centrales , o CRN para abreviar. Estas redes están diseñadas para mantenernos en equilibrio. Una red controla las respuestas al estrés conocidas como «lucha y huida». Otro involucra relaciones y conexiones. Y otro más controla los circuitos de recompensa del cerebro. Juntas, estas redes forman lo que el Dr. Perry llama un árbol de regulación . 

Cuando los cuidadores de un bebé satisfacen constantemente sus necesidades básicas con ternura y cuidado, sus CRN se vuelven resilientes y el niño adquiere herramientas vitales para regularse a sí mismo a medida que crece. Pero si sus cuidadores son inconsistentes o abusivos, entonces el Árbol de Regulación de un niño se ve afectado. El término técnico para esto es desregulación . Si el árbol de regulación de un niño está desregulado, sus respuestas al estrés se sensibilizan . Se vuelve hipervigilante ante las amenazas en su entorno y entra en pánico fácilmente. Debido a que sus cuidadores fueron tan negligentes, ella asociará a las personas con amenazas y desilusiones, y luchará por establecer conexiones humanas. 

Esto hará que sea más difícil encontrar formas positivas de regularse a sí misma a medida que crece. Como Oprah, será más vulnerable a la adicción. Las drogas, el alcohol, las conductas autolesivas como cortarse y los trastornos alimentarios pueden proporcionar un alivio temporal de la angustia. El alivio se siente bien e ilumina los circuitos de recompensa en el cerebro, aumentando la probabilidad de que se repita el comportamiento de alivio.

Mientras trabajaba en la curación del trauma, Oprah aprendió a identificar las señales de estrés de su cuerpo. Comenzó a crear límites saludables y aprendió a decir que no si algo no le funcionaba. Lo más importante es que encontró formas saludables de calmarse a sí misma cuando estaba angustiada. Incluso si no creció con buenas estrategias de regulación, también puede aprender formas positivas de recuperar el equilibrio.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 10
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 21

Trabajar con nuestros ritmos naturales es clave para curarnos del trauma

Pon tu mano sobre tu corazón por un momento y cállate. Lo sentirás latiendo constantemente contra tu pecho. 

Un latido es el primer ritmo más primario que escuchamos. Lo escuchamos en el útero. La frecuencia cardíaca en reposo de nuestras madres de 60 a 80 latidos por minuto se convierte en nuestra línea de base, lo que indica seguridad y continuidad. Es por eso que los bebés se reconfortan instantáneamente con un movimiento rítmico de balanceo. Y a medida que crecemos, el ritmo sigue siendo importante para nuestra salud mental.

Durante milenios, los humanos organizaron sus vidas en torno a los ritmos del mundo natural. Pero esto ha cambiado. Ya no estructuramos nuestros días según la salida y la puesta del sol. En lugar de comer alimentos de temporada, podemos comer cualquier cosa en cualquier momento. Y nuestros paisajes sonoros ahora incluyen una cacofonía de ruidos que no podemos apagar. Estas condiciones ruidosas y arrítmicas pueden ser especialmente discordantes para las personas con sistemas de supervivencia sensibilizados. 

Oprah ciertamente ha luchado. Debido a su pasado violento y abusivo, se sentía constantemente nerviosa. Estar solo por la noche fue especialmente difícil. A pesar de vivir en un edificio con portero y seguridad, Oprah estaba convencida de que alguien entraría y la atacaría. Tenía problemas para dormir y se sobresaltaba con cada sonido. Eventualmente, Oprah se dio cuenta de que sus sistemas de supervivencia se habían vuelto tan sensibles que no se apagaban, incluso mientras dormía. Entonces, con el tiempo, aprendió a calmar su cerebro volviendo a estar en contacto con sus propios ritmos naturales. 

Regularmente se toma tiempo para caminar al aire libre, concentrándose en el ritmo de su respiración y maravillándose con el mundo natural. También tiene permiso un día a la semana, el domingo, para descansar. No importa cuán frenético sea el mundo, estas estrategias le permiten mantenerse en contacto consigo misma.

Caminar, bailar y cantar son actividades rítmicas que pueden ayudarnos a regularnos y lidiar con el estrés. Los golpes rítmicos de un masaje pueden ser particularmente curativos para los sobrevivientes de un trauma. Y, por supuesto, podemos tomar una hoja del libro de Oprah y salir. El mundo natural tiene ritmos tranquilizadores que pueden anclar nuestros días. Mientras caminamos, sintonizamos nuestros propios ritmos naturales y somos capaces de descansar del ruido y la estimulación de nuestras vidas ocupadas. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 11
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 22

Aprender a formar relaciones positivas es clave para sanar el trauma

¿Cómo sabes amar a alguien? Si creciste con cuidadores cariñosos, te parecerá una pregunta extraña. La capacidad de amar parece tan natural como la capacidad de respirar. Pero, en realidad, es algo que tenemos que aprender desde nuestros primeros días. Si nunca ha sido amado, simplemente no sabrá cómo hacerlo. 

Esa fue la experiencia de Gloria, una joven madre que había crecido en una serie de hogares de acogida. Quería amar y cuidar a su hija, Tilly, pero no tenía idea de cómo. Al final, Tilly fue atendida porque no la estaban cuidando adecuadamente. Por lo general, las mujeres como Gloria son demonizadas como malas madres. Nadie se toma el tiempo de mirar lo que sucedió para convertirlos de esa manera. 

Pero, afortunadamente, la historia de Gloria dio un giro que la mayoría no lo hace. Pudo obtener el apoyo de trabajadores sociales y terapeutas que entendieron qué estaba motivando su comportamiento negligente. En lugar de castigarla o condenarla al ostracismo, la trataron con amor y respeto. Experimentar el amor le mostró a Gloria cómo dárselo a su propia hija. Finalmente, llegó a una etapa en la que pudo cuidar de ella nuevamente. 

Aprender a formar relaciones positivas es la habilidad más importante que puede desarrollar al lidiar con el trauma. El equipo del autor recopiló datos de 70.000 casos de trauma en 25 países. Examinaron tanto el trauma como la adversidad que las personas habían experimentado y la fuerza de sus relaciones sociales con la familia y la comunidad. Descubrieron que la salud relacional era un indicador más importante del bienestar mental que un historial de trauma. Para decirlo de otra manera, la conexión humana mitiga los efectos del trauma. 

Pero, cruelmente, las personas que más necesitan conexiones sociales a menudo carecen de las habilidades para desarrollarlas. Piense en un niño en un salón de clases que busca atención al comportarse mal, o en alguien cuyas experiencias han sido tan negativas que se desconectan en entornos sociales. La buena noticia es que, como Gloria, cualquiera puede aprender a entablar relaciones. Así como podemos aprender a tocar el piano, podemos aprender a conectarnos. Nuestros cerebros tienen neuroplasticidad : pueden aprender cosas nuevas a través de la práctica.

Pero solo podemos aprender a través de nuestras propias experiencias. En otras palabras, no se puede aprender a andar en bicicleta leyendo un libro. Tienes que ir a andar en bicicleta de verdad. Y no puedes aprender a amar leyendo un manual. Tienes que recibir amor para poder darlo.

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 12
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 23

El estrés puede ayudar a desarrollar la resiliencia, en las dosis adecuadas

El estrés tiene mala reputación. Todos los días leemos historias de miedo sobre cuánto estrés afecta nuestra salud física y mental. ¿Pero sabías que experimentar estrés en pequeñas dosis es una parte vital del desarrollo humano?

Cada vez que tenemos una nueva experiencia, o hacemos un proyecto de trabajo que estira nuestras habilidades, experimentamos estrés. Manejar ese estrés con éxito es como levantar pesas; después, somos más fuertes y resistentes. 

Los niños que crecen en hogares cariñosos y estables tienen una capacidad saludable para el estrés. Están constantemente explorando, experimentando cosas nuevas y luego regresando a su base familiar familiar. El estrés solo se convierte en un problema cuando es crónico o extremo. Y es especialmente difícil lidiar con esto cuando es errático o impredecible.

El Dr. Perry tuvo la oportunidad de trabajar con un grupo de niños que habían sido rescatados de una secta violenta. Su vida cotidiana había estado llena de caos y terror. Es más, les habían enseñado desde una edad temprana que todos los que estaban fuera del culto estaban en su contra. Rápidamente se dio cuenta de que imponer una terapia intensiva solo aumentaría su sensación de impotencia y amplificaría sus niveles de estrés. 

Entonces, su equipo creó un entorno que era lo más predecible y seguro posible. Los niños eran libres de elegir qué comer y qué hacer en su tiempo libre, y podían interactuar con el personal cuando les apetecía. Con esa línea de base segura, los niños lentamente comenzaron a abrirse al personal, reviviendo sus experiencias traumáticas en encuentros cortos que ellos mismos controlaban. Con el tiempo, desarrollaron resiliencia y pudieron lidiar con el estrés en sus propios términos.

Cuando los niños traumatizados se ven obligados a actuar en aulas y salas de terapia como niños neurotípicos, la experiencia puede agravar su trauma. Los niños que han experimentado un trauma a menudo tienen una edad de desarrollo mucho menor que su edad real. No siempre tienen la capacidad de expresar sus sentimientos con palabras o adaptarse a un largo día de clases. No tienen los recursos emocionales para hacer conexiones. Así que terminan actuando por frustración y angustia. O se disocian y terminan saliendo de la situación. Tales comportamientos pueden llevar a un diagnóstico erróneo. Por ejemplo, se podría pensar que un niño tiene TDAH cuando, de hecho, la verdadera causa de su problema es el trauma.

Para desarrollar la resiliencia, el desafío debe coincidir con el niño. Debería ser un tramo saludable, no una hazaña imposible. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 13
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 24

El trauma del racismo sistémico se transmite de generación en generación

Imagina que estás cruzando la calle con tu madre cuando te cruzas con un perro grande. Sientes que tu madre se pone rígida a tu lado y, de repente, empiezas a sentir miedo. 

Las emociones son contagiosas, especialmente para los niños. Absorben los pensamientos y sentimientos de sus padres como una esponja. De esa manera, el trauma puede transmitirse de generación en generación. Así que no solo tenemos que preguntarnos: ¿Qué te pasó? También tenemos que entender lo que les sucedió, lo que les sucedió a tus padres y a sus padres, y ¿qué heredaste de ellos?

Volvamos al ejemplo del perro. Es posible que su madre haya respondido con temor debido a una mala experiencia personal. Pero su miedo también se ve reforzado por décadas de trauma heredado. Los perros fueron entrenados para cazar y atacar a personas esclavizadas. Muchas generaciones después, los perros se utilizaron como armas contra los manifestantes por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos. Y hoy, los perros son utilizados por la policía que usa una fuerza desproporcionada contra los negros. Entonces, si eres negro, tu miedo a los perros se hereda parcialmente. Tiene una larga historia.

El trauma se transmite en historias y gestos y por contagio emocional. Pero también tiene el poder de afectar nuestros propios genes. Alguien nacido en la esclavitud tuvo que lidiar con una brutal violencia sistémica. Su sistema de supervivencia habría estado en alerta máxima, dando forma a sus redes reguladoras centrales. Las primeras investigaciones han demostrado que estas modificaciones pueden transmitirse genéticamente a las generaciones futuras, incluso si sus entornos no contienen las mismas amenazas. 

Comprender estas historias de trauma puede darnos empatía por las experiencias de nuestros padres y abuelos, y por nuestros propios miedos aparentemente irracionales. También es un componente esencial de la atención basada en el trauma. El trauma de las personas no blancas no ocurre en un vacío sociopolítico. Ocurre en el contexto de siglos de colonización violenta, esclavitud y racismo. Hoy en día, la raza afecta los niveles de violencia que los negros, morenos e indígenas experimentan todos los días. También afecta su trato por parte de las instituciones estatales. Los hijos de personas de color tienen muchas más probabilidades de ser separados de sus familias, sobremedicados, institucionalizados o etiquetados como «niños problemáticos». 

Cualquier institución, ya sea una escuela, un hospital o una organización de acogida, puede apoyar adecuadamente a los sobrevivientes de un trauma solo si también adoptan el trabajo antirracista. Eso significa cuestionar su prejuicio y examinar cómo sus instituciones perpetúan las prácticas racistas. La atención basada en el trauma solo puede ser eficaz si el trauma se ve como un problema social, en lugar de un problema individual, un problema que tenemos que abordar juntos. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 14
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 25

Podemos superar las experiencias traumáticas con el apoyo adecuado

Casi la mitad de los niños que viven en los Estados Unidos han tenido una experiencia traumática grave. Y el 60 por ciento de los adultos informa haber tenido al menos un incidente traumático en el pasado.

Dado lo que sabemos ahora sobre cómo el trauma afecta el cerebro, imagine el efecto de estas experiencias en nuestras comunidades más amplias y en el país en general. Si tantas personas han sensibilizado las respuestas al estrés, ¿es de extrañar que tantos ataquen con violencia o con intolerancia a la diferencia? ¿Es sorprendente que los adultos no puedan brindarles a sus hijos el apoyo que necesitan para regularse? 

El trauma siempre deja una cicatriz. A la gente le encanta hablar de lo resistentes que son los niños. Les gusta imaginar que los niños no absorben la violencia como lo hacen los adultos, que tienen una capacidad innata para recuperarse del terror y el abuso. Ahora sabemos que esto es completamente falso. Los cerebros de los niños son maleables. Se verán afectados por el trauma, incluso si no puede verlo por fuera. 

Quizás todavía les vaya bien en la escuela, pero hacerlo requerirá mucha más energía que antes. O su salud física se deteriorará. Por ejemplo, el estrés puede afectar los sistemas neuroendocrinos de los niños , aumentando su riesgo de enfermedades como la diabetes. 

Los sobrevivientes de un trauma necesitan apoyo, no solo en los días y semanas posteriores a un incidente, sino hasta la edad adulta. Necesitarán la atención adecuada de proveedores que comprendan los desafíos únicos de trabajar con un cerebro traumatizado. 

Pero, igualmente importante, necesitarán el apoyo continuo de sus comunidades.

No es una coincidencia que el viaje de Oprah para curar su propio trauma también haya involucrado la creación de una comunidad. Durante las últimas décadas, la joven que estaba tan sola y aislada ha hecho una carrera sin conexión. Ha entrevistado a decenas de miles de personas y les ha enseñado a millones más que no están solos en sus experiencias de trauma y abuso. En cierto sentido, ha creado la comunidad que nunca tuvo. 

Todos necesitamos el apoyo de nuestras comunidades para sanar. No solo el apoyo de los terapeutas o de nuestras familias, sino también de nuestras escuelas, lugares de trabajo, sistemas de justicia y lugares de culto. Necesitamos comunidades informadas sobre el trauma. Con el apoyo adecuado, todos podemos aprender a vivir con el trauma y extraer sabiduría postraumática de nuestras experiencias. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 15
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 26

Si desea obtener más información sobre el trabajo del Dr. Perry sobre el trauma infantil y el cerebro, consulte la Neurosequential Network en www.neurosequential.com o The Child Trauma Academy en www.childtrauma.org. 

_________

El Dr. Bruce D. Perry es neurocientífico y psiquiatra infantil. También es el director de Neurosequential Network y miembro principal de la Child Trauma Academy. Sus libros más vendidos anteriores incluyen El niño que fue criado como perro y Nacido para el amor .

Oprah Winfrey es la reconocida conductora y productora supervisora ​​de The Oprah Winfrey Show . Como activista y filántropa, ha trabajado incansablemente para llamar la atención sobre las experiencias de trauma y abuso sexual, y abogar por los sobrevivientes. 

5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 16
5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos 27

Una respuesta a «5 trastornos mentales que sufren 5 de nuestros superhéroes más queridos»