Los llamados ‘superalimentos’ prometen ser una fuente inagotable de nutrientes y antioxidantes e incluso de ingredientes cardiosaludables y anticáncer.

Quinoa, kale, algas, bayas de goji… ¿ciencia o marketing? Te desvelamos algunos secretos sobre los principales ‘superfoods’ para desmitificar hasta dónde llega el poder de estos alimentos prodigiosos.

image

El término ‘superalimento’ se ha empezado a usar para denominar a aquellos alimentos que ofrecen unos beneficios excepcionales para el cuerpo humano y que en teoría superiores a los del resto de alimentos que tomamos habitualmente.

‘Desde el punto de vista científico en este campo, se ha demostrado que determinados compuestos o componentes presentes en los alimentos y en las bebidas pueden ser especialmente adecuados para las personas’, señalan desde el European Food Information Council (EUFIC).

No podemos negar que son alimentos con grandes poderes nutricionales, pero no deben considerarse de manera diferente al resto: ‘Para asegurarnos una ingesta equilibrada de nutrientes de cara a disfrutar de una buena salud, debemos aumentar el abanico de alimentos nutritivos que incluimos en nuestras dietas, en vez de centrarnos exclusivamente en un pequeño conjunto de alimentos por muy “súper” que estos sean.

image

En la continua búsqueda por detectar cuáles son los alimentos que hacen bien, las modas culinarias resaltan las virtudes de nuevos productos que, sin menospreciar sus beneficios, no resultan tan nutritivos como los ingredientes que por siglos han estado a disposición del hombre. Nada nuevo, se podrá decir. Y claro, no se trata aquí de poner en la palestra ingredientes novedosos, sino de determinar aquellos que hoy son considerados por la comunidad mundial de especialistas en alimentación como los más completos de todos.

KALE

El kale o col rizada es una de las ‘superfoods’ más de moda. Se trata de una variedad de col que destaca por su alta concentración de vitamina C (más de 100 mg por cada 100 gramos), vitamina A, fibra y hierro, todo ello con solo 49 calorías por cada 100 gramos. Sin embargo, no se recomienda el consumo de kale crudo en personas con hipotiroidismo, ya que podría interferir en el funcionamiento de la glándula tiroides.

image

AGUACATE

El fruto del árbol del aguacate posee numerosos micronutrientes entre los que destacan la vitamina C (10 mg por cada 100 gramos), vitamina B5 y vitamina K. Aunque, sin duda, su principal propiedad es su alta concentración de ácidos grasos monoinsaturados que, según algunos estudios, contribuye a bajar los niveles de colesterol y reducir la inflamación. Sin embargo, es una de las ‘superfoods’ con un mayor poder calórico: un aguacate grande puede contener unas 400 calorías.

image

AVENA

La avena está considerada como uno de los mejores ingredientes a incluír en el desayuno, ya que aporta carbohidratos de absorción lenta que suministran energía y mantienen a raya los niveles de azúcar. Pero no es este el motivo por el que está considerada como un superalimento, sino porque su efecto reductor del colesterol está demostrado científicamente.

Eso sí, siempre con moderación: ‘Aunque los cereales integrales son muy beneficiosos para la salud, tampoco es recomendable ingerir cantidades excesivas. Esto se debe a que la fibra, que generalmente se elimina durante la molienda, contiene unas sustancias llamadas fitatos. Los fitatos reducen la absorción y la utilización por parte del organismo de varios minerales tales como el calcio y el zinc’, afirma EUFIC.

image

TÉ VERDE

Al té verde se le atribuyen propiedades casi mágicas, tales como ser un anticancerígeno o acelerar el metabolismo. ¿Qué hay de cierto en ello? No existen estudios científicos concluyentes sobre si este tipo de té es capaz de reducir la posibilidad de desarrollar cáncer, tal y como afirma el Instituto Americano del Cáncer. Por otro lado, algunos estudios sí han señalado la relación existente entre el té y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

image

ESPIRULINA

El consumo de algas suele relacionarse con numerosos beneficios para el organismo. Una de las más famosas es la espirulina, un microorganismo al que se le atribuye un poder antioxidante, reductor del colesterol, potenciador del sistema inmune… Sin embargo, los estudios solo parecen confirmar dos de estos beneficios y no de forma clara: la reducción del colesterol y de la rinitis alérgica. Por otro lado, existe un posible riesgo del consumo de algas como ésta que hay que tener en cuenta: la espirulina tiene la capacidad de absorber metales pesados como el plomo y el mercurio, tóxicos para el ser humano.

image

BAYAS de GOJI

Las bayas de Goji proceden del arbusto Lycium Barbarum, una especie originaria dimagee China. Entre sus propiedades, la más llamativa es su concentración de vitamina C, similar a la de muchos cítricos, lo que las convierte en un eficaz antioxidante. Sin embargo, muchas de las propiedades que se le atribuyen (anticancerígenas, potenciadoras de la actividad cerebral…) no han podido ser aún demostradas: ‘las supuestas evidencias sobre sus poderes curativos proceden de estudios elaborados con altas dosis del producto, con lo que no son representativas de sus beneficios’, señala la British Dietetic Association (BDA).


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: