muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Las 5 características de las personas que tienen una salud mental duradera 1

Las 5 características de las personas que tienen una salud mental duradera

Merece ser compartido:

Actualizado el jueves, 29 octubre, 2020

Quizás porque seamos cada vez más conscientes de ellas, las enfermedades mentales parecen extenderse como la nueva plaga de este siglo.

Y no es una exageración, pues algunos estudios advierten que nuestro estilo de vida y la carga mental a la que nos sometemos provoca que todos estemos expuestos a sufrir alguna enfermedad mental en algún momento de nuestra vida. 

El estrés constante, la multitarea y la mala alimentación, no ayudan. El estilo de vida que llevamos actualmente hace que todos estemos predispuestos a sufrir una enfermedad mental en algún momento de nuestra vida.

Para llegar a esta conclusión, se estudió desde la infancia hasta la madurez a un grupo de ciudadanos. La investigación determinó que el 83% de los individuos sometidos a análisis desarrolló una enfermedad mental durante ese periodo. Los autores, Aaron Rueben y Jonathan Schaefer establecieron que la gran mayoría de ciudadanos no son conscientes de que sufres una enfermedad mental. Lo suelen atribuir erróneamente al «carácter» y no actúan para curarse.

Las 5 características de las personas que tienen una salud mental duradera 2

Pero ¿qué hay de ese 17% que no enfermó?

Mientras que la mayoría de los científicos que participaron en el estudio ponían el foco en cuáles eran las enfermedades que más desarrollaron, otros expertos decidieron analizar las características de ese pequeño grupo que no las desarrolló. A su situación la denominaron «salud mental duradera» y la buena noticia es que tienen al menos cinco características que nos ayudan a identificarlo.

1. Un buen historial genético

El historial genético de las personas con «salud mental duradera» es importante: destaca que suelen tener poco o ningún antepasado con enfermedades mentales. Esto les pone en una situación privilegiada frente a los demás porque parten con una ventaja con la que no cuentan los demás.

2. Saben gestionar sus emociones negativas

Es importante realizar acciones y tener pensamientos encaminados a mejorar la situación actual, es decir, gestionar las emociones de manera positiva.

Desde muy pequeños saben transformar las emociones negativas que sienten o generan en pensamientos positivos. Al decir «negativo», los expertos no se refieren a tristeza. Y al decir «positivo», no se refieren a las risas. Hacen una diferenciación distinta a la de la cultura popular para estos dos términos: consideran positivo a todo pensamiento vinculado a una acción o emoción destinada a mejorar la situación actual en la que se encuentran; y consideran negativo a cualquier pensamiento que lleva una acción o emoción que empeora la situación actual en la que se encuentran.

Las 5 características de las personas que tienen una salud mental duradera 3

3. Tienen más autocontrol

Las personas con «salud mental duradera» son capaces de gestionar, de forma consciente, su carga emocional. Y esta característica no está vinculada a su inteligencia general (medida por el índice IQ); lo único que importaba es tener un índice alto de inteligencia emocional.

Las 5 características de las personas que tienen una salud mental duradera 4

4. Mens sana in corpore sano

Es importante mantenerse activo para cuidar el cuerpo y la mente. Esto no quiere decir que haya que «matarse» a hacer deporte, pero sí hay que mantener una actividad constante.

Cuidar tu cuerpo ayuda a cuidar tu mente. Pero habría que definir qué es «un cuerpo sano»: no se trata tanto con ser fuerte, sino con mantener la tonificación y flexibilidad. No se trata tanto con hacer deporte, sino con mantenerse activo.

5.  Relaciones íntimas satisfactorias

Este no solo es un indicador de salud mental, también nos ayuda con la longevidad. Quizás porque significa que nos mantenemos «activos» y que gestionamos bien nuestras «emociones empáticas», los expertos lo incluyen como el último de los factores.

Las 5 características de las personas que tienen una salud mental duradera 5

El nervio vago y su poder sanador

¿Cuándo fue la última vez que se sintió estresado? Quizás fue la semana pasada o el mes pasado. Quizás fue hoy más temprano. O tal vez, como muchos de nosotros, está ansioso con tanta frecuencia que no puede recordar la última vez que no estuvo estresado, preocupándose por el pasado, el presente o el futuro

El terapeuta corporal profesional Stanley Rosenberg lo comprende. A lo largo de los años, ha visto a cientos de clientes en su clínica en Copenhague que están atrapados en un estado de estrés. También puede estar familiarizado con sus síntomas: insomnio, depresión, ansiedad, aumento o pérdida de peso, falta de interés en socializar e incluso rechinar los dientes.

La buena noticia es que Rosenberg ha rastreado todos estos síntomas hasta una sola fuente: el nervio vago. ¿Aun mejor? Ha sido pionero en una forma de tratarlos en casa.

Te explicaremos:

  • por qué el nervio vago se conoce como el vagabundo;
  • cómo nuestro sistema nervioso se atasca en un estado de estrés; y
  • cómo ayudar a volver a un estado de compromiso social.

Nervios craneales para un compromiso social saludable

Probablemente sepa la última vez que estuvo estresado. Pero, ¿cuándo fue la última vez que se sintió relajado? Quizás estabas compartiendo una bebida y una comida con un amigo. Quizás estabas dando un largo paseo con tu pareja o familia. Su cuerpo y su mente probablemente se sintieron tranquilos y a salvo de cualquier amenaza o peligro potencial. 

Esto es lo que Stanley Rosenberg llama estado de compromiso social . En este estado, nuestra mente y nuestro cuerpo descansan y se recuperan. También disfrutamos de la intimidad y fomentamos las conexiones emocionales con familiares y amigos. Pero, ¿cómo accedemos a este estado? Bueno, todo depende de un componente crucial de nuestro sistema nervioso: nuestros nervios craneales .

Tenemos doce nervios craneales que, a través de pequeñas aberturas en el cráneo, conectan el cerebro con nuestros órganos y músculos. El nervio vago es el más largo de estos nervios.

Antes de aprender sobre el nervio vago, vamos a alejarnos un poco. El objetivo general de nuestro sistema nervioso es increíblemente simple: mantener vivo nuestro cuerpo físico. Cada uno de los doce nervios craneales tiene un propósito diferente en apoyo de ese objetivo. Muchos nervios craneales, como puede imaginar, están relacionados con ayudarnos a encontrar, consumir y digerir nuestros alimentos. El noveno par craneal, CN IX, es uno de ellos. Su finalidad es facilitar la degustación y la deglución.

Pero nuestra capacidad para sobrevivir no se trata solo de los requisitos físicos para la vida, como la comida y el agua. También necesitamos una vida emocional saludable, y lo logramos a través del compromiso social. El compromiso social en sí mismo depende de cinco nervios craneales cruciales. Si no funcionan correctamente, pueden obstaculizar nuestras relaciones sociales y, como resultado, obstaculizar nuestro éxito evolutivo.

Para ilustrar este punto, echemos un vistazo al sistema nervioso simpático espinal . Este sistema es un conjunto de nervios craneales y espinales que, cuando se activan, desencadenan nuestra respuesta de lucha o huida. Si un león está a punto de atacar, es posible que apreciemos que este sistema se activa, por lo que podemos escapar o prepararnos para el impacto. Pero si la respuesta de lucha o huida se desencadena debido a un día estresante en el trabajo, puede hacernos inquietos o agresivos, y no es muy divertido participar.

Estas son solo algunas de las formas en que los nervios craneales gobiernan nuestras vidas pero puedes visitar estos retos formativos sobre comunicación social para saber más sobre sus propósitos evolutivos.

La teoría polivagal

No todos los nervios craneales son iguales, al menos no cuando se trata de participación social. Cuando se trata de relaciones sociales, un nervio craneal es el rey. Ese es el nervio vago.

El nervio vago viaja desde el tronco del encéfalo hacia el pecho y hasta el abdomen. No es de extrañar, entonces, que el nervio lleve el nombre del latín vagus , que significa «vagabundo». 

En el pasado, pensábamos que solo había dos configuraciones para el sistema nervioso: estrés o relajación. Esto se basó en la idea de que el nervio vago era una entidad única. Pero la teoría de un psiquiatra cambió todo eso. Cue Stephen Porges y su teoría polivagal. 

Con la teoría polivagal, Stephen Porges complica nuestra comprensión del nervio vago. Porges plantea la hipótesis de que, en lugar de ser un solo nervio, el nervio vago tiene dos ramas: la rama dorsal o trasera y la rama ventral o delantera. 

Pero Porges va aún más lejos: argumenta que no hay solo dos configuraciones para el sistema nervioso, sino cinco. 

Nos encontramos con los dos primeros de estos ajustes que acabamos de ver. El primero es el estado relajado de compromiso social, en el que nuestro sistema nervioso está libre de una sensación de peligro. El número dos es la respuesta de lucha o huida, que ocurre cuando se activa el sistema simpático espinal. Esto se conoce como «movilización con miedo».

El tercer escenario para el sistema nervioso se llama «inmovilización con miedo«. En la naturaleza, esto suele ocurrir cuando, al percibir un peligro extremo, nos congelamos para conservar nuestros recursos restantes. En este entorno, el nervio vago dorsal o trasero se activa, nuestra presión arterial baja y nuestros músculos se ablandan. Está muy relacionado con la inmovilidad tónica y es un concepto esencial para cambiar las leyes de violencia de género.

El cuarto ajuste ocurre cuando ambas ramas del nervio vago – el vago dorsal y ventral – están comprometidas. Este entorno se denomina «inmovilización sin miedo» y, por lo general, fomenta sentimientos de seguridad e intimidad, fomentando actividades como abrazos.

El quinto y último escenario se llama «movilización sin miedo«. Esto sucede cuando la configuración de lucha o huida se combina con la activación del vago ventral, lo que generalmente desencadena un espíritu de competencia amistosa.

Muchas personas quedan atrapadas en estados crónicos de movilización o inmovilización por el miedo. Pero Rosenberg ha desarrollado un tratamiento sencillo para remediar ambos estados crónicos. Averigüemos más.

Activación del nervio vago ventral

Cuando su sistema nervioso se atasca en un estado de miedo, puede ser físicamente así como emocionalmente debilitante. 

El nervio vago dorsal de algunas personas está hiperactivo, lo que significa que responde constantemente a peligros que no están presentes. Ahora, cuando se activa el nervio vago dorsal, nos inmoviliza de miedo. Si esto sucede repetidamente a lo largo del tiempo, comenzamos a sentirnos débiles, cansados ​​y agobiados. 

Una respuesta hiperactiva de lucha o huida causa problemas similares. Cuando estamos en modo de lucha o huida, nuestro ritmo cardíaco y nuestra presión arterial aumentan. Ingerimos más oxígeno y nuestro hígado vierte más azúcar en el torrente sanguíneo para obtener energía rápidamente. Esto puede distraerlo en el momento y, durante períodos más largos, se vuelve agotador.

¿Cómo podemos hacer frente a estos estados crónicos dañinos? Según Stanley Rosenberg, todo lo que se necesita es activar el nervio vago ventral.

Rosenberg comenzó su carrera como terapeuta corporal, realizando masajes craneosacrales, un tipo de terapia enfocada en aplicar una presión suave en puntos específicos del cráneo de una persona. La teoría polivagal confirmó muchas cosas que ya había aprendido durante años de tratar a clientes en su clínica de Copenhague. Usando tanto el masaje craneosacro como la teoría polivagal, comenzó a desarrollar terapias simples para regular el sistema nervioso de una persona. 

Un método que desarrolló es una rutina simple, fácil de aprender y realizar, que toma solo dos minutos. Utilizando datos de cientos de sus clientes, Rosenberg ha descubierto que este método activa con éxito el nervio vago ventral. Las personas que padecen una variedad de afecciones han experimentado una mejora notable en su salud, así como en su vida laboral y sus relaciones sociales.

Por supuesto, antes de recomendar la terapia, Rosenberg debe confirmar que el nervio vago ventral realmente no está funcionando correctamente. Hay una prueba fácil para esto, que probablemente le resultará familiar a cualquiera que haya visitado a un médico. Rosenberg pide a sus clientes que abran la boca y digan «Ah». 

Cuando un cliente hace esto, Rosenberg revisa la úvula, la pequeña estructura en forma de bulbo que cuelga de la parte posterior de la garganta, así como los arcos de tejidos blandos a cada lado. Cuando el cliente dice «Ah-ah-ah», los arcos deben levantarse. El levantamiento asimétrico indica que el nervio vago ventral no está funcionando correctamente. Esto le muestra a Rosenberg que el cliente puede beneficiarse de este simple ejercicio de dos minutos. 

Averigüemos qué es. 

Ejercicio básico de Rosenberg

Bien, es hora de ponerse manos a la obra. Vamos a aprender el sencillo ejercicio de dos minutos de Rosenberg para activar el nervio vago ventral. El ejercicio se llama – espere – el Ejercicio Básico. 

Aunque es increíblemente simple, este ejercicio realmente activa el nervio vago ventral, lo que por supuesto significa que aumenta el compromiso social. Pero el ejercicio básico también aumenta la movilidad en el cuello y la columna, además de aumentar el flujo sanguíneo al tronco encefálico, donde se originan los nervios craneales. 

Antes y después del ejercicio, gire la cabeza y el cuello hacia la derecha y hacia la izquierda para medir el impacto. Si es como la mayoría de las personas, notará un mayor rango de movimiento.

Así es como se hace el ejercicio básico. Primero, acuéstese boca arriba. Una vez que haya aprendido el ejercicio, puede hacerlo sentado, pero es mejor empezar acostado. Entrelaza los dedos de tus manos frente a ti. Ahora coloque sus manos detrás de su cabeza, con el peso de su cabeza descansando cómodamente sobre sus dedos. Sienta la dureza de su cráneo con los dedos y sienta los huesos de los dedos con la cabeza. 

Manteniendo la cabeza en su lugar, mire hacia la derecha, moviendo solo los ojos, lo más lejos que pueda. Asegúrese de no girar la cabeza. Después de medio minuto o un minuto, notará que traga, bosteza o suspira. Este es un signo de relajación. Ahora, vuelva a poner los ojos en el centro y luego mire a la izquierda. Mantenga los ojos en su lugar hasta que note la misma señal de relajación. 

Y eso es. 

Pero espera, ¿cómo puede funcionar tan bien algo tan simple? Bien, hay dos razones. Primero, cuando se acuesta con el peso de la cabeza sobre las manos, los músculos del cuello se relajan lo suficiente para que se alineen dos vértebras cruciales, lo que a su vez alivia la presión sobre los nervios craneales. En segundo lugar, cuando mueve los ojos a ambos lados, está activando los ocho músculos pequeños ubicados en la base del cráneo, llamados músculos suboccipitales . Puede sentir esta conexión colocando un dedo en la parte posterior de la cabeza, justo debajo del borde inferior del cráneo. Mueva los ojos y notará un ligero movimiento debajo de su dedo. 

Puede ser simple, pero el ejercicio básico tiene el potencial de mejorar algunos diagnósticos de salud bastante complicados. Descubriremos cuáles.

Tratar los síntomas de trastornos físicos graves

Los productos farmacéuticos y la cirugía son un gran negocio. Eso no es ninguna sorpresa, dada la frecuencia con la que los médicos occidentales los recetan o recomiendan. Solo en los EE. UU., Alrededor de 500,000 personas se someten a cirugía de espalda cada año, aunque varios estudios han demostrado que tales operaciones no son efectivas a largo plazo. 

Todo esto se vería diferente si los médicos prestaran más atención a cómo el sistema nervioso en general, y el nervio vago ventral en particular, afectan la salud física. En la práctica de Rosenberg, descubrió que ayudar a que el nervio vago ventral funcione correctamente reduce la gravedad de muchos problemas de salud, lo que a su vez reduce la necesidad de medicamentos recetados o cirugía. Pero, por supuesto, nunca debe dejar de tomar medicamentos recetados sin consultar primero a su médico.

Uno de los trastornos físicos más debilitantes y generalizados del mundo es la EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. La EPOC afecta a 329 millones de personas, o aproximadamente el cinco por ciento de la población mundial. En 2012, la EPOC fue la tercera causa principal de muerte en todo el mundo, detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer. 

La EPOC también fue el diagnóstico médico que se le dio a uno de los casos de recuperación más dramáticos de Rosenberg. 

Un día, Rosenberg abrió la puerta de su clínica de Copenhague y encontró a su siguiente cliente jadeando y jadeando en el rellano. La oficina de Rosenberg está a solo un vuelo del nivel del suelo. Este hombre, un hombre de 44 años que anteriormente había estado activo y saludable, ahora estaba tan debilitado que no podía subir un tramo de escaleras sin detenerse para recuperar el aliento. 

El hombre finalmente recuperó el aliento y Rosenberg probó la función del nervio vago ventral mirando su úvula. Luego lo llevó a través del ejercicio básico. El hombre ya respiraba mejor. Finalmente, luego de una simple manipulación de su estómago y esófago para corregir lo que sospechaba era un tipo de hernia, le pidió al hombre que intentara subir las escaleras nuevamente. 

Esta vez, el cliente de Rosenberg subió cuatro pisos y retrocedió sin detenerse ni una vez. 

Los resultados del hombre fueron confirmados por pruebas en el hospital, tomadas antes y después de sus visitas a Rosenberg. Su capacidad vital, una prueba de la función pulmonar, había mejorado del 70 al 102 por ciento. En el momento de escribir este artículo, planea hacer algo que nunca pensó que volvería a hacer: irse de vacaciones en bicicleta con su hermano

Las técnicas de Rosenberg han ayudado a muchos clientes con enfermedades físicas. Pero también han beneficiado a personas con trastornos psicológicos.

Ayudar a los trastornos del espectro autista

Algunos problemas físicos tienen sus raíces en la mente y algunos problemas psicológicos se pueden abordar mediante terapias corporales. Veamos algunas claves pero recuerda SIEMPRE, que para aplicarlo a tu caso personal debes antes acudir a tu médico y consultarle.

Como terapeuta corporal, Rosenberg no está calificado para tratar problemas psicológicos y tiene cuidado de no dar a entender que sí. Pero sus años de experiencia clínica han demostrado que las personas con una variedad de trastornos psicológicos pueden verse afectadas positivamente al activar su nervio vago ventral. Estos incluyen trastornos del espectro autista.

Los trastornos del espectro autista son los trastornos del desarrollo de más rápido crecimiento en el mundo. En los Estados Unidos, la tasa de crecimiento es del 10 al 17 por ciento anual. Es una discapacidad de por vida, con un costo promedio de $ 2.4 millones por cada estadounidense afectado. Pero esto no incluye el gran costo emocional que supone para los padres y otros miembros de la familia.

Las personas con diagnóstico de autismo a menudo sufren de actividad crónica tanto del sistema simpático espinal como del nervio vago dorsal. Esto se manifiesta como reacciones de miedo o pánico sin motivo aparente, así como hipersensibilidad a estímulos emocionales o físicos, como ruido de fondo que la mayoría de la gente apenas nota. 

A lo largo de los años, Rosenberg ha ayudado a muchos niños y jóvenes con diagnósticos en el espectro del autismo. Ha hecho esto mediante el uso de una terapia simple, una manipulación física del cráneo, para liberar la restricción y permitir el funcionamiento adecuado de los nervios craneales. También ha enseñado estas técnicas a sus alumnos, quienes las han utilizado con éxito en sus prácticas. 

En un caso, un joven llamado Thor trató a su hermano William de diecisiete años con una técnica llamada Técnica de Liberación Neuro-Fascial. William había sido diagnosticado con autismo cuando era un bebé y había estado de mal humor, silencioso e incómodo con el contacto visual toda su vida. Pero después de que Thor trató a William durante unos minutos con la técnica de Rosenberg, se volvió comunicativo, extrovertido y curioso. Ahora, años después, William trabaja como diseñador de sonido para una empresa de software danesa y se va de vacaciones de forma independiente con otros adultos jóvenes con diagnóstico de autismo.

Estos resultados cambian la vida. Pero las técnicas de Rosenberg también pueden tener un impacto en su vida, incluso si no está viviendo con un diagnóstico de EPOC o autismo. 

La mayoría de nosotros experimenta ansiedad, estrés y dolor en nuestra vida diaria, y muchos de nosotros tratamos estos síntomas con productos farmacéuticos o incluso con cirugía. El terapeuta craneosacro Stanley Rosenberg sostiene que las terapias simples que activan el nervio vago ventral pueden aliviar estos síntomas sin intervención médica. Una de estas terapias es un simple ejercicio de dos minutos llamado Ejercicio Básico, que puede probar usted mismo en casa consultando previamente con tu médico.


Merece ser compartido:

Deja una respuesta