muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior

Actualizado el martes, 14 mayo, 2024

Dentro de cada uno de nosotros se esconde un niño pequeño. La mayoría de las personas no le presta atención y, como resultado, ese niño se va haciendo cada vez más diminuto, se va desdibujando. Sin embargo, por mucho que lo obviemos, no desaparece por completo. De hecho, cuando aprendemos a conectar con nuestro niño interior descubrimos con asombro que tiene regalos maravillosos que hacernos.

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 1
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 18

¿Quién es ese niño que habita en ti?

Todos llevamos dentro el niño que fuimos una vez. Ese niño interior aún atesora nuestras primeras ilusiones, esas que al crecer dejamos de lado porque eran una “locura”, también custodia con celo la alegría de la infancia y la capacidad de asombro. No obstante, ese niño también tiene las marcas de las heridas emocionales que hemos sufrido y carga el peso de los conflictos no resueltos. Por eso, solemos guardar esa parte de nosotros bajo llave.

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 2
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 19

Nuestro «niño interior» custodia con celo la alegría de la infancia y la capacidad de asombro

Sin embargo, el niño interior toma el mando en algunas situaciones, sobre todo en periodos de gran estrés. Por eso, en momentos de mucha tensión podemos sufrir auténticas rabietas, como si fuéramos un niño de tres años. A esto se le conoce como «conductas regresivas», comportamientos propios de una etapa anterior, generalmente la infancia o la adolescencia, que nos hacen sentir más «seguros» pero que se consideran inapropiados para los adultos.

El niño interior es esa parte de nosotros que a menudo escondemos detrás de las máscaras sociales, las que usamos cada día para relacionarnos con los demás y nos quitamos o nos ponemos en dependencia de la situación. Descubrir ese niño interior puede asustar, pero también es una experiencia maravillosa.

Los cambios que experimentarás al conectar con tu niño interior

Conectarse con su niño interior puede ser una forma poderosa de aumentar la inteligencia emocional. Puede ayudarte a ser más consciente de tus emociones, aumentar la autoconciencia y desarrollar empatía. Al reconectarse con sus partes infantiles, podrá acceder a un nuevo nivel de comprensión y aceptación que lo ayudará a manejar mejor sus emociones en la vida cotidiana.

Los cambios experimentados al conectarse con su niño interior son profundos y de largo alcance. Es posible que te sientas más conectado con los demás, menos crítico y más compasivo contigo mismo. También puede descubrir que puede expresarse mejor con autenticidad en situaciones en las que anteriormente se sentía inhibido o abrumado. Esta mayor inteligencia emocional puede tener un gran impacto en la forma en que interactuamos con los demás, cómo abordamos las conversaciones difíciles y cómo manejamos el estrés y la ansiedad en nuestras vidas.

1. Abrazar tu vulnerabilidad

Nuestro niño interior guarda memoria de muchas de las heridas emocionales que hemos sufrido a lo largo de la vida, por lo que es un recuerdo de nuestra vulnerabilidad. En una sociedad que prioriza la fortaleza, la vulnerabilidad puede llegar a ser considerada como un defecto pero en realidad se trata de uno de los mayores regalos que puede hacernos nuestro niño interior. De hecho, las investigaciones psicológicas indican que las personas que no son capaces de reconocer su vulnerabilidad son más propensas a desarrollar comportamientos de riesgo y, por ende, a enfermar. Por eso, reconocer nuestra vulnerabilidad no solo implica ser conscientes de que nos pueden herir sino también tomar las medidas necesarias para protegernos.

Foto: Josh Willink
Las personas incapaces de reconocer su vulnerabilidad son más propensas a desarrollar comportamientos de riesgo y, por ende, a enfermar.

2. Reencontrar la capacidad de asombro

Para los niños todo es nuevo, cada paso es una aventura y encierra un descubrimiento. Sin embargo, al crecer perdemos esa capacidad de asombro, dejamos de prestarle atención a los pequeños detalles y comenzamos a dar todo por sentado. Conectar con nuestro niño interior nos permitirá reencontrar esa capacidad dormida, volver a entusiasmarnos con las pequeñas cosas y asombrarnos ante su belleza. Y ese es uno de los caminos más directos hacia la felicidad.

1todoslosninosnacenartistaselproblemaescomoseguirsiendoartist_25_pablopicasso
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 20

“Todos los adultos fueron una vez niños, aunque pocos lo recuerdan” –

Antoine de Saint-Exupéry

3. Comprenderte mejor

A medida que conectamos con nuestro niño interior, profundizamos en nuestra esencia. Cuando dejamos de mirar continuamente hacia afuera y comenzamos a mirar dentro de nosotros, reconectamos con nuestros impulsos, sueños, necesidades e ilusiones. Este viaje también es una oportunidad para hacer las paces con nuestro pasado, sanar las viejas heridas y aprender de los errores cometidos. Por supuesto, también nos zambulliremos en nuestros miedos, inseguridades, preocupaciones y pensamientos negativos. Esa parte también forma parte de nosotros y nos ayudará a conocernos mejor.

pexels-photo-89524
Nuestro niño interior es una oportunidad para hacer las paces con nuestro pasado, sanar las viejas heridas y aprender de los errores cometidos

4. Redescubrir el placer de jugar

Pensamos que el juego es patrimonio exclusivo de la infancia, pero no es así. De hecho, el juego nos permite aliviar el estrés y la ansiedad, además de estimular la creatividad y generar nuevos patrones de pensamiento. Jugar significa recuperar la espontaneidad y la pasión. En este sentido, un estudio publicado en la revista Nature descubrió que cuando los músicos improvisaban, la corteza dorsolateral prefrontal, una zona relacionada con la planificación de las acciones y la censura, prácticamente se apagaba. Esto significa que cuando jugamos nuestro cerebro permite que fluyan nuevas ideas y nos sentimos más libres. Reconectar con nuestro niño interior nos permitirá volver a disfrutar del placer del juego.

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 3
Crea espacios seguros para que los niños experimenten, se caigan, se equivoquen, fracasen y vuelvan a empezar

“Lo opuesto del juego no es el trabajo, sino la depresión” –  Stuart Brown

5. Luchar por tus sueños

Hay quienes piensan que su niño interior es vulnerable, frágil e inmaduro, pero no siempre es así. De hecho, si nos fijamos en los niños nos daremos cuenta de que pueden llegar a ser muy tozudos y perseverantes cuando se proponen algo y no es fácil hacerles cambiar de opinión. Esa firmeza y valentía para luchar por lo que quieren, aunque todo esté en su contra, también es uno de los regalos que obtenemos al abrazar a nuestro niño interior. No solo nos ayudará a descubrir nuestras verdaderas necesidades sino que también nos da el coraje para seguir nuestros sueños.

pexels-photo-11523
La valentía para luchar por lo que quieren, aunque todo esté en su contra, también es uno de los regalos que obtenemos al abrazar a nuestro niño interior.

SelfHealing

La Dra. Nicole LePera estaba recibiendo serias señales de advertencia en su cuerpo de que algo andaba mal. Sufría de problemas intestinales crónicos, dolores de cabeza constantes e incluso se había desmayado sin motivo aparente. También sufría de niebla mental y ansiedad constante.

Tomó antidepresivos y paracetamol, pero tratar estas afecciones con medicamentos y terapia tradicional simplemente no estaba funcionando. LePera se embarcó en un viaje para curarse a sí misma que implicó expandir por completo su práctica como psicóloga, incorporar elementos físicos y espirituales y volverse verdaderamente holística en su enfoque de la salud. 

¿También quieres aprender a recuperarte del agotamiento, el trauma y la disociación? Entonces has venido al lugar correcto. 

Esta guía práctica de Nicole Lepera para sanar nuestros cuerpos y mentes. Los aspectos físicos, psicológicos y espirituales de nuestra salud están todos interconectados. Al cambiar la forma en que comemos y nos ejercitamos, nos involucramos en la atención plena y abordamos el trauma del pasado, podemos curarnos y transformar nuestras relaciones.

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 4
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 21

Todos tenemos el poder de curarnos a nosotros mismos. Los aspectos físicos, psicológicos y espirituales de nuestra salud están íntimamente conectados entre sí. Hacer ejercicio con regularidad, comer bien y dormir lo suficiente ayudará a que nuestro cuerpo se fortalezca y calme nuestro sistema nervioso autónomo. Eso, a su vez, nos dará claridad mental y nos permitirá más espacio para sintonizarnos con nuestros pensamientos y sentimientos auténticos. Lidiar con las experiencias traumáticas de la niñez nos dará el espacio para cambiar viejos patrones que ya no funcionan y para comenzar nuestra recuperación de la adicción emocional. 

A menudo escuchamos que los despertares espirituales ocurren en las cimas de las montañas. O en ashrams, templos, mezquitas e iglesias.

Pero para la Dra. Nicole LePera, el despertar llegó de una manera aparentemente mundana. Ella comenzó a llorar por un plato de avena y no podía parar. Se había ido de vacaciones con su novia y, en lugar de disfrutar de la paz y la tranquilidad, se dio cuenta de lo agotada que estaba.

LePera tuvo una vida muy exitosa. O parecía tener éxito desde fuera, al menos. Tenía su propia práctica de psicología, una pareja amorosa y una gran casa en Filadelfia. Pero por dentro, se sentía fatal. Se despertó agotada y se sintió separada de sí misma y de las personas que amaba. Estaba frustrada e irritable en el trabajo. Y su salud física estaba sufriendo: experimentó una niebla mental persistente y problemas con su intestino. Se dio cuenta de que algo en su vida simplemente no estaba funcionando.

¿Qué era? LePera había pasado años tratando de curarse a sí misma y a otros como psicóloga clínica. Pero durante mucho tiempo se había perdido algo en su práctica de la psicología convencional. Se sentía demasiado limitante. Se dio cuenta de que para realmente poder curarse a sí misma, necesitaba adoptar un enfoque más holístico: adoptar una práctica que le permitiera curar su cuerpo, mente y alma simultáneamente. Porque, de hecho, todas estas cosas están conectadas. 

La autora comenzó a abordar su bienestar físico, haciendo ejercicio todos los días y comiendo bien. También abrazó sesiones regulares de trabajo de respiración y meditación. Al principio, mantener la rutina fue un trabajo duro. Pero después de unos meses, su cuerpo comenzó a desearlo. LePera también comenzó a lidiar con su trauma infantil, aprendiendo a procesar las emociones negativas de su pasado y comenzando a sanar a su niño interior. 

El resultado de todo su arduo trabajo fue que se sintió mejor de lo que se había sentido durante años, emocional y físicamente fuerte. A través de Instagram, comenzó a documentar su trayectoria como «psicóloga holística». Cuando miles de personas comenzaron a seguir su cuenta, quedó claro que estaba aprovechando una necesidad mucho mayor. Hoy en día, más de tres millones de personas siguen su trabajo y se identifican como autocuradores . 

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 5
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 22

Para sanar nuestras mentes, tenemos que sanar nuestros cuerpos y viceversa

Imagínese que le dan una pastilla y le dicen que si la toma, todos sus sentimientos de depresión desaparecerán. 

Lo toma y comienza a sentirse mejor, solo para descubrir más tarde que ha estado tomando una pastilla de azúcar todo el tiempo. Esta es una experiencia común que se ha denominado «efecto placebo». Los experimentos han encontrado que las personas experimentan mejoras dramáticas en condiciones que van desde la enfermedad de Parkinson hasta la depresión con solo creer que están recibiendo tratamiento. 

¿Por qué funciona esto? Porque nuestras mentes y cuerpos están conectados. 

Durante más de 400 años, la gente ha creído en el llamado paradigma mente-cuerpo : la idea de que nuestras mentes son completamente independientes de nuestros cuerpos. Esta forma de pensar ha creado un enfoque de la medicina que ve a la gente acudiendo a un psicólogo para «arreglar» sus mentes, ya otros médicos para curar dolencias corporales. ¿El problema? Nuestras mentes y cuerpos están íntimamente conectados. 

Investigaciones innovadoras han demostrado que nuestra salud intestinal tiene una influencia sorprendente en nuestro bienestar mental; Incluso las condiciones severas que creemos que están determinadas por nuestros genes pueden verse influenciadas por nuestro entorno. Este campo emergente de la epigenética postula que si bien se nos puede repartir una «mano» de cartas genéticas, los genes se «encenderán» o «apagarán» dependiendo de diversos factores como el estrés, cuánto o poco dormimos, lo que comemos y la salud de nuestras relaciones interpersonales. Entonces, al cambiar la forma en que vivimos nuestras vidas, podemos tener mucha influencia sobre si una predisposición se convertirá en una enfermedad en toda regla.

Por supuesto, no podemos controlar todos los aspectos de nuestra vida. Algunos traumas provienen de la opresión sistémica, como el racismo, la discriminación y la injusticia económica encubiertos o abiertos que las personas de color experimentan todos los días. La psicología holística no niega esa realidad. Más bien, pregunta cómo las personas pueden practicar la autocuración dentro de sus propias experiencias vividas y situaciones únicas.

Con demasiada frecuencia se trata a las personas como si no tuvieran poder para afectar sus propias afecciones médicas. Se les anima a seguir las instrucciones de un médico de forma pasiva para suprimir sus síntomas. La psicología holística adopta un enfoque diferente. Cree que todos podemos tomar medidas para curarnos a nosotros mismos y a nuestros cuerpos. No existen soluciones rápidas ni píldoras mágicas. El viaje será incómodo y, a veces, arduo. Pero por otro lado está la enorme satisfacción de saber que ha tomado su bienestar en sus propias manos. 

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 6
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 23

Toma conciencia de tus pensamientos

Jessica estaba a punto de casarse con su novio de toda la vida. A veces se sentía segura de que era la decisión correcta, ¡afortunada de terminar con un chico tan maravilloso! En otras ocasiones, decidió que él era un idiota y que no podía soportar estar cerca de él. Jessica vivía en una montaña rusa, creyendo ciegamente lo que le decían sus pensamientos. 

Como Jessica, todos tenemos miles de pensamientos dando vueltas en nuestras cabezas todos los días. Tan pronto como abrimos los ojos por la mañana, comenzamos a preocuparnos, planificar y reflexionar. Nuestros pensamientos pueden ser salvajemente críticos o serenamente contentos. No hay nada intrínsecamente malo en estos pensamientos. Pero debemos recordar que no siempre son ciertas y no constituyen quiénes somos. 

La mayoría de nosotros pasamos nuestros días en piloto automático. Nos apresuramos a través de nuestras rutinas sin detenernos realmente a examinar lo que estamos haciendo y pensando, y por qué. De hecho, los escáneres cerebrales han demostrado que solo estamos realmente conscientes el cinco por ciento del día. Por lo demás, nuestras mentes subconscientes dirigen el programa. Quedamos atrapados en hábitos familiares y patrones de pensamiento porque eso es a lo que estamos acostumbrados. Cualquier divergencia de la rutina crea una resistencia mental: nos sentimos incómodos y ansiosos. 

Pero el problema es que vivir en piloto automático tampoco es realmente cómodo. Estamos atrapados en los patrones de la infancia, rehenes de nuestras creencias y nos sentimos impotentes para cambiar. Entonces, ¿cómo realmente nos despertamos y cultivamos la conciencia de nosotros mismos y de nuestro mundo?

Para Jessica, comenzar una práctica de yoga fue la clave. A través de la disciplina de practicar posturas difíciles y tomarse un tiempo para sí misma, también tuvo más espacio para examinar sus propios patrones de pensamiento. Se volvió menos reactiva e identificó el profundo dolor y los miedos que alimentaban su ambivalencia sobre su relación. 

Cultivar la conciencia puede comenzar poco a poco. Por ejemplo, dedicar un minuto al día a ser realmente consciente de dónde se encuentra. Si está caminando, observe los árboles, la acera agrietada y las personas que encuentre en su camino. Entonces preste atención a sus sentidos: ¿Cómo se siente la brisa cuando toca su cara? ¿Qué escuchas mientras caminas? Ya ha interrumpido su experiencia familiar con el piloto automático. Haga esto todos los días. Puede que te resulte incómodo al principio, pero a medida que practiques, te reportará enormes beneficios. Vas a empezar a tener pensamientos, en lugar de sentir que se está sus pensamientos. 

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 7
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 24

Necesitamos identificar el trauma infantil para poder sanar

Cuando la autora intenta recordar su infancia, se le ocurren muchos recuerdos a medias borrosos. No recuerda muchos de los momentos clave de su vida y le cuesta identificar rostros. 

Ahora sabe que esto se debe a que estuvo disociada durante la mayor parte de su infancia y juventud. Eso significa que, aunque estaba físicamente presente, estaba mentalmente completamente desprotegida. No podía aprovechar sus propias emociones o sintonizar con lo que estaba sintiendo. Las personas se disocian como estrategia de afrontamiento cuando se sienten abrumadas e impotentes. Entonces, ¿qué sucedió exactamente en la infancia de LePera para que se sintiera así?

Desde fuera, la bulliciosa familia italiana de LePera parecía feliz y «normal». Pero la casa estaba llena de tensión y disputas. La madre de LePera tenía mucha ansiedad sin tratar, y su madre y sus hermanos padecían enfermedades crónicas. LePera no podía expresar sus sentimientos y realmente no se sentía vista. Su solución fue pasar a la clandestinidad, en una «nave espacial» disociada de su propia creación. 

Muchos de nosotros tenemos este tipo de traumas infantiles. Puede que no sean lo que pensamos como un trauma, pero la verdad es que pueden tener graves consecuencias para nuestro bienestar emocional más adelante en la vida. Los niños son como esponjas. Absorben los miedos y ansiedades de sus padres y modelan sus estrategias de afrontamiento. 

¿Tus padres reconocieron tus sentimientos y afirmaron tu realidad cuando eras niño? ¿O te dijeron que «no está tan mal» y que deberías aguantarlo? ¿Te sentiste visto y escuchado por quien eras? Los niños cuyos sentimientos y opiniones se ignoran a menudo terminan disociados o actuando mal para tratar de llamar la atención. 

El trauma infantil puede ser causado por padres que no tienen ningún sentido de límites. Invaden la privacidad de sus hijos y comparten información inapropiada con ellos. Los padres también pueden tener problemas para regular sus emociones, lo que significa que pueden ser volátiles, enfurecerse o volverse desapegados y distanciados como mecanismo de afrontamiento. 

Todas estas experiencias arquetípicas son tan dolorosas porque hacen que los niños se alejen de su propia intuición y de su yo auténtico. Adivinan sus creencias y sentimientos, y se contorsionan para adaptarse a lo que creen que sus padres quieren de ellos. Cuando estaba sanando su trauma, LePera tuvo que volver a esa herida primaria. Al enfrentarlo de frente, pudo crear nuevas estrategias de afrontamiento adaptativas que realmente la apoyaron. Usted también puede. 

«El trauma crea la creencia fundamental de que debemos traicionar quiénes somos para sobrevivir».

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 8
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 25

Debemos aprender a desarmar nuestros sistemas de supervivencia

Imagina que eres un conejo en la naturaleza, perseguido por un zorro hambriento. Tu corazón late con fuerza y ​​estás corriendo lo más rápido que puedes. 

Los animales tienen lo que se conoce como respuesta de lucha, huida o congelación cuando perciben una amenaza para su supervivencia. La adrenalina recorre sus cuerpos, su frecuencia cardíaca se acelera y su respiración se vuelve superficial. 

Los humanos también tenemos estas respuestas. Ante una amenaza percibida, el «centro del miedo» de nuestro cerebro, la amígdala , se ilumina e indica a nuestro sistema nervioso autónomo que cambie al modo de supervivencia. Estos instintos son clave para mantenernos vivos. Nos dan la fuerza sobrehumana para dejar atrás a un atacante o proteger a nuestros seres queridos. Pero las personas que han experimentado un trauma a veces comienzan a percibir amenazas en todas partes, incluso cuando no están en peligro real. Eso significa que sus sistemas de supervivencia permanecen en alerta máxima todo el tiempo, causando estragos en sus cuerpos. 

Cuando está crónicamente estresado, su cerebro inunda su cuerpo con la hormona cortisol. Como resultado, las personas que te rodean pueden parecer más amenazantes y es posible que te resulte más difícil conectarte y formar relaciones. También dejas de poder pensar con claridad.

Nuestros sistemas de supervivencia son involuntarios, no podemos apagarlos conscientemente. Pero podemos tomar medidas para calmar nuestros cuerpos. Por ejemplo, podemos controlar nuestra respiración. Respirar profundamente cuando estamos estresados ​​tiene un efecto calmante instantáneo en nuestro cuerpo. 

El ejercicio físico es otra forma eficaz de reducir el estrés. El ejercicio libera hormonas para sentirse bien como la dopamina en nuestro torrente sanguíneo. Esto tiene maravillosos beneficios para nuestra salud. De hecho, las personas que hacen ejercicio tienen muchas menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas o demencia. El yoga es aún más eficaz como un antiestrés porque involucra simultáneamente la mente y el cuerpo. 

También sabemos a estas alturas que nuestra salud mental está íntimamente relacionada con nuestro intestino. De hecho, hay 500 millones de neuronas en nuestro intestino que están hablando con nuestro cerebro todo el tiempo. La inflamación causada por demasiada azúcar y alimentos procesados ​​se ha relacionado con afecciones graves como la depresión. Comer alimentos integrales nutritivos, así como alimentos fermentados como el yogur, reducirá la inflamación y apoyará nuestra salud intestinal. 

Una de las mejores formas de reducir nuestros niveles de estrés es concentrarse en dormir lo suficiente. Cuando dormimos, nuestros cerebros eliminan los desechos y nuestras células se regeneran. ¡Así que vete a la cama a tiempo!

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 9
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 26

La crianza de los hijos puede reprogramar nuestras creencias fundamentales

¿Alguna vez te has dicho a ti mismo: «No importo»? ¿O «nadie se preocupa por mí?»

Estos son ejemplos de creencias fundamentales, formadas en la infancia, que definen cómo nos vemos a nosotros mismos y a nuestras vidas. Nuestros cerebros son potentes motores que filtran información y estímulos del mundo exterior. Cuando tenemos una creencia central negativa, nuestro cerebro selecciona evidencia que la respalda. Esto se conoce como sesgo de confirmación. 

Si creemos que somos inútiles, nos concentraremos en las críticas e ignoraremos los elogios, o descartaremos una promoción laboral como una casualidad, en lugar de algo que nos ganamos. Traeremos esa inseguridad a nuestras relaciones y comenzaremos a probar a nuestros amantes. Las creencias fundamentales negativas pueden afectar todas las áreas de nuestras vidas. 

Si somos conscientes de nuestras creencias fundamentales negativas y hacemos el trabajo para sanar, entonces podemos comenzar a cambiar la forma en que pensamos y filtramos el mundo. 

Una de las mejores formas de alterar nuestras creencias sobre nosotros mismos es volver directamente a la fuente. Por lo general, estas creencias se forman cuando somos muy jóvenes. Para curarlos, debes involucrarte con tu niño interior. ¿Cómo eras cuando eras joven?

Nuestros niños internos a menudo llevan profundas heridas de la relación entre padres e hijos. La teoría del apego indica que cuando los niños se sienten seguros en el vínculo con sus padres, pueden desarrollar resiliencia emocional, así como la confianza para explorar independientemente de los padres. Pero cuando los padres no están disponibles o son inconsistentes en su afecto, los niños comienzan a sentirse desesperados y pegajosos. O, alternativamente, se apagan y dejan de buscar conexión por completo. 

Es en esta etapa vulnerable que comenzamos a formar creencias clave sobre nosotros mismos. Algunos niños pueden convertirse en cuidadores , creyendo que deben ganarse el afecto siendo útiles a los demás. O pueden convertirse en personas de alto rendimiento , creyendo que su valor depende de sus logros. 

Una de las formas más poderosas de curar estas heridas es comenzar a repararse . Cuando estás reparando, aplicas una disciplina amorosa haciéndote pequeñas promesas y cumpliéndolas. También priorizas el autocuidado y la regulación emocional. Tu padre interno, sabio y amoroso, puede presenciar y validar tus necesidades y sentimientos auténticos. 

Todas estas acciones te ayudarán a ganarte la confianza de tu niño interior. Al reconocerlo a él o ella, a sus miedos y mecanismos de supervivencia, puede comenzar a cambiar sus creencias dolorosas que alguna vez tuvo. 

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 10
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 27

Cultivar límites fuertes y amorosos mejorará sus relaciones

Susan se sintió como un felpudo. Sus amigos la llamaban a todas horas para descargar su drama emocional sobre ella sin preguntarle cómo se sentía. Su familia también irrumpió en su casa cuando les dio la gana.

Susan no tenía límites reales. Estaba tan desesperada por complacer a todo el mundo que había perdido el contacto con quién era y qué quería. Ella rastreó la dinámica hasta su infancia. Había crecido con una madre controladora emocional que invadió su privacidad leyendo su diario. Se dio cuenta de que para salvarse a sí misma y a sus relaciones, algo tenía que cambiar. 

Muchos de nosotros hemos crecido en familias como la de Susan, donde la unión se considera la forma suprema de amor. Pero las relaciones amorosas en realidad se construyen sobre la base de buenos límites. Tenemos que poder priorizar nuestras necesidades auténticas, incluso si no se adaptan a otras personas. Si no hacemos eso, nos volveremos resentidos y nuestro bienestar se verá afectado. 

Hay tres tipos de límites que debemos cultivar. El primero son los límites físicos. Estos se relacionan con nuestra autonomía corporal, cómo nos gusta que nos toquen, qué alimentos queremos comer o qué prácticas de cuidado personal consideramos importantes para nuestros cuerpos. 

El segundo tipo de límite es un límite de recursos. Los amigos de Susan consumían sin pensarlo uno de sus recursos más preciados: el tiempo. Pero podemos ser intencionales sobre a quién permitimos gastar nuestro tiempo y dinero. 

El tercer límite es mental y emocional. En las familias enredadas , se desalienta a los niños a desarrollar fuertes límites personales. A menudo se les hace sentir responsables de las necesidades emocionales de sus padres. También se les anima a participar en el pensamiento grupal , por ejemplo, a seguir sin pensar las creencias religiosas de la familia. Afirmar sus límites personales significa ser capaz de dejar espacio para sus propios sentimientos, opiniones y creencias. 

Crear y mantener límites puede ser un trabajo duro. Las personas reaccionan mal al cambio y pueden intentar hacerte sentir culpable para que mantengas el status quo. Asegúrese de prepararse con anticipación y hacer el trabajo para regular sus emociones de antemano. Afirma el límite en un momento emocionalmente neutral: ¡la mitad de una pelea nunca es el momento adecuado! Puede dar miedo al principio, pero los límites solo fortalecerán sus relaciones.

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 11
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 28

SelfHealing le permite rodearse de una comunidad amorosa y solidaria

Como seres humanos, estamos preparados para la conexión. Nuestro bienestar depende del apoyo de nuestras comunidades.

Es por eso que embarcarse en un viaje de sanación da tanto miedo. Cuando cambia el status quo y desafía cómo siempre han sido las cosas en sus relaciones, corre el riesgo de ser condenado al ostracismo por familiares y amigos. 

Esa perspectiva es tan aterradora que detiene a muchas personas en su transformación. Prefieren quedarse atrapados en sus viejos patrones que arriesgarse a estar solos. Pero aquí está la cuestión: curarse a sí mismo en realidad le permite conectarse más con otras personas. 

Cuando sufrimos un trauma, nuestros sistemas de supervivencia nos mantienen en alerta máxima. Es más probable que percibamos a otras personas como amenazantes y nos resultará más difícil conectarnos. Las relaciones que tenemos a menudo reflejarán nuestro estado interno de desregulación emocional. Por ejemplo, muchas personas forman vínculos traumáticos con otras que han sufrido heridas similares. Estas relaciones siguen una montaña rusa dolorosa de períodos de cercanía seguidos de un rechazo aplastante. Estas emociones extremas resultan extrañamente reconfortantes para un cerebro traumatizado. Después de todo, son lo que sabes. Pero un vínculo de trauma no es realmente satisfactorio ni afirmativo; simplemente alimenta una adicción emocional. 

A través de SelfHealing, obtendrá la capacidad de tolerar emociones difíciles, las suyas y las de otras personas. En lugar de tratar de arreglar, cambiar y distraerse de cómo se siente, podrá procesar sus emociones. Lo maravilloso es que cuando te sientes tranquilo, cariñoso y claro, ayudarás a las personas que te rodean a sentir lo mismo. Así es como funciona la corregulación. En un proceso casi imperceptible, lo que sacas al mundo se refleja en ti. 

Cuando la Dra. LePera cortó el contacto con miembros de su familia biológica, se sintió aterrorizada. Pero sabía que era necesario tomar cierta distancia para sanar los traumas de su infancia y encontrar su voz auténtica. Al hacerlo, más tarde pudo restablecer una relación más saludable con ellos. También pudo fortalecer su relación con su pareja y amigos, creando relaciones amorosas e interdependientes . Lo mejor de todo es que creó una comunidad completamente nueva, una familia global, de millones de personas comprometidas con la autocuración en todo el mundo. 

«La curación es un proceso consciente que se puede vivir a diario a través de cambios en nuestros hábitos y patrones».

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 12
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 29

Consejos prácticos cambie un hábito a la vez. 

Puede ser tentador intentar cambiar tu vida de una vez. Pero somos criaturas de hábitos. Nos gusta apegarnos a lo que nos es familiar, incluso si realmente no nos funciona. El cambio dramático llega gradualmente. Intente hacer un pequeño compromiso con su bienestar y cúmplalo. Cree una práctica diaria de beber un vaso de agua por la mañana, por ejemplo, o dar un paseo corto. Cumplir con su compromiso le ayudará a aprender a confiar en sí mismo. Una vez que ese hábito se haya convertido en una segunda naturaleza, puede agregar otro. 

5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 13
5 regalos maravillosos que puede darte tu niño interior 30