Nuestra personalidad nos hace únicos. Sin embargo, la personalidad es mucho más que un entramado de rasgos que mostramos al mundo cuando nos relacionamos con los demás o reaccionamos ante las circunstancias. La personalidad también influye en nuestra percepción y en los significados que le atribuimos a las cosas que nos suceden. Esa es una de las razones por las que dos personas pueden vivir la misma experiencia de forma completamente diferente.

Según un estudio publicado recientemente en la Journal of Personality Research, existe un rasgo de personalidad muy especial que nos permitiría ver el mundo de manera diferente, literalmente hablando.

Dime qué ves y te diré cómo eres

Investigadores de la Universidad de Melbourne reclutaron a 123 personas que completaron un test de personalidad en el que se evaluaron cinco grandes rasgos: sociabilidad, amabilidad, responsabilidad, neuroticismo y apertura a la experiencia. Luego, les sometieron a una prueba de visión denominada “rivalidad binocular” en la que cada ojo aprecia una imagen diferente. En el experimento se usó un punto rojo en un lado y un punto verde en el otro.

Los científicos hicieron una prueba de visión a los participantes y, gracias a ella, descubrieron una interesante relación entre lo que veían las personas y su personalidad

Lo interesante es que, como norma, el cerebro solo percibe una imagen a la vez ya que un doble estímulo representa una sobrecarga cognitiva, por lo que en la mayoría de los casos las personas procesaron un color y luego, el otro. Sin embargo, un pequeño grupo de personas fue capaz de ver algo más: los dos puntos se transformaron en una imagen de dos colores.

Los psicólogos compararon los resultados de esa prueba con los obtenidos en el test de personalidad y descubrieron que las personas con mayor apertura a la experiencia, un rasgo estrechamente vinculado con la creatividad, la intuición y la imaginación, también eran quienes veían los dos colores.

“Mira lo que otros no ven. Luego muéstralo. Eso es creatividad.” —Brian Vaszily

Si estamos más abiertos a las nuevas experiencias es probable que veamos las cosas de manera un poco diferente

En otras palabras: si estamos más abiertos a las nuevas experiencias es probable que veamos las cosas de manera un poco diferente, lo cual tiene sentido ya que cuanto más abiertos estemos a las posibilidades, más señales seremos capaces de captar. Al contrario, cerrarse a las experiencias no solo implica un pensamiento más rígido, sino también una percepción más parecida a una “visión de túnel”.

¿Qué sucede en el cerebro de las personas creativas?

El cerebro de las personas con una mayor apertura a las experiencias tiene una mayor capacidad para responder de manera flexible ante los estímulos y buscar soluciones originales. De hecho, no es el primer estudio que indica que las personas más creativas tienen un filtro de atención más flexible.

Una investigación publicada en la revista Frontiers in Psychology descubrió que las personas creativas tienen filtros sensoriales más débiles; lo cual significa que estos dejan pasar una mayor cantidad de información. En la práctica, su sistema de procesamiento visual no limitaría tanto los estímulos, como hace el del resto de las personas.

La creatividad no es un talento, sino una habilidad que se puede desarrollar

“La creatividad implica romper con patrones establecidos para mirar las cosas de otra forma”. —Edward de Bono

Los filtros sensoriales son como una especie de cristal entre el mundo y nosotros, a través de los cuales percibimos la realidad. Los órganos de los sentidos son el primer filtro sensorial, pero nuestro cerebro también actúa como un filtro. De hecho, se estima que solo el 1% de la información que llega al cerebro termina siendo almacenada. Como se puede suponer, la personalidad también es otro filtro de la realidad. La buena noticia es que la creatividad no es un talento, sino una habilidad que se puede desarrollar.

El primer paso consiste en abrirse a las nuevas experiencias, porque estas son las que nutren una visión diferente de las cosas, tanto en el sentido literal como metafórico.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: